Orisha Oko: historia, collar, tratado, ceremonia y más

El Orisha Oko es considerado como uno de los orishas que conforman el panteón yoruba, es un santo que representa la tierra, la vida y el trabajo agrícola, visto por los religiosos como la representación de su estabilidad. Todo lo que necesitas saber  de este importante orisha podrás encontrarlo a lo largo de este artícul.

¿Quién es Orisha Oko?

Es conocido por ser un orisha que representa las sabanas, las tierras, la vida agrícola y los cultivos. Esta deidad del panteón yoruba está relacionado como un agricultor del campo que se encarga de las labranzas y los arados; a los santeros que guardan relación con Orisha Oko les brinda fortaleza en sus vida y les propicia los medios y dotes necesarios para conseguir los alimentos que sean necesarios para vivir.

La deidad conocida como Orisha Oko se encuentra sincretizado con San Isidro Labrador dentro de la cultura católica, quien es visto como el patrón de todos los agricultores. Este Orisha posee una fuerte relación con Oggun, quien es el santo del hierro dentro del panteón yoruba, también posee una estrecha conciliación con la deidad conocida como Olokun.

Dentro de la religión yoruba, Orisha Oko es visto como uno de los ángeles de la guarda, es decir, esta deidad puede ser coronada en las ceremonias de Kari Osha, por lo que las personas que ya llevan un tiempo dentro de la religión después de haber seguido las diferentes normas dentro de su cultura, y con la ayuda de un babalawo o los padrinos, pueden ser coronadas con este santo, bajo unos lineamientos únicos y propios que posee la religión yoruba.

Esto hace una gran diferencia con los diferentes santos que son considerados como menores los cuales no pueden ser coronados.

El Orisha Oko se encarga de proteger las tierras y campos cultivados y de esa misma manera propicia beneficios a aquellos que trabajen en estos, considerado por los religiosos de la cultura yoruba como un santo de la estabilidad y la prosperidad y de todos los seres vivos que ofrecen suerte en todos los terrenos más difíciles.

Esta deidad proviene del territorio sakí, que se encuentra en el oeste de Oyó, según las historias de los antiguos religiosos este lugar es considerado en el árbitro de diferentes disputas, que eran caracterizadas por las mujeres; Orisha Oko es considerado como el Orisha más importante que se encarga de ser un juez entre las diferentes disputas que pudieran tener los orishas.

Dentro de las grandes tierras de ese lugar muchos eran los secretos que se escondían entre sus alrededores y afanosos trabajos, era Orisha Oko el que se encargaba de arrear y hacer que prosperen estas grandes tierras; según los antiguos cuentos dentro de la cultura yoruba, dicen que a Orisha Oko le cuelgan los testículos hasta el suelo por su férrea castidad.

Muchos aseguran que muchos de los alimentos que disfrutan los humanos se deben al arduo trabajo que realizo Orisha Oko por cultivar y arrear las tierras, sacando de ellas grandes cultivos y cosechas, que ayudarían a los seres vivos de todo el planeta para poder abastecerse de diferentes productos alimenticios y volver así próspero su vida y prolongar su salud.

Orisha Oko asegura la prosperidad de todas las cosechas, él tiene como mensajeras a las abejas quienes son la representación más certera de esta deidad ya que encarnan la prosperidad y la fecundidad. Gracias a esto las mujeres de esta cultura recurren a el por se estériles buscando así la ayuda de esta deidad.

Es considerado como parte importante de una trilogía de deidades conformada por Oke y Oggué, quienes son otras deidades que poseen la responsabilidad de causar las grandes cosechas y las lluvias, y del fuego interno que es capaz de partir la tierra y a todos los animales del planeta.

Los escritos que hablan de la deidad Orisha Oko dicen que éste posee dos personalidades, durante el día representa un hombre puro, trabajador y desvivido por su trabajo en el campo y durante la noche el se disfraza de Ikú que es conocido como la muerte dentro de la cultura yoruba. Éste último se encarga de recibir los cadáveres que le entrega Yewá  y los que envía Oya, esto lo hace a través de Babalu Ayé; tomando en cuenta esto, se dice que Orisha Oko es capaz de vivir en los tejados.

Cuando se corona esta deidad a una persona se hace a través del orisha tutelar Yemayá con Oro, para poder así poder coronar a Orisha Oko; éste maneja los colores rojo, blanco y transparente, habla a través del número siete y todos sus múltiplos y se saluda a través de la frase Maferefún Orisha Oko.

Es Hijo de Obbatala y Yembó, se dice que Orisha Oko fue el esposo de la deidad conocida como Olokun, que es el rey de las profundidades del mar, de esta manera se mostró que esta deidad poseía una condición de hermafrodita, por muchos años esta dos entidades convivían juntos, hasta que Olokun se separó de Orisha Oko; de esta manera se manifiestan siempre juntos dentro del mar y la tierra.

Dentro de la cultura Yoruba se habla que Orisha Oko mantuvo amoríos con Yemaya, quien se encargó de seducirlo para poder así quitarle el secreto del ñame y  poder entregárselo a su hijo Shangó.

Poderoso Orisha, es uno de los tantos sobrenombres que posee el Orisha Oko, es visto como un hombre santo y muy masculino que posee modales finos, educado y perfecto; en la noche toma la forma de la muerte Ikú Afere Oroggoddo. Antes de ser conocido como Orisha Oko se le conocía con el nombre de Kusia, quien era un rey tirano que al contagiarse de la lepra se dirigió al monte, desde ese momento no quiso ser más un rey y se volvió un agricultor. Orisha Oko también es conocido por el nombre de Bumú, quien también es un camino de Oddúa, ya que este santo posee dos caras. Durante el día se muestra como un hombre apuesto y varonil, en la noche se muestra como la muerte.

Este orisha sólo es capaz de hablar a través de la boca de Yemayá , todo santero tiene que recibirlo o tenerlo, ya que para los religiosos, Orisha Oko representa la tierra que pisan, donde viven y al lugar donde tienen que regresar después de morir; además  representa su firmeza en la vida.

Yemayá y Orisha Oko son conocidos bajo el nombre de Ocanini, que significa un mismo corazón, por lo que no puede existir uno sin el otro. Su signo es el siete, lo que encarna el cielo, mar y tierra, ya que todo lo que ocurre en la tierra guarda una relación con Orisha Oko.

Además, es el espíritu que se encarga de disipar los cadáveres, los cuales son entregados por Yewa, Oya y Babalu Aye, de esta forma Orisha Oko se encarga de hacer el papel de la muerte durante las noches. En uno de los caminos de esta deidad fue el marido de Olokum, los cuales siempre están unidos por una armonía completa, donde Olokun representa el mar y Orisha Oko la tierra. Estos se separaron y Olokun se retiró al fondo del mar cuando Orisha Oko contó que ésta era hermafrodita.

Orisha Oko y las abejas

Este Orisha asegura prosperidad a la tierra y las abejas son las mensajeras de esta deidad. Las abejas de igual forma representan el símbolo del carácter de sus hijos, los cuales son trabajadores y organizados, siendo muy selectivos de las personas que lo rodeen.

Las abejas dentro de la cultura yoruba encarnan la sabiduría y la organización. Según antiguos Patakíes, las abejas podían nacer dentro de las entrañas de los animales sacrificados a un orisha. Muchas mujeres estériles tienden a recurrir a Orisha Oko para poder así encontrar la fertilidad. Esta deidad junto con Oke y Oggue conforman una trinidad divina responsable de las cosechas, las lluvias y el fuego interno que es capaz de partir la tierra en dos.

Las abejas guardan mucha afinidad con esta deidad, a pesar de ser sus mensajeras es la forma en la cual se manifiesta como un Orisha (energías de la naturaleza),  según muchos patakies las abejas siempre estuvieron rodeando a Orisha Oko cuidándolo y brindándole grandes tierras.

Herramientas

El lugar donde reposa este santo es a través de una vasija de barro que está pintada de color rojo y blanco, ésta contiene mucha tierra arada, ya que según la cultura la misma tierra es Orisha Oko, posee también dos cocos secos como atributos, que están pintados de rojo y blanco, los cuales encarnan a Osun y Efun.

El lugar donde es colocado este santo es a través de tierra de arado. Otras de las herramientas que usa es una tinaja pequeña, en la cual carga sus secretos, posee una mano de caracoles, además de eso posee siete caracoles de tirabuzón o de tierra. Otra herramienta importante es una teja que se encuentra pintada de blanco con siete rayas rojas; posee un Otá, la cual es recogida del campo.

