≡ Menu




Descubre todo sobre la historia de Minerva

Minerva, es la diosa Romana que está íntimamente relacionada con la sabiduría. También es tomada como una diosa guerrera con amplio dominio y conocimiento sobre técnicas de ataques y emboscadas.

Minerva

Significado de Minerva              

Minerva, es la evocación con la que es conocida la primogénita del dios Júpiter, en la mitología Romana.  Es una de las divinidades más conocida y destacada de Roma. Está representada en las artes y la sabiduría, divinizada como la diosa guerrera romana, característica que la hizo acreedora del título de protectora de la ciudad. (Ver articulo: Salacia)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Su naturaleza es de belleza simple, sencilla y algo descuidada, pero con el ímpetu de todas las diosas romanas. Se dice que es un ser noble y con gran fuerza, por lo que es experta guerrera y magnifica combatiente.

Fue reconocida como “la diosa de las mil obras”, por las múltiples actividades que desarrollaba y en diferentes áreas que se maneja. Fue la acompañante de Ulises, el héroe legendario, en sus travesías.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Fue la instructora de las hijas de Pandora sobre los oficios y roles con los que debían cumplir las mujeres dentro de la sociedad. Participó en la construcción de la nave de los argonautas, durante la expedición épica que se narra en diversas historias. Su participación destaca como la guía de la ruta a seguir, además de mantener alerta a la tripulación ante cualquier peligro.

Origen de su nacimiento 

Minerva era hija de Júpiter, el dios supremo de todos los romanos.  Junto a él y la diosa Juno, formaban la triada “capitolina”, conocida así por la ubicación del templo en la Colina Capitolina, propiedad del dios Júpiter.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Su nacimiento está rodeado por un misterio fabuloso que contempla su concepción, pues se dice que Júpiter, su padre, se tragó a Metis, la diosa de la Prudencia, y esposa del dios. Segundos después del episodio, Júpiter comenzó a sentir un fuerte dolor en la cabeza, llamando a su hijo Vulcano, el dios del fuego y los metales, para que lo ayudara.

Congestionado por los gritos de dolor que salían de su padre, Vulcano busco abrirle la cabeza con un hacha, y de allí surgió la diosa Minerva, siendo ya una mujer. Desde siempre se caracterizó por tener de una fuerza única, que la hizo meritoria de que el dios Júpiter la convirtiera en su brazo derecho.

Además de su brazo derecho también se volvió su consejera, en especial para la planificación de las acciones de guerra, batallas en las que ella misma participó, destacándose por su gran valentía al enfrentar a los gigantes y titanes mitológicos. (Ver articulo: Pandora en la mitología)

Relación entre Minerva y Atenea

Atenea es el equivalente griego de la diosa Minerva. Sus historias coinciden en todos los aspectos. Minerva es la primogénita del dios Júpiter y Atenea del dios Ambas son hijas de este griego Zeus.

La diosa Minerva, es la divinidad más conocida y destacada diosa Romana, al igual que Atenea en Grecia. Ambas representan las artes, la sabiduría y como diosas guerreras son las protectoras de la ciudad.

También la historia de Atenea con relación a su nacimiento es igual a la de Minerva. Se dice que Zeus se tragó a Hera. Después sintió un fuerte dolor en la cabeza, llamando a su hijo Hefesto, dios griego del fuego y los metales, para que lo ayudara a sentirse mejor.

La solución que encontró Hefesto fue abrirle la cabeza con un hacha, y de allí surgió la diosa Atenea, siendo ya una mujer, vestida con una armadura. Ambas diosas se caracterizan por su gran fuerza y eran las consejeras en acciones de guerra y emboscadas.

Son representadas físicamente portando armadura y casco además con un búho que es el símbolo de la sabiduría.

La historia entre Aracne y Minerva       

Aracne era una joven con gran habilidad para hacer bellísimos tejidos. Las ninfas del bosque le atribuían este impecable don de Aracne a la diosa Minerva, que era la diosa de las artes manuales.

Pero Aracne negaba haber recibido su habilidad de la diosa romana, señalando que era algo que ella había aprendido por sí misma. Segura que su habilidad y decidida a demostrar que era mejor que la diosa, desafió a Minerva a competir con ella en un concurso por el título de la mejor tejedora.

Al enterarse Minerva de los dichos de Aracne, se enfureció y se disfrazó de anciana llegando a su casa. Le aconsejó arrepentirse de su impertinencia y arrogancia contra una diosa, pero Aracne hizo caso omiso a la advertencia volviendo a desafiar a Minerva.

En ese momento la diosa retomo su forma avergonzando a Aracne, pero ésta continuaba en su postura retadora. La diosa acepto el reto y ambas comenzaron a tejer. Minerva elaboró un hermoso tapiz de colores, con los dioses más importantes del Olimpo.

Por su parte, Aracne hizo un tapiz con el mismo tema pero agregándole escena con las aventuras de los dioses y una preciosa franja alrededor, quedando más bello que el de la diosa. Esto no pudo ser tolerado por el ego de la diosa y cargado de una gran ira, destruyó el tapiz de su rival.

Como castigo por la ofensa, Minerva condenó a Aracne quedar colgada para siempre tejiendo en el aire transformándola en la primera araña que hubo en la tierra.

Dejar Comentario