Caral, sitio arqueológico de la ciudad más antigua de América

Caral se trata de un lugar arqueológico, en el se encuentran los restos de la cultura más antigua que se conozca hasta ahora de América, en este artículo podrá conocer todo sobre Caral, comentaremos sobre su historia, arquitectura y mucho más!

CARAL

Qué es Caral?

Caral es un sitio arqueológico, es una civilización, es el hallazgo más importante de Perú hasta la fecha. Se trata de una cultura que se estableció en el continente americano, el hallazgo de los restos de una de las más importantes civilizaciones americanas, se encontró en Perú. La zona arqueológica Caral fue hallada hace ya 26 años y aún se mantienen las excavaciones y las investigaciones de las piezas, objetos y edificaciones halladas en este increíble lugar.

Se reconoció en el hallazgo arqueológico el establecimiento de una civilización que llamaron Caral, se trata de más de 50 hectáreas que se han cubierto durante la investigación arqueológica. Con cada nuevo hallazgo se ratifica que se trata de una de las culturas más antiguas del continente americano. El sitio arqueológico muestra parte de la ciudad que recibe el mismo nombre Caral, la cultura fundamentó su economía y subsistencia en actividades como la agricultura, la pesca y el  comercio, por lo que se trató de cultura sedentaria.

El océano Pacífico en el llamado puerto Supe los habitantes de la cultura Caral realizaban sus actividades de pesca y también las comerciales. Se reconoce el establecimiento de pequeños asentamientos humanos desde los años 3000 y 2700 antes de Cristo, los cuales establecieron el trueque o intercambiaron productos como medio de comercio entre poblados cercanos y también realizaban este tipo de actividad con poblaciones más alejadas.

La evolución y desarrollo de estos primeros asentamientos, permitieron la formación de sociedades más complejas entre los años 2700 y 2550 antes de Cristo, que fue cuando se construyó la ciudad de Caral. Con el asentamiento de esta cultura y el desarrollo de la ciudad, se promovió al parecer otros asentamientos urbanos en el valle de Supe y en el valle vecino de Pativilca, entre los años 2550 a 2400 antes de Cristo. Fue definitivamente una cultura muy influyente para la época, ya que se encuentran evidencias que indican que la misma llegó hasta el norte y sur de Perú.

CARAL

Una de las características más resaltantes de la cultura Caral, es que no muestra evidencias de ser una cultura conflictiva, debido a que su ciudad no es amurallada, es decir, no tenían que defenderse de otras poblaciones. Tampoco se encuentran armas para la defensa, pero si existen muchas evidencias que los hacen ser reconocidos como una cultura de vanguardia.

La cultura Caral logró desarrollar grandes conocimientos científicos y tecnológicos que ayudaba a la civilización Caral a evolucionar y ser ejemplo para otras poblaciones. Ese conocimiento era además compartido con otros pueblos, con los que realizaban intercambios de conocimientos y recursos.

Los hallazgos arqueológicos de la ciudad Caral, han permitido obtener información valiosa en referencia a la cultura, en la cual se evidencia su relación con civilizaciones y culturas de Bolivia y Chile, pueblos que se encontraban realmente distantes geográficamente. La cultura Caral se identifica como una cultura tanto de la Sierra como de la Selva.

La arquitectura de la cultural Caral de la cual comentaremos con detalle más adelante, es una muestra de lo avanzado del conocimiento de los Caral. En la actualidad se mantienen los trabajos de investigación de la cultura Caral y se trabajan en al menos 12 asentamientos, con la finalidad de conocer en referencia al sistema social de la civilización Caral y los cambios que fueron surgiendo a lo largo de los aproximadamente mil años de desarrollo.

Se presume y es la hipótesis que cobra más fuerza, que la cultura Caral colapsó por un cambio climático, que afecto por un largo periodo de sequía al valle de Supe transformándolas en tierras arenosas con dunas. Se presume que la hambruna devasto a la civilización Caral, quienes quedaron vivos se supone abandonaron la ciudad hacia 1900 antes de Cristo.

CARAL

Dónde se ubica?

El sitio arqueológico Caral se encuentra ubicado en el valle de Supe, en la costa norte central, aproximadamente a unos 180 kilómetros de Lima, Perú. El Distrito Supe pertenece a la provincia de Barranca que a su vez forma parte del departamento de Lima. Otra referencia de la ubicación del sitio arqueológico Caral es que esta aproximadamente a 23 kilómetros del Océano Pacífico, en un sitio conocido comúnmente como Norte Chico.

Esta maravillosa zona arqueológica fue declarada por la UNESCO Patrimonio Mundial en el año 2.009. Los estudios han permitido establecer la cultura Caral en el periodo Precerámico, el cual es un periodo contemporáneo al de las pirámides de Egipto.

Si desea visitar el Caral debe desviarse en el kilómetro 184 de la carretera  Panamericana Norte, que lo llevará hasta el centro poblado del mismo nombre, Caral. Al llegar al centro poblado debe tomar el desvío que lo llevará la parador turístico, al llegar al puente peatonal, deberá estacionar su vehículo y caminar durante aproximadamente 20 minutos hasta llegar al sitio arqueológico.

Historia de Caral

El valle de Supe es un gran sitio arqueológico en el que sean realizado hallazgos de varias culturas en las que se encuentra, las que nos ocupa atención en este artículo, como es la cultura Caral, sin embargo, queremos resaltar que no es la única. Con el hallazgo y estudio de los restos arqueológicos se ha logrado reconstruir buena parte de la historia de la cultura Caral.

CARAL

Dentro de las hipótesis planteadas se encuentra como estaba conformada la comunidad, se infiere que eran varios ayllus, es decir, eran varios grupos familiares los cuales estaban dirigidas por líderes, habiendo entre los líderes un Curaca o líder principal.

También se supone que este mismo sistema de organización social de la cultura Caral, se repetía en las otras culturas o asentamientos del valle.  Los asentamientos del valle de Supe se comportarían como una gran red organizada en donde la reciprocidad e intercambio comercial era base del sustento.

Se piensa que fue este el epicentro en donde surgió la civilización andina, esta hipótesis es corroborada con el desarrollo arquitectónico que alcanzó la ciudad Caral, en la que es posible reconocer una arquitectura que acompaña a un desarrollo social importante.

La presencia de edificios de carácter público es uno de los sustentos que mayor fuerza da a la hipótesis. Se han reconocido más de 20 asentamientos lo que le confiere el estatus de centro poblado de mayor tamaño, cuando es comparado con sus vecinos del valle.

CARAL

La religión al parecer era el eje central que servía de amalgama y también de dominación, era la religión lo que permitía mantener un orden controlado de la población, de los bienes, de los servicios, de la producción y el comercio.

Esta inferencia se sostiene en la presencia de grandes monumentos de carácter religiosos con sus plazas, altares del fuego sagrado, los cuales eran utilizados para realizar las festividades del calendario ceremonial. Porque se habla de que Caral es la civilización prehispánica más antigua, porque es de ella que se han obtenido los objetos y evidencias más ancestrales, como son el calendario ceremonial, la forma de comercialización, siendo sin embargo, la más relevante la arquitectura y renovación de los templos.

Construcción

La costa peruana se caracteriza por ser una zona de alta actividad sísmica, hace más de 5000 años atrás, la actividad de las placas tectónicas ha debido estar mucho más activa, por lo que los pobladores, tenían que idear la manera de evitar que las construcciones se derrumbaran durante los terremotos, lo que no solo traía la pérdida de las edificaciones, sino la pérdida humana.

De los hallazgos más reveladores en el sitio arqueológico Caral, fue el encuentro de shicras, estas son una técnica antisísmica, las cuales son unas bolsas elaboradas con fibras vegetales y cuerdas que eran rellenas de piedras de diferentes tamaños y sobre estas shicras, se realizaban las construcciones. Estas han sido halladas a lo largo de la costa centro norte del Perú.

Otra de las técnicas de construcción identificadas en Caral son las terrazas las cuales en las que se observan muros de piedra, en el periodo Medio algunos de los edificios públicos continuaron con la utilización de caña, con barro y palo.

Para el periodo Medio Tardío se masificó el uso de bloques de piedra cortados, la construcción tuvo una notoria evolución, con el uso de arcilla para enlucir las paredes, se integró el uso de pintura, la cual iba cambiando dependiendo del periodo de construcción iniciando con blanco, luego utilizaron amarillo claro, ocre, rojo y negro. Una de las construcciones más importante es la propia Ciudad Sagrada de Caral, la construcción de la misma muestra la monumentalidad de las construcciones, el uso de plataformas, plazas hundidas y más.

En la actualidad

El descubrimiento del sitio arqueológico Caral se produjo en la década de los 90, el hallazgo fue realizado por la arqueóloga Ruth Shady, acompañada de un equipo multidisciplinario, las investigaciones y estudios realizados le permitieron demostrar que se trataba de la primera civilización peruana que antecedía a la cultura Chavín, la cual se había considerado por mucho tiempo como la cultura de la cual se inicio la cultura peruana.

La civilización Caral pasó a formar parte de los focos de civilización del mundo como fueron Mesopotamia, Egipto, India y China.  En la actualidad, el sitio arquitectónico de Caray mantiene activo los proyectos de investigación y se han identificado al menos 25 centros urbanos en el valle de Supe, los cuales están relacionados con la cultura Caral.

Los estudios permiten conocer que la civilización Caray  vivía en armonía con el ambiente y mantenía buenas relaciones sociales, con las comunidades cercanas y también las que se encontraban en otras regiones geográficas. El sitio arqueológico de Caral fue afectado por el desbordamiento del río Supe, las intensas lluvias afectaron las zonas de siembra aledañas y la carretera, lo que amerito la suspensión de las visitas turísticas a la zona arqueológica de Caral.

Esta situación momentánea fue atendida de manera efectiva por el Estado, sin embargo, permitió identificar la vulnerabilidad del sitio arqueológico ante estos efectos climáticos. Los últimos hallazgos realizados contribuyen a continuar conociendo el destino de esta enigmática civilización, se encontraron unas estatuillas de barro sin cocer, una de ellas representa a una Chaman, otra a un hombre de alta jerarquía  que presenta una cabellera dorada y una mujer de cabellera roja.

También se halló un mural en el que se evidencia claramente en los relieves que muestra, temporadas de hambrunas en las que se ven  personas famélicas, muy delgadas. Estos últimos hallazgos permiten reconocer que la cultura de Caral era un matriarcado, la sociedad estaba dirigida por mujeres y cobra fuerza que un cambio climático ocurrido hace 4000 años fue lo que pudo haber definido el destino de la civilización Caral.

La cultura Caral

Como hemos señalado la cultura Caral es hasta el momento la civilización de América más antigua y sobre la cual recae hasta la fecha ser identificada como la cultura que dio origen a la cultura andina del Perú. Inicio su desarrollo aproximadamente en el año 3000 antes de Cristo y se mantuvo y desarrolló hasta el año 1.500 antes de Cristo.

CARAL

Es la cultura Caral la primera sociedad compleja y autosustentable del área norcentral peruana. Se han identificado en menos de 40 kilómetros de costa 20 asentamientos de esa civilización, siendo la más desarrollada la Ciudad de Caral de donde nace el nombre de la cultura. Su descubrimiento en el año 1.994 y la continuidad desde entonces de los estudios del hallazgo, han demostrado que esta civilización es contemporánea con otras civilizaciones primigenias del mundo como señalamos anteriormente.

Su organización social era en varios ayllus como son llamados los grupos familiares, en cada uno de ellos había un líder que dirigía el grupo familiar, pero dando forma a una clara jerarquía había un líder principal, que era quien en realidad organizaba a todos los grupos familiares que daban forma a la cultura Caral. Se evidencia con claridad que la población era sustentable, la agricultura era parte importante de ello, en los hallazgos se ha encontrado que cultivaban algodón, frijol, maíz, camote, zapallo, entre otros.

La proteína era obtenida de la pesca y para ello utilizaban redes que eran elaboradas con fibras de algodón. El trueque o intercambio con otras poblaciones era una forma de comercialización. Una de las características más sorprendente de la cultural Caral es su avance tecnológico, eran personas muy innovadoras y creativas.

Sus construcciones hablan de ello con mucho claridad, los edificios eran construidos utilizando una técnica antisísmica, que está siendo comprobada en la actualidad y los resultados obtenidos demuestran que funciona muy bien y absorbe las ondas sísmicas provocando daños menores en las edificaciones. La misma se puede inferir que surge como solución a los frecuentes fenómenos de movimientos sísmicos que se producen en la zona.

CARAL

Esta hipótesis anterior surge al observar que existen construcciones que fueron notablemente afectadas por terremotos, que presentan grandes grietas y desniveles importantes, lo cual permite pensar que crearon el uso de las shicras explicada anteriormente, para evitar los daños en las edificaciones construidas posteriormente, incluso sobre aquellas que habían sido afectadas.

Otro de los hallazgos que hacen inferir en los pobladores de la civilización Caral una inteligencia superior es la construcción de canales que dirigían el agua, para ello, tenían que tener conocimientos en matemática muy avanzados.

Siempre se creyó que el uso del quipus como método de conteo y organización pertenecía a los Incas, sin embargo, la cultura Caral también utilizaba este método, que se trata de realizar nudos en una cuerda para llevar la cuenta de los alimentos u otras actividades, lo que también permite corroborar que eran equitativos en la distribución de los mismos y confirmar por los años de diferencia entre la cultura Caral y la cultura Inca, que los Incas heredaron el método de conteo de los Caral.

Los hallazgos arqueológicos de Caral muestran una compleja arquitectura que habla de la forma de organización de la cultura Caral y permite confirmar su desarrollo con respecto a otras.  Solamente la ciudad sagrada de Caral tiene más de 60  hectáreas, en la misma se reconocen edificios públicos, pirámides, viviendas, plazas.

En la disposición de los mismos se reconoce con claridad que los Caral tenían conocimiento de la astronomía ya que los estos guardan relación con la posición de los astros.  Eran en definitiva una civilización avanzada, se han encontrado instrumentos musicales, como flautas de diferentes formas, esculturas, el uso de plantas medicinales, realizaban pinturas tenían un conocimiento del uso de los pigmentos más desarrollado que en culturas posteriores a la Caral.

El desarrollo de una precerámica también es muestra de su creatividad, asi como el desarrollo de textiles. Como hemos indicado anterior la religión era el vehículo de organización, control y cohesión de la sociedad Caral, también al igual que otras civilizaciones se realizaban sacrificios humanos, esta afirmación se sustenta en el hallazgo de un entierro de un hombre, el cual se encontraba colocado con las manos hacia atrás y no tenía las falanges de sus manos. La creencia de satisfacer a los dioses es el fundamento de los sacrificios que se reconocen también en culturas posteriores a la Caral.

Era una sociedad jerárquica, había una clase social que dominaba y otra conformada por la mayoría que realizaba las actividades. ¿Qué pudo haber sucedido para que una civilización tan desarrollada despareciera? Se infiere que muy posiblemente fueron afectados por varios eventos catastróficos, como lluvias torrenciales y también largos periodos de sequía que causaron daños irreversibles en la agricultura, generando largo periodos de hambruna.

Los pobladores se vieron obligados a emigrar a otros lugares donde se establecieron y aplicaron sus tecnologías, es posible que sean ellos quienes desarrollaron  otros templos y centros administrativos en los valles costeros que se encuentran cercanos a Caral, como Sechín, Áncash, La Galgada, entre otros. Lo que demuestra una  continuidad de la civilización andina, cuyo origen fue Caral.

Arquitectura de Caral

Nada más apasionante que conocer los detalles de la arquitectura de la civilización Caral, como hemos señalado anteriormente se trata de una cultura con avances tecnológicos increíbles para la época, estamos hablando de al menos 3.000 años antes de Cristo, la importancia de Caral se muestra en cada uno de los elementos que conforman su arquitectura, el mensaje simbólico que muestra que fue posteriormente asumido por otras culturas.

Caral muestra un conjunto de edificaciones que hacen un espacio urbano en la que se observan diversos tipos de construcciones, cada una de ella con un fin, incluso la selección del lugar para realizar la construcción habla de la inteligencia de la civilización Caral. La Gran ciudad de Caral fue construida sobre una terraza, todo ello con la finalidad que la misma estuviera protegida de posibles desastres naturales.

Dentro de los elementos arquitectónicos que se pueden reconocer en la construcción Caral se encuentran las puertas de doble jamba, es decir, los laterales internos de las puertas, lo que asumimos era para hacerlas más resistente a los temblores. El desarrollo de las shicras como tecnología antisísmica, las plazas circulares hundidas, las plataformas, entre otros.

La ciudad de Caral no es un lugar amurallado, en esta ciudad debemos destacar la construcción de seis pirámides en las cuales se destacan las plataformas con escaleras y un altar con fuego en la zona central. El material para la construcción de los edificios fue piedra y madera de árboles que no habían sido talados, lo que permite reconocer que era una civilización que vivía en armonía con el ambiente, estos eran materiales que complementaban el uso de adobes.

Las pirámides estaban construidas con un sistema de conductos subterráneos que permitían canalizaban la energía del viento, lo que mantenía encendido el fuego. Otra de las características en la arquitectura era la construcción de cuartos en el que se distinguen plataformas que pueden tener distintas ubicaciones, pueden identificarse como cuartos principales.

Caral alto

Caral alto es uno de los grandes espacios diferenciados en el sitio arqueológico, diferenciación realizada en  los trabajos de arqueología con la finalidad de organizar la ciudad, así como los hallazgos y facilitar las investigaciones y referencias, a su vez la han dividido en sectores.

La llamada Pirámide Mayor se encuentra en el Sector E, se trata de la pirámide de mayor tamaño y extensión. Se encuentra dominando la plaza central del espacio urbano, por su ubicación, tamaño y extensión, se infiere que el mismo era el edificio principal de Caral.

Es en este lugar en donde se encuentra la increíble plaza perfectamente circular y hundida, rodeada con estructuras de plataformas escalonadas. En el sector B se encuentra el Edificio Piramidal La Cantera, lleva este nombre porque el mismo fue construido sobre un promontorio rocoso, el cual fue utilizado inicialmente como una cantera.

Este edificio tiene un altar en forma de círculo en la parte superior, en el que destaca un enorme fogón y se identifican los conductos subterráneos que dirigen el aire. En el sector C se encuentra ubicado el Edificio Piramidal Central, es el segundo edificio en tamaño, tiene  aproximadamente 18 metros de altura, anexo a este edificio se encuentra una plaza ritual.

El conocido como Edificio Piramidal Menor, se encuentra en el Sector G, en este edificio se reconoce una reubicación de la escalera principal inicialmente ubicada al norte y luego reubicada al oeste. En los sectores  E2 y E3, se encuentran los Edificios Especiales, se trata de dos edificios piramidales, los cuales eran individuales y luego unidos y convertidos en uno solo.

El Edificio Piramidal La Galería ubicado en el Sector H, tiene una galería subterránea, es el tercero en tamaño.  En el sector I se encuentra el Edificio Piramidal La Huanca, es en este donde podemos reconocer el inmenso monolito de más de dos metros de altura, llamado también la Huanca. Por último en Caral Alto en el sector N, encontramos el Edificio de la Banqueta es un pequeño templo en el que se evidencian varios periodos de cambio, lo que hace suponer que fue uno de los primeros construidos.

Caral bajo

Caral bajo es otro de los lugares identificados en los estudios arqueológicos y divido en sectores, Caral bajo es en extensión y hallazgos mucho más pequeño que Caral Alto, por ahora, recordemos que en los estudios arqueológicos en la medida que se trabaja se van realizando descubrimientos incluso inesperados, que pueden darle un vuelco a las hipótesis y teorías planteadas.

En Caral bajo se encuentran el sector L y el sector P, en el sector L se encuentra el Templo del Anfiteatro, se trata de un complejo amurallado, en el que esta una plaza circular hundida, esta es la de mayor tamaño de la ciudad, tiene casi 30 metros de diámetro. Por su parte en el sector P, se encuentra el Edificio del Altar Circular con un altar circular y su fogón con conductos subterráneos.

Descubrimiento e investigaciones

El valle de Supe es un lugar lleno de restos arqueológicos que vienen siendo estudiado desde principio de los años 90, uno de los pioneros  fue Max Uhle un arqueólogo alemán que realizó un trabajo extraordinario no solo en Perú, sino también en otros países de América del Sur, dando a conocer el valor arqueológico de la región. Max Uhle investigó Áspero, un asentamiento precerámico que se encuentra ubicado en el litoral del valle de Supe, aproximadamente a unos 20 kilómetros de Caral, luego lo sucedió  Julio C. Tello quien exploró en el mismo lugar de Uhle.

Tello es llamado padre de la arqueología peruana, título ganado por ser el primer indígena peruano en ser arqueólogo y promotor de la creación del Museo de Arqueología de Perú. No existen evidencias en sus hallazgos que ellos realizaran exploraciones hacia el interior del valle de Supe, por lo que no lograron encontrar a Caral.

La primera persona que hizo referencia a este lugar fue el estadounidense Paul Kosok, es el reconocido antropólogo que estudio las líneas de Nazca, Kosok visitó el lugar acompañado del arqueólogo estadounidense Richard Schaedel, en el año 1949, de esta visita realizó una publicación en la que hace referencia de Chupacigarro, como era llamada la región para esa época, sin embargo, a pesar de indicar que se trata de un lugar muy antiguo, no determinó su edad.

Para el año 1975 se realizó un trabajo minucioso de los diferentes sitios arqueológicos que existían en el valle de Supe, en el que se registro al actual Caral como Chupacigarro Grande, este trabajo fue realizado por un arquitecto de origen peruano llamado Carlos Williams. De este trabajo realizó varias publicaciones haciendo referencia a la arquitectura andina.

Luego el arqueólogo suizo Frederic Engel a finales de la década de los 70 visitó el lugar y elaboró un plano de Caral, aún conocido como Chupacigarro Grande, infirió de sus excavaciones que se trataba de una cultura muy antigua acerámica, por lo que infirió que se trataba de un cultura anterior la aparición de la cerámica en los Andes, es decir aproximadamente 1800 años antes de Cristo.

Fue entonces en el año 1994, cuando a arqueóloga Ruth Shady visito con fines investigativos el valle de Supe y corroboró 18 sitios que presentaban características en su arquitectura que podía ser reconocidas pertenecientes a una misma cultura, los sitios redescubiertos los renombró Caral por ser los nombres Quechua de los poblados que se encontraban más cerca, mientras que Chupacigarro es el nombre español de un ave. Sus trabajos corroboraron la existencia de la cultura Caral, su antigüedad y los hallazgos permitieron que la misma fuera reconocida como la civilización más antigua de América.

Proyecto Especial Arqueológico Caral-Supe

El Proyecto Especial Arqueológico Caral-Supe es patrocinado por el Estado Peruano creado en el año 2003, es un proyecto adscrito al Instituto Nacional de Cultura, el cual es dirigido por la arqueóloga peruana Ruth Shady.

El Proyecto Especial Arqueológico Caral-Supe tienen la finalidad de realizar los trabajos de investigación y restauración en el sitio arqueológico de Caral, así como de los asentamientos contemporáneos que se encuentran en el valle de Supe, como son Áspero, Chupacigarro, Miraya, entre otros y del valle de Huaura  en donde se encuentra Vichama.

Desde el año 2010 la Zona Arqueológica Caral, está dedicada a la investigación, preservación, difusión,  turismo y administración, de diez sitios arqueológicos monumentales del valle de Supe en donde se destaca por supuesto la Ciudad Sagrada de Caral. El proyecto desarrolla una arqueología pública que tiene el propósito de promover el desarrollo social y económico de la población local y regional que se estableció en las áreas adyacentes al sitio arqueológico.

Dentro del mismo se fomenta la valoración del patrimonio arqueológico, el aprovechamiento turístico, mejorar las relaciones sociales, así como la capacitación de la población para lograr una producción sostenible como los objetivos más importantes. El proyecto se encuentra dentro del “Plan Maestro del Valle de Supe y su área de influencia”, aprobado en una Ley del Congreso de la República en el 2006.

Si este artículo ha sido de su agrado le invitamos a continuar la lectura de los enlaces que recomendamos a continuación:

 

(Visited 215 times, 1 visits today)


Si te ha gustado el artículo Caral, sitio arqueológico de la ciudad más antigua de América te recomendamos los siguientes artículos relacionados: