≡ Menu




Leyenda del Dorado, lo que no sabías sobre este legendario reino

La leyenda del Dorado tiene sus orígenes en la época de la conquista y esto es debido fundamentalmente a los hallazgos que se hicieron en ciertas tierras y con estas tierras también se consiguieron muchas fortunas y misterios. En este artículo te contamos todo sobre uno de estos misterios llamados la leyenda del dorado, un lugar donde se creía que había gran cantidad de oro.

Origen de la leyenda

Existen diversas historias que mencionan cuál fue el inicio de la leyenda del Dorado, una de ellas se basa en una de las tradiciones que realizaban los indios Chibchas y es que estos creían que en la laguna Guatavita existía en su fondo un maligno dragón y estos por miedo y para aplacarlo le hacían ofrendas lanzándole oro en polvo y piedras preciosas al interior de la laguna.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esta laguna era muy importante para los indios, ellos consideraban que había sido  formada por un meteorito que cayó del cielo, se dice que esta teoría no es del todo descabellada ya que la laguna tiene la forma de un cráter y es muy profunda. El rito de hacer las ofrendas al dragón consistía en que el príncipe de la tribu se impregnaba de una sustancia muy pegajosa y viscosa y luego se cubría con polvo de oro, así su piel quedaba completamente dorada por el oro.

El príncipe posteriormente iba acompañado de cuatro caciques, quienes se montaban en una balsa llena de las ofrendas que eran el oro y las esmeraldas y con esto se dirigían al centro de la laguna y al estar allí el príncipe se lanzaba al agua como símbolo de que él era el soberano de su pueblo y mientras esto sucedía los caciques lanzaban el oro y las esmeraldas al agua, al mismo tiempo el resto del pueblo se colocaba a las orillas de la laguna tocando flautas, pipas de barro e instrumentos de percusión.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Por su parte, otros creen que la tribu solía enterrar a sus muertos en esa laguna y en este caso el rito consistía en cargar la canoa con el cuerpo del difunto y con ello una gran cantidad de joyas y tesoros, cuando la canoa llegaba el centro de la laguna la hundían y todo iba a dar al fondo del lago. (Ver articulo: Nun)

Lo realmente importante, no era sobre cuál era el rito que hacían los indios que habitaban cerca de esta laguna, sino las grandes cantidades de tesoros que se hallaban en el fondo de dicha laguna y es que según se cuenta, en el lago existían grandes tesoros, tantos que ningún hombre se podría imaginar; hay quienes aseguraban que la ciudad completa resplandecía porque estaba hecha de oro y plata.

En la época de la conquista, muchas historias eran las que se contaban entre los soldados europeos y la mayoría de ellas lo que hacían era alimentar la codicia por encontrar joyas, piedras preciosas y mucho oro.

Cuando comienza a circular la leyenda de “El Dorado”, ésta llega a los oídos de muchos conquistadores, los cuales decidieron emprender la búsqueda de este maravilloso lugar.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Y es que la mayoría de los conquistadores se dejaron llevar por las grandes historias que se contaban de este lugar, es que de sólo pensar en conseguir un pueblo cuyas calles y casas eran de oro, donde el oro seguramente abundaba, ya que se decía que hacían construcciones con él, los volvía cada día mas locos por hallar este lugar.

Conoce la historia completa

La leyenda de “El Dorado”, se refiere a una ciudad de oro perdida que se cree que existe en algún lugar de América del Sur, aún no se ha encontrado, pero eso no ha impedido que los historiadores y buscadores de tesoros la busquen; desde que comenzó la leyenda en la década de 1500, miles de personas han intentado ubicar esta ciudad de oro en varios lugares de América Latina.

A principios del siglo XVI las historias que se contaban de El Dorado eran muy variadas y se habían expandido a diversos países como España y allí los conquistadores españoles comenzaron las expediciones para conseguir la fabulosa ciudad de oro.

Se lanzaron muchas expediciones en busca de esa leyenda, la más famosa y más conocida fue la que dirigieron los conquistadores Francisco Orellana y Gonzalo Pizarro en 1541.

Las expediciones se concentraron en la región de la meseta de Bogotá y en la cuenca superior del Amazonas y es que en esas áreas era en donde se ubicaban los pueblos y aldeas de Chibchas.

Los conquistadores llegaron a las ciudades de los Chibchas y tomaron todos los tesoros que consiguieron a su paso, de hecho, se dice que durante uno de los primeros saqueos ordenados por el rey Felipe II, se consiguieron más de 14 cargas de oro.

Y es que, a pesar de todo el oro que consiguieron y se llevaron de los territorios que habían saqueado los españoles, estos consideraban que no se trataba de una ciudad de oro, ya que se dieron cuenta que la mayoría del oro que poseía esta tribu se debía al comercio.

Con el tiempo, los buscadores de tesoros españoles abandonaron la búsqueda de la ciudad de oro perdida y concentraron sus esfuerzos en explotar la riqueza dorada que se creía que se encontraba en las profundidades del lago Guatavita; es por esta razón que los españoles intentaron drenar el lago varias veces, los dos esfuerzos más notables fueron los realizados por Lázaro Fonte y Hernán Pérez de Quesada en 1545 y por Antonio de Sepúlveda en 1580.

Cronología de las expediciones

Fueron muchas las expediciones que se realizaron en búsqueda de la famosa leyenda del dorado, a continuación se menciona en orden cronológico:

Leyenda de el Dorado

Año 1530

En el año de 1530, se realizó una exploración en el río Orinoco y en la zona del Meta, esta expedición fue realizada por Diego de Ordaz.

Luego de este explorador D´Ortal, Herrera y von Spyer también realizaron una expedición, pero en este caso descubrieron que no había en Meta un lago como el de la leyenda del dorado y mucho menos habían indios cubiertos de oro.

Año 1535

En este año, la expedición estuvo a cargo de los alemanes, específicamente por un grupo de banqueros alemanes de la familia de Welser, estos iban bajo el mando del explorador Philipp von Hutten, estos alemanes se adentraron en la selva, pero se consiguieron a Carlos V con algunos derechos de propiedad, quien con 400 hombres aproximadamente habían buscado El Dorado por el territorio de Venezuela y los cuales sí lograron conseguir oro, pero no el que les contaba la leyenda.

Año 1537

Este año, el lago Guatavita fue descubierto por Gonzalo Jiménez de Quesada, mientras éste buscaba oro en el país (Colombia), al final resultó que se descubrió una gran cantidad de oro en el lago y sus alrededores, respaldando así las historias y tentando a otros a buscar más en el referido país.

Año 1539

Leyenda de el DoradoEste año, unos doscientos españoles comandados por Gonzalo Pizarro comenzaron la búsqueda del dorado, en este caso no tuvieron éxito, pero lograron descubrir el árbol de canela.

Igualmente este año, Francisco Orellana decidió explorar las tierras que existían entre el Orinoco y el Amazonas, pero no tuvieron éxito, se cuenta que en esta excursión se dio una historia que le dio el nombre de “el río de las Amazonas”.

Año 1558

En el año 1558, se dió una de las más famosas expediciones al corazón del Amazonas, en este caso iban comandados por Pedro de Ursúa y Lope de Aguirre, esta excursión se hizo a través del Río Marañón, todo con la intención de encontrar El Dorado por la selva del Amazonas. Se cuenta que esta expedición terminó de una forma bastante dramática, ya que en ella se produjeron diversas traiciones y asesinatos; y que es que ambos comandantes se separaron y los que fueron con Aguirre bajaron por el río amazonas hasta la isla de Margarita en Venezuela y allí lo único que hicieron fue asesinar y saquear, al final la expedición terminó con la muerte de Pedro de Ursúa a las manos de Lope de Aguirre.

Año 1584

En este año, Antonio de Berrio decidió salir desde Bogotá en busca de El Dorado, se fue por el Orinoco hasta llegar al mar, Berrio prosiguió y concluyó que el tesoro se encontraba en la ciudad de Manoa, en el lago llamado Parimé. (Ver articulo: Mary Celeste)

Año 1617

El explorador inglés Sir Walter Rayleigh, lanzó dos expediciones para El Dorado; la segunda, que fue encabezada por su hijo Watt resultó trágica, al explorar el río Orinoco el equipo no pudo encontrar ninguna señal de la ciudad de oro, para empeorar las cosas, entraron en un conflicto desastroso con los exploradores españoles y Watt fue asesinado en la lucha.

Con el corazón roto por la muerte de su hijo, Sir Walter regresó a Inglaterra donde el desastre se intensificó, ya que a los exploradores ingleses en el Nuevo Mundo se les había ordenado explícitamente evitar conflictos con los españoles, debido a la delicada situación diplomática entre los dos imperios; las acciones de Sir Walter Rayleigh fueron vistas como peligrosamente imprudentes y fue ejecutado por orden del rey James.

Año 1801

Leyenda de el DoradoEn este año, Alexander von Humbdoldt inició una expedición con la cual llegó al Mar Blanco o conocida laguna Parimala, éste aseguró que El Dorado nunca existió y luego de esto elaboró la historia de la leyenda desde el punto de vista científico.

Año 1803

En este año se intentó drenar la laguna de Guatavita mediante un túnel y es que las investigaciones demostraron, que este era el lugar donde se iniciaban los príncipes antes de ser coronados, estos no lograron drenar todo el lago pero hallaron objetos de oro de gran interés arqueológico, pero sin relación alguna con la leyenda del Dorado.

Año 1965

En este año, el Gobierno colombiano decidió declarar la laguna de Guatavita como lugar histórico y esto se hizo para evitar las acciones de los buscadores de oro, pero a pesar de esto siguieron las actividad y en 1969 se encontró en la localidad de Pasca una figura de oro, se cuenta que ésta figura era una representación de la ceremonia del indio dorado.

Año 1990

En este año, el periodista colombiano Roberto Toivar Gaitán, decidió bucear en la laguna Guatavita pero sin éxito.

Después del Año 2000

En el año 2000, se dio otro intento por lograr conseguir el Dorado, en este caso el Monasterio de Santo Domingo buscó túneles subterráneos incas, lo cierto fue que no se concretó nada en específico, pero curiosamente el radar había revelado lo que parecía ser una entrada a un gran túnel debajo del Monasterio.

Otro intento reciente por encontrar y desacreditar la leyenda del Dorado se produjo en 2001, cuando el arqueólogo italiano Mario Polia descubrió un documento que data de la década de 1600 y que describe una ciudad que podría ser El Dorado, ubicada en una zona conocida como Paratoari en Perú, además se han encontrado herramientas en el área, que sugieren los restos de una civilización.

En octubre de 2001, se realizó una expedición científica dirigida por el explorador ítalo-polaco Jacek Palkiewicz con unos quince exploradores y estos descubrieron en la Amazonía peruana, la existencia de la mítica ciudad de Paititi, esta expedición contaba con tecnologías avanzadas, los mismos recorrieron el departamento de Madre de Dios con el objetivo de verificar la ubicación de Paititi o El Dorado, como llamaban a esta ciudad los españoles. (Ver articulo: Octavius)

Hoy en día, El Dorado aún no se ha encontrado en América del Sur, una y otra vez la codicia ha llevado a los cazadores de tesoros a lo largo y ancho del continente, incluso algunos han encontrado la muerte en busca de él.