Su Alle, o sus secretos, son los caracoles que poseen forma de tirabuzón, los cuales tienen rayas verticales de múltiples colores, este lleva un muñeco que va a representar a Orisha Oko, el cual es el encargado de llevar a los bueyes. Este muñeco está hueco por dentro y se carga mediante el uso de tierra arada, huesos de animales de labranza donde luego es sellado, y se le es llamado con el nombre de Oroko; este santo tiene un gusto particular por la Chirimoya el cual es lo más le gusta sembrar.

Su Ile es una fuente plana, la cual está acompañada por una cazuela de barro pequeña con su tapa, carga una teja, un arado con una yunta de buey con un parasol incorporado. Tiene un muñeco, dos Ota negras grandes las cuales simbolizan el espíritu inmutable del santo, su mano de caracol que es la boca por la cual este orisha habla.

La yunta con el buey, el arado y su sombrilla encarna el trabajo creador de la tierra. Para poder cosechar las recompensas de la vida, los religiosos tienen que arar, sembrar y regar para poder así tener firmeza. Los siete caracoles de tirabuzón, los cuales están pintados del color del arcoíris, la fuente plana es llenada con tierra arada donde vive Orisha Oko, normalmente esta deidad es colocada en un patio o en jardines, lugar adecuado para poder atenderlo y realizarle ofrendas, de igual forma los santeros pueden optar por sembrar alrededor de esta deidad.

Los caracoles de tirabuzón van dentro de la cazuela que se encuentra colocada en la fuente, junto con los dos cocos secos que lleva los colores blancos y rojos. Posee un Achere o güiro que se utiliza para poder llamar a dicha deidad, el cual se encuentra pintado de blanco con siete franjas rojas. Una de las tantas decoraciones que puede llevar esta deidad son los diferentes utensilios de Labranza.

Collares

Sus collares se encuentran confeccionados con cuencas de color blanco, las cuales deben llevar una línea roja, sin embargo, es difícil de realizar gracias a la escasez de las cuencas que poseen esos colores. Muchos religiosos optan por realizar el collar de Orisha Oko mediante siete cuencas de color rosado o lilas y siete cuencas azules, turquesa pálido o de color celeste.

Ofrendas para Orisha Oko

A Orisha Oko se le hacen diferentes ofrendas a través de los diferentes frutos que son cosechados desde la tierra. También se le puede ofrendar alimentos como carnes secas, ñame, frijoles, entre otros; además a esta de deidad se le inmola (acto de matar y obtener sangre del animal) animales como lo es el chivo, paloma y gallo. Los Ewe (hierbas religiosas) que posee Orisha Oko son  la bibijagua o campana, bejuco colorado, perdiz, guaraná, lechero, boniato, jibá, chirimoya y peonía.

Características de sus hijos

Las personas que tienen coronado a este Orisha poseen múltiples cualidades, entre estas destacan:

  • Ser discretos, trabajadores, fieles, apasionados, responsables y discretos entre otros.
  • Son muy cuidadosos por las personas que de alguna forma dependen de ellos.
  • Son personas que poseen una mentalidad muy clara, una orientación por la justicia e igualdad en los diferentes aspectos y ámbitos de la vida.
  • Se encuentran muy regidos por el bien común y no son de acudir a grandes fiestas.
  • Son fieles y correctos en el ámbito amorosos y son muy apasionados a la hora de respetar a los seres humanos y prolongar dicho respeto por todos lados.
  • No son mujeriegos.
  • Los hijos de Orisha Oko también poseen la particularidad y afinidad con las entidades donde ellos mismos poseen grandes dotes dentro del espiritismo y la capacidad de comunicarse con los muertos. Esto dado a que este orisha durante las noches se convierte en la muerte y se encarga de las almas de aquellos que fallecen.
  • Su gran discreción en todo lo que hacen y el estilo de vida que llevan los hacen muy misteriosos, son trabajadores y muy responsables.
  • La llegada del Orisha Orisha Oko les asegura la prosperidad de las personas, su estabilidad  y fortaleza para afrontar los diferentes problemas en su vida, su gran justicia es un fuerte impulso para poder sobrellevar la vida y el respeto para el mismo y todos los seres humanos.

Patakíes de Orisha Oko

Los patakíes son conocidos como las historias y hechos que han hecho los diferentes santos a través del tiempo, en ellos se encuentra como han logrado conseguir su estatus como osha o todos los acontecimientos donde han sido parte, estos patakies siempre se encuentran acompañados por varios refranes que buscan enseñar a la persona y guiarla en las diferentes etapas de sus vida dentro del mundo yoruba.

Orisha Oko y Olofin

Cuando la deidad conocida como Olokun invadió todo con sus aguas, todos los habitantes del planeta tuvieron que refugiarse dentro de las montañas más altas, los seres humanos hicieron muchos intentos en donde trataban de llamar la atención de Olofin para que solucionara la situación que estaban pasando, ya que no tenían otro lugar donde ir y recurrir por las altas subidas de las aguas.

En vista de esta situación, los hombres tuvieron que idear múltiples planes para poder llamar la atención de Olofin y entre una de las diferentes ideas para conseguir llamar su atención, se plantearon crear una gran torre que fuera capaz de llegar a lo más alto del cielo; los albañiles de la población fueron los encargados de levantar esta torre y plasmar la idea.

Mientras la iban construyendo, los albañiles, carpinteros y demás trabajadores, se fueron aislando y aprendiendo lenguas diferentes, lo que estaba haciendo difícil la comunicación entre ellos mismos. Con el pasar del tiempo, se llegó a un punto en el que entre los mismos trabajadores no podían entenderse; de esa manera surgieron distintos dialectos e idiomas.

A los constructores se les hizo difícil continuar con la construcción de la gran torre debido a la barrera de lenguaje que se generó, por lo que que poco a poco fueron abandonando la edificación. Uno de los agricultores que ahí trabajaban llevaba el nombre de Oko y tuvo una gran idea.

Con los diferentes aspectos de su labranza logró realizar siete surcos inmensos en toda la montaña, luego sembró en cada uno plantas de diferentes colores. Una mañana, Olofin miró hacia la tierra y pudo divisar el gran dibujo que Oko realizó, le gustó mucho lo que vio que de forma inmediata ordenó que se hiciera un puente de siete colores iguales a los que se encontraban en la montañas.

De esta manera, Olofin invitó a Oko a su palacio para que este pudiera apreciar las maravillosa vista que había desde su palacio hacia la montaña, además, Oko le contó a Olofin todo lo que había sucedido por la ira de Olokun; de esta forma Olofin le ordenó a Yemayá que encadenara a Olokun en el fondo del mar.

Así, Oko se dirigió de nuevo a la tierra, ya que las aguas que inundaban las montañas habían bajado, por lo que ahora poseía mucha espacio para poder así cultivar; asimismo Oko siguió con sus labores de agricultor, las personas que habían conocido su hazaña comenzaron a llamarlo Orisha Oko .

Orisha Oko y Obbatalá

Un día, Obbatalá se levantó y decidió sembrar ñame y era uno de los orishas que tenía las más grandes plantaciones de este alimento, el cual era considerado como un fruto sagrado para los orishas, ya que le brindaban poderes mágico, causando que por las noches podían hablar como los seres humanos, además, permitía que las personas que lo ingirieran pudieran hablar dentro de los sueños.

Obbatalá necesitaba que alguien se hiciera cargo de estos cultivos, la persona que tendría que llevar estos cultivos tenía que ser alguien discreto, ya que el ñame poseía una fórmula secreta para poder realizarla. El único que no era fiestero o mujeriego era Orisha Oko, quien era un labrador muy casto, serio y responsable.

De esta forma, Obbatalá le pidió a Orisha Oko que se hiciera cargo de todos estos cultivos y le enseñó también la forma correcta de cultivarlos, le confió la misión de cuidar y proteger los ñames, ya que estos solo nacían bajo la tierra y Oko tenía que protegerlos para que nadie los hallase y supieran donde se encontraba este mágico fruto.

Y así fue como Obbatalá premió a Orisha Oko, concediéndole un don que le permitiría hacer germinar cualquier cosa que tocara, esto causó dentro de esta deidad la capacidad de servir como árbitro y juez entre las diferentes disputas que presentaran los orishas; este es visto como un trabajador casto que cumple su trabajo a pesar de que sus testículos le cuelgan hasta el suelo.

Yemayá y Orisha Oko

Según los textos antiguos de la cultura yoruba que se hallan en IFA, se encuentra como la diosa del mar conocida como Yemayá ofrece su cuerpo a Orisha Oko para que su hijo Shangó se hiciera IFA. Yemayá fue a ver a Olofin para que éste le cumpliera sus deseos, sin embargo, Olofin se negó, y Yemayá muy disgustada pensó en una manera de convencer a Olofin.

Así fue como llegó a sus oídos que Orisha Oko era el que le vendía los Ishus (ñames) más grandes y  jugosos a Olofin y era el único que poseía el secreto de cómo sembrarlos, de esta forma ella se fue a verlos con la intención de robarle ese secreto a él y poder así convencer a Olofi.

Ella se le presentó desnuda y tratado de seducirlo y enamorarlo, pero Orisha Oko no le hizo caso alguno, Yemayá de nuevo intentó enamorarlo presentándose desnuda frente a él y por segunda vez no consiguió tener ningún tipo de resultado.

De esta manera, lo intenté por una tercera vez donde logró seducirlo y obtuvo el secreto que guardaba este Orisha, cuando ella logró obtener el secreto se alejó de él y se dedicó a sembrar Ishu por su propia cuenta, de esta forma Yemayá obtuvo los Ihsus más grandes y hermosos de los que sembraba Orisha Oko.

De esta forma, Yemayá decidió ir a ver a Olofin para proponerle los más hermosos y mejores Ishus que ella había podido sembrar y le propuso que se los daría a cambio si éste accedía a hacerle IFA a su hijo, Olofi accedió al ver esos Ishu tan grandes que eran muchos mejores de los cuales Orisha Oko sembraba.

Diloggun de Orisha Oko

El Diloggun es conocido dentro de la cultura yoruba como un método de comunicación donde se usan caracoles, los cuales dictan signos en donde se manifiesta el orisha. El sistema de Diloggun trabaja con la parte abierta de los caracoles donde los santeros lo asocian como el hablar de los santos y por lo tanto tienden a contar cuantos son los caracoles que quedan abiertos y boca arriba y buscan la interpretación a esos signos.

Muchos son los signos y combinaciones que pueden aparecer entre este método de comunicación en donde cada número de caracoles hacia arriba representa a un orisha y el mensaje que éste desea manifestar a la persona que se encuentra consultándose, Elegguá es el único santo que se presenta con 21 caracoles mientras que los otros orishas solo tienen 18, éste es el único santo que intercede entre los mensajes de los orishas y la persona que está llevando la consulta

Orisha Oko se manifiesta bajo los signos de Eyeunle 8, Eyioko 2 y oddí 7 y sus múltiples.

Ceremonia

Las ceremonias que sirven para recibir a esta deidad se hacen junto con muchas ceremonias previas; para entregar Orisha Oko primero se tiene que dar de comer a la tierra. El padrino deberá dirigirse a buscar el otan de Orisha Oko, donde posteriormente tiene que ser lavados con las hierbas de esta deidad, luego de darle de comer a Orisha Oko.

En la ceremonia de darle comida a la tierra se debe preparar todo lo que conlleva esta ceremonia, las cuales se le van a ofrecer, diferentes tipos de granos, verduras, frutas, los animales, miel, cascarilla entre otros.

Esta ceremonia se debe hacer en un lugar abierto donde se le abre un jorojoro (hoyo en la tierra) lo suficientemente grande para que entre todo lo que se le va a ofrecer al santo.

De esta forma se preparan las vistas, las cuales son Moyugbas, especialmente a Orisha Oko y Oroiña para que de esta forma los santos conozcan lo que se va a realizar. Una vez  hecho esto, se presenta a la persona, la cual es limpiada con los animales y se realiza los sacrificios seguidos con los granos. De esta forma la persona que está dirigiendo la ceremonia pregunta si Obi se encuentra satisfecho para poder así cerrar el Jorojoro.

Orisha Oko: historia, collar, tratado, ceremonia y más
2.5 (50%) 2 votos


Si te ha gustado el artículo Orisha Oko: historia, collar, tratado, ceremonia y más te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario