≡ Menu




Descubre todo sobre el dios Tepeu

En la mitología maya Tepeu es uno de los dioses creadores del hombre, forma parte de los fabricantes y antepasados por pertenecer al grupo de dioses más antiguos conocidos de esta mitología. Era un dios del cielo, sabio, astuto y con grandes poderes.

Tepeu

Tepeu como un dios maya.

Dentro de la mitología maya existieron distintas entidades, entre las primeras conocidas están Tepeu, el dios del cielo; Huracán, dios de los vientos tormentosos y el fuego; y Kukulkán, dios de las tempestades. Estos tres, además, son los dioses creadores de la humanidad.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Tepeu es uno de los dioses más importantes para los mayas, adorado por darle la vida a los hombres y por su característica sabiduría. El Popol Vuh narra la historia de este dios junto con los ya mencionados en la creación, describiendo la creación del mundo gracias a los dioses mayas pertenecientes al panteón, quienes crearon el mundo y luego a los hombres para ser adorados.

¿Quiénes eran Tepeu y Gucumatz?

Tepeu y Gucumatz, también llamado Kukulkán, dependiendo de la cultura, son dos de los dioses de la creación, quienes dieron vida al mundo y a los hombres junto con Huracán. Gucumatz es el dios que enseñó a los hombres el fuego y dio vida en el agua.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Estos dioses son muy influyentes dentro de la mitología y llevan un lugar especial en el cielo para los mayas. Ambos, en busca de no ser olvidados, sino mas bien adorados, buscaron la manera de crear una raza que pudiese brindarles esta admiración y fue allí cuando nació el deseo de crear a los humanos.

Tepeu y Gucumatz fueron quienes dirigieron el proceso de creación mientras Huracán lo ejecutaba. Toda esta historia es narrada en el Popol Vuh y adorada y respetada por los mayas.

El mito de la creación.

Para los mayas, la creación se dio gracias a los dioses, quienes crearon la especie humana tras varios intentos de moldear algunos materiales, que a través de su magia llenarían de vida, alma y espíritu.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Antes no existía nada, solo los dioses, entre ellos Gucumatz y Tepeu. Estos decidieron un día crear el mundo y con solo decir “Tierra” esta se creo, seguidamente hicieron el mar y con esto poco a poco se fueron creando el día y la noche, las montañas y los valles. Pero aun así el mundo seguía muy vacio, por lo que dieron vida a los animales, estos se esparcieron por el mundo. (Ver Artículo: Calendario Maya)

Aun con todo esto, se dieron cuenta de que los animales no podrían adorarles, pues no eran capaces de hablar y de entender que ellos eran sus creadores, por esto les castigaron de por vida para que se alimentasen entre ellos mismos. Decepcionados los dioses se dieron la tarea de crear una raza que pudiese adorarlos.

En este video podremos entender más sobre el mito de la creación:

El hombre de barro.

El primer material que utilizaron fue el lodo, que pareció en un principio una buena idea, pero este se mostro débil y de difícil movimiento, al endurecerse no permitía el habla de los hombres y al humedecerse se hacía muy difícil entenderles.

Los creadores frustrados porque no servía deshicieron a los hombres de lodo y se reunieron junto al consejo para buscar una mejor opción, allí decidieron que el hombre debía ser más firme que el lodo.

El hombre de madera.

Por ello crearon al hombre de madera, un material consistente que pudiese soportar. Estos pudieron hablar y moverse por la tierra, pero no parecían tener una esencia interior, les faltaba un alma y por ello no lograban entender y menos adorar.

Nuevamente los dioses les mandaron a ser destruidos, aunque varios de ellos pudieron escapar y reproducirse, dando origen a los monos. Los creadores se preocuparon ahora por darles un interior, hacerlos saludables y capaces de entender.

El hombre de maíz.

Esta vez los dioses recorriendo un campo encontraron una gran siembra de maíz y les surgió la idea de hacer al hombre con estos cereales. Tomaron el maíz y formaron su carne, con el mismo alimento extrajeron líquido para darles sangre y así lograron darle construcción al hombre. Este fue hermoso y resplandeciente, lleno de inteligencia y belleza.

Los dioses satisfechos decidieron darles parejas para su reproducción y al amanecer del día después ya habían sido creadas las mujeres.

Para evitar que se creyeran superiores a los dioses se presentaron ante ellos como sus creadores y les acortaron la visión para que no pudiesen ver al mundo en su totalidad, ni mucho menos ver más allá de este.

Dejar Comentario