Los buscadores de la leyenda del Dorado

Muchos fueron los exploradores que intentaron conseguir el famoso Dorado, en muchos casos estos exploradores fueron improvisando y algunos de ellos trataron a los nativos que encontraron de manera relativamente justa y en otros casos los exploradores eran codiciosos y obsesionados, algunos torturaban a través de las poblaciones nativas y mataban a miles en su búsqueda infructuosa. A continuación se mencionan algunos de los buscadores más distinguidos del Dorado:

Gonzalo Pizarro y  Francisco de Orellana

En 1541, Gonzalo Pizarro, hermano de Francisco Pizarro, dirigió una expedición al este de Quito y después de unos meses, envió a su teniente Francisco de Orellana en busca de suministros, Orellana y sus hombres encontraron el río Amazonas, que siguieron hasta el océano Atlántico.

Gonzalo Jiménez de Quesada

Leyenda de el Dorado

Quesada partió de Santa Marta con 700 hombres en 1536 y a principios de 1537 llegaron a la meseta de Cundinamarca, hogar del pueblo Chibchas que conquistaron rápidamente. La expedición de Quesada fue la que realmente encontró El Dorado, aunque los codiciosos conquistadores de la época se negaron a admitir y siguieron buscando.

Ambrosius Ehinger

Ehinger era un alemán que en el momento de su expedición, parte de Venezuela que según era administrada por alemanes, e hizo expediciones en 1529 y en 1531 y dirigió dos de las expediciones más crueles, ya que sus hombres torturaron a muchos nativos y saquearon sus aldeas sin descanso, pero el mismo fue asesinado por nativos en 1533.

Lope de Aguirre

Leyenda de el Dorado

Aguirre fue un soldado en la expedición de 1559 de Pedro de Ursúa la cual partió de Perú. Aguirre tenía un psicótico paranoico y más temprano que tarde hizo que los hombres de Ursúa se volvieran contra él, quien fue asesinado y finalmente Aguirre se hizo cargo de la expedición y comenzó un reinado de terror, ordenó el asesinato de muchos de los exploradores originales y capturó y aterrorizó a la Isla de Margarita. Su final fue igual de sangriento que el de su gestión, ya que éste fue asesinado por soldados españoles.

Sir Walter Raleigh

Sir Walter Raleigh era considerado un legendario cortesano isabelino y es recordado como el hombre que introdujo las papas y el tabaco en Europa y por su patrocinio de la condenada colonia Roanoke en Virginia, pero también era un buscador de El Dorado y el mismo pensó que el mismo estaba en las tierras altas de Guyana e hizo dos viajes allí, uno en 1595  y otro en 1617. Después del fracaso de la segunda expedición, Raleigh fue ejecutado en Inglaterra.

Todo sobre Guatavita

Como hemos visto, la leyenda del Dorado se considera que fue creada por los indígenas que vivían en Guatavita y para ser más específicos, se desenvuelve en la laguna de Guatavita. La ciudad de Guatavita está ubicada a solo 75 Km, más o menos a una hora de distancia de la capital colombiana.

Leyenda de el Dorado

El actual municipio de Guatavita es un complejo arquitectónico de 42 años creado para reemplazar el casco antiguo que fue sumergido por el Embalse Tominé, una obra maestra de infraestructura que genera energía eléctrica para las localidades cercanas y una cantidad sustancial de agua a Bogotá.

En la actualidad, el casco antiguo de Guatavita se encuentra cubierto por el embalse, pero anteriormente solía estar en las laderas de la colina con el nombre de Montecillo, esta fue considerada como la capital religiosa del antiguo pueblo Chibchas y un sitio para la producción de piezas metálicas finas.

Por otro lado, tenemos el lago de Guatavita, el cual es considerado como el lago sagrado y el cual se encuentra en el municipio de Sesquilé y solía ​​ser el sitio ceremonial donde los indios adoraban a Chie, la diosa del agua, durante ceremonias lujosas que dieron origen a la leyenda del Dorado. (Ver artículo: Hawaiki)

Los españoles intentaron drenar el lago varias veces; el alto costo de estas expediciones les hizo renunciar, pero no después de obtener la mejor parte del botín.

En la actualidad, la ciudad de Guatavita, es decir, la nueva ciudad fue construida en los años sesenta y es un sitio de patrimonio arquitectónico clasificado en las categorías de edificios familiares y civiles; los edificios familiares están representados por casas de diseño simétrico con paredes blancas y techos de tejas de cerámica; los edificios civiles por su parte, se encuentran a cargo de la Oficina del Alcalde, la Casa de la Cultura, 17 plazas pequeñas, el Puente de los Amantes, la plaza central, el centro de artesanías y la fuente de La Cacica, todas conectadas por calles de adoquines.

La nueva ciudad de Guatavita está relacionada con la leyenda del Dorado y es que es fácil encontrar datos que acercan a los visitantes a los hechos, ya sea porque están inscritos en edificios o en documentos, o porque hay guías y locales bien informados que están felices de transmitir información sobre los eventos.

Laguna de Guatavita

Como ya vimos, la laguna de Guatavita se encuentra en el municipio de Sesquilé, al norte del municipio Guatavita, provincia de Almeidas de Cundinamarca, ésta se encuentra a una altitud de 3.100 metros sobre el nivel del mar, con una temperatura de 5 a 11℃.

Lo increíble de esta laguna, es que está formada por una zona montañosa que permite que se haga una formación perfectamente circular, ésta tiene un diámetro de aproximadamente 700 metros de diámetro.

Esta laguna fue considerada como sagrada por la tribu de Mioscas (Chibchas); en dicha laguna se realizaban diversos rituales, como lo era la investidura del nuevo Cacique y es que en los diversos rituales que se hacían en esta laguna, los indígenas le hacían ofrendas, las cuales eran de oro y esto generó el origen de la leyenda del Dorado.

Drenaje del lago

La laguna de Guatavita fue descubierta por los conquistadores en el año de 1540, una vez en el valle de Bogotá, sometieron a los indios y de ellos sacaron mucha información para saber exactamente dónde está el lago de la leyenda del Dorado.

Una vez en el lago, los conquistadores hicieron tres intentos de drenarlo, específicamente en los años de 1545, 1580 y 1898. El intento final fue llevado a cabo por un explorador británico llamado Hartley Knowles, cuyo equipo de expedición drenó exitosamente el lago a menos de cuatro pies de profundidad, pero el fondo fangoso hizo imposible la búsqueda de oro, además que el calor que se presenta en esa época secó todo el lodo y lo convirtió en concreto.Leyenda de el Dorado

En el primer intento, dos españoles intentaron drenar el lago usando esclavos y cubos, pero al pasar tres meses los avances era muy pocos y sólo lograron bajar el nivel de agua en 3 metros, pero a pesar de que bajaron poco el nivel del agua, lograron recuperar algunos objetos de oro, aunque no existen registros de qué fue lo que se llevaron exactamente.

En el segundo intento, Antonio de Sepúlveda intentó drenar el lago mediante la excavación de un canal a través del borde del cráter en el que se encuentra el lago Guatavita. En este caso se pudo reducir el nivel del agua en 20 metros, pero ocurrió una tragedia cuando las paredes del canal se derrumbaron y con ello fueron muchos los esclavos que murieron, aunque a pesar de este accidente, se cree que fue capaz de recuperar cantidades considerables del tesoro de oro.

El otro intento notable fue realizado por Contractors, una empresa británica propiedad y operada por Hartley Knowles, un ingeniero inglés por medio de un túnel, Knowles drenó exitosamente el lago y se dice que recuperó oro, esmeraldas, ámbar e incluso jade chino de los lados del lago; y es que según un reportaje que se publicó en The New York Times en 1912, Knowles afirmó que había recuperado un tesoro por un valor de alrededor de $20.000.

A pesar de todo lo que consiguieron, Knowles aseguró que sólo habían sacado un poco, ya que según no habían excavado hasta el fondo, pero una vez que el lago había sido drenado, el lodo en el fondo se endureció como si fuera de concreto, lo que hace que las recuperaciones sean casi imposibles.

Dichas búsquedas de tesoros terminaron efectivamente cuando en 1965, el gobierno colombiano puso al Lago Guatavita bajo protección legal como parte del patrimonio histórico y cultural de la nación.

En la actualidad, algunos de los tesoros del Dorado son parte de las colecciones que el Banco de la República de Colombia logró recuperar y se exhiben en el Museo del Oro en Bogotá.

Leyenda del dorado en Venezuela

Venezuela presenció las diversas exploraciones que se hicieron por los caminos de América de los conquistadores españoles y portugueses y es que a través de sus grandes ríos como El Amazonas y El Orinoco, vieron la puerta de entrada para descubrirla y en algunos casos saquear y explotar sus riquezas.

Son diversos los mitos y leyendas que existen en las profundidades de la selva amazónica y una de ellas es la Leyenda del Dorado, que renace en el tiempo su ambición y es que si analizamos lo que fueron las búsquedas que se hicieron basados en las historias de una ciudad de oro, podemos ver como Venezuela también formó parte de ella.

Leyenda de el Dorado

Existieron diversas empresas que se lanzaron a conquistar El Dorado y es que las búsquedas se pueden dividir en tres etapas o ciclos; la primera etapa que comprende exploraciones que se hicieron para hallar la rica provincia de Meta, que se creía existir en el curso superior de este río, pero cuya riqueza no era sino el reflejo de la opulencia real de los indios Chibchas de la meseta bogotana.

En la segunda etapa es donde aparece Venezuela y es que en esta etapa se hicieron grandes exploraciones en los llanos de Venezuela y Nueva Granada, comprendidos entre las montañas del Norte de Venezuela y el río Caguán al Sur, del Orinoco al Este y la cordillera Oriental de Nueva Granada al Oeste; la mayoría de las expediciones que se realizaron en tierras venezolanas para la búsqueda de El Dorado estuvieron a cargo de Hutten, Maraver de Silva, Fernández de Serpa, Jiménez de Quesada, Francisco de Cáceres y Antonio de Berrío.

La tercera etapa fueron las expediciones que se realizaron por los inmensos territorios montañosos y selváticos circunscritos por el Orinoco y que llegan al Esequibo; el resultado más inmediato de todas y cada una de las exploraciones que se realizaron, fueron un ensanche progresivo de los conocimientos geográficos relativos a Venezuela.

En pocas décadas se obtuvo una comprensión empírica de los rasgos característicos de las más importantes regiones de Venezuela, sus dimensiones reales, población, producciones y posibilidades económicas.

¿Realmente existe?

La existencia de esta leyenda todavía en la actualidad no se ha comprobado y es que, probablemente no existió una ciudad de oro escondida en las profundidades de América del Sur, pero los arqueólogos han descubierto que el mito inicial de “El Dorado” tiene ciertas bases; las investigaciones han demostrado, que el alcance y la calidad de la producción de oro en el área alrededor de lo que hoy es Colombia, fue verdaderamente notable a fines del siglo XVI.

Sí existió la tribu que da origen a esta leyenda y es que basados en los análisis arqueológicos y antropológicos, se ha demostrado que el oro era una parte central de su cultura y este era solo usado como una ofrenda religiosa.

En 1969, los aldeanos encontraron una balsa de oro en una cueva en las colinas al sur de Bogotá; representa una escena exactamente como la que se describe en los mitos del lago Guatavita, lo que agrega más credibilidad a las historias de “El Dorado”.

El Dorado como lugar podría no haber sido más que un producto de la imaginación de los exploradores europeos y su sed de riqueza en el Nuevo Mundo, pero los rituales sagrados de la tribu detrás del mito ciertamente eran reales.

Imágenes

Leyenda de el Dorado

Dejar Comentario