Mitología vasca, lo que no sabías sobre este tema

La mitología vasca se entiende como un conjunto de mitos, costumbres y deidades originarias de Vasconia, toda estas creencias nacen de los mismos ciudadanos que durante muchos años se dedicaron a darle vida a éstas. Todo lo que necesitas saber acerca de esta impresionante mitología podrás encontrarlo a lo largo de este artículo.

Mitología

Los vascos decidieron dar vida a sus propios mitos que fueron originarios de Vasconia y los países vascos, que se encuentran delimitados como propios de esa cultura, como lo es Navarra y parte de Francia. Los vascos mantienen una lengua propia llamada euskera, ésta no posee ningún tipo de relación con otros de los mismos países que lo rodean.

El origen de los vascos y de su propia cultura proviene de una gran hipótesis que señala que estos seres han permanecido en ese territorio desde el Neolítico, siendo parte de una época en la que el primer homosapiens decidió caminar en el mundo. (Ver articulo: Ninazu)

La lengua de los vascos muestra una base concreta en relación a la cultura que fue evolucionando con el paso del tiempo. Cuando llegó el cristianismo se sustituye la religión y el culto que se le guardaba a las diferentes deidades que se desarrollaban en las tierras de los vascos que podían hablar su lengua Euskera; pasó a volverse parte de su universo mitológico.

Desde que llegó el cristianismo, muchos de los ciudadanos que mantenían una fuerte creencia de todos los seres mitológicos que se desenvuelven su cultura pasaron a formar parte de su historia y sus leyendas propias. Aunque después de un tiempo de haber tomado el cristianismo como su religión, en las tierras vascas los seres mitológicos que ahí se encontraban empezaron a hacer muchas apariciones.

Estas apariciones dieron mucho de qué hablar por el tiempo en que se hicieron visibles y abundaron por las diferentes tierras, causando desastres o muchas veces hicieron apariciones en donde buscaban asustar a todos los ciudadanos que vivían en estas tierras.

Con la llegada del cristianismo, el pueblo vasco presentó durante mucho tiempo múltiples apariciones que guardan relación con seres mitológicos, esto ocurrió en el último milenio donde los vascos crearon sus múltiples persecuciones contra las brujas. (Ver articulo: Adapa)

El caso más famoso de aparición de brujas en el territorio vasco fue la llegada de las brujas de Zugarramurdi, de las cuales seis de ellas fueron quemadas en un acto de fe y de liberación de la maldad en esas tierras; esto ocurrió en el año 1610 donde los vascos se dedicaron a la caza de las brujas por todos las delimitaciones de sus tierras.

Gran parte de la caza de brujas que ocurrió en el país vasco fue dirigido por el juez Pierre de Lancre, quien fue el encargado de decretar la caza y la quema de las brujas que se encontraran en esas tierras vascas. Esta caza de brujas se sumó como parte de la mitología que se vivió durante mucho tiempo entre los vascos.

La mitología vasca posee sus propios mitos y leyendas, usando el idioma euskera como idioma propio, en el cual se escribió y hablaron los cuentos relacionados con la mitología. La cultura vasca se hace presente desde la prehistoria, en la cual le dio pie a la creencia a muchos seres diferentes que poseían un poder o una cualidad que no tenían ningún tipo de rasgo o parentesco humano.

La llegada del cristianismo, junto con la invasión romana, hizo que la mitología vasca sufriera unas grandes modificaciones, que hicieran que parte de su propia cultura se perdiera y muchos de sus dioses y deidades perdieran su historia e origen. Estas modificaciones fueron dadas por las influencias que causaron estas culturas y en especial la cristiana. (Ver articulo: Urcuchillay)

La cultura vasca posee una fuerte creencia al respecto de los cuatro elementos que se pueden encontrar en la naturaleza como lo son: el aire, el agua, la tierra y el fuego; los vascos consideraban que la tierra era el centro de todo, siendo lo único capaz de controlar hasta la misma vida. Los vascos llevan estas creencias junto con su diosa Mari, quien es la diosa de la Tierra.

