El Manuscrito Voynich: características e investigaciones

Conoce detalles relevantes sobre el Manuscrito Voynich, un documento que posee muchas ilustraciones y diseños que además de ser interesantes, terminan por ser curiosos sobre su procedencia y quien los redacto. Acá aprenderás sobre este texto que es denominado como el Santa Grial de la Criptografía.

Manuscrito Voynich

¿Qué es el Manuscrito Voynich?

El Manuscrito Voynich es un libro esbozado, de oscura sustancia, compuesto por un escritor desconocido en un juego de letras no identificado y un lenguaje ilimitado, el supuesto voynichés. A pesar de que no se sabe cuándo se compuso, como lo indican las pruebas de carbono 14, el material sobre el que está compuesto se produjo en algún lugar en los años 1404 y 1438.

La copia original lleva el nombre del experto en libros antiguos lituano Wilfrid M. Voynich (1865-1930), quien la adquirió en 1912. Está registrada como MS 408 en la Biblioteca de libros raros y manuscritos Beinecke de la Universidad de Yale.

El Manuscrito Voynich ha evaluado por varios criptógrafos expertos y principiantes, que recuerdan conducir a maestros estadounidenses y británicos para decodificar de la Segunda Guerra Mundial. Hasta febrero de 2014, nadie había descubierto cómo traducir una palabra solitaria.

Esta progresión de decepciones ha hecho de la composición el Santo Grial de la criptografía verificable y, sin embargo, ha llenado la especulación de que el libro es simplemente una mentira detallada, una disposición arbitraria de imágenes sin importancia.

Ley de Zipf

En cualquier caso, quien consienta la ley de Zipf; que establece que en todos los dialectos humanos la palabra más regular en una gran cantidad de texto aparece dos veces más regularmente que la segunda generalmente continua, tres veces la cantidad de la tercera generalmente incesante, varias veces que el cuarto, y así sucesivamente.

Recomienda que en el Manuscrito Voynich, no sea solo un contenido escrito en un idioma en particular, sino que además ese idioma depende de algún idioma común, ya que los dialectos falsos, por ejemplo, el élfico de Tolkien o el klingon de Star Trek, no mantienen este estándar. Es básicamente inconcebible que el creador del Manuscrito Voynich conociera esta ley.

Manuscrito Voynich

Articulada unos siglos más tarde, y en consecuencia la aplicara a una lengua inventada por él. En 2009, una investigación en la Universidad de Arizona en los Estados Unidos ilustró, a través de la prueba de carbono 14, y con una calidad inquebrantable del 95%, que el material de copia original podría estar fechado en algún lugar en el rango de 1404 y 1438.

Por otro lado, el Instituto de Investigación McCrone de Chicago indicó que la tinta se aplicó poco después, afirmando en consecuencia que la composición es un documento real de mediana edad. En cuanto a dónde podría haber sido compuesto, apenas hay indicios. En uno de sus trazos aparece una ciudad amurallada, y sus parapetos trazados dan dirección.

Un Estilo

Su forma es la de los supuestos escarpes de cola de golondrina, un estilo de buen gusto que, más tarde, en el Renacimiento, se hizo conocido en toda Europa, pero que cuando la composición debería haber sido redactada, según las investigaciones más recientes de la Universidad de Arizona, debe encontrarse en el norte de Italia, tal vez en el amplio distrito entre Milán y Venecia.

Como lo indican los contempla distribuidos en 2014 por el botánico Arthur Tucker de la Universidad Estatal de Delaware, el lugar de nacimiento de la copia original podría ser mesoamericano. Esta teoría depende de la semejanza de ciertas plantas delineadas en la composición con sus socios estadounidenses.

La forma en que el estilo donde se hacen estos contornos coincide con el estilo utilizado en las representaciones naturales del siglo XVI d.C. C. en México. En febrero de 2014, Un profesor de Reino Unido: Stephen Bax, haber interpretado 10 expresiones de la composición del Manuscrito Voynich, pero se ha arruinado.

¿Dónde se encuentra?

Hoy, el Manuscrito Voynich se encuentra en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale, Estados Unidos. Compuesto en vitela (material fino), con una suma de 232 páginas (faltan algunas y hay otras desplegables), 22 por 15 centímetros en disposición y 5 de espesor.

El Manuscrito Voynich contiene varios dibujos y 37.919 palabras con 25 distintas letras o caracteres, sin embargo, no tiene el creador, título, fecha y partes. La investigación del carbono 14 ha permitido que la elaboración del material se feche en algún lugar entre 1404 y 1434.

La letra es de tipo cursivo humanista en caracteres latinos, está contenida en las páginas del Manuscrito Voynich. Este tipo de escritura fue utilizada en Europa occidental entre mediados del siglo XV y mediados del siglo XVI.

Manuscrito Voynich

Características del Manuscrito Voynich

El Manuscrito Voynich posee unas 240 páginas de material, con algunos vacíos en su numeración, que evidentemente es posterior al contenido, tal vez del siglo XVI d.C. Lo que sugiere que pocas páginas se habían perdido antes de su compra por Voynich.

Para evitar desgracias posteriores, el padre Theodore C. Petersen lo copió en 1931, transmitiendo estos duplicados entre diferentes científicos interesados en su examen e interpretación. Se utilizó una pluma para componer el contenido y dibujar las figuras con pintura sombreada.

Como puede verse, el contenido del Manuscrito Voynich es posterior a las cifras, ya que en numerosos eventos el contenido parece entrar en contacto con el borde de las imágenes, algo que no ocurriría en caso de que se hubieran agregado más tarde.

Ilustraciones 

Las delineaciones de la copia original no explican la esencia del contenido en el Manuscrito Voynich, pero demuestran que el libro consta de seis “áreas”, con varios temas y estilos. Aparte del último segmento, que contiene solo contenido, prácticamente la totalidad de las páginas contienen en cualquier caso un esquema. Las áreas y sus nombres ordinarios son:

Herbario

Cada página muestra una planta de vez en cuando dos y un par de secciones de texto, una configuración habitual de los herbarios europeos de la época. Algunos fragmentos de estas delineaciones son de mayor alcance, duplicados meticulosos de las representaciones que se encuentran en el segmento de farmacología.

Cosmic

Contiene gráficos indirectos, algunos de ellos con soles, lunas y estrellas, proponiendo que maneja la observación de estrellas o de cristales. Dentro del Manuscrito Voynich hay una progresión de 12 contornos muestra imágenes habituales de cuerpos celestes zodiacales: dos peces para Piscis, un toro para Tauro, un guerrero con un arco para Sagitario, etc.

Cada imagen del Manuscrito Voynich está rodeada por exactamente 30 figuras de damas más pequeñas de lo habitual, la mayoría de ellos desnudos, cada uno con una estrella. Las dos últimas páginas de esta parte: Acuario y Capricornio se perdieron, mientras que Aries y Tauro están aislados en cuatro contornos con 15 estrellas cada uno.

Biológica

Un libro grueso e incesante con figuras de señoritas expuestas que se frotan en balnearios abiertos o tinas interconectadas por una detallada organización de líneas, algunas de ellas inconfundiblemente como órganos del cuerpo. En el Manuscrito Voynich hay una parte de las damas está transportando coronas, posiblemente hadas.

Cosmológico

Gráficos más indirectos, pero de naturaleza oscura. Esta parte también tiene páginas superpuestas, una de ellas de seis páginas, que contiene una especie de guía o cuadro con seis “islas” asociadas por bulevares, mansiones y potencialmente una fuente de magma líquido.

Farmacéutico y Recetas

Varios dibujos con leyendas de partes de plantas confinadas: raíces, hojas, etc., contenidas en el Manuscrito Voynich. Objetos como contenedores de drogas: albarels, a lo largo de los bordes y un par de secciones de texto.

El texto 

Obviamente, el contenido del Manuscrito Voynich estaba compuesto de izquierda a derecha, con un borde derecho sesgado. Los segmentos más largos se dividen en pasajes, regularmente con “babosas” en el borde izquierdo. No hay prueba de signos de acentuación. El contenido es líquido, como si el copista comprendiera lo que estaba componiendo mientras lo hacía.

La composición no da la sensación de que cada personaje deba determinarse antes de ser compuesto en la página. El contenido consta de más de 170.000 glifos, generalmente aislados entre sí por pequeños espacios. La mayoría de los glifos se componen con un par de trazos sencillos.

Teniendo en cuenta que existen debates sobre si ciertos glifos son extraordinarios, se evalúa que las letras completas en orden se componen de algún lugar en el rango de 20 y 30 glifos absolutos para casi todo el contenido, con excepciones poco comunes de dos o tres docenas ” personajes peculiares, encontrados en más de una ocasión todo el contenido del Manuscrito Voynich.

Manuscrito Voynich

Los espacios más grandes dividen el contenido en alrededor de 35.000 “palabras” de longitud variable. Por ejemplo, algunos caracteres deben aparecer en cada palabra (como las vocales en español), algunos caracteres nunca siguen a otros, algunos pueden ser dobles y otros no.

La investigación cuantificable del contenido descubrió ejemplos como los de los dialectos comunes. Por ejemplo, la recurrencia de palabras observa la ley de Zipf y la entropía (alrededor de 10 piezas por cada palabra) es como la de los escritos latinos. Algunas palabras aparecen solo en segmentos específicos, o solo en ciertas páginas; otros son regulares en toda la composición.

Subtítulos

No hay muchas reiteraciones entre la gran cantidad de subtítulos adjuntos a las representaciones dentro del Manuscrito Voynich. En el segmento de herbario, la palabra principal en cada página aparece justo en esa página, y puede referirse al nombre de la planta.

Por otra parte, el lenguaje del Manuscrito Voynich es único en relación con los dialectos europeos en algunos aspectos. Específicamente, no hay palabras con más de 10 letras. Además, la circulación de letras dentro de una palabra es bastante imposible de pasar por alto: algunos caracteres aparecen justo al principio de una palabra.

Otros sólo hacia el final y algunos consistentemente en el centro. Esta marca es extremadamente específica en dialectos como el árabe, donde se habla una letra similar de varias maneras, dependiendo de su situación en la palabra, por lo que se compone de forma diversa hacia el principio, en el medio o hacia el final.

Puede dar a entender que se trata de un conjunto de letras más modesto, con el acuerdo de que lo que podría ser el equivalente se ve como varias imágenes. El contenido es, según todas las cuentas, más monótono que los dialectos europeos medios: hay disposiciones en las que una palabra regular similar aparece hasta en tres ocasiones seguidas.

Manuscrito Voynich

Historia y propietarios del Manuscrito

A los principales propietarios imperiales de la composición se les atribuye la convicción de que su creador fue Roger Bacon (1214-1294). Los principales propietarios hipotéticos de la composición sobre el Manuscrito Voynich habrían sido Rodolfo II de Bohemia entre 1552 y 1612 por el nieto de Carlos I de España y Jacobus Horcicky de Tepenecz

Donde podrían haberla reclamado en algún lugar en el rango de 1612 y 1622, quienes así se lo habrían dado a Georgius Barschius. Quienes en principio lo habría tenido entre 1622 y 1665. No hay información sobre este último individuo más allá de ciertas cartas que quizás compuso Johannes Marcus Marci: propietario del libro en 1665, encaminadas a Athanasius Kircher.

Con la cooperación de Raphael Missowsky, habría compuesto la composición y realizado toda la representación del pasado. Permanecería en posesión de Athanasius Kircher desde 1665 hasta 1680, sin tener la opción de desentrañarlo, pasando a la biblioteca del Collegio Romano, ahora la Pontificia Universidad Gregoriana hasta 1912.

Momento en el que Wilfrid M. Voynich (en algún lugar en el rango de 1912 y 1930) lo obtendría para luego pasar a su viuda, Ethel Boole Voynich (en algún lugar en el rango de 1930 y 1961), a Hans Peter Kraus en algún lugar en el rango de 1961 y 1969, quien lo cedió a la Universidad de Yale.

