≡ Menu




Aprende todo sobre la leyenda de el Padre sin cabeza, un misterioso cura

La leyenda de el Padre sin cabeza es una de las mas comunes en Latinoamérica, por ese motivo tiene más de dos versiones que se adaptan a cada una de las zonas en las que se relata esta interesante historia. La razón por la cual se volvió una historia tan conocida es su origen, ya que, se relaciona con la época del evangelismo colonial. Este último aspecto se hizo popular porque dentro del mismo era la Iglesia quien podía llevar a cabo los castigos pero uno de los sacerdotes de ella cometió un terrible pecado que debía ser pagado. Es de esta forma como se desarrolla esta increíble historia de fantasmas que ha sido adaptada a lo largo del recorrido que ha tenido en los diferentes países de América del Sur.

leyenda de el padre sin cabeza

¿Quién es?

El Padre sin cabeza es el protagonista de una leyenda muy famosa perteneciente al folklore latinoamericano y éste no es más que el fantasma de un sacerdote que no tiene cabeza a consecuencia de sus actos. Se le ha dado otros nombres como lo puede ser el cura sin cabeza, el fraile sin cabeza, el sacerdote sin cabeza y en el caso de Venezuela, se le dio el nombre de el jinete sin cabeza. (Ver artículo: La Sayona)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Leyenda de el Padre sin Cabeza

La leyenda de el Padre sin cabeza relata la historia del fantasma de un sacerdote que se encuentra vestido con su hábito de orden. Sin embargo, el fantasma de éste, curiosamente está sin cabeza y por este motivo cuando la gente lo ve se aterra con mucha facilidad. Muchas de las versiones existentes, establecen que este personaje en la antigüedad era un cura de la religión católica que no se comportaba de manera adecuada y esto era mal visto, más aún cuando se trataba de un sacerdote. Como consecuencia de todos los actos que realizó se le impuso un castigo muy fuerte el cual consistió en decapitarlo.

Sin embargo, otras historias que coinciden, establecen que fue un acto de venganza de sus enemigos y que su decapitación fue un acto muy injusto. Por este motivo, el fantasma se quedó vagando cada noche por las calles, las iglesias o cualquier zona religiosa, en las cuales realiza la búsqueda de su cabeza y hace reclamos de justicia con respecto a su muerte. De igual forma, se cree que en ciertas ocasiones puede aparecer dentro de las iglesias al momento de la celebración de la eucaristía para hacerse notar y poder hacer los reclamos necesarios con respecto a su muerte. (Ver artículo: Leyenda del Nahual)

A pesar de que ésta es una especie de historia base de la cual surgen las demás, es importante destacar que cada una de ellas tiene particularidades muy importantes que definen los rasgos de las sociedades en las que se desarrollaron. Proporcionando de esta forma una variedad de historias y de criterios relacionados a la misteriosa y terrible muerte de este cura, quien sin duda alguna quedó deambulando y buscando la paz de su muerte para poder abandonar la vida con los seres humanos.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Versión costarricense

La versión costarricense de la leyenda de el Padre sin cabeza cuenta que éste era originario de Perú y que se encontraba en Costa Rica en situación de emigrante. La Inquisición descubrió que era un hombre mujeriego, descarado, avaricioso y de malas andanzas y tomaron la decisión de cortarle la cabeza, es decir, de decapitarlo. Luego de esto, el fantasma se quedó deambulando con el objetivo de conseguir su cabeza. Esta versión de la leyenda tiene su origen en un cantón de Escazú que lleva por nombre “Ciudad de Brujas”, la cual se basa en la gran cantidad de mitos y leyendas relacionadas con fantasmas y ánimas que hay en el territorio de Costa Rica. (Ver artículo: El Hombre Caimán)

A pesar de esto, dentro de este país también hay varias versiones de la leyenda, una de las más populares es aquella que dice que el fantasma del cura sin cabeza aparecerá en la ciudad de Patarrá, específicamente en una calle que se llama “La Calle del Cura sin Cabeza”, en la que el ánima toma una forma humana y comienza a dar misas a lo pecadores, pero este acto no se desarrolla con normalidad puesto que durante toda la ceremonia se encuentra de espalda al público que lo observa y oye. De igual forma, prefiere estar bajo las sombras pero no todo el tiempo puede permanecer en esa situación, ya que, cuando le toca dar la comunión debe voltearse y al momento en el que las personas se acercan a comulgar notan que no tiene cabeza y por ello se horrorizan mucho.

Sin embargo, hay otra versión muy conocida que se relata dentro del cantón de San Ramón, en la cual, el Padre sin cabeza corresponde al espíritu de un sacerdote que era adicto al juego y las apuestas, y que como resultado de esto tenía una gran fortuna que había escondido debajo de un árbol muy grande, pero durante un viaje que realizó a Nicaragua desafortunadamente lo castigaron y lo decapitaron. Se cuenta que el fantasma se quedó a los pies del árbol para así poder cuidar toda su fortuna y que nadie pudiese robarla.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Asimismo, en la ciudad y capital colonial costarricense de Cartago, también circula una versión de la leyenda de el cura sin cabeza, fantasma que aparecería dentro de las ruinas de una iglesia destruida a causa de dos terremotos en los años 1841 y 1910. El motivo de su muerte se debía a la furia de un hombre que estaba muy enamorado de una mujer muy pero muy hermosa. El suceso se dio en las gradas del altar mientras se desarrollaba la ceremonia de la comulgación de la hostia. Muchos comentarios establecen que el padre y el hombre enamorado eran familia, específicamente hermanos y que ambos tenían los mismos sentimientos por la misma mujer, dicho de otra forma, los dos hermanos estaban enamorados de la misma persona y que por los celos y la envidia el sacerdote asesinaría a su hermano cuando se estuviese casando con la mujer. Y así fue, lo asesinó el día de su boda y por ese motivo fue condenado a muerte; al momento de cumplir su condena le cortaron la cabeza. Por motivos de esta leyenda la Catedral de Cartago no se ha reconstruido luego que se derrumbarse a causa de los terremotos. (Ver artículo: Leyenda del Silbón)

La leyenda de el Padre sin cabeza es muy común en Costa Rica pero aún así hay otras con un sentido similar como lo es la leyenda del pirata sin cabeza; éste tenía la misión de cuidar y resguardar un tesoro que obtuvieron con la práctica de piratería en las playas de Tivives en Costa Rica y al igual que en Venezuela se le relaciona con el jinete sin cabeza, que en este caso cabalga por la pampa guanacasteca.

Conoce la versión nicaragüense

Debido a la trascendencia histórica que ha tenido esta leyenda, en Nicaragua también surgió una versión de esta. En este caso la leyenda de el Padre sin cabeza cuenta que en la ciudad que hoy es León viejo, en el año 1549 aproximadamente Hernando y Pedro, hijos de la doña María de Peñalosa y de del segundo gobernador de Nicaragua Rodrigo de Contreras organizaron el asesinato del primer Obispo de la ciudad; estos actos fueron principalmente estimulados por su madre María. Este obispo era conocido como una persona que contribuía con la ayuda hacia los indios y se encargaba de mediar entre las necesidades y lujos del clero y los funcionarios. El asesinato de este hombre fue ejecutado por el capitán Juan Bermejo, quien lo mató a puñaladas. Luego de la muerte del obispo, los autores materiales e intelectuales del crimen se repartieron entre ellos todas las riquezas y tesoros episcopales que éste tenía en su poder.

Después de lo ocurrido, los creyentes comenzaron a dudar y a llenarse de mucho rabia e indignación. Es por ello que, nace la leyenda de el Padre sin cabeza, la cual relata que mientras se consolidaba la ciudad de León Viejo el cura de la iglesia de aquel pueblo fue decapitado de un machetazo en el atrio de la inglesa donde éste daba misas. El acto lo cometieron dos hermanos que tenían mucho poder dentro del pequeño pueblo, porque sus padres eran figuras importantes. Cuenta la historia que luego de la muerte, la cabeza del sacerdote rodó hasta la orilla de uno de los lagos más importantes de la región; al ésta entrar al agua se levantó una ola muy grande que cubrió toda el área donde estaba el pueblo, dejándolo totalmente sepultado.

Con el paso del tiempo, el agua se fue secando y fue dejando la marca de una sustancia que formaba bultos negros sobre lugares solitarios y sobre el atrio donde fue asesinado el sacerdote. Asombrados, los indígenas empezaron a ponerle más atención a la figura que se formaba y cuando había pasado un tiempo se dieron cuenta de que era un Padre sin cabeza.

Muy pocos han podido ver al protagonista de la leyenda de el Padre sin cabeza, pero aquellos que lo han hecho han dicho que está vestido como un cura y que lleva todos los implementos de estos, incluyendo una campanita que hace sonar cada vez que camina y que además aún lleva puesto su rosario. De igual forma, la leyenda de el Padre sin cabeza hace referencia a que se encuentra deambulando por todo el mundo con la finalidad de visitar nuevos templos en diferentes ciudades en donde tiene la esperanza de conseguir su cabeza y su iglesia. Se dice que éste aparece en la Semana Santa, durante los días jueves y viernes.

Versión panameña

En Panamá también hay una aparición de la leyenda de el Padre sin cabeza y es desarrollada en la ciudad de Villa de los Santos; esta versión cuenta la historia de un ánima que corresponde a un misionero que llegó en compañía de los conquistadores desde España, pero tristemente lo decapitaron sobre un cerro llamado el Cerro de Juan Díaz.

Se sabía cuando el espectro iba a aparecerse porque se comenzaba a escuchar el sonido de una campana  acompañado de otros ruidos bastante extraños y aterradores, a causa de esto lo empezaron a llamar como la cosa del otro mundo. Siempre se esperaba su llegada porque lo hacía justo el Viernes Santo de la Semana Santa rondando específicamente los lugares cercanos a La Cantera o simplemente se mantenía en este lugar.

Cuando una persona lo veía causaba un gran susto que hacía que la persona se quedara sin palabra y sin movimientos pero luego de que éste se fuera lo describían como un hombre muy alto vestido de sacerdote, con una campana en la mano, aquella con la que anunciaba su llegada y una carta que deseaba entregar. Muchas creencias establecen que su objetivo era comunicarse con sus seres queridos de España mediante la carta que lleva en su mano, pero nadie jamás ha tenido el valor de tomarla; otros dicen que el espíritu quiere dar a conocer qué fue lo que pasó con el y la razón por la que lo mataron. El día que la carta sea leída, la leyenda de el Padre sin cabeza tendrá otro final, puesto que éste podrá encontrar la paz.

Ahora te hablamos sobre la salvadoreña

En El Salvador se cuenta que la leyenda de el Padre sin cabeza tiene origen en la época de la colonización por parte de los españoles; surge como consecuencia de querer convertir a los indígenas en cristianos y católicos mediante, los padres, misioneros o monjes que eran asesinados por indios de alto rango que se encontraban enfurecidos por toda la situación que los estaban haciendo pasar.

En la mayoría de las ocasiones, la leyenda de el Padre sin cabeza genera mucho susto, miedo e inseguridad, sobretodo si era contada en horas de la noche. Esto se debe a que contaba la historia de un padre que murió y que, a causa de que nunca tuvo la oportunidad de confesar sus pecados, su alma quedó en pena para el resto de la eternidad. La forma de su muerte no está muy clara pero algunos cuentan que se dio después de una trifulca con algunos campesinos de la zona, que eran oprimidos y en venganza cortaron su cabeza.

La leyenda de el Padre sin cabeza, en su versión salvadoreña, establece que cada año, todos los viernes de cada semana santa, sale atravesando las puertas de la iglesia, se siente más cómodo cuando la luna es nueva pero no hay un día en el que su presencia falte. En los pueblos donde hay una sola iglesia el alma de el sacerdote prefiere quedarse en ésta, pero cuando hay muchas más como sucede en San Salvador, el decide pasear por cada una de ellas y luego recorrer las calles. Algunas personas lo han visto resguardarse en el campanario de las iglesias y que una vez allí desaparece por arte de magia.

De igual forma, su apariencia es similar a las que se han establecido en otras versiones de la leyenda de el Padre sin cabeza, es decir, lleva el vestuario común de un sacerdote. En el Salvador, cuando las personas transitan por las calles en horas de la madrugada, pueden verlo y confirmar que la leyenda de el Padre sin cabeza es verdadera. Además, cuando este espíritu pasa cerca de las personas se siente mucho frío, tanto que se vuelve paralizante y muy aterrador. Gran parte de las personas que lo han visto creen que trata de darles una lección basada en sus comportamientos y así lograr que no anden en malos pasos.

Asimismo, se cree que el objetivo de contar la leyenda de el Padre sin cabeza es orientarlo hacia el lugar donde está su cabeza, puesto que, se encuentra deambulando porque está en una constante búsqueda de ella por todos los pueblos de este país.

Aprende sobre la versión colombiana

En vista de que es bastante conocida a nivel mundial, la leyenda de el Padre sin cabeza también ha sido contada muchas veces en Colombia. Se conoce comúnmente en la zona de Antioquia, esto se debe a que hay muchos lugares coloniales y religiosos que hacen que el alma de este padre se sienta identificada y perteneciente, como lo puede ser Santa Fe de Antioquia, Anserma, Popayán y Cartagena de Indias. En este relato colombiano se dice que es un espectro que tiene la capacidad de hacer perder las habilidades mentales de aquellos que lo ven, de igual manera, no tiene cabeza y generalmente aparece con una calavera.

En Colombia, esta leyenda delimita muchas tradiciones que establecen que se aparece a los hombres y a las mujeres que se trasnochan constantemente y que por este motivo todos deben irse a dormir a la hora correcta; se le ve bajo un árbol grande y tupido de hojas que hace la representación de la puerta del templo. Quien entra, se topa con una hermosa y grande sala en la que se puede observar a un sacerdote que da una misa en latín, las personas en búsqueda de la consagración deciden acercarse al padre pero en el momento de verle la cara y darse cuenta que no tiene cabeza y que está chorreando sangre, salen corriendo y quedan tramados sin habla y sin movimientos por mucho tiempo y lo único en lo que piensan es que su vida ha cambiado para siempre.

Cuando se dio a conocer su historia muchos se impresionaron porque se trata de un padre que fue decapitado por acusaciones de brujería que le hicieron al momento de revelar su religión y la manera de hacer justicia era decapitarlo. Sin embargo, existen otras versiones de esto pues se cuenta que los indígenas le lanzaron muchas maldiciones que posteriormente lo alcanzaron y lo hicieron quedar vagando y en pena. A diferencia de esta versión, se encuentra la que se establece en Medellín, la cual afirma que este padre era el fundador del convento que lleva por nombre los Franciscanos, y era conocido como el Padre Serna. En este caso, la condena estaba motivada por resistencia que puso cuando se le quiso robar la custodia que estaba llena de hostias.

No obstante, en Colombia hay muchas versiones de este caso y otra de ellas es que fue maldecido por Dios por haber cometido uno de los peores pecados, el cual fue tener relaciones sexuales con una mujer que ya había contraído matrimonio dentro de las instalaciones de la Santa Iglesia; el Padre nunca tuvo la osadía de arrepentirse en vida y después del día de su muerte quedó su alma vagando y en pena por la maldición que tenía encima, la mujer también estaba maldita y es de esta forma como se crea la leyenda de la mula sin cabeza. Esta maldición fue tan fuerte y tan imponente por parte Dios que la muerte del padre resultó ser inmediata. A éste se le ve como una persona sin cabeza porque no puede dar la cara de la vergüenza con la que quedó vagando.

Muy cerca de Bogotá, la capital de Colombia, en un pueblo llamado San Francisco de Sales hay una zona que se conoce como La Piedra del Fraile, en la cual se creó una historia que tiene inicio en los lugares selváticos de Santa Elena donde una noche de luna llena uno de los caciques observaron un resplandor en las lejanías y sin dudarlo se acercaron a ver qué era lo que estaba ocurriendo; al llegar, vieron que habían especies de dimensiones abiertas por la mitad en las cuales se veía a un sacerdote sin cabeza. Uno de los caciques quiso robarse los tesoros que habían en el altar de oro donde estaba el cura pero la piedra se cerró y la esposa del cacique y él se quedaron atrapados para siempre dentro de la piedra

Conoce la versión venezolana, llamada el Jinete sin cabeza

En el caso de Venezuela, se relaciona a la leyenda de el Padre sin cabeza con la historia del Jinete sin cabeza; ésta se da comúnmente en un pueblo del estado Guárico llamado Tucupido, esta ánima aparece montado en un caballo y cabalgando mientras usa un uniforme. Muchas personas creen que se trata de José Félix Ribas, quien cabalga desde el lugar en donde murió hasta la zona en la que fue enterrado uno de sus brazos, se dice que va con mucha rapidez, como si estuviese apurado y que éste no tiene cabeza.

Muchos afirman que cuando no había sistemas de luces en el siglo XX, por lo que las personas que pasaban por ahí en la madrugada pasaban grandes sustos por culpa de este espectro. Muchos establecen que en la actualidad lo han visto y que aparece constantemente. A su vez se dice que cuando una persona lo ve muere rápidamente.

En general, esta es una de las leyendas más importantes que se han contado dentro Venezuela y por ese motivo se le han hecho canciones, poemas, dramatizaciones y otra gran cantidad de arte. Los habitantes de esa zona recomiendan no salir de madrugada si quieres tener una larga vida y poder contar la historia  la generaciones siguientes.

Datos importantes

  • No sólo forma parte de las leyendas e historias de América del Sur sino que también se extendió hasta países que se encuentran en Centroamérica. También es contada con frecuencia en países como Cuba, Argentina, México, Guatemala, Ecuador, Chile y Perú.
  • Ha tenido mucha trascendencia en el establecimiento de tradiciones y costumbres que hoy en día se mantienen avivadas en pueblos pequeños que no forman parte de la ciudad y que se mantienen un poco alejados.
  • Forma parte de aquellas leyendas importantes que son tomadas en cuenta para los sistemas de aprendizajes en las escuelas.
  • Sus orígenes se relacionan con países como Uruguay, Argentina e incluso dentro de estos se menciona a Praga y a la República Checa. Es decir, que tiene algunas influencias de carácter mundial que son bastante importantes para la consolidación de las culturas en las que ha tenido influencia.
  • A diferencia de otras ánimas en otras leyendas, ésta no ocasiona tantas muertes porque no se encuentra vagando con el objetivo de matar y cobrar venganza de nadie, puesto que, en la mayoría de las historias desea darse a conocer y encontrar su cabeza para poder irse a descansar en paz.
  • A muchas personas les causa un miedo increíble y por este motivo han decidido no salir de su casa después de que anochece porque encontrárselo les da mucho terror y angustia. Tiene representaciones físicas de su existencia como en Colombia, ya que, La Piedra del Fraile lleva este nombre por la historia que se cuenta en la interpretación colombiana de la leyenda de el Padre sin cabeza.

Dejar Comentario