≡ Menu




La Sayona: leyenda, apariciones y mucho más

La Sayona forma parte de un conjunto de historias que se relacionan con la mitología venezolana. Ésta se basa en un compendio de las antiguas creencias que se tenían dentro de este territorio, al igual que de las religiones que practicaban dentro de los grupos étnicos de la época precolombina. Sin embargo, son relatos que pueden tener otros orígenes tanto africanos como católicos pues estos han significado una contribución importante en el aspecto místico. Son creencias que establecen diferentes puntos de vista que corresponden a los poderes y seres sobrenaturales.la sayona 1

¿Quién es la Sayona?

A pesar de que existen muchas versiones de la Sayona, todas concuerdan en que es un ánima propia de la literatura de Venezuela, específicamente de su folclore, en el que se incluyen una gran cantidad de mitos y leyendas. En este caso, la Sayona es una mujer hermosa y elegante, originaria de los llanos venezolanos, que en busca de venganza mató a su esposo y a su madre por creer que se encontraban en un romance a sus espaldas. Es por este motivo que se encarga de castigar y penar a quienes cometen actos de infidelidad.

Las características más conocidas sobre ella son que su vestido es de color blanco, posee una larga cabellera negra y sus rasgos físicos están compuestos de muchísima belleza. Gracias a esto es que atrae a aquellos que son infieles para que su alma en pena los enamore y luego los castigue, los persiga o los mate; su alma se encuentra en esta condición porque antes de que su madre muriera ésta la maldijo y a partir de ese momento se convirtió en un ser sin paz ni tranquilidad en absoluto. Otra de sus cualidades es la capacidad de hacerse pasar por animales como perros o lobos o por una mujer que no se encuentra en pena, para que de esta forma los hombres se acerquen de manera más fácil. Cuando está acercándose se escuchan fuertes gritos que hacen que la piel de quienes pueden oírla se erice por completo. (Ver artículo: Muqui)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Generalmente, se encuentra presente en los cuentos venezolanos como una parte fundamental de su literatura, a su vez, se considera que se puede usar para asustar a los niños y los que puedan pensar en cometer adulterio. Dentro de las narraciones en las que se le hace referencia se dice que antes de que aparezca la Sayona es mejor que aquellos hombres que disfrutan engañando a su pareja, se lo piensen muy bien. De igual manera, se encuentra en algunos cantos como Alma Llanera o La Canción Narrativa, en las que se cantan todas las leyendas de los llanos de Venezuela. Muchas personas suelen confundirla con otra espectro que se llama la Llorona y aunque comparten muchas características no son iguales.

La leyenda de la Sayona

Esta es una leyenda que narra la historia de la Sayona, ésta comienza cuando una mujer escuchó a su marido pronunciar el nombre de su madre, mientra éste se encontraba durmiendo. La mujer tenía muy poca confianza en su esposo y desde hace tiempo  tenía sospechas que él le estaba siendo infiel, esta situación la hizo pensar que una de sus amantes era su propia madre, por este motivo la mañana siguiente salió hacia la casa de su madre enfurecida, tenía puesto un vestido blanco y en sus manos llevaba un cuchillo sumamente afilado. Entró a la casa y cuando su madre le ofreció café, la mujer la tomó desprevenida y le clavó el cuchillo que llevaba en el estómago.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Cuando su madre se encontraba agonizando le preguntó: “¿por qué me haces esto? ¿por qué lo haces? ¿por qué?” En ese momento ella le respondió que ella era una de las amantes de su esposo. Es por ello que su madre le dijo: ” Las madres somos sagradas y esto que estás haciendo te condena a ser una mujer maldita. Yo a diferencia de ti podré morir en paz pero tu jamás podrás conseguir la paz y pagarás esto que haces por eso vas a deambular por siempre y tendrás que perseguir a los hombre”

A partir de ese momento, la Sayona empezó a vagar por todo el territorio venezolano. Usualmente, se le aparece a los hombres en las zonas donde hay monte y en la sabana. Se dice que los atrae porque es una mujer muy hermosa, con un cabello largo y con un cuerpo esbelto y seductor.

No hace falta más que verla para que un hombre se enamore de ella, una vez que ya están embobados con la mujer, le comienzan a hacer proposiciones, que posteriormente acepta para poder llevarlos al monte. Al instante en el que desean tener relaciones sexuales con ella, ésta deja de tener una bonita apariencia y se transforma en lo que es realmente y cambia por completo: sus dientes se vuelven unos afilados colmillos, su cabello se ve despeinado y desarreglado, las uñas se transforman en garras, por su boca sale fuego y en cuanto a sus ojos, estos se convierten en dos bolas grandes llenas de sangre.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Al ver esto, los hombres terminan volviéndose locos o simplemente se mueren, muy pocos han tenido la fortuna de seguir con vida y contar esta historia, estos temen al viajar solos y por eso siempre salen en compañía o con una cruz de palma bendita que los ayuda a alejarla, pues cuando la ve escapa llena de miedo y horror. Después de huir se refugia en los ríos pequeños, las sabanas y los llanos del estado Apure.

Se cuenta que una vez un hombre intentó ser más valiente y astuto que la Sayona, se puso la ropa interior al revés y dentro de ella guardó ramas de altamisa y se fue en busca de la mujer, cuando salió le hizo el rezo del credo al revés y trató de darle un duro castigo con las ramas que llevaba; todo esto con la finalidad de terminar con la maldición que estaba detrás de esta ánima. Sin embargo, no cumplió con sus planes, por lo que la Sayona sigue deambulando por todos los llanos venezolanos y los lugares cercanos; incluso muchos habitantes de los llanos dicen que la Sayona es la esposa del diablo. (Ver artículo: Datsue Ba)

Apariciones

Este es un espectro que suele aparecer en los llanos venezolanos, ya que, en estos lugares hay mucha oscuridad, ríos, arbustos y vegetación donde ella puede esconderse con facilidad. Como anteriormente se mencionó aparece a aquellos hombres que son infieles y que cometen adulterio constantemente. Esto lo hace para castigarlos y mostrarles que deben tener respeto hacia sus esposas quienes se encuentran en casa cuidando a sus hijos y atendiendo los quehaceres del hogar.

A pesar de esto se le ha visto en otros lugares que están bastante alejados de los llanos venezolano , como lo puede ser la ciudad o la costa. De esta forma ha llegado a asustar a muchas personas.

Aparición en el Zulia

Un hombre llamado Antonio Romero establece que hace 36 años en la carretera que conecta a la ciudad del Zulia con la ciudad de Lara vio a la Sayona y que esto ha sido una de las cosas más aterradoras que le ha tocado ver. Muchas personas no creen esta situación por el hecho de no se hizo registro en vídeos o fotos pero el hombre jura por su familia que esto que pasó fue real. (Ver artículo: Octavius)

De esta manera, cuenta que no la vio sólo en una oportunidad, pero que la primera historia se desarrolló en el lugar donde se encuentra el peaje de Santa Rita. En aquel entonces la vía constaba de un solo canal que permitía la entrada y el regreso de los carros que por ahí circulaban, es por esto que se daban muchos accidentes relacionados con el tránsito. Siempre que pasaba por esta vía le tocaba ver autobuses, camiones e incluso carros estrellados y quemados.

En su relato dice que el espectro no se le apareció propiamente a él porque era fiel a su esposa y a su familia. Era a un hombre desconocido que caminaba de espalda al carro pero que fue iluminado con las luces. Antonio Romero dice que iba en un famoso taxi por puesto que rodaba alrededor de las 12:00 de la madrugada. Al contarlo, su piel se erizaba totalmente porque lo que vio fue a una mujer de vestido que tenía los ojos totalmente en blanco, mientras se acercaba a aquel hombre desconocido corriendo a una velocidad muy impresionante. Cuando esta ánima se dio cuenta de que no estaba sola con el hombre quiso meterse dentro del carro, se agarró del parachoque y luego como por arte de magia desapareció. Es evidente entonces, que el resto de personas que iban en el taxi por puesto también la pudieron ver y al hacerlo, gritaron. Esto quiere decir que hay más de un testigo de lo que pasó esa noche.

Romero añadió a su relato que 11 años después de que ocurrió esto los sacerdotes por fin les creyeron y se dirigieron al sitio para hacer algunas oraciones y esparcir agua bendita para que después de esto no volviera a suceder nada al respecto. Asimismo, establece que la frecuencia con la que aprecian los espantos en esta zona disminuyó considerablemente.

Para desgracia de Antonio Romero, con frecuencia veía este tipo de cosas puesto que se dice que tenía la habilidad para esto. En esta ocasión fue en La Salina, en Cabimas, también en el estado Zulia, donde vio nuevamente a la Sayona vestida con su traje totalmente blanco al borde de la carretera. Esta mujer le mostraba su pierna de forma sensual para captar su atención pero Romero decidió seguir su curso, cuando le contó a sus amigos estos le dijeron que menos mal no le prestó atención porque el objetivo de esta entidad era hacer que los hombres pecaran y que así se murieran estrellados en su carro. (Ver artículo: Mary Celeste)

Posteriormente, Jairo Hernández dijo que un poco más hacia el este, en la carretera entre Falcón y Zulia, específicamente en el puente que lleva por nombre Don Pancho también aparece la Sayona y en esta ocasión va acompañada de un alma que asesinó y que también quedó en pena. En este caso se trata de una mujer que se dirigía al altar con su prometido para confinar su boda pero tristemente la Sayona se les atravesó en el camino y el carro se estrelló ocasionando la muerte de la mujer que iba en el. En vista de que el alma quedó en pena se aparece junto a la Sayona para cobrar y desquitarse con la vida de otros. Gracias a esto muchos han muerto en accidentes en esta zona.

De igual forma se habla sobre la presencia de otros espíritus como cuerpos flotantes en las calles que se dirigen hacia Machiques. Lo habló un chofer de autobuses llamado Mario Díaz González, quien ha estado presente en algunos de estos eventos. Es por este motivo que afirma que esas ánimas actúan de manera asombrosa y que sin lugar a dudas existen porque afirma haber visto a hombres sin brazos, sin cabeza, a la Sayona y a la Llorona. Establece que una característica de ellos es que flotan y que no tienen pies y a su vez dice que considera que son almas que se han quedado estancadas en este plano terrenal.

Se encuentran presente estas almas por todo este territorio porque otro testigo aseguró haberlos visto en el municipio Santa Rita, dentro del sector Puerto Escondido. En vista de que la Sayona tiene la capacidad de doblarse en otras formas, en estos casos ha actuado como una pareja que para los autos para pedir la cola o pedir servicios de taxi. El ciudadano Daniel Carrasquero ha dicho que en varias ocasiones ha visto como la pareja desaparece de la nada estando dentro del carro o afuera en la calle. Dicho de otra forma las personas que han aceptado llevarlos oyen como la puerta se abre y se cierra pero después de un tiempo al mirar por el retrovisor ya no hay nadie en los asientos traseros y a otros les sucede que cuando retroceden para preguntarles hacia dónde se dirigen sorpresivamente ya no están, es decir, que se han esfumado. 

En ese mismo orden de ideas, también se ha visto al niño que lloraba en El Mene, se dice que esta es una entidad que no se ve pero que se puede escuchar con claridad. En este caso se habla de un hermoso niño que encontraron muerto bastantes semanas después de su fallecimiento. Cuando pasó esto los vecinos de la zona de El Mene estuvieron perturbados con los llantos que se escuchaban. Una noche algunos de ellos decidieron entrar al bosque y ver que pasaba pero cuando entraron y dieron marcha a la búsqueda escuchaban los llantos cada vez más lejos y por esa situación se asustaron y regresaron a sus casas. Algunos de ellos dicen que se trata de la Sayona en uno de sus doblajes para poder asesinar a más personas y otros piensan que el alma del pobre niño quedó vagando por esos lugares. 

Volviendo a la localidad de Santa Rita, en la cual los lugareños se encontraban bastante perturbados porque no sólo era la presencia de la Sayona la que los acosaba si no que ahora dentro de esta zona se daban apariciones de duendes en la Curva de Güere, una calle bastante circulada de este estado. Nuevamente se piensa que es una forma en la que la Sayona puede generar nuevos sustos y ocasionar más muertes pero no se puede comprobar pues nadie ha podido contar que la visto transformándose. Un hombre que vive cerca de ahí pudo verlos pero nadie creyó en su palabra cuando habló sobre esto. 

Su relación con la Sayona se debe a que se esconden en los mismos lugares y aparecen de la misma forma, además buscan conseguir la atención de los circulantes de la vía para generar accidentes o desastres en la misma. A pesar de esto no se ha podido comprobar y en consecuencia a ello se ha establecido que son almas que sin duda alguna no han tenido la oportunidad de pasar a otra dimensión a la cual pertenezcan. Algunos creen que buscan venganza y otros que sólo están pidiendo ayuda para poder culminar lo que no pudieron en vida. 

Los habitantes que han pasado por estas situaciones cuentan que en el caso de la Sayona es ayuda lo que ella proclama eliminando a los hombre mujeriegos, adúlteros e infieles que ocasionan el daño por el que ella también pasó. Asimismo, no se consideran completamente malignos pero sí con cierto grado de maldad, lo que hace necesaria la presencia de sacerdotes y oraciones para que se alejen. 

Al igual que la Sayona y la Llorona, el Silbón es un alma que se relaciona con las leyendas y que según se establece en ellas se encuentra en pena y vagando. Los curas que han tratado las situaciones al presentarse en estos lugares explicaron que los espíritus no han completado las fases después de la muerte que son la purgante, en la que pagan sus pecados y faltas cometidas en vida; y la triunfante que es cuando ya se encuentran al lado del hijo de Dios Jesucristo en compañía de los ángeles. Cuando esto sucede se relaciona con muertes que fueron violentas o maldiciones, es por ello que rezar cuando se sientan las presencias ayuda a alejarlas.  

Cuando se le preguntó a los que expusieron sus testimonios acerca de las apariciones de la Sayona en Zulia todos dijeron que cuando pasan por los lugares donde la vieron y donde otros han dicho verla se persignan y elevan una oración que les da tranquilidad y seguridad para continuar sus viajes 

Aparición en Valle Coche

La Valle Coche es una autopista muy transitada en la capital de Venezuela, pues es la que conecta a la capital del país con otras ciudades. Existe gran evidencia de que la Sayona apareció en ella en el año 2012, específicamente el 28 de febrero. Fue captado un video referente a este suceso por los policías del lugar en donde estaba deambulando el ánima en pena de la sayona.

Se pudo observar con facilidad todo lo referente a su aspecto y a su manera de andar por las calles. Realmente no se sabe si vino en búsqueda de más hombres a los cuales debía castigar por sus acto avariciosos. La sorpresa de las personas que la vieron fue muy grande porque no creían en la existencia de esta mujer y muchos menos en Caracas, puesto que siempre había estado presente en el estado Apure, Portuguesa, Barinas, Táchira y hasta se le ha visto en Colombia pero jamás dentro de la capital de Venezuela.

Finalmente te dejamos este video

En este video se puede observar con claridad la manera en la que se desplaza por la autopista Valle Coche en horas de la noche. Mucha gente pasó un gran susto mientras conducían sus autos. Fueron unos policías que se encontraban trabajando quienes pudieron grabar la presencia de este espectro.

Los dos monteadores y la Sayona

En este caso se cuenta otra leyenda que se relaciona con la Sayona. Se trata de dos monteadores que un día por la tarde tomaron la iniciativa de salir y adentrarse en la montaña. Iban precavidos puesto que, llevaron comida para varios días. Comenzaron a caminar y así pasó toda la tarde, al anochecer hicieron una fogata y colocaron dos chinchorros en dos grandes árboles en el medio del monte que estaba bastante crecido. 

Mientras pasaba el tiempo y su comida se calentaba, uno de los monteadores empezó a pensar en su novia y en lo bella que ella era, con sus ojos profundamente negros, la voz dulce y suave, y la delicada y apacible piel de su rostro y su cuello. El otro inmediatamente le dijo: “le agradezco no me hable de mujeres mi compadre, hay disfrutar que estamos en el medio de la montaña”, sorprendido le pregunta el motivo de esto y el hombre le responde que no puede hablarse de mujeres en este lugar. Se quedó un poco pensativo y le dijo: “no he hablado de mujeres en general, estaba recordando a mi hermosa y querida novia”, le dijo que no importaba quien fuese la mujer de la que se hablaba porque a la Sayona no le importaba eso para aparecer.

Apenas mencionaron su nombre y ya estaban escuchando silbidos en la quebrada del río, los cuales estaban acompañados de unas pisadas. El fuego de la fogata empezó a lanzar algunas chispas como cuando se le pone aceite y en este momento los dos hombre monteadores se quedaron impactados sin siquiera poder hablar. Seguían escuchando el silbido y de pronto apareció una mujer que iba flotando hacia el lugar en donde ellos estaban; cuando observaron bien, se percataron que era una jovencita muy bonita con ojos bastantes atractivos y brillantes, que venía caminando con gracia y picardía

Enseguida les dio las buenas noches y el monteador que había mencionado a la Sayona la reconoció rápidamente y lo dijo pero el otro estaba embobado con la manera en la que sonreía y comía y escupía el cazabe; cuando el hombre dijo su nombre ésta lo escuchó pero no tuvo ninguna reacción, sin embargo, su compañero sólo pensaba en lo hermosa y parecida que era a su novia de la que había estado hablando antes. La mujer seguía con ellos cuando llegó la hora de dormir y el que estaba embelesado con el encanto la invitó a dormir en su chinchorro.

 Una vez estuvo apagada la luz y todo quedó oscuro porque no había luna llena sólo se podía oír el ruido común de la montaña. Dormidos los dos, la Sayona hizo de las suyas con el hombre que había caído en sus redes y por ello el monteador que lo advirtió empezó a escuchar la caída de alguna gotas, y cuando sacó la mano para verificar si era lluvia sintió un liquido caliente y espeso. Asustado prendió la luz y vio a su compadre en el suelo muerto y con los ojos totalmente en blanco pero no le dio tiempo de detallarlo mucho porque enseguida vio a la Sayona que venía por él. Soltó la lámpara y salió corriendo inmediatamente pero lo único en lo pensaba era en el silbido que estaba haciendo la mujer, el silbido de la muerte. Se lanzó en un arenal con los brazos abiertos en cruz y la Sayona se quedó parada llamándolo una y otra vez. 

Parecía que la situación no se acabaría pero en el momento en el que la mujer iba a saltar sobre él cantaron los gallos y lo salvaron, pues la Sayona se volvió agua y luego aire. 

Dejar Comentario