≡ Menu




Atamante: todo lo que debes saber

Atamante, este rey tuvo tres esposas y no se sabe cuál relación fue más tormentosa. Acompáñanos a averiguar qué sucedió entre la guerra de diosas y mortales.

¿Quién fue Atamante?

Atamante fue un rey de Tebas o Coronea – dependiendo de la versión – sus padres fueron Eolo y Eurate, es nieto de Helén. Tuvo tres (3) esposas, la primera fue la diosa Néfele, la segunda Ino, y la tercera Temisto. (ver artículo:  Euristeo)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Este personaje de la mitología griega era el rey de Beocia; él al igual que otros reyes fundo ciudades, siendo Halo la creada, ella se ubicaba en Tesalia.

Este rey causo gran polémica porque primera se casó con una diosa y luego la dejó por una mortal, así que te podrás imaginar la guerra entre esposas. Sus relaciones amorosas no fueron nada armoniosas, pues este rey era muy fácil de persuadir y se deslumbraba muy fácil con la belleza.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Por culpa de sus andanzas su vida tuvo acontecimientos trágicos que compartiremos, a través del desarrollo de cada una de las relaciones con sus distintas esposas.

Sus Esposas

Como lo mencionamos anteriormente tuvo tres (3) esposas, entre ellas estuvo una diosa; ellas fueron Néfele, Ino, y Temisto.

Era la diosa de las nubes, Atamante se casó con ella por recomendación de la diosa del matrimonio Hera. Tuvieron dos (2) hijos, llamados Hele y Frixo. El dejó de quererla al quedar deslumbrado con Ino, una bella joven.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Cabe destacar una pequeña entre su esposa Néfele y las Nefeles, la primera es la primera esposa de Atamante, tuvieron dos (2) hijos Frixo y Hele; también fue una nube con forma de la diosa Hera, la creo Zeus para despistar a Ixión cuando intentaba tener relaciones con la diosa, producto de ese desagradable encuentro nacieron los centauros. (ver artículo Cirene)

Las segundas (las nefeles) son las hijas de las nubes y las lluvias, pertenecientes a las oceánides, pues eran hijas de Tetis y Océano, siendo esta la versión más aceptada. Por la similitud de las nubes y sus nombres es que tienden a confundirse los personajes.

Ino fue su segunda esposa, con ella tuvo dos hijos, el primero se llamó Learco y el segundo Melicertes. La princesa era hija del rey Cadmo. Fue la culpable de la furia de Néfele al querer matar a sus dos (2) hijos para, así los de ella se quedarían con todos los derechos que se podían tener al ser hijos de un rey.

Temisto fue su tercera y última esposa, ya que algunas versiones apuntan que luego de ser desterrado al desierto de Tesalia, allí los animales salvajes le darían hospedaje. En ese lugar fundó Atamantia. Conoció a Temisto y tuvieron cuatro (4) llamados Eritrio, Leucón, Ptoo y Esqueneo. No se sabe quién fue peor si ella o Ino.

¿Tuvo hijos?

Si que los tuvo, y con cada una de sus esposas, típico de rey que no podía permitir que su descendencia terminara.

Frixo y Hele, fueron hijos que tuvo Atamante con su primera esposa y diosa menor Néfele, gracias a ellos surgió la famosa historia del vellocino de oro. Estos hijos sufrieron una grave persecución por parte de su madrastra Ino, ella buscó la manera de asesinarlos para que sus hijos disfrutaran de todos los beneficios.

Ella ideó el malvado plan de dañar cosechas de trigo, así no nacería nada; esto lo aprovecho para alterar el oráculo a su favor y desacerse de Fixio y Hele (hijos del primer matrimonio). Ino les dijo a todas las mujeres del reino que antes de sembrar los granos de trigo, primero debían tostarlos así sería más abundante; las mujeres al respetar su jerarquía hicieron lo que se les dijo. (ver artículo Até)

Cuando llegó el momento de recoger la cosecha nada se recogió pues al estar los granos tostados no pudo crecer nada; Ino se excusó diciendo que los dioses estaban molestos y por eso no creció nada.

Por esa razón el rey Atamante consultó al famoso oráculo de Delfos, e Ino se volvió a salir con las suyas, sobornó al mensajero para que cambiara lo dicho por el oráculo, le ordenó decir que debían sacrificar a Fixio para que las cosechas mejoraran. Algunas versiones aseguran que tanto él como su hermana iban a ser asesinados.

Cuando ya iban a proceder, su madre Néfele diosa de las nubes, le envió a un carnero que se los llevó volando, lastimosamente su hermana entre el apuro y la emoción se cayó del animal, muriendo ahogada, por su parte Fixio si aterrizo en Cólquide. (ver artículo: Euribia)

La ola de sacrificios no paró ahí, Ino a Melicertes, ya hay versión que apunta según Atamante consultó al oráculo y este le dijo que debía repetir los sacrificios con Ino y su hijo. Fueron rescatados por el dios Dionisio, ya que la reina fue su tía y nodriza.

Los dioses Hera y Zeus no tardaron en aparecer pues hicieron que Atamante sufriera un ataque de locura y mató a su segundo hijo con Ino, llamado Learco; el muchacho fue atravesado con numerosas flechas tal cual como si lo hubiesen cazado. Ino y Melicertes terminaron suicidándose.

Sus últimos hijos fueron con Temisto, con la cual tuvo cuatro en total. Atamante se casó con ella pensando que Ino había muerto; ella regreso y el único puesto que le dieron fue el de criada, claro lo que Temisto no sabía era con quién estaba tratando.

Celosa por su belleza, mando a vestir a los hijos de Ino de color negro y a los suyos de color blanco; Ino en venganza hizo todo lo contrario, provocando que Temisto matara a sus propios hijos, al darse cuenta se quitó la vida.

Dejar Comentario