Para los vascos, esta diosa era tomada como la más importante y la base de gran parte de su cultura, ésta era capaz de tomar cualquier forma y poseían múltiples templos e incluso cuevas utilizadas como refugios, donde se creía que esta diosa permanecía dentro de ellas.

Muchos de estos dioses se manifiestan dentro de la cultura vasca convirtiéndolos como los personajes que poseían muchas historias las cuales relataban su vida y sus actos dentro de la cultura vasca.

Sus personajes

Cuando llegó la cristianización que sufrió el pueblo vasco, sus creencias e incluso sus habitantes, sufrieron de múltiples persecuciones por parte de la inquisición, esto ocurrió en el siglo XVII, el cual es visto como el siglo más oscuro que tuvo que pasar el pueblo vasco por culpa de la imposición de otra religión sobre su propia cultura.

Esto logró que muchas de sus creencias religiosas orientadas a sus diferentes dioses y seres mitológicos se volvieran más fuertes, volviéndose el centro de su cultura, muchos de los vascos se arraigaron de estas deidades con la finalidad de resguardar su culto propio que fue heredado de generación en generación.

Otro símbolo importante que arraigó con la cultura vasca fue el grupo de brujas de Zugarramurdi, quienes durante más de un siglo sufrieron una larga persecución por lograr el exterminio de estas y esto hizo que la existencia de estas fuera vista como la peor etapa que tuvieron que sufrir los vascos, ya que recurrieron a la exterminación de muchas personas. (Ver articulo: Suria)

Basajaun

Es conocido como el hombre salvaje que vive dentro del bosque, éste se representa como un enorme cuerpo que se encuentra cubierto de pelo. Es visto como un protector de los rebaños y de todos los pastores, esta criatura se encarga también de avisar sobre las tormentas, y es capaz de emitir un gran grito desde lo profundo de las montañas, lo que permite avisar a los pastores.

Basajaun es un ser que vive en lo profundo del bosque siendo aquel que contribuyó con la creación de la sierra y los molinos.

Esta criatura es conocida como el hombre salvaje del bosque, posee una gran importancia dentro de la mitología pagana vasca, ya que posee muchos aspectos diferentes, visto como un protector de los rebaños y de todos los pastores, incluso de la tierra donde estos se dedican a sembrar, posee muchas cualidades muy parecidas a los faunos; también es visto como el dios que roba los secretos tecnológicos para conseguir buenas cosechas. (Ver articulo: Pawnee)

La historia de esta deidad se ve reflejada en diferentes culturas donde la veneración y la creencia acerca de su existencia son muy similares a Basajaun de la cultura vasca.

Esta criatura es vista muchas veces como un gran ogro, troll, yeti y diferentes hombres del bosque que muchos antropólogos y etnógrafos lo asemejan con la coexistencia que existe entre el hombre y los neandertales, concluyendo que este podría ser uno de esos antiguos seres que convivieron con los seres humanos en su proceso de evolución.

Según los textos antiguos vascos, el dios Basajaun poseía grandes reservas de trigo que mantenía guardadas para sembrarlos en las épocas en las que el ser humano no poseía conocimiento alguno acerca de lo que era la agricultura y como se producía los frutos de esta práctica; por este motivo, esta deidad es vista como muchas veces por los vascos como aquel que le enseñó a sembrar y cultivar.

Este deidad hizo una apuesta con el dios San Martinico, en su ardua competencia estos se dedicaron a ver quién de los dos era capaz de saltar mucho más alto que el otro en un campo de maizal , viendo que el dios Basajaun podía alcanzar grandes saltos por su gran tamaño, pudo superar la apuesta de San Martinico y éste se retiró al mundo de los humanos, donde se percató que dentro de sus botas se encontraba el maíz triturado, este dios vio el potencial que poseía este nuevo alimento y lo llevó a los hombres bajo el nombre del cereal.

Otro cuento muy famoso del dios Basajaun fue cuando el dios San Martinico mandó a un niño de la aldea a hablar directamente con un Basajaun para que le dijera que San Martinico ya sabía cómo hacer una sierra para cortar la madera. Uno de los grandes Basajaun se dirigió a la aldea para hablar directamente con San Martinico y le dijo que éste debía de fijarse en la forma de la hoja de la sierra para que pudiera así cortar la madera. San martinico se dio cuenta cómo debía crear la sierra y, junto con los consejos de los Basajaun, consiguió crear esta herramienta para trabajar la madera, esto causó una gran fascinación por todos los puebleros, ya que el invento de esta nueva herramienta ayudaría a conseguir grandes obras.

El Basajaun decidió bajar de la montaña y se dirigió a la casa de San Martinico, por la noche éste torció todos los dientes de la sierra con la finalidad de inutilizarla. Esto causó un efecto contradictorio, en cambio, lo que hizo fue mejorar la eficacia de la hoja y logró así perfeccionar la sierra para cortar madera.

En otra ocasión, San Martinico mandó a un herrero a que fuera a visitar a los Basajaun con la intención de que le notificaran que éste ya sabía cómo soldar el hierro junto con el acero.

Esto hizo que el Basajaun respondiera, diciéndole que seguro consiguió unir estos dos hierros mojándolos con agua arcillosa, a lo que el herrero respondió que de San Martinico no había hecho nada. Pero con la forma que dijo el Basajaun lo haría sin duda alguna, de esta forma se conoció por todo el pueblo como se podía soldar estos metales empleando la arcilla y el agua.

De la misma manera, otro habitante del pueblo vasco se dirigió a las profundidades de las montañas a preguntar una forma de mantener el trigo y medir la dirección del viento, a lo que el Basajaun le enseña cómo construir los molinos; éste fue el que enseñó que los ejes de los molinos debían estar hechos de tilo en vez de roble, ya que este último se desgastaba mucho más rápido, causando pérdidas para los pueblerinos. De esta manera el hombre se empezó a beneficiar del uso del molino por todo el mundo.

Lamia

Es una mujer que posee la mitad de su cuerpo con la forma de un animal. La parte superior de este criatura es de una hermosa mujer con cabellos largos negros, rubio e incluso de color rojizo, esta criatura puede poseer en su parte inferior la forma de una gallina, pato o de una cabra.

Se pueden encontrar muchas similitudes de las Lamia con las sirenas, ya que en muchas regiones costeras se puede observar a esta bella doncella con la cola de un pez. Esta criatura se dedica a hilar y fabricar hilos para tejer, también es la encargada de construir diferentes dólmenes, puentes, casas, entre otras.

Las lamias vascas realizan muchas actividades de la vida cotidiana de una mujer  hogareña como lavar la  ropa, limpiar y muchas veces cocinar; esto sólo lo hace durante las noches cuando las personas se encuentran descansando.

Una de las actividades que más le gusta realizar a la Lamia es peinar su larga caballera; esta actividad la hacen con un peine de oro en las orillas de los ríos y mares. Estas diosas viven dentro de cuevas, manantiales, estanques o pozos de agua, donde hacen su aparición sólo por las noches; esta criatura posee una forma de alimentación única, ya que se alimentan de pan, tocino y sidra.

Muchos de los devotos le ofrecen a esta diosa leche, queso o cuajada, son conocidas como las diosas de la honradez, ya que estas son capaces de leer los corazones de los seres humanos y de aquellos que realizan actos de robo, estafa o fraude, a los cuales les hacen caer una maldición capaz de llevarlos a la muerte. (Ver articulo: Zohar)

Muchas veces es vista pidiendo ayuda a los seres humanos, haciéndolos caer en un trance que le permite controlarlos y hacer que ellos realicen algunos trabajos por parte de ellas. Cuando las lamias se encuentran agonizando, buscan la presencia de alguna persona, ya que no puede morir sin que la vea antes un ser humano pidiendo que realice una plegaria para que su alma pueda descansar.

La lamia es capaz de aparecer frente de los seres humanos cortésmente, ofreciendo su ayuda para poder ayudarlos o resolver algunos de los inconvenientes que presenten estos. Muchas de las personas que han podido encontrarse directamente con algunas de estas criaturas cuentan que son encantados por la belleza de las lamias, ya que su belleza es tan deslumbrante que permite que los hombres caigan enamorados completamente.