Partes por descifrar

Las letras dentro del Manuscrito Voynich no tienen ninguna composición conocida, y las partes restantes del contenido no están descifradas, la principal verificación de sentido común de la edad y la causa del libro son sus delineaciones, particularmente los conjuntos y peinados de las damas.

Figuras humanas, y algunas fortalezas encontradas en los gráficos de las páginas del Manuscrito Voynich. Todo es naturalmente europeo y, a la luz de esto, la mayoría de los especialistas fechan el libro en algún lugar entre 1450 y 1520. Este indicador está respaldado por otros signos opcionales.

El propietario previamente declarado de la copia original era un seguro Georgius Barschius, un químico oscuro que vivía en Praga a mediados del siglo XVII. Evidentemente Barschius estaba igualmente desconcertado con el libro como lo estamos nosotros hoy. Después de descubrir que Athanasius Kircher, un investigador jesuita del Collegio Romano.

Había distribuido una referencia verbal de pictografías coptas (etíopes) y egipcias decodificadas, envió a Kircher un ejemplo de la copia original sobre dos eventos, solicitando pistas. Su carta a Kircher en 1639, encontrada recientemente por René Zandbergen, es el aviso más experimentado de la composición encontrado hasta la fecha.

Kircher

No está claro si Kircher reaccionó a la solicitud, pero evidentemente estaba lo suficientemente intrigado como para intentar asegurar el libro, que Barschius no vendería. Tras la desaparición de Barschius, la copia original pasó a manos de su compañero Johannes Marcus Marci, en ese momento ministro de la Universidad Carolina de Praga.

Quien rápidamente se la envió a Kircher, su compañero periodista. La carta de Marci (1665) está todavía unida a la copia original: en ella ofrece la composición para traducirla y advierte que fue ganada por el emperador Rodolfo II de Bohemia entre 1552 y 1612 por 600 ducados de oro.

Más tarde, la carta advierte que en la corte de Rodolfo II se aceptó que el creador de la copia original era Roger Bacon, el ministro franciscano que vivió en algún lugar entre 1214 y 1294. No se encuentran avisos del libro en los dos siglos siguientes, a pesar de que probablemente estaba protegido, junto con la correspondencia de Kircher.

Un Resguardo

En la biblioteca del Collegio Romano, actualmente la Pontificia Universidad Gregoriana. Allí probablemente permaneció hasta que los soldados de Víctor Manuel II de Italia conquistaron la ciudad en 1870, agregando los Estados Pontificios al nuevo Estado italiano.

El nuevo gobierno italiano decidió apoderarse de un número significativo de propiedades de la Iglesia, incluida la biblioteca del Colegio. Como lo indicaron los exámenes de Xavier Ceccaldi y otros, justo después de esta función, una gran cantidad de libros de la biblioteca de la universidad se llevaron a las bibliotecas individuales de su personal.

Donde fueron protegidos de la incautación. La correspondencia de Kircher, incluida la composición, se encontraba entre estos libros. Parece ser que alrededor de 1912, el Colegio Romano se encontraba en una situación financiera problemática y decidió vender cuidadosamente una parte de sus propiedades.

Este es el medio por el cual Wilfrid Voynich obtuvo 30 copias originales, incluida la actual. Treinta años después del fallecimiento de Voynich, en 1961, su viuda ofreció el libro a otro vendedor de libros antiguos llamado H. P. Kraus. Incapaz de encontrar un comprador, Kraus le dio la composición a la Universidad de Yale en 1969.

Investigaciones sobre la lengua del Voynich

Según esta teoría, el Manuscrito Voynich contiene texto con importancia en algún idioma europeo, que se oscureció intencionalmente al cambiar las letras utilizando algún marco de cifrado: un cálculo que funcionaba con letras singulares. Evidentemente, se han percibido algunas imágenes que propondrían que el código utilizado correspondería con la clave de cifrado de la cancillería milanesa en el siglo XV d.C. C.

Ha sido la teoría de trabajo en la mayoría de los esfuerzos de desciframiento durante el siglo XX d.C. C., incluido un grupo de criptógrafos de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) de los Estados Unidos, conducidos por William F. Friedman, a mediados de la década de 1950. Previamente formó el Primer Grupo de Estudio (1944-1946)

Segundo Grupo de Estudio, las cifras de sustitución básica se descartaron con el argumento de que es muy natural que se rompan. Así, los esfuerzos se han coordinado comúnmente hacia figuras polialfabéticas, imaginadas por León Alberti (1404-1472) hacia 1460. Este género incorpora la conocida figura de Vigenère.

Quizás reforzada por la utilización de imágenes vacías o iguales, revisión de letras, saltos de palabras falsas, etc. Algunos creadores aceptan que las vocales se eliminaron antes del cifrado. Algunos han afirmado haber logrado interpretar siguiendo estas suposiciones; sin embargo, ninguno ha logrado un reconocimiento amplio.

Principalmente sobre la base de que los cálculos de traducción propuestos se basan en sospechas interminables con respecto al usuario de que se podría adquirir un contenido significativo a partir de cualquier disposición irregular de imágenes.

Un Argumento

El argumento principal de esta teoría es que la utilización de letras impares en el Manuscrito Voynich, un orden por parte de un creador europeo no es del todo lógica, salvo como un esfuerzo por ocultar datos. En realidad, Roger Bacon pensó en códigos, y la fecha estimada para la composición apenas se corresponde con la introducción de la criptografía como orden preciso.

Contra esta especulación está el argumento de que un código polialfabético normalmente aplastaría las cualidades mensurables “comunes” que se ven en la composición. Por ejemplo, la Ley de Zipf. Además, a pesar de que las figuras polialfabéticas se desarrollaron alrededor de 1467, las variaciones se hicieron famosas en el siglo XVI d.C.

Como lo indica esta teoría, las palabras del Manuscrito Voynich serían realmente códigos para aconsejar en una referencia de palabras o un libro de códigos. La principal confirmación de esta certificación sería que la estructura interior y la apropiación de la longitud de estas palabras son como las de los números romanos.

En ese entonces habría sido un código característico para elegir. No obstante, los códigos basados ​​en libros de códigos son adecuados para mensajes cortos, ya que resulta complicado leerlos y redactarlos.

Pandora´s Hope

James Finn propuso en su libro Pandora’s Hope (2004) que el Manuscrito Voynich está muy codificado en hebreo. Cuando las letras se han interpretado de manera efectiva, utilizando el EVA (Alfabeto europeo de Voynich) como guía, se puede leer en hebreo una gran cantidad de palabras en la copia original y se repiten con diferentes contorsiones para confundir al lector.

Por ejemplo, la palabra ain en la copia original significa: ojo en hebreo, y también aparece en estructuras retorcidas como aiin o aiiin para hacer que parezcan varias palabras cuando en realidad son equivalentes. Además, se utilizan otras técnicas de criptografía visual. Esto aclararía la decepción que han tenido diferentes científicos al desentrañar la composición.

Manuscrito Voynich

Depende más de un sistema numérico. El principal argumento en su contra es que tal codificación subjetiva comprende un impedimento impresionante para la capacidad del individuo de desentrañar, dada la variedad de comprensiones visuales de opciones concebibles de un libro similar.

Es difícil aislar cuánta traducción es del contenido auténtico y cuánto refleja la subjetividad del traductor. Esta teoría sostiene que el contenido del Manuscrito Voynich es en gran medida insignificante, pero contiene los datos cubiertos con sutilezas discretas: por ejemplo, la segunda letra de cada palabra, o la cantidad de letras en cada línea.

Esteganográficos

Esta estrategia, llamada esteganografía; en griego: composición clandestina, es antigua y fue descrita, entre otros, por el abad Johannes Trithemius en 1499. Se ha recomendado que el contenido interpretado deba ser adquirido por métodos para un marco Cardano de algunos ordenar.

Esta especulación es difícil de demostrar o descartar, ya que los escritos esteganográficos pueden ser subjetivamente difíciles de descifrar. Un argumento en contra es que la utilización de texto que da la impresión de estar revuelto entra en conflicto con el objetivo fundamental de la esteganografía, que es ocultar la presencia misma del mensaje misterioso.

Algunos han propuesto que el contenido significativo podría codificarse en la longitud o el estado de ciertos aspectos destacados del contenido. Hay casos de esteganografía de esa época, que utilizan tipo de letra. Por ejemplo, habitual frente a cursiva para ocultar datos. La composición del Manuscrito Voynich parecen normales en apariencia.

Natural Exótico

Jaques Guy propuso que en las páginas del Manuscrito Voynich podría comunicarse en un lenguaje regular estrafalario, aunque compuesto con letras diseñadas en orden. Absolutamente, la estructura de la palabra es como la de numerosas familias lingüísticas de Asia Central y Oriental.

En su mayoría sino-tibetanas (chino, tibetano y birmano), austroasiático (vietnamita, jemer) y tal vez (tailandés, lao). En un número significativo de estos dialectos, las palabras (es decir, las unidades etimológicas más pequeñas con una importancia inconfundible) forman parte de una sílaba solitaria; y esas sílabas tienen una estructura bastante rica, incluidos ejemplos aparentes.

Esta especulación tiene cierta credibilidad registrada. A pesar del hecho de que estos dialectos generalmente tienen sus propios marcos de composición, estos suelen ser famosos por ser difíciles para los huéspedes occidentales, lo que incita a la innovación de diferentes conjuntos de letras fonéticas.

Por lo general utilizando letras latinas, pero algunas de las veces se utilizaron letras creadas. A pesar de que los modelos realizados datan mucho después del Manuscrito Voynich, la historia registra a varios aventureros y ministros que podrían haberlo hecho como tales (incluso antes del viaje popular de Marco Polo en el siglo XIII d.C.)

Luego Gama

Pero particularmente después de que Vasco de Gama encontrara la vía marítima para el Lejano Oriente en 1499. El creador del Manuscrito Voynich también podría ser un residente de la Europa Oriental o fue instruido en una misión europea.

El argumento fundamental para esta especulación es que es predecible con todas las propiedades mensurables del texto del Manuscrito Voynich que se han confirmado hasta la fecha, incluidas las palabras multiplicadas y significativamente aumentadas que aparecen en mensajes escritos en chino y vietnamita con una recurrencia similar áspero eso en la composición.

Además, aclara la evidente ausencia de números y aspectos sintácticos occidentales (por ejemplo, artículos y cópulas) y el enigma general de las delineaciones. Otro signo concebible son dos enormes imágenes rojas en la página principal, que han sido contrastadas con el título de un libro de estilo chino, volteadas y duplicadas inadecuadamente.

Además, la clara división del año en 360 grados (en lugar de 365 días), en reuniones de 15 y comenzar en Piscis, son aspectos destacados del horario rural chino (jie q’i). El argumento principal en contra de esta teoría es que nadie (contando a los investigadores de la Academia de Ciencias de Beijing)

Ha tenido la opción de ubicar en los contornos a ninguno que esté fuera de las imágenes orientales o de la ciencia asiática. Hacia fines de 2003, el polaco Zbigniew Banasik recomendó que la composición fuera texto escrito en lengua manchú y dio una interpretación fragmentada de la página principal de la copia original.

Gerard Cheshire 

En el área básica, Cheshire afirma,  de tal manera, la composición MS408 es alimento del paraíso para la red etimológica, ya que ofrece las partes importantes para incorporar un diccionario de palabras proto-romances, debido a la combinación de datos visuales.

En ese momento, garantiza que sus letras proto-itálicas en orden han demostrado ser correctas, por lo que nos damos cuenta de que la ortografía de las palabras también es correcta, independientemente de si son oscuras, y luego procede a afirmar que las páginas sin contornos

Aparte del caso cuestionable de que “se demuestra que el conjunto de letras proto-itálicas es correcto, preferiría llamar la atención sobre el hecho de que la mayoría de las publicaciones de VMS incorporan delineaciones. Si puede interpretar 200 páginas con la ayuda de los esquemas, en ese momento los que no tienen no deberían ser demasiado problemáticos.

Teniendo en cuenta que el Manuscrito Voynich es sensiblemente estable de principio a fin. Esto me dejó sin palabras. Uno de los atributos de Voynichese que realmente se distingue es la semejanza y la tristeza de los comienzos y finales.

¿Quién escribió el Manuscrito Voynich?

El Manuscrito Voynich es considerado el Santo Grial de la Criptografía. Nadie, ni siquiera los mejores especialistas, ha sabido descifrar la composición de este libro del siglo XVI. Las especulaciones más recientes destacan a los aztecas.

El maestro de libros antiguos Wilfrid M. Voynich obtuvo en 1912 un libro peculiar con hermosos contornos y composición desordenada, que fue reclamado por la Pontificia Universidad Gregoriana. Es el libro más extraño de todos: el carbono 14 lo ha fechado alrededor de 1500 y nadie ha descubierto aún cómo interpretar el idioma en el que está compuesto.

Además, es un idioma genuino: el idioma sigue la ley de Zipf, que establece que en todos los dialectos, la palabra más sucesiva en un libro aparece dos veces más regularmente que la segunda generalmente incesante, y varias veces que la tercera generalmente continúa.

El sumergido como el Manuscrito Voynich, es un volumen que recopila asombrosa información orgánica, clínica e incluso galáctica. Los contornos de las novas (explosión atómica de una estrella) son asombrosos, por ejemplo, lo que demuestra que el creador conocía los acertijos de la energía atómica. Incorpora una amplia área dedicada a las ciencias naturales.

Otra a la observación de estrellas, una tercera a la ciencia, la cuarta a la cosmología y la quinta a los remedios clínicos. Además, independientemente de las líneas generales que acompañan al contenido, poco se ha percibido. Por ejemplo, en cuanto al tema de las plantas (que es el que nos preocupa), realmente no hay similitudes con las verduras convencionales.

Una mezcla

Algunas contienen formas sugerentes de los ojos, otras tienen tonos extravagantes. Los primeros investigadores reconocieron dos: un pensamiento y una planta. Algunas plantas se mezclan con otras en combinaciones curiosas, y hay algunas que incluso tienen patas como decoración. Desde que se conoce su realidad.

Muchos han dedicado su vida a desenredar los rompecabezas, sin encontrar respuesta alguna. El propietario anteriormente realizado fue Roberto de Bohemia (nieto de Carlos I de España) Quien anteriormente destacó al monje franciscano y polígrafo Roger Bacon como creador. Sea como fuere, nunca se ha afirmado y habría sido difícil desarrollar un lenguaje tan ideal.

Otros dialectos falsificados, por ejemplo, el Klingon de ‘Star Treck’ o el idioma élfico de Tolkien de ‘El Señor de los Anillos’ no consienten en la Ley Zipf mencionada anteriormente.  Además, los investigadores de Bacon no ven indicios del estilo del ministro en esta copia original.

Han llamado recientemente la atención sobre que el libro podría tener su causa en la cultura azteca: las plantas son sugerentes de las del Nuevo Mundo. Se han distinguido 37 de las más de 300 que se capturan y todo el volumen podría retratar un viejo macizo de flores profesional que se habría situado en el centro de México.

Los planos tendrían un segmento misterioso, que encajaría con las representaciones cosmológicas, donde aparecen los signos zodiacales. Sea como fuere, los especialistas no aclaran por qué las damas dibujadas tienen reflejos europeos y no aztecas.

Ahora que conoces todo sobre el Manuscrito Voynich, concluimos este interesante apartado con un vídeo ilustrativo sobre su contenido. Sugiriendo a su vez, ingresar a los siguientes enlaces y leer sobre estos interesantes artículos.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO
(Visited 18 times, 1 visits today)


Si te ha gustado el artículo El Manuscrito Voynich: características e investigaciones te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario