≡ Menu




Descubre todo sobre la Caja de Pandora, un mítico recipiente

La Caja de Pandora es una famosa historia comprendida dentro de la mitología griega. Ésta se caracterizaba por ser un depósito con forma de cofre especial al que según señalaban las tradiciones y argumentado en su mito, dentro de ella estaban contenidos todos los males que debe enfrentar la humanidad.

¿Qué es?

Generalmente al pronunciar la frase “abrir la Caja de Pandora”, la misma se emplea cuando queremos hacer referencia a que se pueden avecinar hechos que resulten y que puedan atraer a nuestras vidas graves males o desgracias. La Caja de Pandora es un recipiente enmarcado dentro de una historia mística, que forma una parte importante dentro de la historia de la primera mujer que fue creada por Hefesto, el dios alfarero, por orden de su padre el dios Zeus, dios de dioses del Olimpo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esta mujer llevó por nombre Pandora y por ello también al cofre se le dio el nombre de “La Caja de Pandora”, la cual siguiendo el mito, contenía todos los males que aquejan al mundo. La leyenda nació cuando el dios Zeus, llevado por sus deseos de venganza en contra de Prometeo, tras éste haberle robado el fuego y entregárselo a los humanos, le presentó al hermano de Prometeo llamado Epimeteo, a Pandora, de la cual quedó prendado con su belleza griega y se casó con ella.

El día de la boda y como regalo por su matrimonio, Pandora recibió un misterioso pithos, un pocillo de forma ovalada, a la que años después denominaron con el nombre de caja. El misterioso cofre contenía unas estrictas instrucciones las cuales indicaban que no debía abrirlo por ningún motivo, razón o circunstancia. Pero los dioses creadores de Pandora, tanto Hefesto como el mismo Zeus otorgaron a Pandora entre sus características y cualidades la curiosidad, y ella lo era en extremo, por lo que decidió omitir la advertencia y abrir la tinaja para conocer su contenido.

Al abrir la Caja de Pandora, se desbandaron de su interior todos los males del mundo. Cuando al fin consiguió la forma de cerrarla, sólo quedaba dentro de ella, muy en el fondo el Elpis, conocido así al espíritu de la esperanza, el único bien que los dioses habían metido dentro del cofre misterioso. Cabe destacar que de esta historia se desprende la célebre expresión “La esperanza es lo último que se pierde”. Actualmente, abrir una caja de Pandora, significa una acción que en apariencia es pequeña e inofensiva, pero que a la larga, generalmente resulta en consecuencias desastrosas.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Dentro de la obra literaria La Ilíada, específicamente en la cita del verso 527 y en los siguientes a éste, se puede visualizar la frase que reza “en la casa de Zeus habían dos jarras, una donde se reguardaban los bienes, y otra que contenía los males”. De igual forma, dentro de la Teogonía de Hesíodo no lo recuerda, y sólo hace referencia al hecho de que, sin la existencia de la mujer, la vida del hombre no sería práctica.

Hesíodo categoriza a Pandora como un mal hermoso, que en griego antiguo se indica como kalòn o también kakòn. En cuanto al término de “Pandora”, se pueden conseguir con varias definiciones como panta dôra, que quiere decir que tienen todos los dones, o también el de pantôn dôra que significa que tiene los mismos dones que tienen los dioses.

 Historia

Pandora es el nombre de la primera mujer que existió sobre la tierra, esto según los registros de la mitología griega. Al crearla, como regalo, cada uno de los dioses le dio un don, y de ese hecho se deriva su nombre y lo que significa, todo-don. Pero la creación de esta importante mujer tuvo un propósito muy cruel. Su creación tuvo un oscuro motivo por parte del dios Zeus, quien deseaba cumplir una venganza en contra de los mortales, esto tras la traición sufrida por parte de Prometeo, quien robó el fuego sagrado del Olimpo para entregarlo a los hombres.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Cuenta la leyenda que Pandora siempre llevaba consigo una caja como especie de vasija que le había sido entregada por parte de los dioses y en la cual estaban escondidos todos los males de la humanidad. Cuando Pandora se unió a Epimeteo, quien era el hermano de Prometeo, éste tomó las precauciones necesarias y puso la caja de Pandora y la llave con la que se podía abrir en un lugar seguro. Epimeteo tenía plena conciencia de la advertencia hecha por los dioses de que no se podía abrir la caja pues el desenlace sería fatal.

Sin embargo, Pandora buscó abrir de algún modo la caja, y un día, aprovechando que su esposo estaba dormido, utilizó su ingenio y la abrió; una vez que logró su objetivo, salió de inmediato todo el fatal contenido que se encontraba allí resguardado, y que se fue diseminando por todo el planeta.

Así es como justifican el surgimiento de la existencia de las enfermedades y otras más calamidades que aquejan a los mortales. El mal ya estaba hecho y como resultado de esta imprudencia, en los sitios donde antes reinaba la felicidad y la rectitud, comenzó a verse contaminado con graves enfermedad, acciones de bajeza, las personas comenzaron a padecer de pereza, les atacó la locura, los invadió la tristeza, la pobreza, el crimen se volvió parte del oficio apoderándose de las almas humanas.

El dios Zeus había cumplido su objetivo, ocasionarle un gran dolor a la todos los habitantes de la tierra, vengándose al fin por la desobediencia de Prometeo. Pero entretanto, la desgracia llenaba todos los rincones del planeta, se transformó de todas las formas apoderándose de la tierra, el mar y el aire. Las enfermedades se escurrían de día y de noche entre los hombres sin distingo de raza, edad o sexo. Se manifestaban de manera solapada y silenciosa ya que así lo había dispuesto el dios Zeus, creándolas sin voz.

Una gran horda de fiebres cercana a la Tierra, y la muerte se hacía presente de manera recurrente, sorprendiendo con asombro a los hombres. La promesa de la vida eterna se había desvanecido y tomaba terreno la vejez, la enfermedad, síntomas de fatiga, de locura. Múltiples vicios se iban apoderando de la voluntad de los hombres, las bajas pasiones, la plaga, entre otras cosas malas, que representan todos los males del mundo.

Una vez que Pandora cayó en cuenta del mal que había hecho, se sintió muy asustada e intentó cerrar la caja rápidamente, siendo este intento en vano ya que en el interior sólo quedó un elemento, la esperanza. Desde entonces y según el mito, se comenzó a pensar que a los humanos sólo les queda la esperanza como motivación y fuente para poder superar con esfuerzo todos los males que fatigan y primen la existencia de los humanos.

El elemento de la esperanza se dice que es el único recurso que se puede utilizar para regresar estos males a la caja y poder cerrarla bajo siete llaves. Por ello también quedó el dicho de que cuando amenazamos con “abrir la caja de Pandora”, es para hacer referencia a la acción de tomar decisiones que pueden llegar a desencadenar múltiples conflictos.

Esta mitológica historia tiene algunas bases dentro de la religión católica, pues se asemeja a la historia narrada en el relato bíblico sobre los primeros hombres y mujer del mundo, Adán y Eva. Eva siendo la primera mujer que habitaba la Tierra que también fue creada por dios de una costilla de Adán y que según la historia llevada por su curiosidad desató “todos los males del mundo”, colocando al hombre en un plano como el ser incauto e inocente, que resulta víctima de un engaño por dejarse llevar por el deseo que lo hizo caer en la trampa.

Gracias a estas visiones de la historia sobre la creación del mundo y sus primeros habitantes, es que lastimosamente la mujer ha sido el centro de creencias que la señalan como el origen del mal. En todas las historias, es la mujer la que induce al hombre a cometer el “pecado” si de religión se trata, y al “mal” en el caso de enmarcarlo dentro de alguna mitología.

Cabe acotar que dentro de ambos historias, Eva y Pandora son sólo el conducto de alguna divinidad iracunda que conoce el desenlace de lo que va a suceder y aún así, dejan que ocurra para luego castigar a la humanidad, produciéndoles sufrimiento y dolor por los siglos de los siglos.

 Una mujer llamada Pandora

La historia de Pandora y su famosa caja se encuentran estrechamente relacionada al mito de Prometeo, el héroe griego que desafío a el dios Zeus y le robó el fuego para entregárselo a los hombres, es decir, que la historia del origen de Pandora está marcada por la venganza de Zeus en contra de Prometeo a manera de castigo por habérsele revelado entregándole el secreto del fuego a la humanidad.

Cuentan que por órdenes de Zeus, considerado dentro de la mitología griega como el padre de los dioses, su hijo, el dios Hefesto, dios del fuego, y quien además era muy famoso por sus habilidades, construyó la estatua de una hermosa doncella. Se dice que hasta la propia diosa Atenea, que se consideraba la diosa más bella del Olimpo se sentía celosa de aquella estatua ya que su amor Prometeo, tenía interés en ella.

Llevada por los celos, Atenea se convirtió en enemiga de aquella doncella y ordenó que vistieran a la imagen con un traje blanco y reluciente, pero que sobre el rostro le fuese colocado un velo para que nadie pudiera verla y se mantuviera como una virgen. Sus manos estaban separadas y llevaba sobre la cabeza una corona de flores frescas. A la altura de su cintura le apretó el cuerpo con un cinturón de oro, adornada con llamativas figuras de animales.

Por parte de el dios Hermes, quien era el mensajero de los dioses, obtendría el habla esta hermosa imagen, y la diosa Afrodita por su parte, le daría cierto encanto amoroso y así sucesivamente, cada uno de los dioses le había entregado a la hermosa doncella algún obsequio para los hombres. Con ello, Zeus la habría creado supuestamente para ejercer el bien, cuando en realidad lo que había creado era un engañoso mal, al que le puso por nombre Pandora, que significa la omnidotada.

Llena de vida, Pandora fue enviada a la Tierra, donde los mortales ya vagaban mezclándose con los dioses. Tanto dioses como mortales quedaron prendidos por la belleza de aquella hermosa virgen de figura incomparable, pero ella se dirigió específicamente hacia donde estaba Epimeteo, un hermano de Prometeo, el cual era algo ingenuo, entregándole una caja que era el regalo del dios Zeus.

Conociendo ya de las malas intenciones de Zeus, Prometeo advirtió a su hermano que nunca recibiera ningún obsequio que proviniera del Olimpo o del mismo Zeus, porque de seguro esto provocaría algún daño a los hombres, que por el contrario debía de rechazarlo.

Pero aquella advertencia fue en vano, Epimeteo ya se había olvidado de aquellas palabras de su hermano, acogió con beneplácito a la hermosa doncella sin percatarse del mal que la rodeaba. Antes de la llegada de Pandora a la tierra, las familias de los hombres, previamente aconsejadas por Prometeo, habían vivido por años libres de todo mal, sin trabajo gravoso, ni torturas y mucho menos alguna enfermedad.

Pero el regalo de aquella mujer más que un obsequio representaba una verdadera desgracia. Apenas estuvo frente a Epimeteo, abrió la tapa y comenzaron a salir del recipiente innumerables males que se dispersaron por la Tierra con la velocidad del rayo dominado por el mismo Zeus. Sin embargo, oculto en el fondo de la caja, se encontraba el único bien, la esperanza, siendo ésta lo último que se pierde.

La Caja de Pandora y la Esperanza

El mito griego sobre la caja de Pandora ambienta un poco la historia con los hechos que suscitaron su creación, debido a la osadía que tuvo Prometeo al robarle el fuego que llevaba en su carro el dios Sol, hecho que puso iracundo al dios Zeus quien cargado de gran cólera, ordenó a los distintos dioses fabricar a una mujer que tuviese las cualidades para seducir a cualquier hombre.

También nos habla de cómo Pandora fue un instrumento de venganza de Zeus contra Prometeo y en general contra toda la humanidad, al regalarle a ella y a Epimeteo, hermano de Prometeo, la Caja de Pandora, la cual contenía en su interior todos los males que pueden afectar letalmente a la humanidad. Pero la caja de Pandora no solo traía consigo los males, también contenía algunos bienes dentro de ella y uno de dichos bienes era la esperanza, ésta llegó a representar el consuelo de los que sufrían.

Al abrir la caja, todos los males se escaparon y se fueron regando por el mundo, tomando por asalto y a capricho a los mortales convirtiéndolos en desdichados. Cuenta la leyenda que mientras los males se esparcieron por el mundo, todos los bienes subieron al Olimpo y se quedaron allí junto a los dioses. Cuando se pudo lograr cerrar nuevamente la caja, sólo quedó dentro la esperanza.

La esperanza era la única salida que tenían los hombres para poder salvar sus vidas. Luego de los graves sucesos, Pandora no soportaba cargar con la culpa y fue al auxilio de los hombres para aliviar en algo sus angustias, diciéndoles que de los bienes, aún permanecía dentro de la caja, brindándoles consuelo y alivio al venderles la idea de que habría momentos en que podrían perderlo todo, menos la esperanza.

Dentro de la cultura griega, la esperanza no es un regalo, sino es considerada como una desgracia, una tensión negativa, ya que consiste en enfrentarse a la ausencia de alguna cosa, les significa desear lo que no se tiene y por consiguiente, sentirse siempre insatisfecho e incompleto. Cuando se tiene la esperanza de sanar es porque ya se está enfermo; pasa lo mismo con los trabajos ya que cuando se está a la espera de alguno es porque no se tiene, por lo que de alguna manera la esperanza es para muchos más que un bien un mal.

Generalmente se tiene por creencia de que la esperanza podría ser un motor impulsor, que le da algún sentido lógico a la vida. La conceptualización de la esperanza parte del hecho de que pueda existir un futuro al cual todos tenemos derecho de aspirar, justificando el hecho de que se debe superar el presente y así poder mejorarlo. La esperanza siempre tendrá como punto de enunciación el futuro, pues para ella el presente carece de importancia, basándose en el principio de lograr una meta. Es por ellos que la sabiduría popular suele decir “la esperanza es lo único que se pierde”.

Pero como todo, también tiene su parte negativa. La leyenda es muy clara, lo que Pandora llevaba consigo dentro de la caja era todos los males del mundo y la esperanza hacía parte de ellos, aunque curiosamente se le ha dado otra interpretación como algo más positivo representando así el dicho de que no todo está perdido. Se transforma en una particular confianza que se tiene puesta en el presente y con grandes expectativas para el futuro.

Basándonos en esa premisa, la esperanza viene entonces a cumplir una función de velo impidiendo de cierta manera que podamos asumir al mundo como aquello que ya está perdido. La esperanza se convierte así en otro nombre con el cual se define al miedo. Al romper con la esperanza y con los dioses, se crearon nuevos valores entre los que entra la libertad.

Sin embargo y pese a esto, la esperanza nunca debe ser catalogada como buena o mala, sino que debe evaluarse en cuanto se presenten las circunstancias en función de algún hecho puntual que se produzca y que toca vivir donde el elemento de la esperanza esté estrechamente vinculada. Lo que se debe tomar en cuenta es que se debe establecer un punto limitante en el que la esperanza se transforme en un elemento de autodestrucción.

Se produce entonces un debate interno donde comenzamos a cuestionarnos entre lo que son nuestros deseos y aspiraciones, y los medios que empleamos para llegar a ello. Se producen en la mente miles de interrogantes que vuelven preso de la desesperación a la persona y permaneciendo en silencio, va concibiendo una idea. La respuesta que se produce se vuelve recurrente y hacen entrar en un estado donde la persona se siente en un estado de “ahogamiento” y desesperación, generando incluso grados de estrés.

Pasados las horas y los minutos, comienzas a sentir un silencio absoluto, que llega hasta el punto de ser algo abrumador, y comienzas a sentirse como una persona fatalista. Pero de un instante a otro, y en menos de un minuto pasa algo que te devuelve a la realidad, haciendo de aquel lugar desconocido en un espacio cotidiano y superficial. Luego, observas tu imagen en un espejo, levantas los hombros y fijas la mirada de manera firme pronunciando la típica frase, “La Esperanza es lo último que muere”.

Caja de Pandora para niños

Teniendo como intención la de transmitir valores a nuestros niños, se está en la búsqueda de estrategias para enseñar a los niños y que estos la aprendan de una forma divertida. Aplicando dicho principio se vienen adaptando las historias que comprenden la mitología griega en forma de cuentos cortos para que los niños las conozcan al mismo tiempo que las disfruten.

Es así como se comienza a contar la historia de una mujer llamada Pandora, quien poseía una preciosa caja que le habían obsequiado los dioses griegos. Pero sobre esta caja pesaba una advertencia, pues no se podía abrir porque con ello se producirían muchas desgracias a la gente. Te preguntarás entonces, ¿Qué había dentro de aquella Caja de Pandora? y ¿Por qué no se podía abrir?

Erase una vez, el padre de todos los dioses llamado Zeus, descendió a la tierra desde el Olimpo para visitar a las personas que allí vivían. Cuentan que en aquellos tiempos las personas vivían felices, no trabajaban ni tenían ninguna asignación o deberes, por lo que seguían sus vidas sin ninguna preocupación, sin hacer absolutamente nada. Enterado de esto, el dios Zeus quiso comprobar con sus propios ojos cómo eran estas personas de obedientes.

Dentro de las personas a la cuales visitó el dios Zeus se encontraba una joven de nombre Pandora, a quien en medio de su visita le dejó como regalo una preciosa caja elaborada con un material de madera y decorada con hermosas piedras que brillaban mucho, La Caja de Pandora. El dios Zeus le dijo a la joven: Pandora, te regalo esta caja, para que la coloques en tu habitación. La joven le dio las gracias al padre de los dioses, quedando fascinada con tan hermosa caja.

Pandora hizo caso a lo dicho por Zeus y tomó la caja, colocándola sobre una pequeña mesa que estaba a un lado de su cama. Esto lo hizo con la intención de que las piedras preciosas que adornaban la caja, le proporcionaran un poco de luz durante la noche. Antes de marcharse de la casa de Pandora, el dios Zeus le hizo una advertencia donde le indicaba claramente que por ningún motivo podía abrir la caja.

“Nunca abras esta caja porque su contenido tiene muchas desgracias que perjudicarán gravemente a las personas”, dijo Zeus. A lo que Pandora prometió nunca abrir aquella preciosa caja. Confiado en la joven, Zeus volvió nuevamente al Olimpo. Pandora por su parte se mantuvo en su habitación feliz con su excelente regalo. Pero, ésta tenía fama de ser una jovencita muy curiosa, la cual siempre quería saber más de todo. Entre sus cualidades no estaba la de ser obediente, cosa que le provocaría muchos conflictos.

Al caer la noche, Pandora se acostó, observando desde su cama cómo brillaban en la oscuridad las piedras preciosas que adornaban la caja. Comenzó también a preguntarse qué habría dentro de la caja, pero a la vez recordaba las palabras de Zeus y la advertencia sobre que no la podía abrir.

Pandora pensaba, pero ¿qué habrá dentro de la caja? Dentro de su cabeza, empezó a echar a volar su imaginación, pensando que dentro de la caja se encontraría con joyas, perfumes o algún secreto importante, tentación a la que no se pudo resistir. Se dijo a sí misma, “la abriré un poquito para ver lo que hay dentro y luego la cerraré deprisa, no creo que pase nada”. Y así lo hizo, abrió la caja y de repente, se desató una horrible tormenta que provocó que la habitación fuera invadida con grandes vientos y un humo negro que salió rápidamente de la caja; el mismo atravesó la ventana y se fue recorriendo todos los rincones del mundo.

Con el humo negro también salieron de la caja todas las desgracias a las que Zeus se refería que podían aquejar a la humanidad, entre ellas estaban en lista el hambre, las enfermedades, sentimientos de envidia, diversas necesidades, los deberes entre muchos otros. Cuando al fin pudo volver a cerrarla, Pandora se percató que en el fondo de la caja aún quedaba un elemento, era la esperanza. Cerró la caja rápidamente para que no se perdiera, y desde entonces, siempre podemos contar con la esperanza.

Imágenes        

El mito de la Caja de Pandora es uno de los más citados dentro de la mitología griega. Dada a sus fantásticas características y particular belleza, así como la magia que la rodea, ha sido de gran interés no solo para los escritores que han dado a conocer el origen de esta fantástica caja, sino también de varios gráficos que han representado la imagen del cofre mágico y también de su dueña, Pandora.

Dejar Comentario