Estas criaturas fueron extinguiéndose con la llegada del cristianismo, la construcción de los diferentes lugares de oración, el toque de campanas y los diferentes rezos hechos por los creyentes a otras deidades ocasionó la extinción de esta criatura mitológica. (Ver articulo: Agga)

En la mitología clásica, las lamias son vistas como un monstruo fabuloso que son representados por la cabeza y pecho de una mujer y el cuerpo de una serpiente, capaces de seducir a los hombres más jóvenes, haciendo que estos se pierdan por los bosques o terminen en el fondo de  los lagos o ríos.

También es conocida por ser capaces de chuparle la sangre a los niños, muchos de los historiadores indican que estas criaturas eran vistas como las antecedentes de los vampiros; también, durante mucho tiempo fueron vistas como las sirenas que inundan los mares, siendo capaces de seducir a los hombres y llevarlos a las profundidades de estos.

Urtzi

Es conocido como el dios del cielo, esta deidad era conocido como el dios supremo que se encargaba de crear diferentes fenómenos atmosféricos provocados por él mismo y sus diferentes estados de ánimo. A este dios se le atribuyó durante mucho tiempo forma humana, dado que su poder se encontraba relacionado con controlar la naturaleza en su forma pura.

Según múltiples cuentos vascos, el dios Urtzi fue conocido como uno de los encargados de crear el mundo y el cielo azul, este dios estuvo desde el principio que se fundó el humano donde sólo existía el cielo y el espacio, para aquel entonces para el dios Urtzi ese mundo era demasiado pequeño para contener lo que podría ser su poder. (Ver articulo: Taoísmo)

Éste se la pasaba jugando día tras día con pequeñas partículas, convirtiéndose en su pasatiempo, debido a esto decidió crear una obra mucho mayor que le permitiera tener diferentes juguetes. Urtzi tomó una de esas partículas con las que tanto jugaba y la hizo crecer de tal forma que detonó en todas las direcciones y con una velocidad que nadie podría ver.

Esta gran explosión hizo que el universo tuviera que expandirse aún más de lo que ya era, muchos de los pequeños pedazos que quedaron de esa gran explosión convergieron en una gran piedra incandescente, convirtiéndose en las estrellas que hoy se ven en los cielos.

Otros pedazos más de esta gran explosión se enfriaron y se convirtieron en los planetas. El espacio, que era un lugar completamente oscuro, pasó a tener muchas luces y brillo, denominadas estrellas.

Urtzi, el dios de la creación, estaba contento de todo lo que había creado, tanto así que tomó a los planetas y decidió darle forma; agarró uno de esos planetas y lo pintó de color rojo, hubo otros planetas a los que le puso anillos. Al percatarse de que había un planeta que se encontraba cerca de él, decidió pintarlo de color azul, luego de esto se acercó más y vio que este planeta se encontraba en un completo desorden, ya que poseía agua y mucho barro. (Ver articulo: La leyenda del Familiar)

Al percatarse de esto, observó que eran muchas las cosas que había creado y decidió crear a un asistente que se encargaría de ordenar los planetas, el asistente que creó para que llevara el nuevo planeta hecho de barro era la diosa Amalur, quien es conocida como la Madre Tierra.

Esta diosa se dispuso a trabajar y separó las aguas de las tierra y creó una enorme isla, después ella misma se encargó de abastecer el mundo de plantas. Cansada de todo lo que había hecho, la diosa se fue hasta las orillas del mar a descansar, llama al dios Urtzi y le pide que le de varios ayudantes que permitan cuidar y proteger los bosques y los peces que ella iba creando en el mar.

Urtzi, en vista de la petición de Amalur, crea a Basajaun quien sería el encargado de proteger los bosques, y éste último a su vez creó a las lamias, quienes serían las encargadas de cuidar las aguas y los seres vivos. Los Basajaun era en un principio gigantes que mantenían los bosques luego que la población y las personas fueron creciendo, estos disminuyeron su tamaño y se dedicaron a ayudar a los seres humanos.

En cambio, las Lamias eran ninfas del agua, que son conocidas por estar en las orillas del agua, cuando el dios Urtzi las creó, estas permanecían dentro del agua cuidando a todos los habitantes dentro del agua.

Brujas

La brujería vasca se creó bajo diferentes ámbitos seguido de múltiples acontecimientos fundamentales, una de los grandes casos que presentó la mitología vasca fue la época en donde aparecieron  las brujas de Zugarramurdi, las cuales empezaron a aparecer en los años 1610.

La aparición de estas famosas criaturas hizo que se armara mucho revuelo entre la sociedad por las prácticas nocturnas de la magia negra, el uso de diferentes artefactos que les permitía ampliar sus poderes mágicos y la capacidad de causar males y daños a las personas dentro del pueblo vasco, e incluso fuera de sus alrededores; la práctica de la magia negra le permitió el uso de muchos maleficios capaces de dañar a los seres humanos.

El origen de la brujería vasca se ve con la llegada del cristianismo dentro de la cultura vasca, esto hizo que muchos de los creyentes se empatizaran con esta religión y buscarán una alternativa que les permitiera el no perder las ideologías y creencias de sus dioses, esto hizo que muchos de los brujos vascos realizaran diferentes pactos con seres del inframundo, haciendo que estos les concediera poderes mágicos. (Ver articulo: Los tres monos sabios japoneses)

La llegada de estas brujas al mundo mitológico vasco hizo que se generara la peor condición social que pudo haber presentado el país, siendo este acto reconocido en la actualidad como la peor masacre del mundo.

Las fuertes creencias religiosas cristianas crearon un rechazo contra las prácticas de brujería, ya que en ese momento eran vistas como paganas y contrarias a todos los cultos religiosos. Para lograr purgar a todas esas personas que iban en contra de la creencia cristianas los vascos decidieron implantar la pena de muerte o la quema en hoguera para las personas que practicaban la brujería.

El catolicismo se tornó muy extremista a la hora de sentenciar a las personas que estuvieran bajo la sospecha de ser brujas, ya que en esas épocas si existía una leve creencia acerca de alguien que fuera bruja era tratado como tal hasta que fuera llevado a la hoguera o la quema de estos.

La magia negra era vista como parte de la cultura vasca, ya que estaba fuertemente relacionada con las brujas que utilizaban esta extensión de la magia para realizar daños hacia las demás personas. La magia negra practicada por las brujas se caracterizaba por el uso de sacrificios, pentagramas, uso de animales muertos, cadáveres e incluso huesos; todo con la finalidad de adorar a una criatura que, según muchos, se encuentra en el mundo y puede solventar múltiples problemas.

La práctica y creencia de magia negra durante estas épocas era vista como la realización de múltiples actividades que, junto a seres diabólicos, ocasionaban que muchas personas se incluyeran en la práctica y aprendizaje de estas artes. Muchas de estas enseñanzas se realizaban bajo la protección y guía de entidades demoníacas, los cuales eran vistos como los únicos seres capaces de conceder poderes mágicos a las personas que buscaban de ellos.

Tatuajes de las mitología vasca

Las personas se han dedicado por mucho tiempo a realizar diferentes tatuajes que busquen simbolizar un mensaje, un recuerdo o muchas veces por gusto y aprecio por algún tipo de representación de algún objeto, animal o cosa que signifique algo importante para ellos. En la mitología vasca se pueden encontrar muchos seres mitológicos que son vistos como hermosos o muchas veces guardan un profundo significado, muchos de estos dioses, como las Lamias, son fuente de múltiples tatuajes, al igual que las brujas de Zugarramurdi.

Disfraces vascos

Los dioses vascos son fuente de inspiración, tanto para el pueblo vasco como para las personas que conocen acerca de esta cultura, muchas personas buscan representar a estos dioses mediante disfraces para usarlos en diferentes momentos, como en las convenciones de disfraces, en celebraciones alrededor del mundo como en los carnavales o incluso en la festividad de Halloween, donde muchos usan disfraces representativos a la brujas de la cultura vasca.

 

Más artículos sobre la Mitología Vasca: