≡ Menu




Aprende todo sobre los tres monos sabios japoneses

Los tres monos sabios, llamados también, los tres monos místicos, es una escultura de madera que se encuentra en Tokio, Japón, en el Santuario de Toshogu, y que fue construido en honor a Tokugawa Leyasu, por el escultor japonés Hidari Jingoro.

tres monos sabios

Santuario de Toshogu, Tokio, Japón

Significado de los tres monos sabios

Esta escultura, de tres monos, los cuales se encuentran uno al lado del otro, mostrando cada uno sus incapacidades significan que uno no escucha y se tapa los oídos, el otro no habla, por lo que se tapa la boca y el tercero y último no mira, tapándose los ojos. En este sentido, cada uno tiene su nombre: Kikazaru (el que no escucha), Iwazaru (el que no habla) y Mizaru (el que no mira).

Todos juntos significan: “no ver, no oír, no decir”. Se piensa, que viene del proverbio japonés que sostiene: “No veas lo malvado, no escuches lo malvado, no digas con maldad”, pero que se le atribuye al pensador chino Confucio (551 a. C – 479 a. C).

Tambien Te Recomiendo Ver...

tres monos sabios

En el caso de los nombres que se les da a los monos, es algo muy curioso y llama la atención, ya que ver es “Mizaru – Miru”, “Kizaru – Kiku” es oír, “Iwazaru – Lu” significa decir y Saru significa mono.

En la escritura japonesa antigua se cambiaba la letra “S” por “Z”, y la terminación “Zaru” se traduce como “no hacer”, también en japonés antiguo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Como se observa, curiosamente, mono y “no hacer”, se escribían igual, por lo que a la figura de los monos, se le dan los significados que muestran cada uno al resaltar el sentido del cual carecen, en este particular, sordo, ciego y mudo respectivamente.

Origen del significado

La mitología japonesa es muy completa y maravillosa, llena de historias increíbles y fantásticas, como por ejemplo, la del sabio Fuxi. De igual manera, tienen la creencia de los tres monos sabios. El  precepto que da origen a su significado, pero que sí pertenece a la mitología japonesa y no a la china, aunque se le atribuye al pensador Confucio, formaba parte del Código Moral Chino del Santai y establecía la forma de usar los sentidos de la vista, oído y de la voz al relacionarse con el mundo exterior.

Más adelante pasa a formar parte de la cultura japonesa y al referirse las normas al uso de los tres sentidos, la negación “Zaru” (no hacer), que aparecía tres veces también al combinarse con otras palabras, se relacionó con la palabra mono (saru) pero comenzó a tomar sentido y a hacerse popular entre las personas en el Período Kamakura (primer gobierno militar en Japón), que abarcó los años 1185 hasta 1392.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los japoneses asumieron los preceptos del Código Santai, aceptando los mandatos de no mirar ni escuchar injusticias, ni expresar su descontento ante las acciones realizadas por los gobernantes impuestos para esos momentos.

Historia

Hay varias opiniones relacionadas con la creación y origen de los tres monos sabios.

Una de ellas, señala, que los monos fueron enviados por los dioses para espiar a los humanos y ver su comportamiento. Al enviarlos, le dieron a cada uno dos virtudes y un defecto que correspondía a la carencia de un sentido y como virtudes el desarrollo y capacidad extraordinaria de los otros dos sentidos. Al mismo tiempo, el defecto, les iba a permitir, disimular ante los demás, por si eran descubiertos como espías y mensajeros. (Ver artículo: Yatagarasu)

Otra versión, sostiene que los dioses les asignaron a los monos el deber de vigilar a los humanos y de informarles a ellos los malos comportamientos y acciones que realizaban. Sin embargo, al convivir con las personas, descubrieron, que así como hacían cosas malas, también eran buenos, por lo que no quisieron acusarlos con los dioses para que no fueran castigados. Por lo cual, entre ellos hicieron el trato de que cada vez que se negaran a denunciar a los humanos, perderían un sentido.

Sin embargo, independientemente, de la versión que prevalezca, la mitología japonesa, tiene como creencia, que los monos sabios trabajan de la siguiente manera:

Kikazaru

El mono que no escucha, se dedica a observar a los seres humanos para descubrir al que actúa mal, de forma incorrecta y tiene comportamientos indebidos. Después de tener la información se las cuenta al mono ciego.

Mizaru

Se dedica a escuchar atentamente todo lo que le cuenta el otro, prestando especial atención a lo que le dice para no cometer errores y poderlo transmitir.

Iwazaru

Finalmente, recibe la información y valiéndose de otros medios que no es su voz, se la comunica a los dioses, los cuales deciden el castigo para los humanos que hayan obrado mal, correspondiéndole a él mismo, verificar que estos cumplieran su penitencia.

tres monos sabios

Leyenda de los tres monos sabios

Cuenta la historia que los dioses se encontraban muy ocupados con sus respectivas obligaciones y no podían visitar a los seres humanos. Por lo cual decidieron enviar comisionados a la tierra para que les informaran como se comportaban y actuaban las personas, ya que no querían que se hicieran daño unas a otras y si era así, los tenían que castigar. (Ver artículo: Taoísmo)

Esta tarea les presentó un gran problema porque no sabían quien era el emisario más adecuado para cumplir esa misión. Pensaron en primer lugar, en un elefante, pero se dieron cuenta que era muy grande. Seguidamente, pensaron en los cocodrilos, pero sabían del temor y el peligro que estos ocasionaban a las personas. Luego en las hormigas coloradas, pero tampoco les gustó la idea al imaginarse a estas sobre los hombres.

Finalmente, alguien les habló de los tres monos, Kikazaru, Iwazaru y Mizaru, los cuales tenían fama y prestigio debido a su sabiduría y los dioses, decidieron seleccionarlos, enviando a un sirviente, vestido de dorado a los pueblos y aldea en donde habitaban los monos, los cuales, al verlo, no dudaron en aceptar la misión y emprendieron su camino al lugar a donde los habían mandado los dioses.

Cuando iban de camino, los tres monos conversaban entre ellos, sobre la misión que se les había encomendado. Kikazaru señaló que le había costado tomar la decisión porque tenía esposa e hijos pero que no podía negarse porque era una petición de los dioses. Mizaru estaba encantado porque al lugar donde se dirigían estaba lleno de apetitosas bananas, pero Iwazaru se mostraba preocupado por el trabajo que tenían que realizar porque no quería espiar a las personas ya que las consideraba malvadas y eso representaba mucho trabajo para informar a los dioses.

tres monos sabios

Al llegar a la selva, al lugar señalado por los dioses, que todavía no estaba habitado por humanos, los tres monos comprobaron que en verdad era un lugar especial, lleno de árboles, frutas, palmeras y una hermosa choza para refugiarse y las tan ansiadas y esperadas bananas que hacia que Mizaru se la pasara comiendo en todo momento, por lo que al poco tiempo ya había engordado muchísimo.

Poco a poco, llegaron los seres humanos y comenzaron a poblar el lugar. Construyendo casas para sus familias y mascotas. Todo se veía muy bien y ante los ojos de los tres monos, las personas parecían felices y tranquilas, cada quien dedicado a su trabajo y no se comportaban de forma incorrecta ni malvada.

Al pasar el tiempo, todo cambió. Llegó la lluvia, y llovió tanto y por muchos días, que las personas dejaron de realizar sus trabajos y se quedaban bajo techo. Las mujeres se comenzaron a reunir en lugares donde cocinaban y aburridas, empezaron a hablar mal una de las otras y allí se iniciaron los problemas. Por su parte, los hombres, como entretenimiento, luchaban entre ellos, pero terminaban peleando, lastimados y muy golpeados, por otro lado, los niños cansados y aburridos también, hacían travesuras a los grandes. (Ver artículo: Obba)

Los tres monos, observando toda esa situación, quedaron sorprendidos, porque los humanos, no habían actuado anteriormente así. Siempre se mostraban alegres y tranquilos, en especial en los días de sol cuando podían salir a trabajar.

Al observar ese otro comportamiento de las personas, se dieron cuenta que se lo tenían que informar a los dioses, pero no lo querían hacer, ya que consideraban, que a pesar de que los humanos habían actuado mal, generalmente, tenían momentos buenos para con todos los que estaban a su alrededor, pero no debían desobedecer a los dioses.

Después de mucho pensar en si debían cumplir la misión o no, decidieron ellos mismos imponerse una pena, la cual era perder un sentido para no tener que acusar a las personas cada vez que estas actuaran mal y se comportaran de manera indebida. Por eso acordaron que Kikazaru perdería la audición para no escuchar el mal, Mizaru, perdería la visión para no ver cosas malas y finalmente Iwazaru, no podría hablar para no tener que contar el mal.

Los monos pensaron que al no poder comunicar los actos de maldad que los hombres cometían, los dioses le quitarían la penosa carga de acusarlos, pero no fue así. Ya que el arregló que hicieron ellos al decidir perder un sentido no les agradó a los dioses, les mandaron que cumplieran de igual manera la misión y se la transmitieran uno al otro y después a ellos para imponerles el castigo.

Quedando la misión de la siguiente manera: Kikazaru ve todo lo que hacen las personas y se lo cuenta a Mizaru, quien no puede mirar lo que hacen, pero informa a Iwazaru todo lo que le contó el otro y finalmente él, se lo transmite solo a los dioses, con los cuales aprendió a comunicarse de otra manera y no a través de la voz porque es mudo. (Ver artículo: Lao-Tse)

Relación con los filtros de Sócrates

La creencia del significado de los tres monos sabios, se relaciona también con “los tres filtros de Sócrates”, que a pesar, de no estar por escrito, ya que el filósofo no dejó ningún documento por escrito, se piensa que es un hecho real, verdadero, el cual fue contado por sus discípulos y seguidores de su corriente filosófica.

Sócrates (Atenas, 470 a. C – 399 a. C), considerado uno de los más grandes filósofos del mundo, era una persona muy sabía, prudente, que basaba su vida en la ética y en la moral, teniendo como conceptos claves y normas de vida entre otros, la justicia y la piedad.

Cuenta la leyenda, que un día Sócrates, se encontraba en su casa y lo visitó un amigo, el cual llegó muy contrariado y agitado y le dijo que tenía que contarle algo sobre lo que estaba diciendo un amigo sobre él. Por lo cual, Sócrates lo interrumpe y le dice que si ya hizo pasar por los Tres Filtros lo que quería contarle. A lo que el hombre, por supuesto, le dijo que no sabía de lo que se trataba eso y que no los conocía porque nunca lo había escuchado. Entonces, Sócrates, procedió a explicarle:

  • El primer filtro es el de la verdad, el cual consiste en lo siguiente, ¿Examinaste detalladamente todos los puntos y es verdadero lo que quieres contarme? A lo que el hombre respondió que no sabía si era cierto, porque lo había escuchado de unos vecinos y de otras personas.
  • El segundo filtro es el de la bondad, y significa que sí lo que quieres decirme, ¿Es bueno, por lo menos para mí? El hombre nuevamente dijo que no, y que era todo lo contrario, que era algo muy malo.
  • El tercer filtro es el de la utilidad y le preguntó ¿Es necesario que me cuentes lo que me quieres decir? A lo que el hombre,nuevamente, tuvo que decir que no, que no era necesario el comentario.

Entonces, dijo Sócrates, si no es verdadero, tampoco es bueno y mucho menos es necesario, no me lo cuentes y dejemóslo en el olvido. De esta manera, le dio una lección al amigo. Es importante ser reservado y prudente al momento de decir algo y no se debe ser presuroso a la hora de contribuir con la maldad.

De aquí, la relación con la escultura de los tres monos sabios. Antes de decir algo, hay que pasarlo primero por los tres filtros para considerar y examinar si es verdadero, si es bueno y si es de utilidad decirlo. En el caso de los monos sabios sería, si no tenemos opción de ver algo y solo si es necesario, ver y oír, pero callar para no divulgar ni contribuir a propagar la información o los comentarios.

En el siguiente punto, ampliaremos esta doctrina de vida que nos convertirá en personas más sabias y prudentes cuando vayamos a expresar nuestras ideas y opiniones ante los demás.

Enseñanza de los tres monos sabios

De acuerdo con el significado anteriormente descrito de la escultura, podemos aprender como actuar correctamente ante las diversas situaciones de la vida para tener valores éticos, espirituales y morales acertados y bien arraigados.

En este sentido, podemos aprender de cada uno:

  • De Kikazaru, debemos copiar su discapacidad para no prestar nuestros oídos para cosas malas, para no escuchar todo aquello que atente contra nuestra estabilidad física y emocional, para no recibir ni oír comentarios que quieran hacer de otras personas, haciendo ver de esta manera que es incorrecto colaborar en la realización de acciones dañinas para nosotros y para los demás.
  • De Iwazaru, debemos imitar taparnos la boca y ser mudos para que no salga de nosotros palabras, frases, expresiones y comentarios groseros, inadecuados y malintencionados que puedan perjudicar a los demás y a nosotros mismos. Recordando también los tres filtros de Sócrates antes de decir algo: si no está comprobado si es la verdad, si no es bueno y mucho menos si no es útil ni sirve para algo, no debemos repetirlo.

Ser en todo momento y en todo lugar prudentes, reservados, cuidadosos y sabios al momento de emitir una opinión, ya que lo que sale de nuestra boca, es reflejo de lo que llevamos en el corazón. Debemos mostrar en todo tiempo que tenemos valores éticos, morales y espirituales bien arraigados a nuestra vida, y por tal motivo, no podemos contribuir con acciones de maldad.

  • De Mizaru debemos imitar cerrar los ojos para no ver todo aquello que sea malo, que sea negativo y tóxico que contamine nuestro ser interior, ya que lo que vemos se queda dentro y luego es transmitido y reflejado en las acciones que llevamos a cabo y que se realizan diariamente en el entorno donde convivimos y nos relacionamos con los demás.

Sin embargo, ser ciego, no significa asumir una actitud pasiva ante las maldades e injusticias que se presentan a nuestro alrededor para permitirlas y dejar que sucedan. Significa, saber discernir y diferenciar lo que es bueno y positivo de lo malo y negativo para nuestros ojos y para nuestra alma. Siempre debemos luchar por nuestro bien y por el bien común, recordando que todo lo bueno exaltara nuestro ser para ser cada día mejores personas.

Lo importante, es vivir, estar y tener un equilibrio físico, mental y espiritual, en primer lugar y primordialmente, con nosotros mismos, ya que esto se reflejará en nuestras relaciones con los demás y finalmente con la naturaleza, ya que es un regalo de nuestro Creador.

Jerarquía de los tres monos sabios

En la escultura, los monos aparecen ubicados uno al lado del otro, pero de acuerdo a como se mire, si es derecha a izquierda o viceversa, cada quien colocará, a uno o a otro de primero o de último de acuerdo con la posición y ubicación del observador. Lo que sí está claro, es que Iwizaru, el mono que no habla, está ubicado en el medio.

Sin embargo, para que se dé una comunicación efectiva y eficaz, y los monos pudieran cumplir la misión encomendada por los dioses sólo existe una forma correcta de organizarlos.

En este sentido, la organización y jerarquía planteada por el Profesor Yeray Santana Aday es la acertada y la que tienen por creencia los japoneses, la cual es la descrita anteriormente:

  • En primer lugar, el mono sordo, ya que puede ver y observar todo lo que se realice y puede contarlo al siguiente.
  • En segundo lugar el mono ciego, puede escuchar lo que le dice el primero sin necesidad de ver y agregar más de la cuenta ya que no pudo observar.
  • En tercer lugar, el mono mudo, que escucha lo que le dice el otro sin opinar porque no puede hablar, y a su vez, debe tomar la decisión adecuada para el castigo que impongan los dioses y garantizar de que este se cumpla.

En el caso de que se quiera cambiar el orden de los monos, supongamos que se coloque de primero al mono ciego, luego al mono sordo y de último al mono mudo. De esta manera, ellos no podrían cumplir con el trabajo asignado por los dioses, ya que el primero no puede ver, por lo tanto, no sabrá que decirle al segundo mono, y en el caso de que pudiera decirle, este no escucharía nada, por lo cual tampoco se lo podría transmitir al tercero, y en el caso de que inventara algo que no pudo escuchar para decirle al otro mono, este último tampoco lo podría decir ya que no habla.

Otra organización sería, colocar al mono mudo de primero, luego al mono ciego y de último al mono sordo. Esta también representaría una comunicación inexistente, ya que, el mono mudo puede observar, pero no puede transmitir la información al siguiente mono, y ya aquí se rompe la cadena comunicativa. Sin embargo, pensemos que busca la manera de decirle al segundo mono que es ciego, pero este tampoco podría transmitirla al tercero ya que es el mono sordo.

Por todos los ejemplos anteriores, se llega a la conclusión de que sólo existe una forma organizativa efectiva y asertiva para poder cumplir la misión y es la jerarquía planteada de primer lugar, ya que los tres juntos se complementan y se convierten en un solo mono que puede ver, escuchar y hablar.

Los tres monos sabios de WhatsApp

Los emoticones o emojis como también se les conoce, son un conjunto de dibujos que se utilizan para expresar emociones, ideas y sentimientos, los cuales se han hecho muy famosos a través de las diferentes redes sociales que conforman los medios de comunicación en la actualidad. Representan un tipo de comunicación informal, que se suele utilizar entre personas cuando establecen buenas relaciones de confianza y amistad, o cuando tienen un vínculo especial.

Llegado a este punto, te has dado cuenta que los emojis o emoticones de los monitos de la aplicación WhatsApp, corresponden a la escultura japonesa de los tres monos sabios, los cuales las personas que se comunican a través de esta red social, para cambiar la comunicación escrita, por medio de palabras y frases, los usan para transmitir ideas y emociones relacionados con los sentidos de la vista, oído y de la voz, colocando a Mizaru, Iwazaru y Kikazaru.

Por ejemplo:

  • Cuando una persona le comunica a otra alguna información que no debería decir, la que recibe la información le responde con Kikazaru, lo que significa que no quiere saber o no debería saber esa información.
  • Si alguien le pregunta a otro, sobre algo que no se debe contar, este último, si es una persona prudente y justa y no se presta para difamar a los demás podrá responder enviando a Iwazaru, dando a entender que está mudo y no lo puede decir.
  • En el caso cuando se envía alguna información o imagen fea, exagerada y grotesca y el que la recibe no le parece ni está de acuerdo con ella y le parece material inadecuado, puede responder enviando a Mizaru.
  • En otros casos si se quiere transmitir la idea o las emociones de que se está ciego, sordo y mudo ante diversas situaciones que se nos presentan en la vida, se enviarían al mismo tiempo, los tres monitos: Mizaru, Iwazaru y Kikazaru.

Tatuajes

Los monos son animales muy alegres, divertidos, traviesos e inteligentes, por tal motivo se han ganado el agrado, reconocimiento y aprecio de muchas personas, independientemente del género, edad y condición social. También han ganado relevancia y un lugar a nivel mundial en la rama de la mitología, religión, folclore y en la astrología.

Este reconocimiento, no se les escapa a los aficionados al tatuaje y cuando seleccionan las figuras de estos animales lo hacen porque los tienen es muy alta estima y de una u otra manera se sienten unidos a ellos. Los consideran ágiles, sociales, protectores y muy fieles para con los de su grupo y familia.

En relación a la escultura de los tres monos sabios, cuando una persona decide realizar un tatuaje de estas figuras es porque se siente identificado con ellos, bien sea porque es una persona sabía, prudente, reservada que actúa y piensa bien antes de actuar o porque simplemente les gusta los monos y sin saber su significado, estas tres figuras les parecen muy graciosas al ver que un mono se tapa los oídos, el otro mono se tapa la boca y el último o tercero se tapa los ojos.

Independientemente del motivo por el cual una persona se plasmará un tatuaje enla piel, dela selección personal que realice de cada figura y si conoce o no su significado, a continuación, te muestro los tatuajes más usados de la escultura de los tres monos sabios.

  1. En este podemos observar a los tres monos sabios colocados en posición vertical. De primero encontramos a Iwazaru, encima a Kikazaru y de último a Mizaru.

2. Este tatuaje es otra versión de la escultura pero aparece Iwazaru con la boca tapada con una pañoleta al igual que Mizaru y  Kikazaru con papel en los oídos.

3. Este muestra a los tres monos sabios con la misma ubicación pero rodeados de hojas de plantas.

4. Este tatuaje es de los tres monos sabios de WhatsApp.

Dejar Comentario