Conoce todo sobre la Mitología Babilónica

La mitología babilónica se basa en la creencia de diferentes mitos, leyendas y religiones; ésta surgió en el segundo milenio a.C. La creencia de estos dioses se volvió tan fuerte, que ocasionó el nacimiento de una ciudad. Todo lo necesitas saber acerca de esta mitología podrás encontrarlo aquí.

Mitología babilónica

Durante el segundo milenio a.C muchas tribus se juntaron y decidieron llevar una vida tranquilos y sin angustias, estos se establecieron en lo que hoy se conoce como Siria y, junto con el código de Hammurabi, se estableció Babilonia como ciudad.

Todo esto ocurrió en el siglo XVIII a.C, suplantando lo que sería Sumeria, adoptando de ella su urbanismo y burocracia, practicando las actividades de cosechas como lo es la agricultura, gran parte de las instituciones y templos que se establecieron antes de esta capital se mantuvieron. La lengua babilónica se estableció bajo la creación de múltiples caracteres que simbolizaban frases y letras, se volvió un medio de comunicación internacional al segundo milenio a.C., convirtiéndola en una potencia alrededor del mundo.

Babilonia contaba con muchas prácticas religiosas, y tenía una gran creencia de sus dioses y sus actividades en la tierra. Los babilonios le daban un carácter oficial y nacional a su religión, convirtiéndola en la más conocida durante su emparedamiento como una civilización avanzada. (Ver articulo: Ganga)

Ellos creían que estos dioses nacieron cuando aún no existía el mundo, según muchas leyendas, mientras todo era oscuridad, grandes remolinos de agua chocaron contra el fango y esto hizo que se extendieran por el espacio. Estos dos dioses se conocían por los nombres de Apsu, que era conocido como el espíritu del abismo y espacio sin límites; y Tiamat, que era el espíritu de las aguas. Estos espíritus se encargaron de construir el mundo y formar lo que hoy se conoce como universo.  Los babilonios trataban de representar a estos dioses pero no lo conseguían, ya que los familiarizaban con grandes monstruos sin forma alguna.

La mitología babilónica es un conjunto de muchas grandes historias que describen diferentes actividades, y relatan múltiples cuentos de sus deidades y su influencia en el mundo material. Estas múltiples historias sirvieron de diferentes maneras, ya que contenían muchos propósitos tales como: guiar a sus reyes, contemplar a los ciudadanos como personas que sirven a un poder mayor, sobre cómo tenían que mantener la paz dentro de la sociedad y muchas veces para explicar los fenómenos naturales.

Gran parte de la mitología babilónica proviene de su antecesora ciudad que fue Sumeria. Los babilonios dejaban en tablas de arcilla sus escrituras, donde relataban sus cuentos y mitos, estos usaban mucho la influencia de los sumerios para construir sus cimientos a nivel de religión, sociedad, política, economía y lengua. Muchos de los dioses babilónicos están inspirados en los dioses sumerios y conservaron sus atributos y facultades.

Gran cantidad de los escritos sumerios fueron sustituidos cuando llegó la religión sumeria, estos fueron recuperadas en el periodo neobabilónico. En estos se describe las múltiples ceremonias religiosas que se realizaban, las cuales duraban muchos días, dentro de estas resaltaba una gran ceremonia llevada a cabo para celebrar el año nuevo. Esta celebración se inicia el primer mes, donde Babilonia tomaba más vida, ya que en esta festividad las personas de la ciudad salían a celebrar. Esta celebración se lleva a cabo en el mes de abril y mayo del calendario gregoriano,  servía de homenaje para celebrar la creación del mundo basándose en la historia del dios Marduk. (Ver articulo: Kamala)

Los babilonios empleaban la adivinación y la magia, vista como regalo dado por los dioses, además usaban la religión, y junto a estas practicaban magia, se juntaban con la finalidad de rendir tributo y hacer uso de los poderes de estas entidades y las facultades que les brindaban a las personas que usaban estos poderes, con la finalidad de practicar y dar uso de esas energías en el ambiente.

Los babilonios usaban la magia y el uso de la adivinación para acercarse a las divinidades. Muchos de estos sacerdotes usaban estos con la finalidad de conocer los presagios divinos que se manifestaban a través de diferentes señales como el movimiento de los cielos, los sueños o el examen que se la hacía a las vísceras de los animales.

Leyendas

Dentro de la religión babilónica el uso de los rituales y también, la adoración de las estatuas de las diferentes deidades, se consideraban sagrados, pues estos dioses vivían de manera simultánea junto a sus estatuas en los templos y también con las fuerzas de la naturaleza que estos sincretizaban. Ellos realizaban una rara ceremonia a estos dioses que implicaba lavarle la boca a las estatuas con la finalidad de limpiarlos de las impurezas y mantener las espiritualidades de los dioses dentro de esas figuras.

La destrucción o el robo de estas estatuas eran considerados como el retiro del patrocinio divino a la deidad. Según cuenta la leyenda que el príncipe Marduk Apal Iddina II, en medio de una guerra por la conquistas de las tierras, huyó y corrió hacia el sur de Mesopotamia con las diferente estatuas de los dioses babilónicos, todo con el objetivo de preservarlos del ejercito enemigo. (Ver articulo: Hrym)

Dentro de la mitología babilónica la creencia que estas entidades se manifestaban mediante representaciones físicas fue lo que mantuvo la fe y creencia de esta religión y sus diferentes dioses. El miedo de ver que estas figuras podrían ser  robadas o dañadas hizo que el respeto y la admiración de estas crecieran, ya que depositaban su fe en estas estatuas, creyendo que los dioses allí se encontraban.

Una leyenda importante en la mitología babilónica habla sobre la creación del mundo, en esta historia se cuenta la historia de la dioss Tiamat, que era considerada como la deidad de la creación y del caos. Esta es catalogada como la madre de toda la creación y responsable de todos los seres vivos, esta diosa era representada como el mar concediéndole a ésta sus dones como diosa del caos y destrucción por el mar.

Esta diosa posee la forma de un dragón femenino, está desprendía un aura de frialdad según muchas leyendas. Tiamat se unió con su contraparte Apsu, considerado como la deidad masculina y dueño de las aguas dulces. Estos dos dioses dieron nacimiento a los múltiples dioses y animales. Estos concibieron múltiples hijos, pero estos no se adaptaban al mundo que ellos crearon y le causaron estragos a su padre, motivo por el cual Apsu los destruyó. Ante esto uno de los hijos poseía poderes mágicos y anticipó su muerte y la de sus hermanos, por lo cual, hizo un conjuro, y posteriormente, se lo dio  a su padre para que este permaneciera siempre durmiendo para luego así poder matarlo.

El dios de las aguas dulces Apsu permaneció quieto (por tal motivo se le atribuye al agua dulce como mansa y tranquila), este hijo llamado Ea intentó matar  a su propia madre para así gobernar sobre el mundo y como no lo consiguió hizo que desatara su furia. Por la triste noticia de la muerte de su esposo, la diosa Tiamat creó una legión de demonios y los puso al mando de Kingu, quien sería su nuevo esposo, esta legión se creó con la finalidad de combatir a los dioses. (Ver articulo: Daruma)

Ante esta amenaza creada por la diosa Tiamat, el dios Marduk fue nombrado por los mismos dioses para enfrentar a Tiamat , y este solo accedió a esta condición si era nombrado como el príncipe de los demás dioses. En vista de esto, los dioses cedieron a Marduk todos sus poderes mágicos para que este pudiera vencer a Kingu. Este paralizado de miedo por el poder de Marduk decidió iniciar una pelea a muerte con ese dios y perdió la batalla; de la sangre de Kingu nacieron todos los seres humanos del mundo.

Cuando Marduk se dispuso  a pelear contra su madre logró vencer la batalla  y reinar sobre esta. El dividió el cuerpo de Tiamat por la mitad, la mitad superior de ella creó al cielo y su parte inferior se transformó en la tierra, y sus lágrimas hicieron brotar los ríos, donde siglos después nacería la primera civilización de humanos, como lo fueron los mesopotámicos.

Marduk

Marduk es el dios solar o del Sol, a este dios se le atribuyen facultades como el poder de brillar y desprender los rayos de luz. Hijo del dios Ea, se crió siendo un joven valeroso, ambicioso y considerado como bello y perfecto, ya que el nacimiento de este dios le dios a él la luz para su dolor. Su nombre Marduk le fue dado, ya que este poseía todo los atributos necesarios para conseguir grandes metas y triunfar.

Ea mantuvo a su hijo en secreto y le enseñó el arte de la guerra y el uso de la magia. Lo mantuvo en secreto para protegerlo de Tiamat. Cuando se enfrenta a Tiamat y consigue formar al mundo, este se encargó de reorganizar a este y al universo, además de regir el destino por toda la eternidad.

Este dios fue venerado y en su honor se construía templos y se realizaban múltiples ceremonias y sacrificas como agradecimiento por crear al mundo y darle un lugar donde vivir a los seres humanos. (Ver articulo: Leyenda del Ucumar)

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo Conoce todo sobre la Mitología Babilónica te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario