Aprende todo sobre Andhaka, personaje mitológico hindú

Andhaka, está descrito como un perverso Asura dentro de los textos de la mitología hinduista. Se dice que fue muerto por el dios Shivá, quien para lograrlo se transformó en Virabhadra, un poderoso monstruo.

¿Quién es Andhaka?​

Así como la mayoría de los Asura hindúes, la leyenda Andhaka no aparece registrada dentro del Rig-veda, que es el texto más antiguo de la India y dentro del Majábharata, que es también un texto religioso hindú, es nombrado como el hijo de Diti y Kashiapa.​ (Ver articulo: Tilaka)

Su mito aparece también mencionado en diversos textos puránicos como es el caso del Matsiá purana, Shivá purana y el Bhágavata purana. A propósito, en este último se señala que Andhaka fue un rey de la Dinastía Iadu, y ancestro del dios Krisná.

La pronunciación del nombre es Andháka o también ondhók, tal como aparece en varios idiomas modernos de la India tales como el bengalí, el hindí, el maratí o el palí. Este nombre etimológicamente significa “ciego”. Su raíz Andhá es “ciego”, y andh este tomado como un verbo que significa enceguecer, siendo la palabra en conjunto Andháiati, que quiere decir “dejar ciego”. A Andhaka se lo conoce como el “rey de los Asuras”.

Leyenda de Andhaka

Se dice que Andhaka era hijo del dios Shivá y su esposa Párvati. La historia de su concepción inicia con un episodio donde la pareja se encontraba en el monte Mandhar, donde vivían. Como Shivá era un ermitaño, le gustaba apartarse para despejarse y meditar. Narran los hechos indicando que en ese momento se le acercó su esposa por detrás excitada y con los ojos cerrados.

Allí concibieron a su hijo, producto del sudor de ambos padres, al cual llamaron Andhaka que significa ciego, por aquello de los ojos cerrados. Al crecer, fue adoptando ciertos caracteres demoníacos, por lo que fue llamado Andhakásur, el demonio ciego.

Cuentan que un demonio llamado Jirania Aksha hacía muchas cosas para alabar al dios Shivá a cambio de que éste le concediera el poder tener un hijo que tuviese inmensos poderes y así poder conquistar el mundo. Shivá se negó a darle la petición pero a cambio le ofreció entregarle a su hijo Andhaka, señalándole que el poseía todas las cualidades que él querían en un hijo, diciéndole incluso que podía considerarlo como suyo.

El demonio de Andhaka, codicioso por más poder, hizo varios actos para complacer y alabar al dios Brahmá, a cambio de que éste le otorgara varias bendiciones entre ellas una visión extraordinaria y la inmortalidad.

El dios Brahmá accedió a todas sus peticiones, menos la de otorgarle la inmortalidad, ya que él mismo no era inmortal. A cambio de la inmortalidad, el dios Brahmá le dio la oportunidad de escoger cuándo quería morir, a lo que Andhakasur respondió que esto pasaría cuando se sintiera atraído por una mujer a la que nunca pudiese tener. Andhakasur estaba seguro de que con esa condición se mantendría virtualmente inmortal.

Andhaka

Reencuentro con sus padres

Andhakasur se volvió, con el paso del tiempo, más materialista y ya no rogaba por favores ante los dioses, pues se creía superior a ellos porque ya había conquistado la tierra y el cielo. Un día planificó un viaje junto a otros compañeros hacia el monte Mandhar, lugar donde vivían sus padres Shivá y Párvati.

Antes de hacer el viaje, los compañeros previnieron a Andhaka de que allí vivían un ermitaño y su hermosa esposa. Andhaka le pidió al grupo que llevaran ante él a la hermosa dama pero, una vez en el sitio, Shivá les dijo a los hombres que ellos eran los padres de Andhaka. El grupo no creyó en aquella historia e incitaron a pelear con Shivá.

Fue así entonces como el ejército de Shivá y el grupo de Andhaka se enfrentaron en una fuerte batalla, ya que Andhaka quería que Párvati fuera suya. Durante el conflicto, Shivá adoptó la forma de un demonio guerrero conocido como Virabhadra, acabando con la mayoría del ejército de Andhaka, mas no con él.

Lo más que lograba Virabhadra era dejar a Andhaka sangrando, pero veía como al cortar sus manos, brazos, cabeza, tronco, piernas y pies, aparecía una nueva parte de su cuerpo como si se reprodujera.

Fue entonces cuando Párvati invocó a sus ocho expansiones, conocidas también como las ocho diosas madres, para poder derrotarlo. Brahmani, Vaishnavi, Maheshwari, Kaumari, Indrani, Varahi, Narasinghi y Chamundai, quienes ayudaron a Virabhadra en la dura lucha.

También mataron al resto del ejército que quedaba de Andhaka y luego se unieron todas alineadas en el cielo, para librar la batalla final. Parvati se unió a la lucha con su esposo transformándose en una horrorosa diosa llamada Bhadrakali.

Shivá, convertido en Virabhadra, comenzó a cortar en dos partes a cada expansión de Andhaka, mientras que su compañera Bhadrakali le bebía toda la sangre, dejándolas secas. Solo así pudo ser derrotado Andhaka, quien luego se acercó a sus padres suplicando por su perdón. Luego de la batalla, Virabhadra volvió a ser Shiva y Bhadrakali se convirtió nuevamente en Parvati. Andhaka fue perdonado y se convirtió en uno de los hombres de Shiva.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo Aprende todo sobre Andhaka, personaje mitológico hindú te recomendamos los siguientes artículos relacionados: