≡ Menu




¿Quieres saber qué es Preta en la mitología hindú? Apréndelo aquí

Con el nombre de Preta se le conoce al tipo de espíritu que anda en pena y atormentado. Es el alma de un fallecido que no puede descansar en paz. Este concepto se le da dentro del marco de la mitología no solo hinduista sino también en la budista y jaina.

Preta

¿Qué son los Preta?

Dentro de las historias y mitos hindúes, el reino de los Pretas también es llamado el reino de los espíritus hambrientos, ya con este término es definido al tipo de alma en pena de personas ya fallecidas pero que quedaron con un sufrimiento.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En el idioma se le llama pali “peta” a un ser o criatura sobrenatural. Este personaje aparece descrito dentro de los textos del budismo, del hinduismo y del jainismo. Se dice que estos seres por ser una especie de espíritus, pueden soportar un mayor sufrimiento que los humanos. Son capaces de aguantar el hambre desmedida y la sed en gran escala (Ver articulo: El dios Indra).

Con la conceptualización de espíritus hambrientos, se les conoce en el idioma Chino, derivado a su vez de fuentes indias que fueron seguidas por la corriente del budismo Mahāyāna. Existen otros conceptos más variados contenidas dentro de los textos antiguos del budismo, como es el caso del Petavatthu.

Tomando en cuenta sus características, se puede decir que un Preta fue en vida una persona envidiosa o muy avara y por ello su alma se mantiene en pena por sus malas acciones como ser humano. En consecuencia, viven para pagar un karma, donde padecen de un hambre insaciable, que generalmente son sustancias u objetos cuyas características son repugnantes y hasta humillantes, como cadáveres humanos o materia fecal.

Conceptos para Preta

La palabra Preta se deriva de pra-ita, que significa “alguien que se ha ido”. En los inicios de los tiempos, el término solo se refería a los espíritus de los muertos, pero más tarde, específicamente durante la época puránica y budista, la palabra quedó confinada para poder referirse a un tipo de espíritu malvado e infeliz.

Asimismo se tienen varias combinaciones del nombre como Preta Adhipa Nagarí que es la ciudad de Preta Adhipa, que es Lama, el dios de la muerte. También está Preta Aiana, término que denota el sendero de los muertos, el nombre que se le da un infierno particular. El Preta Anna hace referencia al tipo de comida que se le ofrece a una persona muerta y ​Preta asthi son los huesos de muerto, tomando en cuenta que Preta es cadáver y asthi huesos.

También está el Preta Asthi Dharin que significa “el que sostiene huesos de cadáveres”, siendo dhārī “el que sostiene” que a su vez es un tipo de nombre que se le da al dios Shiva.​ Con la palabra Preta Bhakshini se le llama a la persona que come cadáveres, pero además es uno de los nombres con el cual es conocida la diosa Kali. (Ver articulo: Nakara)

Con el nombre de Preta Chari se refiere a el que vaga entre los muertos, pero es también otro nombre del dios Shiva. Preta gopa es un tipo de guardián de los muertos que habita en la morada del dios Lama. ​

Se tiene también Preta grija para llamar así a la casa de muertos o al tipo de crematorio, mientras que con la palabra Preta kāia se define al cuerpo del muerto. Preta Natha se usa para denomina con ella al señor de los muertos, nombre con el cual también es llamado el dios Lama, el dios de la muerte, al igual que Preta Pati que es el líder de los muertos. Preta Pura, o Preta Puri es la ciudad de los muertos, es decir la morada de Lama.

Características de los Preta

Generalmente los Preta no les causan gran molestia a los seres vivos mientras no tengan sus mismos deseos como por ejemplo su sed de sangre. Dentro de algunas mitologías, los Preta evitan que otros satisfagan sus propios deseos, valiéndose para ello de la magia, hacen ilusiones, o se disfrazan. Pueden además hacerse invisibles y hasta cambiar de apariencia con la intención de asustar a los mortales.

Físicamente, se representan como hombres desnudos, con el cuello muy largo y delgado, de vientre abombado y con cuerpos deformes. Son de carácter despiadado y pueden llegar a desangrar y estrangular a los seres vivos, matándolos de un golpe o simplemente volverlos locos.

Según la leyenda, no existe ninguna protección contra ellos, pero sin embargo se dice que en algunos monasterios los sacerdotes budistas les dejan ofrendas excrementicias, con alimentos e incluso monetarias, como forma de calmarlos un poco.