Ofrendas a oya, lo que no sabías sobre esta costumbre y más

En el siguiente artículo conoceremos más acerca de las ofrendas a Oya, que destaca dentro del Panteón Yoruba como la Orisha regente de los truenos y las tempestades que actúa en estrecha relación con los egguns -muertos- por lo que es temida y respetada dentro del camino de Ifá.

Patakí de Oya.

En principio, Oya se nos presenta junto a sus hermanas, Yemayá y Oshún, siendo ésta la más pequeña de las tres, sin embargo cuenta los tradicionales patakies de la religión yoruba que un día, la felicidad y armonía en la que estaban inmersas las hermanas se vio interrumpida, debido a que una tribu enemiga irrumpió en el hogar de las hermanas, llevándose a Oya como prisionera, hecho que generó gran preocupación, angustia y desasosiego entre sus hermanas.

Durante el tiempo transcurrido desde su cautiverio hasta su liberación, Olofi procedió a asignar a cada Orisha, un elemento de la naturaleza, del cual serían regentes y guardianes; sin embargo, al no estar Oya, ésta no fue tomada en cuenta para la asignación de estos elementos.

A su regreso, pese a que cada Orishas ya se le había asignado el lugar donde morarían, Olofin, intentando resarcir el daño que había sufrido Oya, procedió a asignarle a Oya la custodia del cementerio, lugar donde las almas acudían en su última morada.

Para seguir leyendo sobre los diversos Patakies de la mitología yoruba, te invito a leer: Orula

Simbología y ofrendas a Oya.

Debido a la asignación que realizó Olofi a Oya, como custodia de los camposantos, ésta está estrechamente relacionada con Ikú, que representa en la religión yoruba a la muerte, es a quien Olofi encomienda la misión de venir a la tierra a buscar las almas de los seres que cuya tránsito en la tierra ha llegado a su fin, es a Ikú a quien corresponde acompañar el alma de los espíritus hasta el cementerio, lugar donde se encuentran con Oya.

Debido a este carácter lúgubre que usualmente caracteriza a la muerte, Osha es considerada una diosa muertera, de fuerte temperamento, a la cual se le guarda un temor y respeto reverencial, debido a que en su furia es capaz de desatar rayos y centellas, pues ésta es junto con Eleggua y Obatala, la reina de los cuatro vientos.

Oya es representada ataviada en un traje color vino, acompañada de sus nueve sayas multicolores, que utiliza no sólo en su vestido, sino también en su cabeza; en ocasiones también se presenta portando la yagua, que es un prenda realizada con yute o tela de fibra seca, que solo cubre la parte superior de su dorso.

Ofrendas a Oya en el cementerio

La berenjena constituye una de las ofrendas a Oya predilectas y fundamentales para esta Orisha, la cual usualmente es colocada en una bandeja, acompañada de arroz, batata y plátano, usualmente estas ofrendas son untadas con manteca de corojo, pues constituye una preferencia de la Orisha, esto es referente a la alimentación.

De igual manera, al igual que al resto de los Orishas del Panteón Yoruba, se le ofrecen sacrificios de animales, como una manera de pagar tributo a los favores recibidos por la Orisha, entre los que destacan el sacrificio de chivas, palomas y gallinas guineas.

Tal y como lo explicamos en el artículo de Osain, no hay ceremonia yoruba que pueda llevarse a cabo sin las respectivas Ewe -o hierbas- que a través de la preparación de Omiero son utilizadas para la limpieza de los utensilios sagrados, dentro de las ofrendas a Oya destacan las siguientes hierbas: flamboyan, caimitillo, mil flores, verbena, flor de cementerio, llantén, vergonzosa, entre otras.

Es importante destacar que al momento de realizar ofrendas a oya, éstas deben ser colocadas en números en 9 unidades, pues este es el número que se atribuye a esta Orisha.

Otra de las ofrendas a Oya que suelen realizarse consiste en colocar 9 vasos de agua obtenida de diversos lugares, tales como: agua de río, de mar, de pozo, de cementerio, de manantial, entre otros.

Dentro de las ofrendas a Oya, no puede utilizarse nunca el color negro, pese a que sus sayas son multicolores, por lo que dentro de las ofrendas a oya pudiese presentarse ante su altar la consagración de nueve cocos, todos pintados de distintos colores, pero sin hacer uso jamás del color negro para esta Orisha.

Gusta mucho también Oya de recibir ciruelas pasas, así como vino tinto, sin dejar de mencionar su predilección por los dulces, por lo que siempre será recibido con agrado que sus hijos le ofrenden pudín de chocolate oscuro, elaborado con el cacao de la mejor calidad para agradar a esta Orisha.

Vista todas las opciones que tenemos para realizar ofrendas a Oya, solo nos queda afirmar, con profundo respeto: ¡Jekua Jey Yansá!

¿Interesante, cierto? ¡Te invito a leer! Oggun

Ofrendas a oya, lo que no sabías sobre esta costumbre y más
5 (100%) 1 voto


Si te ha gustado el artículo Ofrendas a oya, lo que no sabías sobre esta costumbre y más te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario