≡ Menu




Descubre todo sobre Cloacina, una diosa mitológica.

Cloacina, esta palabra proveniente del latín antiguo que significa cloaca, alcantarilla o purificador. En la mitología romana, esta era la diosa de la Cloaca Máxima, la deidad que se encarnaba el sistema de alcantarillado de Roma. La diosa de las heces y las letrinas. Su origen se remonta a los etruscos, donde también era venerada como la protectora del acto sexual en el matrimonio.

Cloacina

Cloacina en la mitología romana.

Debemos comenzar teniendo en cuenta que esta es una vez más la representación exacta de cómo antiguamente, tanto griegos como romanos buscaban representar con vida a cada una de las cosas que formaban parte de sus mundos, desde lo que eran todas las fuerzas naturales, hasta las construcciones y formaciones materiales que se usaban. Esto lo hacían es busca de poder venerar y agradecer las cosas, dándole sentido a la vida de esta manera.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Su santuario se encuentra ubicado en la vía Sacra, en el Foro Romano, sobre la cloaca. No se conoce el origen de construcción del templo en sí, pero se sabe que para el siglo II a. C., ya estaba allí, y la leyenda cuenta que se remonta a la época de Tito Tacio y Rómulo.

Se conoce la existencia de monedas del siglo I a. C., con una imagen de la diosa en su santuario Venus Cloacina, circular y descubierto con una salida hacia las cloacas. En el santuario se encontraban dos estatuas que se interpretaron como diosas, se cree que una era Cloacina y la otra Venus, aunque ambas podrían haber sido Cloacina.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Las Cloacas

La construcción de las cloacas recae en los gobiernos de los tres últimos reyes. No se tiene una fecha exacta, pero se dice que La Cloaca Máxima data de finales del año 600 a. C., y la construcción fue realizada bajo el mandato de Lucio Tarquinio Prisco, también conocido como Tarquinio El Viejo, el quinto rey de Roma. La edificación de esta obra estuvo a cargo de ingenieros etruscos y fue finalizada durante el mandato de Tarquinio el Soberbio, el séptimo y último regente de Roma, aunque se dice que durante el periodo de Tarquinio el Soberbio solo se realizaron trabajos en el alcantarillado subterráneo.

La cloaca principal consta de unos 600 metros de largo, con etapas parcialmente descubiertas y otras zonas completamente abovedadas. Trasladaba el agua de las colinas, los alrededores y el Foro Romano para terminar desembocando en el Tíber. Desde su creación, hubo constantes extensiones de canales hacia la ruta principal. Actualmente el sistema de cloacas sirve perfectamente, a pesar de haberse construido hace dos mil quinientos años atrás.

El sistema de alcantarillado fue la solución a los problemas de salubridad, y a su vez, evitaba el esparcimiento de enfermedades. Fue considerada una infraestructura vital para su ansiado estilo de vida. Se comenta que los romanos tenían un interés muy particular en su salud, y por eso la adoración hacia Cloacina, para ellos la diosa de la pureza y de la inmundicia.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Cloacina y Venus.

Hay distintas historias o cuentos que asocian a la diosa Venus con la diosa Cloacina. Algunas personas solían confundir sus imágenes, una de las historias relata que dicha confusión se debió a que una persona encontró una estatua de la diosa del amor cerca del santuario de la diosa de la cloaca y creyó que la estatua provenía del lugar sagrado.

Otra de las razones conocidas de la asociación entre estas dos deidades, era porque se consideraba a Cloacina como una diosa menor identificada con Venus, y como esta era conocida como la protectora de las relaciones sexuales en el matrimonio, se relacionaba directamente con la diosa de la belleza, el amor y la fertilidad.

Como se mencionó anteriormente, Cloacina proviene del latín cluo que se traduce como limpiar o purificar, fue uno de los apellidos que se le conoció a la diosa Venus, que significa “Venus la Purificadora” se derivó de una estatua de Venus ubicada en el lugar donde los romanos y sabinos hicieron las paces posterior a la violación de las Sabinas, purificándose con ramas de mirto. (Ver Artículo: La Diosa Afrodita)

También se cree que el santuario Venus Cloacina realmente fue erguido para adorar a la diosa Venus, por la razón explicada anteriormente, y llevaba el nombre y apellido de la deidad romana, y que posteriormente, se tomo a Cloacina de las deidades etruscas, para venerarla como la diosa y protectora de la Cloaca Máxima. Sin embargo, no hay pruebas que indiquen para quien o cuando fue construida el monumento sagrado.

Para saber mas sobre la diosa Venus: 

Dejar Comentario