≡ Menu




Aprende todo sobre Toci, la diosa de la mitología mexicana

Toci, es una deidad agrícola dentro de la mitología mexicana. Está representada como la diosa de la salud, pero además como la madre de los dioses y abuela de los hombres. Esta bajo la evocación de “La buena madre”

Toci como una diosa mexicana

La diosa Toci era particularmente venerada por los brujos y médicos de las épocas iniciales de la dinastía Mexicana. Además de ser conocida como la diosa agrícola se le relacionaba con la vegetación y propagación de las plantas en especial las medicinales, a través de las cuales se con se le atribuía el poder de encantamiento que tenia consigo.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Etimologicamte, Toci en náhuatl, denota la frase “nuestra abuela” siendo así considerada por la civilización mexicana, la abuela de los hombres. En el templo azteca es conocida con varios nombres entre los que están Teteo Innan, que significa “La madre de los dioses” y Tlalli Iyollo, que es “corazón de la tierra”. De igual manera aparece reflejada con el nombre de Yoaltícitl, que es “médica nocturna”, y Temazcalteci que es “abuela de los baños de vapor”.

toci

Toci es así la diosa de los médicos y su patrona, colocada ejerciendo roles como partera,  yerbera y hasta adivina. Como partera o comadrona que ayuda en los partos se le ha asociado con las parturientas y pero también se le ha relacionado con la batalla en la guerra.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Como la diosa de la medicina, esta deidad mexicana es venerada y se le rinden culto por parte de los médicos y cirujanos. En la población de tlaxcalteca, Mexico, es conocida como “La Abuela de los Dioses”, pero dada a sus habilidades para el tejido y las manualidades, también de los textiles y por sus dotes para curar enfermedades, es tomada como la diosa de la salud.

Datos curiosos de la diosa

En los principios de los tiempos, se tenía la creencia dentro de la comunidad mexicana que dominaba el décimo cuarto día del calendario religioso. Era confundida con la diosa de la fertilidad Tlazolteotl, esto debido a su similitud con referencia a los rasgos de ambas diosas, en especial, durante el transcurso de la fiesta del undécimo mes del año azteca, denominada Ochpaniztli o también la gran barredura, que eran dedicadas a la diosa de la sexualidad.

Al parecer el ritual consistía en seleccionar a la víctima y esta era desollada con la finalidad de halagar a la abuela Toci con estos hechos. Dado a su dotes como tejedora, algunos escritos la describen como la diosa del placer sensual por estar así asociada a la hilandera y tejedora, acciones que evocan el movimiento sexual pero bajo el punto de vista de artista.

toci-2

Sus elementos simbólicos, la ichcaxochitl o venda de algodón sin hilar además del tlaxapochtli, representan esa parte femenina pero también del pecado, el acto sexual y carnal. Toci o Tonantzin, es conocida entre los pobladores como “nuestra venerada madre”.

Físicamente es representada con un hueso que le atraviesa la nariz y lleva penachos de flores y plumas de quetzal sobre su cabeza. Es considerada la diosa del plenilunio, la diosa de las inmundicias y también del pecado en los hombres. (Ver articulo: Quetzalcóatl)

Culto a la diosa

El santuario principal de la diosa Toci esta ubicaba en lo que hoy en día es conocido como ciudad de Santa Ana Chiautempan, en el estado de Tlaxcala, Mexico. Para el ritual en honor a la diosa Toci, la diosa abuela de los aztecas, se escoge a una mujer de avanzada edad de parto, quien dentro de la ceremonia representaría a la diosa Toci para luego del ceremonial, seria sacrificada en su honor.

toci-3

Después del acto de sacrificio, un sacerdote presente en la ceremonia, se coloca encima la piel de la mujer que fue sacrificada. La piel se posa sobre el sacerdote por veinte días, que es el tiempo de representación de la diosa Toci.

El marco para la realización de estas actividades es un lugar ubicado en lo más alto para todas las fiestas y los sacrificios de cada mes. Las acciones planificadas para rendirle honores y homenajes a la diosa Toci, eran enmarcadas en la temporada de la cosecha, por aquello de ser una deidad de la agricultura. (Ver articulo: Tláloc)

Con estas fiestas, cultos y demás tradiciones se marcaba también el comienzo de la temporada de la guerra. Se dice que en aquellos tiempos, el gobernante de la ciudad le distribuía las insignias a sus guerreros, y los guerreros se realizan distintas ceremonias en honor a la diosa, en las fronteras entre su país y los territorios en conflictos.

Dejar Comentario