≡ Menu




Asclepio: mitología, símbolo y mucho mas

Para la mitología griega Asclepio fue uno de los dioses más conocidos y admirados, especialmente por los mortales debido a que este era el dios de la medicina, con ciertas habilidades de plantas sanativas y artes de la curación conocidos en la época. Por ello debía ser respetado y todos los milagros de sanación se le atribuían a él. Era el centro de todos los santuarios de sanación en Grecia. Incluso su importancia llego a la mitología romana donde también nos hablan de este dios.

Asclepio

Asclepio según la mitología griega.

Según la mitología griega, Asclepio es concebido a partir de la unión matrimonial entre el dios Apolo, dios del Sol y Corónide, hija del rey de los lapitas, aunque otras versiones aseguran que era hijo de Arsínoe. Asclepio o Asclepios es venerado como el dios de la medicina y sus obras son celebradas por toda la cultura griega a través de los santuarios en su honor y sus inmensos logros, como el que se encuentra en Peloponeso, península de Grecia, uno de los más importantes.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Hijo de Apolo y Coronis (según algunas de las versiones), Asclepio, es criado por Quirón, el cual fue un importante centauro dentro de la mitología griega, que constituiría una imagen pedagógica durante la infancia del joven dios. Bajo la tutoría de este centauro como mentor, logra cosechar desde temprana edad una vasta cantidad de conocimiento acerca de la cultura curandera, las plantas medicinales y todas las técnicas de curación ancestrales que se conocían. Esto teniendo en cuanta que su padre era la deidad mas reconocida por la salud y actos de curación.

A medida que este joven dios y héroe de la mitología griega crecía, desarrollo unas amplias habilidades dentro de la medicina y el arte de la curación. Tanto fue avanzando su progreso y experticia dentro del ámbito, que logra incluso revivir algunos muertos. El dios Zeus, largo-vidente rey del trueno, comienza a temer debido al alcance de las habilidades del héroe de la medicina y decide tomar represalias contra él, utilizando el poder del rayo poniéndole fin a su vida mortal.

Tambien Te Recomiendo Ver...

 

El verdadero motivo que impulso a Zeus a acabar con su vida fue ese, el poder traer a personas de la muerte. La resurrección de los seres humanos podría causar problemas en el orden del mundo que serian difíciles de reparar, tanto en el lado de los vivos como en el de los muertos, puesto que el más allá no podía quedarse sin enviados y Hades ya había discutido este asunto una vez comenzadas las resurrecciones. Este problema se vio reflejado en Hipólito, cuando el dios Asclepio lo resucitó y la vida de su familia entonces se vio amenazada por este cambio en la historia, Artemisa tuvo que llevarlo consigo al santuario de Aricia.

Apolo, padre de Asclepio, enfadado por la muerte de su hijo decidió dar muerte a el cíclope que había fabricado el rayo que Zeus uso para matarlo. Como tributo a su injusta muerte, y pese a lo que Zeus hubiera esperado, llega a los cielos y se convierte en una importante deidad de la cultura y religión griega. A raíz de su muerte destacan entonces las habilidades del resto de sus familiares (algunas que fueron heredadas, mientras otras fueron aprendidas), dentro del ámbito del arte de la curación y los poderes que permiten desarrollar el uso de plantas medicinales.

La familia de Asclepio.

Epíone, su amada esposa en vida, se encargó de desarrollar la habilidad de aminorar el dolor en sus pacientes. Su hija Higea, por otro lado, se encargaría de la prevención de las enfermedades por parte de los seguidores de su padre. Mientras que su otra hija, Panacea, representaba el tratamiento de las enfermedades y cualquier mal que afecte la salud en base a curaciones por medio de plantas.

Tambien Te Recomiendo Ver...

De parte de sus hijos, Telesforo simbolizaría la convalecencia. Y sus otros dos hijos, Macaón y Podalirio, llevarían bajo sus hombros la carga de cuidar y velar por el bienestar de todos los médicos y expertos de la salud que existían, convirtiéndose en sus dioses protectores. En la Ilíada, Homero también hace mención a estos dos últimos hijos de Asclepio, debido a que ambos fueron pretendientes de Helena y por ende formaron parte de la gran Guerra de Troya.

Uno de los mitos.

El mito de Asclepio cuenta que Hipócrates y otros de los miembros de su árbol genealógico serian descendientes de él. Se representan sus logros por medio de una amplia simbología de gran importancia para el pueblo griego. Destacan una serie de animales como las cabras, los perros y con mayor relevancia las serpientes. Entre todos los poderes que presentaba este dios, el que más destaca sería el de la curación.

Asclepio al ser el dios de la medicina, el poder de la curación era inherente a su naturaleza como dios y este poder tiene su origen en su experticia dentro del mundo vegetal, sabiendo distinguir, aprovechar y utilizar, una amplia gama de plantas medicinales, para llevar a cabo todas sus hazañas.

Otra de las versiones del mito de Asclepio dentro del libro “El templo de Horus”, escrito por Bernard Simonay, llega a sugerir una historia distinta acerca de su origen. El prestigiado escritor nos indica que Asclepio nació como una representación de un ser egipcio de dos mil años de antigüedad que presenta sus mismas características y poderes curativos que el dios griego.

Su práctica medicinal.

En la antigua Grecia, la época clásica. Dos medicinas compartían y competían por ser la principal, la medicina religiosa y la secular. La mayoría de los dioses o semidioses tenían alguna cualidad que pudiese influenciar a la salud, principalmente por la importancia de significar para los mortales un superior que les pudiese conceder milagros de tal magnitud. Entre los dioses que poseían esto se encontraban Hera, Atenea y Quirón, a quien consideraban el patrón de la salud y quien fue mentor de Asclepio, por lo que pudo desarrollar varias de sus habilidades. Sin embargo era Apolo el dios sanador mas alabado. (Ver Artículo: La diosa Atenea)

Los templos devotos a Asclepio se caracterizaban por una larga tradición mítica. Los templos que surgieron hacia la salud comenzaron a partir del Siglo VI a.C. Y los templos para Asclepio fueron de los primeros en surgir y los cuales tuvieron gran extensión. Este dios era tan reconocido por sus virtudes que incluso en Egipto llegaron a haber templos con su nombre, a pesar de llevar el nombre de dioses egiptos tales como Imhotep y Serapis.

Entre los más conocidos surge el de Tricca, que también fue considerado uno de los primeros. Luego hacia el año 295 a.C. hay conocimiento del primer templo romano dedicado a este dios (nombrado Esculapio). Este dios pese a no ser una de las deidades principales fue de suma importancia para la vida de los mortales y sus creencias, el cristianismo tuvo que batallar cuando surgió para poder dar su puesto a Cristo, pues aun se le daba mucho culto a Asclepio.

Las estructuras de sus templos se dividían de la siguiente manera:

  • El templo principal: en él se encontraba la estatua del dios Asclepio.
  • El tholos: en este había un estanque o manantial (fuente de purificación).
  • El Abaton: esta era la sala en la que podían quedarse a dormir todos los enfermos en busca de profundizar la curación.

Además de estas características principales, dependiendo de los templos y también a quien iban dedicados podían incluso contener teatros, gimnasios y posadas. Todos estos para brindar más comodidades a quienes acudieran, los que podían ser ricos o pobres sin haber ninguna discriminación.

Epidauro.

El santuario de Epidauro representa una pequeña región de Grecia, bastante popular por ser el hogar de uno de los más grandes e importantes santuarios dedicados a Asclepio. La mitología griega nos indica que su origen tiene varias versiones, Estrabón explica que su nombre verdadero era Epitauros; Aristóteles cuenta como los carios habitaban la región hasta que llegaron los heraclidas y les reemplazaron durante la colonización.

Los terrenos que abarca Epidauro han representado escenarios de celebración por parte del hombre a múltiples deidades de la mitología, entre las cuales destaca el dios de la medicina, Asclepio. El culto que rinde homenaje a Asclepio es el de mayor relevancia en este lugar, debido a su influencia en el mundo de la medicina y el mito cuenta la práctica de técnicas de interpretación de los sueños.

Este santuario llevaba el nombre de Asclepeion de Epidauro y se encargaba, al igual que muchos de los santuarios de Grecia, de venerar en forma de tributo los avances medicinales de este hijo de Apolo. Su estructura consta de un conjunto de edificios construidos sobre un valle en donde periódicamente se realizaban las llamadas Asklepieia.

Estas fiestas de nombre peculiar estaban basadas en distintos juegos que llegaban a condecorar deportes populares en la época, como lo eran las carreras de caballo. Además de constituir un escenario perfecto para exhibiciones de música y de escritura, entre las que destacaba la poesía. El mayor auge que tuvieron las celebraciones, se dio durante el periodo Alejandrino. También existen referentes históricos que otorgan gloria a la infraestructura e influencia social de la época que tuvo este santuario en el pasado.

Pausania documenta en su libro “Descripción de Grecia” la existencia y demás descripciones características, acerca de las edificaciones de múltiples templos dedicados al culto de las figuras religiosas griegas más relevantes. De entre estos templos habla de aquellos que rendían homenaje a Afrodita, Hera y más importante Asclepio.

Para saber mas sobre los recintos arqueológicos de Epidauro:

https://www.youtube.com/watch?v=mZ6yJKHFSx0

Este santuario dedicado al dios de la medicina se convirtió en uno de los centros terapéuticos más grandes de la ciudad de Epidauro, además de ser documentado como uno de los más grandes de la antigüedad. Una de las mayores importancias que se le puede atribuir es que gracias a él se desarrollaron los instrumentos para crear la escuela de la medicina asclepiana, donde practicaron esta rama Asclepio y sus sucesores. Entre los sucesores se debe destacar a Hipócrates de quien se llego a decir que era descendiente de los dioses, algunos autores dicen que es descendiente del mismo Asclepio.

Se alcanza la cúspide en este culto alrededor de los años 370 y 250 a.C. cuando después de que la peste alcanzó a Atenas, se fundó el Asclepeion. Para esos años ya la ciudad se había vuelto un centro de peregrinación e incluso para el siglo II después de Cristo se pudo dar una ampliación desde un punto de vista arquitectónico gracias al senador romano Antonino.

Algunos otros santuarios.

El culto hacia este dios se extendió alrededor de toda Grecia, llegando incluso a salir de ella, como es en el caso de el culto rendido a él por los romanos o los egipcios. Muchos templos fueron creados para rendirle homenaje a este dios. Resaltando también el gran impacto que tuvo en la tradición medica.

Entre los demás santuarios se destacan el de Trica, considerado por algunos estudiosos historiadores como el más antiguo de los santuarios creados; también existe el santuario de Lebén, en el cual destacaba un manantial de aguas termales, en este se erigió el santuario de Asclepios en Creta.

Más allá, en la provincia catalana de Gerona existió otro de los importantes templos dedicados a Asclepio en la ciudad de Neápolis, donde por su ubicación seguidamente hacían parada los marineros, griegos de Iberia, que llegaban al santuario en busca de hospedaje y cobijo para pasar una noche.

Asclepio y su símbolo.

Este dios griego, dios de la medicina y la curación, era representado más comúnmente por la serpiente, la cual se debía encontrar enrollada en su bastón, además estaban también las representaciones con una corona de laurel, piñas, un perro o una cabra. La importancia de la serpiente iba de que en la antigüedad era el símbolo de la vida sobre la tierra pero también en el interior del dios. Su mayor virtud siempre fue la curación, este don también se veía acompañado de sus buenas habilidades sobre el conocimiento de vegetación y las plantas medicinales.

Ahora bien, el símbolo del dios griego era el báculo, también llamado la vara de Asclepio, este emblema es asociado directamente al dios por tener el significado de curar a los enfermos a través de métodos medicinales. Tal como se mencionó anteriormente que se representa a Asclepio. Es una larga vara (o bastón) con una o dos serpientes entrelazadas a su alrededor.

Entre los mitos que se contaban a boca de sus creyentes, Asclepio tenía la habilidad de curar a los enfermos con solo tocarlos con su bastón. Por lo que se convirtió en un símbolo de gran importancia que dio a la medicina gran significado. La vara tomo el valor como símbolo de la medicina, mientras que la serpiente lograba dar el significado del rejuvenecimiento a través del tiempo, como forma también de dar a entender la salud. Además, en diversas culturas las serpientes son consideradas capaces de dar vida a los muertos.

Sin embargo, este mito de la serpiente y la resurrección se ve detenido cuando Hades, quien recibía a todos los muertos en el inframundo, enojado por verse despojado de los enviados a él, reclamo en el Olimpo al dios Zeus sobre los usos que Asclepio daba. Así, Zeus para evitar cualquier disputa, quitó de la serpiente la capacidad de resurrección y solo aportó sanación.

En la medicina actual.

Debido a el dios Asclepio, poseedor de dones curativos dentro de la medicina, se dio la primera instalación de la escuela de la medicina en el mundo, como un merito de honor se sigue conservando parte de la mitología griega referente a sus dones en distintas partes de la medicina (ya sea principalmente solo como el origen de lo que fue). Es debido a esto el por qué su símbolo es también el símbolo de la medicina.

En la actualidad la vara de Asclepio unida a esta serpiente sigue siendo símbolo universal de la medicina, la cual vemos en la mayoría de los logos alrededor de todo el mundo que van de la mano con la salud. Tales como la Organización Médica Colegial de España (OMC), la Organización Panamericana de la Salud y aun más importante, la Organización Mundial de la Salud. En los Estados Unidos, así como otras partes del mundo, se han fundado clínicas y hospitales que llevan el nombre del dios griego como una forma de consagrar la historia.

Practicas médicas.

Algunas tradiciones, como en toda parte relevante de la historia, se siguen conservando en honor a este dios. Entre las tradiciones que se practicaban están la utilización de ciertas especies dentro de la gama de serpientes para hacer los rituales de curación, consiste en que dichas serpientes movilicen alrededor de las habitaciones de los enfermos en busca de proporcionarles sanación.

También se siguieron practicando distintos tipos de purificaciones, entre ellas los sacrificios u ofrendas hechas hacia el dios dependiendo de las peticiones. Algunos templos utilizan como una forma de tratamiento a los perros sagrados para que laman las heridas de los enfermos y estos puedan ser curados.

Otras formas de tratamiento incluyen a un sacerdote, al que se le informaba sobre todos los sueños que el enfermo tenía y este iba haciendo anotaciones y análisis de ellos, para finalmente poder prescribirles tratamientos que pudiesen curar su enfermedad de acuerdo a las interpretaciones que pudo haber sacado de lo que el paciente contaba.

Futuramente otras religiones también aseguraron mantener cierta relación con el dios Asclepio, como en el caso del dios Glycon, quien también era relacionado con las serpientes y uno de sus más fieles seguidores, el cual además podía realizar milagros, Alejandro de Abonuteicos llegó a aseverar que su dios era una reencarnación de Asclepio. A pesar de este intento de semejanza hacia el dios, el seguidor de Glycon fue simplemente tachado de estafador al intentar causar cierto conocimiento de sí mismo por dar tales declaraciones.

A pesar del intento fracasado de Alejandro de Abonuteicos, llegaron a existir predecesores que afirmaban lo mismo de sus dioses. En el caso del cristianismo, Justino Mártir aunque no llego a establecer relación con sus creencias ni con su profeta, Jesús, si afirmó que el mito de Asclepio podía servir de guía para entender los poderes curativos que caracterizaban al enviado de Dios.

Asclepio o Esculapio.

Este dios, como muchas de las deidades de la mitología griega que tenían un lugar importante entre la historia, también tenía lugar en la mitología romana. Asclepios perteneció originalmente a la mitología griega, pero debido a cumplir un papel tan importante como es el ser el dios de la medicina y la sanación, llegó al punto de ser absorbido por la mitología romana, en la cual adopto el nombre de Esculapio.

Mas allá del cambio de nombre, el valor como dios y sus características permanecieron intactas (como es con la mayoría de los dioses pertenecientes a la mitología griega y romana), seguía en esta siendo el dios de la medicina y teniendo el gran conocimiento en todas las artes de sanación. Su importancia fue tal que a pesar de ser Hipócrates el médico más importante para Grecia, se decía que este había procedido de Asclepio.

Asclepio dentro de la metafísica.

La metafísica puede ser descrita como una rama muy interesante que deriva de otra ciencia mucho más compleja, antigua y común en el mundo de los estudiosos e historiadores, es decir, la filosofía. Podemos definir entonces esta ramificación de una ciencia inexacta como el estudio de la realidad y todo lo que abarca. Esto se interpreta en materias de la naturaleza, los principios básicos y todos los amplios componentes que dan vida a la realidad.

La noción de la realidad, la realidad como una construcción social y demás conceptos que no logran ser digeridos ni ser fáciles de entender por el sujeto común, con derivaciones conceptuales y etimológicas que surgen a partir del estudio de todo lo que implica nuestra realidad como hombres, es decir, la propia metafísica. A lo largo de la historia ha habido muchísimos personajes que darían renombre a éste extensivo estudio social.

Sobran nombres para hablar de todos los filósofos que, en su momento, descubrirían aspectos de la mente, la sociedad, el pensamiento y el poder de la palabra como componentes inherentes al hombre como la especie más evolucionada del planeta, que darían explicación a fenómenos que siguen ocurriendo miles de años después en la misma realidad que vivimos.

La metafísica como materia de práctica y estudio del hombre, tiene su origen miles de años atrás, abarcando la intervención e influencia de muchos “señores de la metafísica”, como podríamos llamarles, dentro de lo que abarca. Bien es sabido que la metafísica y las artes de curación ancestral, medicamentos naturales cuya eficiencia radica en el poder espiritual del sujeto y demás técnicas medicinales actualmente cuestionadas, siempre han ido de la mano.

La medicina cuyos fundamentos radican en el poder del espíritu, la sanación del alma y otros factores pocos tangibles al hombre común y que serian fácilmente refutados por un medico profesional de la contemporaneidad, es de enorme antigüedad. Como ya lo vimos en este articulo, uno de los hombres más influentes dentro de este ámbito que se encuentra sostenido paralelamente y en estrecha relación con la metafísica ha sido el héroe Asclepio.

El dios Asclepio, hijo de la unión entre Apolo y Coronis, da pie a una enorme serie de avances médicos (nada cuestionados e incluso admirados) en la época que darían inicio al desarrollo de la medicina de la que todos gozamos en vida propia actualmente. Al convertirse en uno de los pioneros en cometer las hazañas medicinales más increíbles de la época, sería imposible negar su influencia dentro del ámbito de la metafísica.

Al hablar de Asclepio como un Dios de la medicina, más que como el simple hombre común, el mito nos sugiere una serie de hechos increíbles (evidentemente distorsionados por la ficción mitológica de la época) que le darían eventualmente el poder de revivir a los muertos, únicamente con el uso de plantas medicinales y sanación espiritual ancestral. Más que uno de los héroes épicos que nos sugiere la mitología frecuentemente, nos encontramos ante uno de los pioneros de la medicina actual.

Bien la mitología de cualquier tipo (en referencia a escritos como la Ilíada o la Odisea) no constituye un material o referente objetivo para llevar a cabo un estudio de la historia, no podemos negar que, oculta bajo mucha ficción, se halla una gran cantidad de información relevante. Ya sean los primeros referentes de lo que conoceríamos como metafísica actualmente o los valores morales que darían forma al concepto de lo correcto y lo incorrecto, no podemos negar esta verdad.

Le debemos mucho a la mitología por presentarnos varios de los primeros referentes ético-morales en cuanto a un sinfín de aspectos universales de la naturaleza social del hombre, como también la intención de haber documentado uno de los inicios más importantes que daría forma a los pilares por sobre los cuales se da la medicina hoy en día. Cuestionable o no por el hombre moderno, no se puede refutar su importancia y evidente influencia en el asunto.

Mas información sobre el dios de la medicina, Asclepio:

Dejar Comentario