≡ Menu




Aprende sobre el enano de la Catedral, quien aparece después de las doce

El enano de la Catedral es un mito extendido en la ciudad de Caracas, Venezuela, desde el siglo XVIII, donde un pequeño hombre con aspecto de enano solicita a los transeúntes un cerillo para encender un cigarrillo, y luego al darles las gracias, los invita a que visiten el infierno cambiando de forma y convirtiéndose en un gigante; se aparece sólo a medianoche y forma parte de las leyendas urbanas de Venezuela, conoce más de esta criatura leyendo este artículo.el enano de la catedral

Origen

Durante la época de la Colonia, en la denominada Ciudad de los Techos Rojos existía una leyenda denominada El enano de la Catedral, el cual está arraigado desde los tiempos donde la influencia inglesa y francesa para la época era muy fuerte. Los ciudadanos caraqueños duraban en la plaza mayor cerca de la catedral de Caracas, junto a su pareja, amigos y familiares hasta entrada la noche, allí dialogaban, fumaban y conversaban, en ese ambiente se creó este mito, que forma parte de la cultura urbana caraqueña.

Se dice que era un pequeño hombrecillo con aspecto de enano que era objeto de burlas por su tamaño; en una ocasión, algunas mujeres lo persiguieron para burlarse, sin embargo, éste pudo esconderse en la catedral; allí permaneció hasta murió. Luego más nadie supo de él, y entre el silencio de las noches caraqueñas comenzó a formarse un mito que duró por muchos años en la cultura popular de Venezuela.el enano de la catedral

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esta leyenda nace de los cuentos y costumbres que la gente contaba para distraerse inventando historias y cuentos interesantes, la idea era llamar la atención o encontrar un tema que permitiera pasar un rato conversando entre amigos, la figura en cuestión se aparecía en lo que es ahora el Panteón Nacional, y que anteriormente se denominaba “La Catedral de Caracas”, se remonta desde el siglo XVII. (Ver articulo: Trasgus)

Historia de el enano de la Catedral

El enano de la Catedral era, según cuentan los historiadores, un enano muy pintoresco y que una de las primeras leyendas donde se conoció relató lo siguiente: Resulta que un hombre muy buenmozo (era la forma para describir a una persona bien vestida), se paseaba por los alrededores de la catedral, con la finalidad de encontrarse con su enamorada. El hombre iba caminando y cantando, tomando ron para amortiguar el frío, y a medida que avanzaba se ponía más nervioso, no se sabía si era por la soledad del lugar o por saber que su enamorada ya se encontraba más cerca.el enano de la catedral

Sin darse cuenta sintió que alguien lo estaba siguiendo, y se asustó un poco, pensando que era un ladrón o un espanto de los que le contaban sus abuelos, cuando de repente sintió que ese algo estaba al lado suyo no se atrevió a voltear, pero sintió un gran aullido que esta vez sí lo hizo voltear, al mirar notó que era un perro, del susto pasó a la risa, la cual eran tan fuerte que se escuchaba a muchas cuadras.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Cuando el hombre llegó a la entrada de la catedral, se encontró con una silueta, al detallarlo bien observó que era un hombre muy pequeño, parecía un enano, tenía ropa al estilo colonial, con un sombrero muy elegante y de buen vestir, éste al verlo lo saludó con la mano, el joven algo confundido observó que el enano le pidió fósforo para encender un cigarrillo, y el joven para no quedar como mal educado sacó su yesquero y encendió el cigarrillo de la criatura, olvidando el consejo que le habían dado sus abuelos, “Jamás enciendas el cigarrillo de un enano”.

En ese momento el enano le mostró unos colmillos enormes y comenzó a crecer y crecer descontroladamente, hasta llegar a la altura de la torre principal de la catedral. En ese momento, el enano (que se había convertido en gigante) le dijo “Gracias amigo por el fuego, y ahora ¿quieres ir conmigo a donde hay fuego de verdad?” y comenzó a reírse burlonamente, el joven sumamente asustado comenzó a rezar varias veces y se aferró a la cruz de palma que siempre guardaba en su bolsillo y desde esa noche dejó de buscar mujeres y acudir a las fiestas nocturnas.

La tradición de los caraqueños los días domingo era acudir a misa y después sentarse a conversar en la Plaza Mayor, actual Plaza El Venezolano, incluso disfrutaban de las retretas que la banda marcial se encargaba de deleitar a los ciudadanos, sin embargo cuando llegaba la noche la mayoría se iba a sus casas, ya que las calles eran muy oscuras y solas, los faroles que alumbraban éstas eran de aceite y no duraban mucho tiempo encendidas.el enano de la catedral

Los más ancianos se sentaban en las puertas de las casas a contar historias de la cotidianidad caraqueña, entre muchas siempre salía a relucir una de las más interesantes y que cada quien le daba el color según su necesidad, El enano de la Catedral, según cuentan, cuando las campanas de la catedral sonaban a partir de las doce de la noche, era la hora en la cual se aparecía esta criatura, por lo que ya las puertas y ventanas deberían estar cerradas. Este ser estuvo espantando en la ciudad hasta comienzos del siglo XX, era el terror de la zona, algunos caraqueños que vivían en la Pastora, lugar ubicado al pie del cerro Ávila, llegaban muy asustados después de haber sido testigos de la presencia del enano de la catedral. (Ver articulo: Leyenda de el Padre sin cabeza)

Tambien Te Recomiendo Ver...

El propio presidente de la República para ese momento, el General Antonio Guzmán Blanco, recibió su dosis de susto por parte de este enano, resulta que el presidente salió de su oficina muy cerca de la Plaza Mayor, y decidió acercarse a la catedral con la finalidad de verificar donde podía comenzar las remodelaciones del casco central de Caracas.

En ese momento observó que había un hombrecito fumando en la entrada de la Iglesia y por temor a encontrarse con el fantasma, decidió dar la vuelta y regresar a su despacho; el día siguiente prometió no pisar ese templo más nunca en su vida. Asimismo, unos cuantos años después, durante el comienzo de la democracia y el periodo post dictadura, se llegó a escuchar una versión en la cual el enano dejó de asustar en la capital cuando el presidente Rómulo Betancourt llegó a la presidencia.el enano de la catedral

Características

  • Es una especie de hombre pequeño con aspecto diabólico.
  • Se viste muy elegante y es de buenos modales
  • Engaña a sus víctimas incluso en ocasiones ofreciéndoles cigarrillos.
  • Solamente asusta, nunca se ha escuchado que haya cobrado la vida de alguien o herido alguna persona.
  • Su comportamiento hacia los hombres lo hace por venganza.
  • Se considera un pequeño demonio espiritual.
  • La iglesia no lo reconoce como una entidad ni siquiera como un ángel celestial diabólico.
  • No existen datos verdaderos que puedan verificar su existencia.
  • Se considera solamente un mito
  • Desapareció cuando un famoso músico venezolano dominicano llamado Billo Frometa estrenara la canción “El muerto de las gradillas”.
  • Después de encender el cigarrillo era capaz de cuadruplicar su tamaño.

 

Recomendaciones

Para prevenir la presencia de esta criatura diabólica, las personas se daban consejos entre ellas, sobretodo a los jóvenes que les gustaba la butifarra, las fiestas y la búsqueda de chicas en las noches caraqueñas, los mayores no se atrevían a salir de noche, y aconsejaban que si el enano de la catedral se les aparecía, comenzaran a rezar el padre nuestro tantas veces como pudiera.

Si por casualidad observaban a una pequeña figura cerca de la catedral, lo mejor era que huyeran lo más rápido posible, antes de que el enano solicitara que le encendieran su cigarrillo; los que se negaban a darle un cerillo, estaban expuestos a soportar la ira de la criatura, donde incluso podía llegar enfurecerse demasiado, e incluso causar mucho miedo a la víctima.

Para la época se pudo de moda el refrán “No le des fuego al cigarro del enano”  donde las personas no se atrevían a solicitar un cerillo para encenderlo, ya que creían que iban ser confundidos con el enano de la catedral, a pesar de no estar cerca del templo y tener una altura promedio. (Ver articulo: Leyenda de La Sucia)

Otros datos

Actualmente, la mayoría de los caraqueños desconocen de este mito, ningún ciudadano que haga vida en la sociedad de la capital de Venezuela conoce esta leyenda; la cotidianidad, el modernismo y la tecnología han hecho que este tipo de tradiciones se vayan perdiendo entre las personas, para muchos no es relevante recordar esas historias, porque el caraqueño ha cambiado sus prioridades, es difícil poder subsistir diariamente, el bullicio, la rutina y la velocidad de vida urbana que lleva esta ciudad no permite a los cronistas e historiadores refrescar la memoria cultural de Caracas.el enano de la catedral

Sin embargo, existen artistas en varios géneros que han intentado mantener la creencia histórica de los mitos y leyenda de Caracas, en el caso del Enano de la Catedral se han realizado varias miniseries producidas por empresas de televisión públicas y privadas; en el cine se proyectó hace años una película referente a este mito, y a nivel de literatura los historiadores han escrito muchas páginas recordando lo fantástico y misteriosos que era considerada las noches nocturnas de la capital.

En las diferentes bibliotecas públicas se pueden conseguir revistas y pequeños proyectos que narran la cultura urbana de Caracas, y se consiguen infinidades de cuentos nacidos durante la época de la colonia española, asimismo en las instituciones educativas han intentado a través de proyectos de aprendizaje recuperar la memoria cultural de este mito tan importante. (Ver articulo: Martinico)

Dejar Comentario