≡ Menu




Descubre todo sobre Lilith, un personaje mitológico

Lilith fue el nombre con que se denomina a la primera mujer que le fue conferida a Adán por Dios, la cual fue creada igual que él para vivir en la tierra. Lilith fue la primera en desafiar los designios de Dios por lo que fue castigada y expulsada del paraíso. Es por ello que su nombre ahora representa al mal, al igual que el lado oscuro de Dios.

Lilit

¿Quién es?

El nombre de Lilith tiene un origen hebreo, cuya figura mitológica se deriva del folclore judío, con bases en las tradiciones mesopotámicas. Su aspecto más relevante radica en que es considerada como la primera mujer que existió sobre la tierra, la primera esposa que Dios le dio a Adán, previo a la existencia de Eva. (Ver articulo: Creación del mundo)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Según la leyenda, Lilith no aparece reflejada en las escrituras bíblicas, esta mujer tomó la decisión de abandonar el Edén por propia convicción y se trasladó luego a vivir en el Mar Rojo, lugar donde converge con el arcángel Samael o mejor conocido como Satanás, quien se convirtió en su amante al igual que otros demonios. Tiempo después, Lilith se convertiría en un demonio que se hizo fama de malvada ya que según dicen se dedicaba a raptar a los niños durante la noche, arrancándolos de sus cunas.

De igual manera, otra de sus historias indica que este demonio con forma de mujer se juntaba con los hombres con la intención de engendrar varios hijos a los que llamaron el grupo de los lilim. La forma de procrearlos era tomando el semen de los hombres el cual derramaban sin intención alguna mientras se encontraban durmiendo. Lilith físicamente tenía el aspecto de una mujer muy hermosa, muchas veces portando alas alargadas.

Cuentan que el origen de Lilith podría encontrarse dentro de las historias de Lilitu y Ardat Lili, los cuales eran dos demonios femeninos pertenecientes a la cultura mesopotámica, quienes están muy vinculados con el espíritu perverso de Lilu. Dentro de los nombres que conforman la familia de demonios aparece la palabra lil, que tiene implícito varios significados entre los cuales están viento, aire y también espíritu.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Se dice que la creencia de esta criatura diabólica fue traída por los judíos que se encontraban exiliados dentro de la ciudad de Babilonia. El nombre se adaptó a la fonética del hebreo Lilith, que a su vez se asoció con la palabra parónima hebrea Laila, que significa noche.

La leyenda de Lilith

Lilith pertenece al grupo de los demonios femeninos que existieron en los primeros tiempos; era conocida como la Reina de la Noche. Dentro de la religión hebrea se enmarca como un ser malvado que se robaba a los niños menores de edad a quienes raptaba de sus cunas. El origen de su leyenda se encuentra dentro de la interpretación rabínica que está descrita en el Génesis 1: 27 donde Lilith aparece como primera mujer que existió en la tierra.

Está expresado que Yahveh, nombre con el que se representa al Dios Supremo, le entregó a Adán, el primer hombre de la tierra, una esposa llamada Eva. Esta mujer sería formada partiendo de una de las costillas de Adán. El texto reza que Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios, los creó varón y mujer. Hoy en día, este pasaje se interpreta como si fuese un mismo acto pero explicado dos veces. Otra de las posibles interpretaciones es la de que Dios creó primero a la mujer a su propia imagen, al mismo tiempo que formaba a Adán, y luego de la costilla de Adán sacó a Eva. (Ver articulo: La historia de Adán y Eva)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esta primera mujer de la que se habla de manera insinuante podría ser Lilith, la cual dejó a su marido renunciando también a vivir en el jardín del Edén. La leyenda de Lilith está íntimamente relacionada con una tradición fantástica religiosa judía, donde para proteger a los niños recién nacidos, se acostumbraba colocarles un amuleto alrededor del cuello contentivo del nombre de tres ángeles específicos Snvi, Snsvi y Smnglof.

Basados en las escrituras del génesis, Eva no existía para cuando llegó el sexto día de la Creación. Adán tenía la atribución de nombrar a los animales y bestias, a las aves así como a otros seres vivientes por disposición del Todopoderoso Yahvéh. Para poder colocarles nombres, los animales desfilaron ante él, actividad que desarrollaron en parejas de macho y hembra. Para ese momento, Adán que ya era un hombre adulto, se sintió algo celoso del amor que profesaban las parejas de animales y bestias.

Se dice que Adán se apareó con cada hembra por turno que pasó frente a él, pero dicho acto no le produjo ninguna satisfacción. Se dio cuenta de que todas las criaturas tenían sus parejas adecuadas, excepto él, por lo que le rogó a Dios que le hiciera justicia otorgándole una compañera. Fue allí entonces cuando el Dios Yahvéh formó a Lilith, la primera mujer sobre la tierra, creándola de la misma forma que había creado a Adán.

De la unión entre Adán y Lilith nacieron Asmodeo e innumerables demonios que se dedicaron a atormentar a toda la humanidad. Cuentan que luego de pasadas varias generaciones, Lilith y Naamá estuvieron presentes en el tribunal de Salomón aparentando ser las mujerzuelas de Jerusalén.

Dentro de su unión, Adán y Lilith nunca consiguieron vivir juntos y en armonía. Se dice que vivían en constante conflictos ya que Lilith no se sometía a la voluntad ni los deseos de su marido. Un ejemplo se presentaba en el caso que él quería tener relaciones sexuales con ella, pero Lilith se revelaba ante él por las posturas que él le exigía a la hora de tener las relaciones, las cuales la ofendían.

El hecho de estar acostada debajo de él le parecía que la ubicaba en un plano de inferioridad que no aceptaba, pues sentía que debían estar en igualdad de condiciones ya que ella había sido hecha con polvo al igual que él. Pero Adán no se daba por vencido y la forzó a cumplir, hecho que encolerizó a Lilith pronunciando el nombre de Dios, para luego marcharse elevándose por los aires y abandonándolo al igual que al jardín del Edén.

Tras salir huyendo del Edén, llegó hasta las orillas del Mar Rojo lugar que se convirtió en la morada de muchos demonios. El ambiente que se vivía allí estaba rodeado de perversión y lujuria, a la cual se entregó, sosteniendo relaciones con todos los demonios que habitaban el lugar. Producto de esas relaciones lujuriosas procreó a los lilim. Se dice que Dios mandó a buscarla con tres ángeles del cielo llamados Snvi, Snsvi y Smnglof, pero ella se negó a recibirlos.

Al desestimar regresar con los ángeles, le enviaron un castigo del cielo el cual consistía en producir la muerte de cien de sus hijos cada día. Según las tradiciones judías de aquellos tiempos, señalaban que por ello Lilith intenta vengar la muerte de sus hijos provocando el deceso de otros infantes recién nacidos. Se dice igualmente que siempre está al acecho de los hombres en busca de su semen, por lo que siempre está embarazada teniendo muchos hijos que heredan su parte demoníaca.

Lilith en la Biblia

A Lilith se le nombra dentro de la Biblia únicamente en Isaías 34:14, cuando se hace referencia a la aparición de una criatura que corresponde a sus características. El pasaje bíblico describe la instancia de gatos salvajes que se unen con hienas y junto a ellos se puede ver a un deshonesto llamará al otro; “También allí descansará Lilit y en él encontrará reposo”, indican las escrituras. (Ver articulo: Cuélebre)

En la Vulgata se tradujo con el nombre de Lamia que es una de las equivalencia el nombre de Lilith, que es como se mantiene dentro de las traducciones modernas, como la que aparece dentro del Nácar Colunga que indica cuando las bestias se encuentran con los gatos salvajes, y “el peludo gritará a su compañero, la Lamia también tendrá allí asiento, y hallará para sí reposo”. Esas son las más citadas aunque también existen otras versiones, donde la definen con el término de criatura nocturna o lechuza.

En ese caso específico es poco probable determinar con certeza si se trataba de un nombre propio o tal vez de un nombre común, incluso si se referían a la existencia de una criatura sobrenatural o una avarienta nocturna. Sin embargo, en la Biblia dentro del pasaje que describe Isaías 34:14, se hace mención sólo a animales normales sin contar con evidencias reales sobre Lilith.

Investigadores han determinado que la palabra hebrea Lilith se deriva de una raíz cuya connotación se basa en “toda clase de movimiento de torsión u objeto retorcido”. Otras palabras asociadas como Láilah o Láyil, significan “noche” y llevan consigo el concepto de “envolver o rodear la tierra”. Las ocho criaturas que se reflejan dentro de las escrituras de Isaías 34:13-16, según el el autor Blair, sostiene que todas ellas son animales naturales.

La mujer que abandonó a Adán

Las escrituras religiosas que describen los sucesos acontecidos durante los primeros tiempos fueron realizadas en distintos idiomas que para la mayoría de la población eran pocos conocidos, por lo que todas han pasado por procesos sometidos a varias traducciones e interpretaciones. Los idiomas latín, hebreo, rabínicas, judías entre otras eran las que prevalecían, ya que de allí se originaron los autores, escritores, sacerdotes, religiosos entre otros.

En una de las traducciones existente para los tiempos de la creación, específicamente las rabínicas, se hacen varias insinuaciones de la existencia de una tercera persona en el paraíso además de Adán y Eva. Esta figura a la que se hace alusión es Lilith, de la cual le atribuyen sus raíces arraigadas a la cultura mesopotámica. Por su parte, el judaísmo también la tiene en consideración más no la ha deificado, empleando en cambio para referirse a ella el término que comprende un gran mal estrechamente vinculado al erotismo femenino.

La interpretación rabínica extendida sobre la creación de la primera mujer fue considerada y que hace referencia a un versículo que dice que Dios creó al varón y hembra, lo que hace pensar que hubo otra mujer antes de Eva, que acabó dejando el Paraíso. Basados en la tradición judía, la figura de Lilith fue sin dudas esa mujer que precedió a Eva, y que abandonó a Adán, siendo que una vez alejada de él, se transformó en un demonio, que luego de un tiempo se hizo fama como roba niños, siendo además la encarnación maligna de la belleza así como de las bajas pasiones, la lujuria, el pecado, el adulterio.

Aunque la tradición hebrea tiene muy presente el origen del mito de Lilith, la leyenda sobre su historia cuenta con raíces sumerias o acadias. Mesopotamia se había convertido en el eje  que agrupó a varios demonios femeninos que se derivaron de la criatura Lilitú, entre estas Lilu, Lilitu y Ardat Lili. Estas malévolas figuras mitológicas tenían como características que eran mitad humanas y mitad mágicas. Utilizaban la seducción y el erotismo como armas de ataque, actuando siempre durante la noche que le facilitaban el contexto para moverse.

Varios de los elementos con los que contaban, eran aspectos típicos de encontrar dentro de los vampiros, con la variante de que estas criaturas estaban cubiertas de pelo, y su nombre se desprendía de la palabra viento o espíritu. Esta tradición se traspasó a la cultura judía a través de los habitantes de Babilonia. Pero para los judíos la criatura maligna de la que conocían respondía al nombre de Laila que significa noche.

Se dice que con la traducción hebrea el mito de Lilith perdió muchas cualidades que comprende su verdadera historia, una de ellas fue su carácter divino, adquirió en cambio una personalidad más compleja. Su presencia se hace frecuente dentro del folclore del judaísmo, el cual se manifiesta en el Génesis, donde se avalan las interpretaciones rabínicas del mito. El fragmento del Génesis reza que Dios crea al hombre a su imagen, refiriéndose a la imagen del propio Dios y que los hizo varón y hembra.

Diferentes rabinos han hecho sus conclusiones al respecto a lo largo de la historia, llegando a la conclusión que Adán fue creado inicialmente como un ser hermafrodita que poseía un cuerpo tanto femenino como masculino, mientras que para otros se trata de la existencia de otra mujer antes que Eva, siendo esta la rebelde y lujuriosa Lilith, que abandonó a Adán porque no se acoplaba a sus designios ya que no lo creía superior sino en igualdad de condiciones.

Existen interpretaciones que señalan que Dios formó a Lilith del mismo modo que había formado a Adán, pero en vez de sólo polvo, usó materiales de inmundicia y sedimentos. Esto vendría a validar el hecho que se haya convertido en criatura demoníaca, gracias a la inmundicia que la constituía. Existen otras interpretaciones que presentan a la figura de Lilith como una criatura igual a Adán, hecha de polvo puro igual que él, y que se deja llevar por su carácter impulsivo y se rebela contra los designios divinos.

Las escrituras narran el cómo Lilith se resistió a estar por debajo de Adán ya que ella fue creada con el mismo material, por lo que al ser forzada a obedecerle, pronunció el nombre de Dios en vano, para luego abandonar el Edén yendo a parar al Mar Rojo, lugar donde habitaban los grandes demonios de la historia. La existencia de Lilith marcó también el inicio de nacimientos de otras criaturas malignas que tenían como intención absoluta atormentar a la humanidad eternamente.

Estos demonios femeninos atacaban a las madres gestantes en el momento que iban a dar a luz con el fin de robar a sus hijos recién nacidos para luego matarlos, vengándose con ello de Adán. Lilith, la demonia rebelde, fue el mal ejemplo que existió antes de Eva. No fue lo que Adán esperaba de su mujer, de lo cual solo exigía obediencia. Algunas de las cualidades de contentivas en Lilith parecen reflejadas en el culto femenino de los canaanitas, un pueblo conquistado por los judíos según lo indica el Antiguo Testamento, luego de la emigración que realizaron por el desierto, que le hacían a Asheráh, la diosa de los partos y de la fertilidad.

Con la acción de demonización de Lilith se le hace una crítica a las prácticas de las mujeres canaaneas que están de acuerdo con tener relaciones sexuales antes del matrimonio y con llevar una sexualidad más abierta distinta a lo que comprenden las tradiciones hebreas.

¿Una diosa o un demonio?

Aunque fue un personaje muy importante dentro de la historia por lo que representó, hoy en día no se tiene claro cuál es el verdadero origen de este personaje legendario llamado LilitH. Para algunos pertenece a la tradición sumeria, mientras que para otros es a la tradición arcádica, pasando por los asentamientos del mundo mesopotámico, que introdujeron el mito de Lilith al mundo judío. (Ver articulo: Gilgamesh)

Lilith sería entonces una especie de diosa que se dio a conocer por la práctica de sus actividades diabólicas, las cuales representan grandes peligros en especial para las mujeres embarazadas en el momento de dar a luz, ya que mataba a los recién nacidos, bebiendo su sangre y comiendo los tuétanos de sus hijos. Dicen que para poder protegerse contra los ataques de esta malévola criatura, las angustiadas madres debían recurrir al mundo pagano a realizar hechicerías, encantamientos y utilizar amuletos.

Dentro de la biblia judía se hace una alusión sobre Lilith, donde se compara con los espíritus malignos en general, desestimando la importancia de su existencia e indicando como un error el hecho que se indique a Lilith como la mujer que fue creada antes que Eva. Sin embargo, dentro del mundo de la presunción y de las interpretaciones judías, el personaje de Lilith tomó algo de importancia comenzando a generar en torno a ella diversas teorías, teniendo todas en común el carácter demoníaco y maligno.

Incluso el Talmud, que es un antiguo libro religioso hebreo, considerado como una biblia, se presenta al personaje de Lilith como un ser especial con rostro de mujer hermosa de cabellos largos y con el cuerpo con alas, mientras que en otro contexto, se habla de Lilith como de la primera mujer que Dios le dio de compañera a Adán.

Dentro de las interpretaciones judías se habría contrastado las personalidades de imagen Lilith y Eva, de quien se decía era una mujer sumisa con su esposo y dedicada a las tareas que implicaba la maternidad. Muchos de estos contrastes fueron dudosos ya que en la biblia no se relacionan los nombres de Lilith y Eva.

El significado que quiere expresar en materia de valores el mito de Lilith donde se libera supuestamente de una opresora vida de maternidad no son las que son tomadas hoy en día ya que la maternidad lejos de una esclavitud ha sido tomado como la riqueza más grande y un don otorgado por Dios, lo mismo que para el hombre la paternidad.

El papel del hombre y la mujer no deben ser necesariamente de antagonistas, tal como se ha propagado dentro de la fe cristiana. Es por ello que el mito de Lilith no debe ser reinterpretado, como la forma en que se deben llevar las relaciones entre los hombres y las mujeres que contemplan la cultura de la corriente cristiana.

Relación entre Lamia y Lilith

Posiblemente la leyenda sobre Lilith coincide con el origen del mito griego sobre la reina Lamia, la cual se dice que luego de matar a sus propios hijos engañada por la diosa Hera, sintió una profunda envidia de las madres que podían tener a su lado a sus pequeños, por lo que se transformó en un ser malvado y se dedicó a matar a esos hijos, devorándolos.

La que una vez fue una adorada reina se vio transformada en una bestia, con el cuerpo de una serpiente, pero la cabeza y senos de una mujer. Su historia dio a conocer dentro de la mitología griega y romana, formando parte de la cultura y siendo un arma que utilizaban las madres para amenazar a sus hijos traviesos con la venida de este personaje. (Ver articulo: Humbaba)

La creencia sobre esta criatura traspasó las leyendas medievales, dispersada por toda la geografía europea, donde la mayoría de estas criaturas son representadas con el rostro de una mujer pero con el cuerpo de una serpiente o de un dragón. La historia contempla que estos seres también se alimentaban de niños. La presencia de Lilith en las escrituras bíblicas se limita sólo a la mención de su nombre y en la traducción de Vulgata es descrita como Lamia, basándose en la versión medieval.

Su Influencia cultural

Dentro de la cultura el mito de Lilith tuvo influencia en varias ramas, por ejemplo en el caso de la narrativa, el personaje de Lilith tuvo una importante intervención dentro de la literatura. Aparece reflejada en el capítulo titulado “La noche de Walpurgis”, una de las más famosas novelas del autor Fausto de Goethe, y en la cual el personaje de Lilith baja a los infiernos en un contexto de penumbras oscuras de la noche.

De igual forma, George MacDonald, un connotado novelista de origen escocés, escribió una novela dedicada al personaje de Lilith, llamada “Clare, Cazadores de sombras”, donde Lilith es representada desarrollando el papel de la primera esposa que tuvo Adán antes de Eva y que luego se convirtió en un demonio mayor. Dentro de la novela titulada “Caín”, original del escritor José Saramago, también le dedica un espacio dentro de la historia al personaje de Lilith, donde ésta personifica a una mujer poderosa, dueña de la ciudad, que es la amante de Caín.

Dentro del mundo del cine también se han interesado en la historia de Lilith, ya que ha sido mencionada dentro de los guiones de algunas películas religiosas dedicadas a Jesús, teniendo como ejemplo “La última tentación de Cristo”, producida en los años 80, donde según el desarrollo del drama Lilith era la compañera que estuvo junto a Satanás, cuando éste se le apareció a Cristo en el desierto intentando tentarlo, encarnando en ese episodio a una serpiente negra.

En el caso de la televisión, también se produjo en la serie Supernatural el personaje de Lilith, presentada como la antagonista principal de la historia, la cual aparece en la tercera temporada interpretando a la madre de todos los demonios. Dentro de la serie, resulta asesinada por el personaje de Sam Winchester durante el desarrollo de la cuarta temporada.

De igual forma, es tomada en cuenta dentro de la serie True Blood, donde su personaje es reflejado como el ser que fue creado por Dios, inclusive antes del mismo Adán y de Eva. En esta historia es encarnada como un vampiro, que fue llevada a la tierra para gobernar a todos los humanos.

Y es que hasta en los cómics han aparecido temas sobre el mito de Lilith, apareciendo en una serie de animé llamada “Evangelion”, donde es una joven llamada Rei Ayanami. Durante el desarrollo de la serie se mencionan a Adán y a Eva, alusión que se hace pero de una forma metafórica. La unión entre el personaje de Adán y el de Lilith marcan el final de la serie, lo que se hace necesario para así ver si la tierra es salvada o no.

Dejar Comentario