≡ Menu




Aracne: mito y todo lo que debes saber acerca de ella

Aracne fue una arrogante joven que desafió a los dioses, su castigo tuvo un alto precio que pagar. Acompáñanos a ver las consecuencias de ser arrogantes.

El mito de Aracne

Su nombre proviene del griego antiguo “ἀράχνη”, que significa araña. Y su simbolismo es la capacidad de crear redes, estas son mágicas, que llevaran consigo esperanzas y sueños. Estas reces se van hilando en el centro de su mundo, sostienen y unen, suspenden, y desenmascaran; también son sinónimo de flexibilidad y resistencia. Simboliza la capacidad de transmutar, de destruir y construir, y de agresividad.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Aracne nació y vivió en Lidia, era una joven, hábil, bella y famosa tejedora; era hija del tintorero Idmón, que solía utilizar el color purpura en sus tejidos, siendo este difícil de encontrar para la época y sólo estaba reservado para la realeza.

Sus trabajos eran tan hermosos y bien hechos que eran elogiados por las ninfas de los distintos elementos de la naturaleza, en especial las de los bosques y los ríos. (ver artículo Hespérides)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Eran tan buenos sus trabajos que se rumoraba que era discípula de la diosa Atenea, responsable no sólo de la sabiduría, también lo era de las hiladoras. Ella al sentirse ofendida lo negaba rotundamente, hasta el punto de decir que la diosa no le habían enseñado nada, que todo lo había aprendido sola, que quién se creía Artemisa para que fuera ejemplo a seguir.

Su arrogancia, osadía, rebeldía, y estar vociferando a los cuatro (4) vientos su habilidad, hizo que la hermosa diosa – claro no tanto como Afrodita – se enfadara con ella. (ver artículo Sísifo)

En un principio se le dijo, tanto pobladores, trabajadores y ninfas que pidiera disculpas a la diosa pues podría ser severamente castigada – sobre todo las ninfas de lo advirtieron – a lo cual hizo caso omiso. Tuvo la osadía de desafiar a la diosa.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Aracne y Atenea

Luego de lo anteriormente mencionado la diosa Atenea bajó del Olimpo en forma de anciana, con largos cabellos blancos, una larga túnica blanca y postura encorvada. Primero la diosa decidió entrar en su tienda, bajo esta forma, a ver si así la bella joven se conmovía y retractaba.

Al ver que se trataba de una persona mayor la miro por encima del hombro, le preguntó que deseaba, pero utilizando un tono de molestia e incredulidad, además de mirarla de arriba abajo.

La anciana le dijo que fuera modestia, que se retractara pues esos comentarios podían enfurecer a la diosa, le aconsejo pedir disculpas pues si bien no había aprendido el oficio de la diosa, no debía alardear pues era malo ser orgullosa.

Ariadna primero insultó a la señora, le dijo que se creía para andar opinando sobre cosas que no sabía, además sus habilidades las había conseguido por merito propio, no con la ayuda de los dioses, entonces por qué debía agradecerles.

Es más se atrevió a desafiar a la diosa Atenea, que si se creía mejor que ella por qué no se aparecía y competían por ver quién era la mejor.

La diosa al ver su arrogancia decidió cambiar a su forma original, se desafiaron a bordar un tapiz.

Atenea bordó mágicamente a los doce (12) dioses del Olimpo y sus hazañas, algunos autores afirman que adicionalmente bordó las cuatro (4) derrotas padecidas por los humanos al irrespetar a los dioses de alguna manera. (ver artículo Dioses de la mitología griega)

Al contrario de Aracne, la imprudente muchacha realizó un tapiz con los amores veintidós amoríos  de los dioses, no cabía duda que su diseño y acabado eran hermosos; el motivo de su obra fue lo que escandalizó y enfureció a  la diosa. (ver artículo Dánae)

Por tal motivo destruyo su trabajo rasgándolo, ella asustada salió corriendo e intentó quitarse la vida ahorcándose, al ver su desesperación y arrepentimiento la diosa se apiadó un poco de ella, la convirtió en la primera araña del mundo y la condeno a tejer por siempre.

Aracne y la diosa Minerva

La historia resulta ser la misma, la diferencia es el nombre de los personajes, específicamente el nombre de la diosa Atenea es cambiado por Minerva.

La famosa tejedora era una campesina que vivía en un bosque de flores, y en humilde cabaña tejía  hermosos tapices, y la lana utilizada la tenia de color carmesí.

Cuando ambas terminaron sus tapices, apareció la diosa de la Envidia, y dijo sobre el tapiz de Aracne que no había ningún defecto, enfureciendo así a Minerva. La joven campesina se convirtió en un vientre con patas, quedando condenada a no morir generación tras generación y a tejer de por vida.

Aracne y su pintura

Hay una pintura realizada por el famoso pintor Velázquez, Diego Rodríguez de Silva, titulado Las hilanderas o la fábula de Aracne, data de los años 1655 – 1660. Es un oleo sobre lienzo que mide 220 x 289 cm.

A primera vista se puede observar un taller de hilar a simple vista, algunos aseguran que la señora mayor (ubicad a la izquierda) simboliza a la diosa, ella esta distraída hilando y conversando.   Del lado izquierdo esta un joven hilando arduamente, se dice que ella es Aracne.

Al fondo hay un tapiz en donde verdaderamente sale el rapto de Europa; las tres jóvenes de alcurnia son las lidias que sirvieron de testigos en la competencia.

Dejar Comentario