≡ Menu




Talmud: qué es, autor, frases, comparaciones y más

El Talmud, dentro de la mitología mesopotámica, es descrito como el libro pionero del judaísmo rabínico. Las escrituras del Talmud han influido dentro de la vida de los judíos, incluso más que el Antiguo Testamento.

Talmud

¿Qué es?

Al hablar de El Talmud, el término se conceptualiza hacia la instrucción y la enseñanza. Es una obra antigua donde convergen las discusiones rabínicas, análisis y conclusiones sobre las leyes judías. En sus pasajes están expuestas sus tradiciones, costumbres, narraciones y dichos, además de parábolas, historias y leyendas. (Ver articulo: Metatrón)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Existen dos versiones conocidas del Talmud, una de Jerusalén conocida también como Talmud Yerushalmi, la cual se redactó en la provincia romana llamada Philistea, la cual estaba recién fundada para ese momento; y la otra versión que existe es el Talmud de Babilonia o llamada también Talmud Bávli, que fue escrito en la región de Babilonia, en Mesopotamia. Estas dos versiones fueron redactadas por varias generaciones de cultos procedentes de importantes academias rabínicas que estaban constituidas desde la antigüedad, durante muchos siglos.

Estas tradiciones orales fueron compiladas, redactadas y escritas, conformando los conceptos expresados dentro del Talmud. Las escrituras provienen de hagadot y midrashim, es decir, que son relatos y narraciones ajustados a la tradición oral hebrea. Dentro del Talmud se extiende, discute, cuestiona, explica y complementa al Tanaj, pero no contradice con ello los aspectos importantes de Tora ni la esencia de ésta.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Características

El Talmud está dividido en dos partes conocidas con el nombre de Mishná y Guemará. De igual forma, existen dos versiones del Talmud, el de Jerusalén y el de Babilonia. El método utilizado para redactar las escrituras contentivas dentro del Talmud se deriva de un conjunto de leyes asentadas en la tradición oral de La Torá. Estas tradiciones orales fueron colocadas en un libro llamado Mishná, cuyos autores son conocidos como “Tanaim”. Las tradiciones contentivas allí son las mismas dentro de las dos versiones, tanto el Talmud de Jerusalén como en el Talmud de Babilonia.

En cuanto a Guemará, en ella se contiene las discusiones de sabios llamados “Amoraim”, que son quienes explican la Mishná. Las argumentaciones de estos redactores fueron hechas en arameo. En dichas explicaciones radica la diferencia que existe entre el Talmud de Jerusalén y el de Babilonia, sin embargo, ambas contienen la misma conclusión solo que por teorías diferentes. (Ver articulo: Erra)

El Talmud se divide en Halajá, llamados así a los textos de carácter legal; y en Hagadá que son las parábolas, historias y leyendas, esto en cuanto a la temática se refiere. El Talmud, constituye un texto fundamental para la comprensión y el estudio del judaísmo, ya que la tradición oral conocida por escritos que le fueron atribuidos a Moisés y otros autores, fueron concentradas dentro de este libro sagrado. Se dice que la versión más popular y que tuvo una mayor influencia fue la del Talmud de Babilonia.

El Talmud que fue escrito en hebreo y en arameo, sufrió ciertos cambios dentro de la autoridad legal que estaba enmarcada dentro del judaísmo rabínico, siendo la base del debate legal judío. El Talmud es un documento que abarca muchos temas, estando sus contenidos clasificados en dos grandes categorías que son el halajá y el hagadá. La halajá está estrechamente ligada a la práctica de la ley judía, mientras que la hagadá contiene escrituras que no son legales, sino más bien contienen carácter explicativo, homilético, ético, histórico y con moraleja.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Además de las seis órdenes contenidas dentro de la estructura de la Mishná, el Talmud comprende una serie de tratados posteriores, que se encuentran redactados al final del orden de Nezikín o daños, los cuales no están divididos ni en Mishná ni en Guemará.

Considerado como satánico

Para muchos religiosos, el Talmud es considerado como la versión satánica de la Torah. Los judíos tienen una versión oral de la Torah denominada Tenach, o más conocida Talmud, aunque se dice que el Talmud con el que una parte de los judíos está familiarizado, no es el Talmud que está utilizando hoy en día, según apreciación de expertos. El Talmud Babilónico ha tomado preferencia desde el año 1905, pero a la vez, es considerado como blasfemo.

Dada a dicha preferencia, se dice que actualmente los judíos están siendo enseñados con ese Talmud. Dentro de sus escrituras Jesús es descrito como a un ídolo, y sus adoradores son percibidos como idólatras. Dentro de este Talmud se afirma que Jesús estaba en bestialismo y que ahora se quema en el infierno. Por tales afirmaciones es que es considerado como escrituras hechas por el propio Satanás. (Ver articulo: Zababa)

El cuestionamiento se basa en la creencia de que los libros del Talmud expresan las enseñanzas impartidas por fariseos. Jesús sentía un gran desprecio por este tipo de antigua secta elitista. Los libros del Talmud contienen el código legal que es la base de la doctrina del judaísmo de hoy y de la ley judía.

El Judaísmo Talmúdico se convirtió en un método legal primordial que muy poco tiene que ver con la religión, ya que es incluso más un antiguo. Forma parte de un tipo de culto político con muchos seguidores que no son abiertamente judíos, razón por la que a veces se ve que existen muchos judíos afirmando que son judíos pero también ateos al mismo tiempo.

El origen del Talmud procede de unas sectas fariseas y de hipótesis antiguas. Según las santas escrituras, Jesús había señalado al Talmud como el Templo de adoración a Satanás. Pero a pesar de ello, hoy en día, cada sionista se aferra a las enseñanzas secretas contentivas dentro del Talmud. De igual manera, la mayoría de los judíos en Israel son practicantes de la Ley Farisaica o también llamada ley Talmúdica, la cua, basada en sus principios, es enemiga de la verdad de Jesús y de Dios.

Satanistas, Talmud, Fariseo e Iluminatis están formando parte de un nuevo orden mundial. Estos últimos son conocidos también como los Judíos Bolcheviques de la antigüedad, pertenecientes a un grupo dentro de la sociedad secreta que se dice han hecho pacto con Lucifer, siendo hasta partícipes en rituales de sangre y sacrificios. Dichos rituales de magia negra y otras prácticas se dicen son extraídas directamente del Talmud.

A los grupos que realizan estas prácticas se les denomina como Satanistas Talmúdicos, quienes justifican la realización de estos rituales contentivos en el Nuevo Orden Mundial. Si se compara, se puede ver como cada una de estas enseñanzas o creencia que forman parte del Talmud son las mismas creencias en las que se basan los Iluminatis. (Ver articulo: Adad)

Desde los inicios de los tiempos, se ha visto la participación de los Judíos Talmúdicos como participantes de guerras importantes y de asesinatos en masa, ejemplo de esto son los personajes de Stalin, Lenin y Hitler, los cuales manejaban como criterio que si no se es un judío talmúdico, no son judíos de nada. Y así que sacrificaron a millones de “no judíos”, llamados así a quienes sólo son partidarios de la Torah, siendo esto parte de un sacrificio y ritual a favor de su dios Satán.

Se presenta así una gran división entre los judíos, entre aquellos que adoran a un Dios verdadero que es el mismo de Abraham, Isaac y Jacob; y aquellos judíos que se revelaron completamente y que van causando por el mundo el derrumbe de las naciones con su idolatría y pecado, tanto en el pasado como hoy en día.

Por ello es que los judíos seguidores del Talmud son considerados satanistas, quienes han creado sociedades ocultas y secretas por miles de años, infiltrándose, engañando y persiguiendo a la gente de Dios como en una inquisición, originando el holocausto justificando todo en el Talmud.

Su autor o autores

De acuerdo a los estudiosos del Talmud, es un texto que contiene las enseñanzas de los fariseos. La composición de la religión judía, como es comprendida hoy en día, se deriva de manera directa de los fariseos a través de los siglos. Su concepción y metodología se encuentran expresados dentro del Talmud, siendo éste el mayor y más importante segmento de la literatura, y su estudio elemento esencial para cualquier entendimiento del fariseísmo.

Con la destrucción del Templo ocurrida en el año 70 d.C., se dejó la regulación de los asuntos judíos en manos de los fariseos. De ahí en adelante, la historia entera del judaísmo fue reconstruida bajo las premisas de los fariseos. Es así entonces, como el fariseísmo formó el carácter del judaísmo, la vida y el pensamiento de los judíos en el presente y futuro.

Para la clase letrada de rabinos judíos, basados en el Talmud, indican que es la fuente de donde Jesús de Nazaret obtuvo las enseñanzas que le permitieron revolucionar el mundo. Es entonces que el Talmud para los cristianos, es la forma escrita de lo que en la época de Jesús, fue conocido como las “Tradiciones de los Ancianos”. Uno de los instructores del Talmud es el Rabino Dr. Louis Finkelstein, quien también funge como el presidente del Seminario Teológico Judío de Norteamérica.

Dentro de su opinión, fue creado un sistema en el que el fariseísmo pasó a ser talmudismo, el talmudismo se convirtió en rabinismo medieval, y el rabinismo medieval se desarrolló como una corriente de rabinismo moderno. Sin embargo a pesar de esos cambios de nombre, nuevas adaptaciones de costumbres, y ajustes de Ley, la esencia de los fariseos ancestrales persiste en un estado inalterado. (Ver articulo: Apsu)

Se dice que cuando el judío hace lectura a oraciones, está es narrando fórmulas ya preparadas por cultos y estudiosos pre-macabeos. Cuando se estudia el Talmud, se repiten los argumentos que se usan en las academias Palestinas. Queda explícito que Jesús denunció enérgicamente a esta que consideraba una secta de sacerdotes judíos a la que llamó los fariseos.

Jesús señalaba a los fariseos como los que anularon los mandamientos de Dios por su tradición, catalogando a sus enseñanzas como simples reglas humanas. Llegó a comparar el fariseísmo con un sepulcro blanco, muy hermoso por fuera, con la inmundicia que destilan los cuerpos muertos.

Su diferencia con el Torá

La diferencia entre el Talmud y el Torá es que el judaísmo considera al Talmud como la tradición oral más importante del reino judío, mientras que el Torá es considerado como la tradición escrita más importante del pueblo judío. El Torá y el Talmud son leyes originarias de la religión judía que tienen su origen en las tradiciones orales, pero para el judaísmo ambas tienen la misma importancia, tanto la tradición oral como la tradición escrita.

La Torá es la ley mosaica que es relativa al pentateuco bíblico, es decir está íntimamente relacionada a los libros del Génesis, el Éxodo, el Levíticos, Números y Deuteronomio; por su parte, el Talmud es como el catecismo judío donde se explica e interpreta lo señalado por el Torá.

En definitiva, el Torá es el pentateuco correspondiente a los primeros 5 libros de la biblia judeocristiana más o menos, mientras que el Talmud está constituido por un compilado de consejos, tradiciones, historias y leyes agrupadas por los cultos judíos rabinos.

Lo que dice sobre Jesús

Una imagen de Jesús castigado en el Infierno por toda la eternidad, donde se le representa sentado dentro de una caldera hirviendo y llena de excremento aparece reflejada en los antiguos manuscritos del Talmud de Babilonia. Esta imagen simboliza un aspecto parecido a lo que sería el juicio y ejecución de Jesucristo, actos que son llevados a cabo no por el gobierno romano, sino por un Alto Tribunal judío, conocido como Sanedrín. (Ver articulo: Ninsun)

Hay un parte de la comunidad judía que, aun teniendo conocimientos sobre estos textos, los ha dejado dentro de la oscuridad y el desconocimiento. Estos textos eran relativamente conocidos por los expertos, sin embargo, dentro de la cultura judía, especialmente en la actualidad, manifiestan que esta imagen no es la figura de Jesús, sino otro personaje de esos tiempos arcaicos.

Pero un investigador de origen alemán y cristiano llamado Schaefer ha demostrado, luego de un arduo trabajo que publicó en un libro, que efectivamente la imagen sí se refiere a Jesús. Su investigación constó de la recolección de varios pasajes del Talmud, de los cuales analizó extractos donde se hace referencia al fundador del Cristianismo, textos que fueron censurados en las diversas ediciones sacadas a exposición del Talmud por muchos siglos.

El investigador Schaefer describe la literatura clásica rabínica como su gran pasión. Con el  libro donde expone las conclusiones de su investigación desató una polémica, ya que su comprobación finaliza una alargada creencia sobre la relación que existía entre los textos judíos y las escrituras cristianas. Se tenía la creencia de que los evangelios cuestionan la fe rival, pero los textos judíos clásicos no hacían lo mismo con la fe cristiana.

Con el Talmud se comprobó que tan ofensivo con los cristianos como los Evangelios con los judíos. Dentro de los pasajes contentivos dentro del Talmud se burlan de las creencias que profesan los cristianos, incluidos lo referente a la virginidad de María y los hechos de la resurrección de Jesús.

El estudio argumenta que las historias rabínicas sobre Jesús nunca tuvieron como intención acercarse con precisión a los hechos históricos. En cambio, dentro de un estilo muy propio del Talmud clásico, los judíos codificaron algunas situaciones y le dieron un razonamiento legal y teológico, los cuales son descritos en forma de cuentos.

Lo que habla sobre la mujer

El texto del Talmud tiene una serie de pasajes donde se denigra sobre la figura de  la mujer, destacando la importancia y supremacía de los hombres. Dentro de sus principios, que incluso son tomados como leyes para los judíos, podrían ser considerados con un carácter de machismo y sin ningún derecho para la mujer desde su misma concepción y nacimiento. (Ver articulo: Irkalla)

Contiene textos como el que expresa que el nacimiento de una niña dentro de un hogar puede significar un mal suceso, privilegiando así el nacimiento de los varones como bendiciones. De igual manera señala a las mujeres, calificándolas como un “tesoro vano” para sus padres. Al mismo tiempo, se pone de manifiesto su preferencia por los varones cuando dice que un varón judío debe dar gracias a Elohim por no haberlo hecho mujer o gentil. Esta frase trae a colación la historia contada por Yahshúa en Lucas 18:9-14.

Prohíbe de forma sublime la comunicación dentro de la pareja con la frase de “No es bueno hablar mucho con una mujer, aun así si es su propia esposa”. Otra de las citas con respecto a su repudio hacia las mujeres se encuentra en las escrituras de “Los eruditos, sabios o cultos, no deben hablar con las mujeres en las calles”. Probablemente, basándose en esta lectura fue que los discípulos se sorprendieron por lo descrito por Juan 4:27.

Utiliza un lenguaje ofensivo al categorizar a las mujeres como casquivanas o discriminatorio al señalar que caminar detrás de una mujer es considerado un acto pecaminoso. Contempla el hecho de que enseñarle la Torá a una mujer es algo malo, prohibiendoles su enseñanza. Se le permite a los hombres divorciarse de su esposa si ella quema la comida, o si uno ve a otra mujer más bonita.

En este principio, Yeshúa manifestó su oposición a esto en Mateo 19:3. También establece como regla que el hombre se puede divorciar de una mujer si ella descubre su cabeza en público, si descubre sus brazos en público, o si habla en voz alta de asuntos sexuales porque es un tema prohibido para las mujeres.

Talmud Babilónico

El Talmud Babilónico es el más conservado e importante entre aproximadamente 500 manuscritos en idioma hebreo que reposan dentro de la Biblioteca Estatal de Baviera, siendo el único en el mundo que contiene el texto completo del Talmud babilónico, aunque le faltan dos hojas. Dentro de su estructura se incluyen algunos tratados extracanónicos como el Derekh Eretz zuta, Pirkei Azzai, Kallā, Sôferîm y Gērîm. Además, este texto antiguo contiene algunos textos que no están relacionados directamente con el Talmud. (Ver articulo: Namtar)

De acuerdo a una introducción dentro del manuscrito de la Biblia, que ahora se preserva dentro de la Biblioteca Estatal y Universitaria de Hamburgo, este Talmud estuvo en posesión de una familia de comerciantes judíos llamados Ulma de Pfersee, cerca de Augsburgo, durante el año de 1772, para luego ser vendido al convento llamado Agustino de Polling ubicado en Alta Baviera.

Cuando este monasterio se disolvió en el año 1803, el manuscrito fue llevado hasta la Biblioteca de la Corte de Múnich junto con otros valiosos libros. Pasado un tiempo, este recinto se convirtió en la Biblioteca Estatal de Baviera, donde ahora se conserva el manuscrito. Cabe recordar que el Talmud significa instrucción o aprendizaje y es el texto central del conocimiento del judaísmo, donde aparecen registradas las discusiones rabínicas sobre la ley judía, la ética, las costumbres, la historia y la filosofía.

El Talmud babilónico es una de las dos divisiones del Talmud y en sí es una recopilación de la opinión rabínica escrita recogida entre los siglos III y V en Babilonia, hoy en día la actual Irak; y en lo que hoy es Israel.

Talmud de Jerusalén

El Talmud de Jerusalén también es conocido como el Talmud Yerushalmi o Talmud de Palestina. Consiste en una recopilación de los debates y teorías discutidas por rabínicos eruditos sobre la construcción de la Mishná, lo que fue expuesto en el idioma arameo occidental, acto celebrado en la Tierra de Israel, paralelo a la salida del Talmud de Babilonia. Se dice que fue redactado con rapidez y bajo la presión de las circunstancias históricas que marcaron su origen.

Dentro de los tratados de la orden Nezikin se muestran diferencias significativas en cuanto a la forma y el estilo, comparados con otros tratados. Este hecho hace suponer que dichos tratados son el resultado de una composición más antigua, posiblemente 50 años antes que el resto del Talmud. (Ver articulo: Lahmu)

El objetivo que perseguía el Talmud de Jerusalén fue el avance de la tradición oral judía que se había cristalizado a través de la Mishná, durante el siglo II d. C. Para el tiempo en que fue redactado el Talmud de Jerusalén, muchos de los judíos estudiosos que habitaban la provincia de Judea bajo dominio romano, se fueron al exilio en Persia obligados, luego de los decretos hechos por el emperador Adriano, derivados de la Rebelión de Bar Kojba.

Los exiliados permanecieron sobretodo en la ciudad de Galilea, donde decidieron continuar enseñando todo pese a la prohibición que afectaba dicho estudio y enseñanza de todos los textos judíos, dentro de las academias que existían desde la época de la Mishná. El Rabino Hanina y el Rabino Oshayá fueron los creadores que codificaron el Talmud de Jerusalén.

A pesar de que la redacción del Talmud de Jerusalén se llevó a cabo al mismo tiempo que el Talmud de Babilonia, su estudio se hizo mucho más difícil por causa de las leyes impuestas por las autoridades romanas; las escuelas donde se impartían sus conocimientos se mantenían en secreto. La situación empeoró cuando el emperador Constantino I, llamado el Grande se convirtió en cristiano, en el año 313 d.C.

De igual forma, la comunidad judía volvió a ser perseguida durante el reinado del emperador Teodosio II. Influenciado por su hermana Pulcre, el emperador Bizantino se volvió al cristianismo ortodoxo y llevado por su fanatismo, ordenó la destrucción de los lugares de culto judíos, templos y academias de enseñanza. Aun así y enmarcado en estas presiones, los Rabinos Maná y Yossi redactaron el Talmud de Jerusalén, en el año 400 d. C. Con el regreso de los judíos o Sionismo, como también son llamados, a la tierra de Israel durante los tiempos de la Edad Moderna, el Talmud de Jerusalén adquirió una mayor relevancia y popularidad rabínica y talmúdica entre los cultos y estudiosos.

Berajot

El séder Berajot significa en español Bendiciones. Es el primer tratado del orden de Zeraim o también conocido con el nombre de la “Orden de las Semillas” de la Mishná. Es el primer gran texto dentro del Halajá o ley judía.​ El Berajot se refiere a las reglas que están asociadas con las oraciones descritas dentro del Shemá, la Amidá, el Birkat Hamazón. También forman para del Kidush, que es un tipo de “Santificación” del Shabat y también las bendiciones que reciben las fiestas judías. (Ver articulo: Tammuz)

De igual manera, rige las oraciones del Havdalah que es para la “Separación” o cierre después del Shabat y de las Fiestas, así como de otros rezos y demás bendiciones. Este el único tratado que pertenece a la orden de Zeraim que tiene una Guemará tanto en el Talmud babilónico como en el de Jerusalén.

Los Talmudistas

El Talmud son una serie de argumentos que describen la palabra divina. Se trata de una recopilación de discusiones permanentes desde todos ángulos existentes sobre el precepto que es objeto de interpretación. Todo se puede argumentar y también contra argumentar, por lo que los rabinos se pasaban horas enteras debatiendo sobre el verdadero significado de la voluntad de Dios.

Con la palabra Talmudistas se le conoce a las personas que se dedican al estudio del Talmud o también conocido como el libro sagrado del judaísmo. Según el criterio de los talmudistas, los cinco libros constituidos dentro del Talmud, son comparables a los cinco dedos de la mano de Dios. Es así como el talmudista es la persona que profesa la doctrina del talmud, sigue sus creencias y se ocupa, no sólo de interpretarlas sino también de explicarlas a los demás en sesiones de estudio.

Los talmudistas son aquellos rabinos que recopilaron las dos versiones del Talmud, tanto el talmud babilónico como el de Jerusalén, libros sagrados que tienen como objetivo descifrar las escrituras de los 39 textos con los que se inicia en la Biblia, mejor conocido como el Antiguo Testamento. Las escrituras sagradas pueden a veces verse de manera confusa, incompleta y hasta contradictoria, es por  ello que los talmudistas se propusieron como trabajo el de discutir las leyes, las tradiciones, las costumbres, los dichos e historias que narran la voluntad de Dios y de sus profetas.

El Talmud y el Mishná

Se conoce como La Mishná al compendio de opiniones legales y debates hechos por cultos religiosos. Las declaraciones expresadas dentro del Mishná son de carácter sumario, ya que es el registro de breves opiniones que resultaron del debate de los rabinos sobre un tema específico. De igual manera, representa el registro de sólo una resolución no atribuida que es al final una opinión resultada de un consenso.

A los rabinos que se les menciona dentro de la Mishná se les conoce con el nombre de Tanaim. La Mishná ordena sus leyes por asunto y no según su contexto bíblico, es decir, presenta cada tema con mayor profundidad y orden, comparado a la presentación del Midrash. También incluye un mayor conjunto de temas halajicos. La distribución de su temática se convirtió en el marco organizacional de todo el Talmud terminado.

Sin embargo, no todos los tratados de la Mishná tienen su tratado dentro del Talmud, incluso dentro del orden de los tratados del Talmud, algunos difieren con el orden de los mismos en la Mishná. La Mishná está formada por 6 órdenes o también llamadas sedarim, las cuales son, el Zeraim o Semillas, orden que está asociada a la agricultura, con los diezmos, las bendiciones y las donaciones hechas tanto en Israel como fuera de él.

La segunda es el Moed que es Festividad, la cual está relacionada con lo referente a las fiestas judías. La siguiente es el Nashim o Mujeres, orden donde se describe todo lo inherente con la vida matrimonial y también con el  divorcio. Otra de las órdenes es el Nezikin o Daños, referente a todo lo que tiene que ver con la ley tanto civil como criminal. El Kodashim o Santidades, donde están incluidos los cultos del Templo de Jerusalén y por último el Taharot o Purezas, que tiene que ver con la pureza ritual.

Nashim

El Nashim es la tercera orden contentiva dentro de la Mishná del Talmud y de la Tosefta, cuyo contenido está relacionado con el derecho de la familia. Estructuralmente, es el segundo orden más corto de los seis que comprende la Mishná. El Nashim a su vez está compuesta por siete tratados, los cuales son, primero, Yevamot que es referente a la ley judía del yibum, es decir, el matrimonio del levirato, presente dentro de Deuteronomio 25:5-10. De igual forma se relaciona con temas de estatus menores y consta de 16 capítulos.​

De segundo está el Ketubot, que tiene que ver con la ketubá o también contrato nupcial del judaísmo. Allí se tratan temas como la virginidad y las obligaciones de los cónyuges. Este tema está expresado dentro de 13 capítulos. El Nedarim se ocupa de varios tipos de votos, a menudo conocidos con el mismo nombre y sus consecuencias legales, los cuales son expresados en 11 capítulos; mientras que el Nazir, se ocupa de los detalles del voto nazirita y del nazireato, contentivos en 9 capítulos.

El Sotá se encarga del ritual del sotá. Este actúa cuando existe sospechosa de que una mujer comete adulterio. También se ocupa de otros rituales que utilizan una metodología hablada, como por ejemplo, partir el cuello de un ternero, darle lectura pública a la Torá por parte del Rey cada siete años, dar bendiciones y también maldiciones del Monte Guerizín y del Monte Ebal, sucesivamente. El Sota consta de nueve capítulos.

La lista continúa con Guitín, que se refiere a los conceptos de divorcios y otros documentos. Estos se manifiestan en 9 capítulos. El Kidushín, tiene que ver con todos los aspectos de la etapa inicial del matrimonio, las obligaciones de los cónyuges, así como las leyes de los linajes judíos, todo esto comprendido en 4 capítulos. Los últimos tratados del orden de Nashim tienen relación al fin del matrimonio. Tanto el Talmud de Babilonia como el Talmud de Jerusalén tienen una Guemará de cada uno de estos tratados.

El Talmud y Guemara

La Guemará al igual que el Mishna se trata de órdenes, cuyos contenidos se pueden comparar con el contenido de la Mishná, apoyando o refutando bien sea el caso, las proposiciones de los Amoraim. Todas estas fuentes analíticas no midráshicas son conocidas como baraitot, que son los trabajos hechos con referencia a la Mishná.

Las baraitot que encuentran citadas en la Guemará son generalmente citas de la Tosefta, llamado así al compendio halájico tanaítico que se desarrolló de forma paralela a la Mishná, y también de los Midrash Halajá, especialmente los de Mejiltá, Sifrá y Sifré. Sin embargo, algunas baraitot se dieron a conocer por tradiciones citadas en la Guemará, que no son parte de ninguna otra colección.

Luego de pasados tres siglos de la redacción de la Mishná, un grupo de rabinos de la Tierra de Israel y Babilonia se sentaron a analizar, debatir y discutir dicho trabajo y producto de esas discusiones terminaron por formar la Guemará. Guemará significa finalización, terminar, completar, o bien también aprender, estudiar. La Guemará despeja y elabora las opiniones de los Tanaim que es como se llaman a los rabinos del Mishana, mientras que los rabinos de la Guemará son conocidos con el nombre es Amoraim o Amorá.

Parte de la estructura del Guemará es un análisis legal, que toma como punto de partida generalmente una afirmación legal encontrada dentro de la Mishná. Dichas afirmaciones son analizadas y comparadas con otras afirmaciones que fungen como las interpretaciones bíblicas. Estas son presentadas en la forma de discusión anónima y a veces hasta con metáforas, entre dos rabinos disputantes, donde uno de ellos es llamado el maskshan o cuestionador, y otro es el tartzan, el que responde.

Otra de las funciones con las que cumple el Guemará es la de identificar la base bíblica correcta para cada ley en particular que es presentada en la Mishná y ejecuta el proceso lógico, mediante el cual se conectan ambas fuentes. Esta actividad ya era conocida con el nombre de Talmud incluso mucho antes de que existiera el Talmud como texto sagrado oficial.

¿Qué dice sobre Niddah?

El nombre de Niddah se deriva de la palabra “Nadad”, que significa retirada o separada asociada generalmente a la mujer. El propio término indica que la mujer debe renunciar a todo contacto físico con su marido. Esta palabra no se refiere a la menstruación como se pensó en un principio, sino más bien a la necesidad de separación. Las leyes indican que una mujer puede tener tanto el nombre como el “status” de “Niddah” hasta que cambie su status mediante su inmersión en una Mikveh.

Dentro de los estipulados de la Torá se prohíbe abiertamente cualquier tipo de contacto sexual que se pueda dar entre un hombre y una mujer que esté bajo el status de Niddah. Asi lo reza el mandamiento Levítico 18:19 que expresa como una especie de advertencia: “No deberás acercarte a una mujer para poner al descubierto su desnudez si ésta es impura y con condición de Niddah”. Desobedecer este mandamiento está considerado como una infracción muy seria.

La Torá además expresa que si un hombre sostiene relaciones sexuales con una mujer con estado de “Niddah”, ambos serán expulsados de su comunidad como forma de castigo. La pena impuesta para dicho castigo se conoce con el nombre de “Karet”. También en los casos de incesto entre hermano y hermana, se le aplica el mismo castigo.

En la interpretación de ese mandamiento cuando se refieren a “aislar” es una penalidad de corte más espiritual que física, donde el individuo pierde su habilidad de sentir y apreciar lo espiritual y lo Divino, renunciando automáticamente a los elementos más importantes dentro de su vida como Judío. Para poder ser perdonado, la persona debe arrepentirse sinceramente ante Dios y prometer nunca más cometer el mismo error.

Para el Profeta Ezequiel la relación sexual producida entre un hombre y una mujer que tenga estatus de “Niddah”, tiene la misma censura que si la relación sexual del hombre es con una mujer casada. A través de la Torá Oral una mujer puede liberarse de su condición de Niddah ejecutando su inmersión en una Mikveh. Este método fue transmitido en un mensaje enviado por Dios al pueblo judío en el Monte Sinaí, también en la Torá escrita (talmud).

La Torá señala con relación a la Niddah que la mujer contará con siete días dentro de los cuales quedará purificada. Además de la purificación se requiere también la anulación de la condición de “Niddah”. En la mención que hace la Torá estableció claramente que una Niddah debía sumergirse en agua para su purificación. En Zacarías 13: 1 quedó por sentado que “Se abriría una fuente para enmienda y para la Niddah de la casa de David y de los habitantes de Jerusalén”.

Según la religión, el uso de la Mikveh es uno de los aspectos más importantes dentro del matrimonio judío, llegando a ser aún más importante que la propia ceremonia de bodas, ya que es considerada como una renovación de su vida en pareja. Las leyes que involucran el uso de la Mikveh pasan a considerarse como una especie de decretos o también llamados Jukim, casos especiales donde la Torá no aporta ninguna explicación sobre su razón de ser. Sin embargo, esta ley lleva consigo una lógica íntima y profunda. Dentro del Talmud sí se brinda una razón de ser.

Cumpliendo con las reglas que enmarcan la Niddah, la mujer es separada físicamente de su marido por un periodo de tiempo de al menos doce días al mes, tiempo en que la pareja experimenta una virtual luna de miel después del proceso de inmersión de la mujer en una Mikveh. Esto las diferencian de muchas parejas, cuya vida sexual puede llegar a ser aburrida y llena de costumbres después de varios años, mientras que un matrimonio Niddah, se renueva constantemente dentro de su vida sexual.

Las reglas que comprenden a Niddah y a la Mikveh son muy diversas. Toda pareja comprometida o casada debe familiarizarse con dichas reglas, por lo que en muchas comunidades se imparten clases referentes con el tema. La exigencia más importante a cumplir está en que la mujer pase siete días “limpios” como parte del ritual, después que su período menstrual termine, y luego revierta su condición de Niddah con la inmersión en  Mikveh.

El análisis e interpretación de las leyes de la Niddah son importantes dentro del contexto del matrimonio como en el de las jóvenes solteras. Desde el primer momento que la mujer comienza a menstruar, ya se asume bajo la condición de Niddah, esté o no casada. El judaísmo prohíbe estrictamente las relaciones sexuales antes del matrimonio.

La Torá establece que “No habrá prostitutas entre las hijas de Israel” y de acuerdo con esta ley, dentro de la prostitución se incluyen todas las formas de relación sexual prematrimonial, sin que esto amerite el pago de dinero por el acto, por lo que cualquier pareja involucrada en la relación sexual premarital, estaría cometiendo actos de prostitución.

Su uso en la educación hebrea

Para la educación hebrea, el Talmud es su libro sagrado. En un principio la educación comenzó a impartir dentro del seno familiar, más tarde se estableció la escuela elemental como institución. El método de enseñanza utilizado en las escuelas se basaba en la técnica de la repetición y la revisión. Las escuelas se organizaban dentro de tres clases, la migar, la mishnath y la guemará, estando presentes en cada una de ellas el ideal teocrático.

La educación hebrea estuvo centrada en la existencia de un Dios único, llamado Jehová, denominado como un espíritu puro, el señor y creador de todo lo que existe en el mundo, y no admitía la existencia de otros dioses vasallos o rivales. Bajo este ideal pedagógico se formaba al hombre virtuoso, piadoso y honesto.

A los niños se les daba la educación hebrea desde el mismo momento en que comenzaban a hablar. Cuando se daba en el seno de la familia, eran los padres los encargados de traspasarle sus tradiciones, conocimientos y cultura a sus tanto en el campo académico como religioso hijos.

Propósitos de la Educación Hebrea

La educación de los hebreos siempre ha contado con un carácter teocéntrico. Como un pueblo creyente y temeroso de Dios, los hebreos concentraban su enseñanza en gestionar que todos viviesen bajo la voluntad de Dios, cumpliendo sus leyes. Dentro de los propósitos que perseguía la educación hebrea se pueden nombrar, se debía transmitir la herencia histórica, lo cual se hacía generalmente en forma oral, exhortando a cumplir con la ley.

Otro de los principios estaba en enseñar la conducta ética y moral percibida como principios básicos de la disciplina y la conducta. Y por último estaba asegurar la presencia de Dios en todos los ambientes así como su adoración de Dios.

Educación Familiar

La educación familiar fue la única forma de educación que existía en Israel. A pesar de que luego se crearon otras formas, la educación familiar continuó siendo la fundamental. Para aquellos días una de las obligaciones de la familia era educar a sus hijos bajo los preceptos de Moisés, quien era el enviado de Dios para dar a conocer su voluntad.

Dentro de los temas que se les enseñaba a los jóvenes y niños están, La Ley de Dios, sus mandamientos y preceptos; la oración dentro de la cual los Salmos eran primordiales e importantes. También se les hablaba de la historia sagrada que comprendía los aspectos relacionados con la religión, la geografía, la historia de los pueblos aledaños y su cultura; también las leyes del culto, leyes morales y las civiles.

Otro de los aspectos a tocar eran la música y sus diversas manifestaciones como el canto, el uso de los instrumentos, la danza. Dentro de las artes también estaban la escritura, cuya enseñanza no era obligatoria, pero tampoco inusual. También se les enseñaba un oficio, que por lo general era el que se desarrollaba en la familia, y cuyos conocimientos eran pasados de padres a hijos. A las mujeres se les enseñaba Las Sagradas Escrituras, hilar, tejer, cocinar, cuidar los rebaños y la administración de los bienes.

Educación Elemental o Mingrah

La Educación elemental o también conocida como la Mingrah, se impartía dentro de un sitio conocido como la “casa del libro”, donde se enseñaba la lectura, escritura, se hablaba de religión, de ciencias y artes. Los niños podían asistir entre los 6 y 10 años de edad. El maestro era un sofer, nombre con el cual eran conocidos a los expertos en caligrafía hebrea, o también escriba.

Educación Media o Mishnah

En cuanto a la Educación Media o Mishnah, también conocido como el estudio que se hacía con el método de la repetición, podía asistir los niños y jóvenes con edades comprendidas entre los 10 y 15 años de edad. Estos niños asistían a la “escuela de leyes”, donde estudiaban la ley, tanto jurídica como religiosa. También se les enseñaba artes como así como la música.

Educación Superior o Guemará

La Educación Superior o Guemará era especial para la asistencia de jóvenes de 15 a 18 años de edad que formaban parte de las principales familias o eran aspirantes a escribas. En esta fase de la educación hebrea, los estudios eran la ley, las ciencias, un poco de medicina, de astronomía, de geometría, de literatura, sobre teología, la geografía, la historia, entre otros. Era a este nivel de la educación donde se formaban a los Escribas y Rabinos.

El método de enseñanza utilizado se basó en la repetición, ejercitando la memoria y la retención en la revisión, con un técnica de diálogo muy frecuente. Las clases se impartían en un lugar llamado la “Casa de Investigación o de Estudio”, en la que el escriba recibía su formación, pero también el rabino y el doctor de la Ley.

El Escriba 

Los escriba realizaban labores propias de los oficinistas con la finalidad de preservar las tradiciones escritas y orales de Israel; también eran los redactores e intérpretes de la ley. Estos cumplían con ciertas características, una de ellas era que debían ser personas con una situación económica desahogada.

Esto se debe a que su formación demandaba mucho tiempo, además que su espíritu no podía quedar atrapado dentro del mundo material, ya que en los negocios y los intereses se debía aplicar por entero la Palabra de Dios, entenderla y ponerla en práctica.

Los Rabinos 

Los rabinos eran fundamentalmente maestros, llámese maestros de doctrina por su acción de predicar y maestros de vida por ser consejeros y servir como guía espiritual. Los rabinos llevaban una vida itinerante, es decir, que vivían recorriendo pueblos y ciudades, llevando las enseñanzas a las plazas, los templos, ríos, montañas, y también dentro de las casas. Eran escuchados por el pueblo en general y seguidos por un grupo más reducido, quienes los acompañaban durante sus desplazamientos y participando activamente dentro de sus vidas y su doctrina, convirtiéndose en discípulos.

El doctor de la Ley 

El doctor de la Ley es un personaje con gran autoridad y prestigio, que se encuentra vinculado a los templos y al Sanedrín. Tienen como rol ser teólogos, maestros, legisladores y jueces. La sabiduría de los doctores, así como sus enseñanzas, se encuentran recopiladas dentro del texto del Talmud, el cual recoge la tradición letrada de Israel.

Para poder obtener el título como doctor de la Ley luego de largos años de aprendizaje junto a otro doctor, escuchando con atención sus lecciones, las cuales se hacían referentes a los textos sagrados, donde se les daba explicación a los mismos. De igual forma se memorizaban las doctrinas, asistiendo a los debates que se originaban entre los maestros. La dinámica seguida que se hacía con los discípulos era interrogar y ser interrogados, en eventos tanto públicos como privados.

El doctor de la Ley debía vivir de acuerdo a la Ley. Cuando un maestro consideraba que su estudiante estaba lo suficientemente preparado para enseñar y comentar, se le permitía que abriera su propia escuela, así el pueblo de Israel contaría con un nuevo doctor de la Ley, un nuevo sabio que impartiría su doctrina y que dedicaría su vida a la edificación de los pueblos a través de la instrucción y del ejemplo.

Los Profetas

Con referencia al oficio de la profecía, se tenía que el profeta representa la figura central en cuanto a la educación del pueblo. Por esta razón los profetas están llamados a exhortar, predicar y promover cuál es el propósito que tiene Dios para nosotros y cuáles son las verdades que él quiere transmitirle a su pueblo, en un momento determinado.

Los profetas de aquellos tiempos se dirigían a los reyes de manera habitual dándole Educación al gobernante, guiándolos en sus decisiones pero de acuerdo a la Voluntad de Dios y al pueblo, a los cuales exhortaban a la conversión de la religión, pues a menudo caían dentro de la idolatría y perversas costumbres.

El Golem

El Golem o también Der Golem, es una novela basada en la leyenda judía, un ser que fue creado artificialmente por un mago hechicero. Dentro del Golem se recoge una antigua leyenda que está asociada a la historia de un gran rabino llamado Loew de Praga, presentada con imágenes vigorosas que evocan los misterios del gueto de Praga. El Golem es un personaje de arcilla que fue animada por el favor de un hechicero, con el fin de que defendiera a los judíos, y quien con astucia logra escapar fácilmente del control, provocando calamidades.

Este personaje del Golem personifica a los androides humanos que crean una sociedad moderna. Lo mismo que el Golem, definiendo así al hombre moderno, realiza la parte a él asignada la cual efectúa contra su propia voluntad y con gran inflexibilidad. Dentro de la historia se añade un continuo misterio, creando una atmósfera cargada de errores trágicos en los que participan misteriosos magos y hechiceros, con una metafísica libre pero a la vez cargada de mucho drama.

Para la realización de esta leyenda, su autor Meyrink se inspiró en las descripciones de la gran ciudad de Charles Dickens, las cuales recreó dentro de una atmósfera urbana de Praga. Esta novela ha sido objeto de muchas investigaciones y estudios que exceden la literatura en las áreas de la filosofía, la religión, el ocultismo, la alquimia, la magia y la hechicería.

Esta historia fue llevada al cine por el expresionista Paul Wegener, quien originó no menos de tres ediciones todas referentes al misterioso Golem. La más famosa del seriado se estrenó en el año 1920, pero esta sin embargo, no guarda relación con la novela original de Meyrink. Desde su publicación ha logrado cautivar la atención de todos gracias a lo enigmática que es la obra. Al igual que la mayoría de las novelas del autor Meyrink, esta obra está vinculada a la tradición de E.T.A., Hoffmann y los cuentos fantásticos, enmarcada dentro del gusto alemán que está enraizado en las historias raras.

Frases

El Talmud que significa instrucción y enseñanzas, es una obra que recoge principalmente las conclusiones de las discusiones rabínicas con referencia a leyes judías, sus tradiciones, parte de sus costumbres, sus narraciones, los dichos, las parábolas, las historias y leyendas.

Parte de esa recopilación de tradiciones hacen parte los refranes y dichos estando entre ellos varios como:

La mujer salió de la costilla del hombre, no de los pies para ser pisoteada, ni de la cabeza para ser superior, sino del lado para ser igual, debajo del brazo para ser protegida y al lado del corazón para ser amada.

Una acción o un gesto dice más que cualquier palabra.

La adversidad, es escuela de la mente.

Hazte de un amigo y ascenderás un peldaño.

Un enemigo siempre está de más, mas sin embargo, Un amigo, nunca lo estará

El amor no sabe de consejos.

A quién se haya apartado del mal, ya no deben hacérsele reproches.

La meta de toda sapiencia debe ser las buenas obras.

La arrogancia es un reino sin corona.

Quien salva una vida salva al mundo entero

La frase “Quien salva una vida, salva al universo entero”, se ha ganado el título de la “Medalla de los Justos”, siendo una de las frases más famosas dentro del Talmud que personifica la fe en toda la humanidad. Esta medalla fue entregada por el Yad Vashem, enmarcado dentro del hecho de que el parlamento israelí decidiera reconocer a todas aquellas personas ilustres, humanitarias, y de una conducta moral muy elevada, que aun sin ser judíos, evitaron la muerte de judíos durante el Holocausto producido durante la Segunda Guerra Mundial.

En ese episodio, los judíos tenían que ocultarse dentro de los hogares de los rescatadores o en sus propiedades con documentos e identidades falsas, trasladándose de forma clandestina, participando además en el rescate de niños. La Yad Vashem es una institución que se creó para rendirles homenaje a las personas que ayudaron a las víctimas del Holocausto

Es por ello que ha otorgado tan alto y noble reconocimiento a más de 24 mil personas que supieron desplegarse con extraordinario coraje, manteniendo sus valores humanos firmes. Contrarios a la mayoría, estos “salvadores” veían a los judíos como seres humanos comunes y corrientes.

Dejar Comentario