Diamante Hope, lo que no sabías sobre la leyenda que le rodea

El diamante Hope, también conocido como el diamante azul o joya del mar, es una preciosa joya de las más rimbombante en el mundo de las gemas,  es una exquisita gema deseada por reyes y plebeyos, damas y caballeros, que además la rodea un misterio de maldición, que se le atañe cuando es robada por un sacerdote de origen hindú, además provee mala suerte y desgracias a todos aquellos que en algún momento la adquirieron. En este interesante artículo los invitamos a conocer la increíble historia de la realeza y nobles que los envuelve el Diamante Hope.

Diamante Hope 1

¿Qué es el diamante Hope?

El diamante Hope es una gema de tono color azul oscuro que posee un peso aproximado en 45.52 quilates que es el equivalente a 9,10 gramos. El color que tiene esta preciosa piedra se debe a la existencia de trazas de partículas de elementos químicos y metal sólido conocido como boro, que a la luz refleja destellos de color rojizo.

El 10 de noviembre de 1958, el diamante Hope fue entregado en carácter de donación al Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsoniano, que es un centro de educación e investigación que posee un complejo de museos asociados, por Harry Winston, joyero de lujo estadounidense y productor de relojes suizos, quien lo remitió a través del servicio postal, en un sobre de papel tipo andrajoso.

Desde entonces, representa una gran parte de la colección nacional de piedras preciosas que exhibe el museo. Luego más tarde, en el año 2005, el Instituto dio a conocer los resultados de una exhaustiva investigación que arrojó que el diamante había sido parte de una colección de joyas que pertenecían a la Corona Francesa hasta que en 1792 fue robado, en el momento que Garde Meuble, que significa Tesoro Nacional, fue invadido por agitadores que extrajeron algunas significativas piezas de colección.

Diamante Hope 2

Con el transcurrir de los años, este diamante se ha vuelto tradicionalmente en una aparente maldición que acecha a las personas que los han poseído, según existen supuestos comentarios que le atañen la culpa de las desdichas que han sufrido las personas propietarios de esta gema.

Origen del diamante Hope

El significativo diamante Hope tiene su procedencia en el Tavernier Blue, que fue el diamante precursor del Blue Diamond de la corona francesa y, que posteriormente dio origen al Diamante Hope. Esta procedencia fue aceptada por muchos historiadores y gemólogos durante muchos años y fue científicamente comprobada con la tecnología de la creación de imágenes 3D y prototipos en el 2005.

Inicialmente, este diamante se encontraba en la mina Kollur ubicada en Golconda, una fortaleza y ciudad abandonada en la India. Para ese momento, el diamante poseía unas características de forma triangular y con un peso de 115 quilates el equivalente a 22,44 gramos.

Diamante Hope 3

Su nombre se origina al hombre de negocios llamado Jean-Baptiste Tavernier, quien inicialmente obtuvo la gema, esto sucedió durante los años 1660 y 1661. Luego esta piedra fue conocida como el “Diamante Azul” de la Corona francesa, o French Blue en el idioma francés.

¿Cuál es su valor?

El diamante Hope resulta ser una de las joyas más costosas actualmente en el mercado de las gemas, éste tiene un precio de 9,8 millones de dólares y su peso es de 10,06 quilates.

Generalmente, los diamantes azules tiene una extraña forma y sus quilates son pequeños, por lo que encontrar un diamante que tenga un peso de más de diez quilates es realmente anormal. Este espectacular y asombroso diamante tiene a su alrededor diamantes de color rosa y blanco y está sobre una base platino y oro color rosado, lo que resulta una maravilla de joya ante la mirada de quienes lo observan.

Conoce la historia 

La historia sobre el diamante Hope cuenta que es una tradición de la cultura india y que esta piedra preciosa fue extraída del río Kistna -uno de los afluentes más grandes de la India-, hace aproximadamente unos 600 años y fue puesto en la frente de una diosa hindú llamada Sītā quien estaba casada con el dios Rāma. Con el tiempo, esta piedra preciosa fue esculpida por un dios del sol que le dio el estilo original en forma de triángulo.

Cuenta la leyenda que había un sacerdote hindú en el templo, y al observar la majestuosidad que tenía el diamante se aferró que debería ser para él y cometió el acto de robo. Una vez que se dan cuenta que éste había sustraído el diamante, lo torturaron al extremo que lo asesinaron.

Continuando con la historia de el misterioso diamante Hope que representa ser una hermosa joya, nos remitimos al siglo XVII, donde encontramos a Jean-Baptiste Tavernier quien es de profesión comerciante, aventurero y es fundador de los negocios en la India. (Ver artículo: Aruna)

Este hombre comerciante, conocido como Tavernier, arriba a una región conocida como Golonda, que en sus entornos era llamado el “Valle de los Siamantes”, se presume que en el mundo entero fue el primer territorio en donde nacieron estas magnificas piedras preciosas.

En las tierras Tavernier, durante los años 1640 y 1667, se halló un enorme diamante en bruto con tono azul oscuro que pesaba aproximadamente 112 quilates, que fue explotado de la mina Kollur. Los diamantes azules se caracterizan por ser extraños, se estima que únicamente se puede encontrar 1 con esa tonalidad entre 200 mil. Este hombre de negocios transporta esta fabulosa gema a París para colocarla acompañando a otras preciosas gemas de su colección. Una vez que el Rey Luis XIV escucha la historia de Tavernier se maravilla con ella.

Diamante Hope 4

Siendo el año 1669, Luis XIV resolvió obtener un gran cantidad de diamantes pagando una valiosa suma equivalente a 147 kilos de oro puro, pero éste viendo que no le vino el grandioso “Francés Azul” que lo llamaron con ese nombre dándole honor a quien lo descubrió, a partir de ese momento por la actuación del Rey Luis XIV se inició la moda del uso de los diamantes; con lo que las perlas fueron relegadas a un segundo plano dentro de la realeza. Pero increíblemente a partir de esta época se propaga la maldición que conlleva este diamante.

El Rey ordena a esculpir el diamante al joyero de la Corte Real llamado Sieur Pitau, quien procede a cortarlo y a tallarlo transformándolo en el “Diamante Azul de la Corona”, y éste enseguida pasa a formar parte de la colección de prendas que posee el Monarca.

El Rey, encantado con la maravilla que representaba el diamante, lo comienza a usar como si fuera un collar simbolizando la Orden del Toisón de Oro, que es una orden de caballería fundada en 1429 por el Duque de Borgoña y el conde de Flandes III, de Borgoña en Europa, lo llevaba luciéndolo con un lazo incrustado en oro, cuando asistía a algunas conmemoraciones importantes.

El comerciante Tavernier consiguió bastante dinero que le permitió comprar el título de aristocrático y obtener una enorme propiedad, pero la maldición ya se había apoderado de él. Para ese entonces, Tavernier se manifiesta en bancarrota y se escabulle a Rusia, dnde luego en 1869, es encontrado muerto por hipotermia mientras que todo su cuerpo era comido por alimañas y sabandijas. (Ver artículo: Bruno Amadio)

Cuentan que el “Diamante Azul de la Corona”, mientras que estuvo en propiedad del Rey Luis XIV, ocasiono desgracias a aquellas personas que lo llevaron o  lo obtuvieron.

También cuenta la historia de esta gema preciosa, que el Nicolás Fouquet quien fue un estadista francés y Superintendente de Finanzas del Rey Luis XIV, y ejerciendo funciones en el gobierno, se llevó en calidad de préstamo el diamante para lucirlo en una gran celebración oficial, y por esta causa fue censurado por sustracción y terminó encarcelado, donde en 1680 fue visitado por la muerte.

Igualmente, la historia relata que el Rey tenía una amante llamada Madame de Montespan, quien al tener conocimiento de esta espectacular joya, le solicitó amorosamente al rey que le obsequiara una prenda de éstas, que más tarde el infortunado falleció en el olvido de todos, esto sucedió en el año 1707.

Diamante Hope 5

Entre tantas historias que presenta el diamante Hope, continuamos con más de ellas: se dice que el 7 de diciembre de 1715, en una visita especial que le hiciera el embajador del Sha de Persa al Rey Luis XIV, y éste le mostró la gema al embajador; casualmente ese mismo año, el Rey Luis XIV falleció por una gangrena. Fue entonces cuando Luis XV sucesor del Rey, autorizó a que el diamante se atesorara en un cofre, no se conoce si era que ya estaba al tanto de la leyenda que el diamante atraía infortunios y mala suerte. Afortunadamente Luis XV no padeció de tribulaciones. (Ver artículo: Caja de Pandora)

Una vez que el diamante llega a la corona francesa, el Rey Luis XVI de Francia, le obsequió la preciosa joya a María Antonia Josefa Juana de Habsburgo-Lorena, más conocida bajo el nombre de María Antonieta de Austria, quien fuera una archiduquesa de Austria y reina consorte de Francia y de Navarra; no creyente de la tétrica leyenda que envolvía el diamante, se lo colocó en cuello sin miramiento, y en una ocasión especial se lo prestó a la princesa María Teresa Luisa de Saboya, princesa de Lamballe quien fue una aristócrata francesa. Para ese entonces, María Antonieta de Austria y Luis XVI de Francia, en 1793 fallecieron decapitados durante la Revolución Francesa. En 1972, a la princesa de Lamballe la lincharon hasta que le causó la muerte por una aglomeración sulfurada durante la Revolución Francesa.

En el año 1792, durante la Revolución Francesa, un cadete de nombre Guillot, se atrevió a robar el diamante y se lo llevó a Londres con la finalidad de venderlo. Luego que pasaron 4 años, este cadete fue descubierto cuando trataba de comercializarlo y terminó encarcelarlo.

A partir de este hecho se le pierde el rastro al diamante, pero al poco tiempo un desconocido le lleva el diamante a un tallador holandés de nombre Wilhelm Fals, que partió en dos pedazos la gema. Una parte fue obtenida por Carlos Federico Guillermo, quien era el duque de Brunswick, y en menos de dos meses terminó con sus riquezas; y la otra parte la resguardó en su taller el esculpidor de gemas holandés. El progenitor del tallador, Wilhelm Fals, le robó el diamante a su propio padre con la intención de comercializarlo a un francés llamado Beaulieu, y cuando el joven Fals, se da cuenta que su padre había fallecido a causa del sufrimiento, éste se quita la vida.

Diamante Hope 6

El francés Beaulieu, cuando conoce la noticia trágica del propietario anterior, le vende la piedra a un hombre llamado David Eliason, quiera era un curtidor de origen judío, quien también se atemorizó al saber de la historia maldita del diamante y enseguida se lo ofrece al Rey Jorge IV de Inglaterra. Este rey inglés dispuso de encajar el diamante en su corona, y luego en 1822 perdió la razón llegando a la demencia y falleció ocho años más tarde.

En la historia del diamante Hope nos encontramos con Sir Henry Hope, quien es banquero, de profesión comerciante y también le agrada coleccionar diamantes. Ya conocedor de la tenebrosa leyenda que marcaba tan apreciada y deseada joya, no aceptó correr riesgos, por lo que contrata un grupo a quienes les solicita organizar un ritual mágico para que exorcizaran a la majestuosa joya. Con la ceremonia supuestamente la gema quedó regenerada de causar desgracias, y entonces procede a bautizarla con su nombre. Por lo que a Sir Henry Hope no contó que le sucedieran desgracias en su vida. Pero después de su fallecimiento la colección de piedras preciosas pasó como herencia a sus descendientes del estirpe Hope.

Luego del fallecimiento del señor Henry Hope en el año 1862, su esposa de nombre Adele es quien la hereda, y en el año 1884 cuando ésta muere la herencia pasa a posesión de su hija llamada Henrietta, quien contrajo nupcias con el duque Henry  Pelham-Clinton; cuando a estos los sorprende la muerte, inmediatamente el heredero es su hijo Henry Francis Pelham-Clinton Hope, quien heredó la colección, inclusive el diamante Hope. Para ese entonces, Francis no estaba autorizado para comercializar el diamante, por lo que debería de esperar el permiso que le otorgará la Corte.

El heredero Francis Pelham-Clinton Hope contrajo matrimonio con su amante, quien era una actriz de origen estadounidense que se jactaba de haber lucido el diamante cuando asistía a reuniones intelectuales y que de hecho, cuentan que dispuso a que le elaboraran una réplica exacta para lucirlo en estas reuniones, sin que su esposo tuviera conocimiento. En el año 1896, el señor Hope queda en ruina, y en vista que no tenía autorización por parte de la Corte para vender el diamante Hope, su esposa es quien lo ayuda económicamente. En el año 1901 es cuando recibe permiso para vender la joya, al año siguiente le pide el divorcio a su esposa.

Diamante Hope 7

A partir de entonces, el diamante le fue vendido a un norteamericano llamado Colot, pero esta preciosa joya continuaba con su destino de atraer infortunio a los propietarios, y Colot sufrió una grave enfermedad que perdió sus riquezas y  se suicida. Luego, el diamante lo obtuvo el príncipe ruso llamado Kanitowski, quien era una persona inclinada a las distracciones, y además era exageradamente millonario. Una vez que este príncipe tenía en sus manos el codiciado diamante Hope, se lo obsequió a su amante, una vedette de origen francés. A los siguientes días hubo una controversia entre el príncipe y Kanitowski quien procedió a asesinar a tiros a su amante, el diamante fue extraviado entre tanta confusión que contrajo el hecho.

Así continua la larga historia del diamante Hope, que el próximo dueño de esta joya pasa a las manos de una dama llamada Subaya Hamid que lo recibió como regalo de su cónyuge llamado Abdul Hamid II, rey de Turquía; su esposa terminó asesinada por su propio esposo. Este Rey no contó con buena suerte y perdió ser soberano turco que lo originó la revolución, y culminó su vida encarcelado.

El diamante Hope, luego de haber estado en posesión de todos estos personajes de la realeza, desparece de forma misteriosa en el mar y luego aparece en una caja fuerte perteneciente a una entidad bancaria francesa. Un hombre periodista que era el director del Washington Post, consiguió tener la joya a través de esta entidad bancaria, que más tarde perdió su capital, quebrando sorpresivamente. La cónyuge del periodista sufrió una enfermedad grave falleciendo, y su primogénito fue arrastrado por las ruedas de un vehículo que terminó con su vida.

Para el año 1910, el diamante pasó a la posesión de P. Cartier , y éste se la ofrece en venta a la familia McLean, los que sufrieron grandes y variadas desdichas que afectaron a distintos miembros de esta familia. Uno de los primogénitos de este linaje, teniendo apenas ocho años de edad fue atropellado por un vehículo y murió en el acto. Una de las hijas de esta familia ingirió una sobredosis de medicamentos para dormir que le causó la muerte. El padre de este grupo familiar muere en un hospital a causa de una fuerte depresión. La señora McLean mandó a resguardar el diamante durante un tiempo de 20 años en una bóveda de seguridad. Cuando ya pasó los 20 años la nieta de nombre Evelyn Walsh Mac Lean falleció extrañamente en Texas.

Diamante Hope 8

En el año 1949, el joyero y experto en diamantes estadounidense conocido como Harry Winston, decide comprar el diamante para exhibirlo en su “Corte de Joyas” que es una colección de piedras preciosas en diferentes museos que están en institutos de Estados Unidos. Fue entonces a mitad del año 1958 que el experto joyero le hace varios cortes en forma geométricas al diamante para aumentar su luminosidad. Durante ese año lo entrega en donación y es enviado en un sobre de papel tipo harapo al Museo Nacional de Historia Natural del Instituto Smithsonian de Washington. El director del museo un tanto malicioso no aceptaba tal donación, ya que había recibido innumerables comunicaciones escritas que informaban que el diamante estaba maldito y que como consecuencia le iba a traer malos presagios y desgracias al país.

 

Conociendo la trayectoria del diamante, comenzaron a surgir distintas especulaciones en torno a que el diamante estaba maldito, mientras que el cartero que llevó la joya fue atropellado severamente; su esposa falleció de infarto, su vivienda ardió en llamas, y su mascota que era un fiel perro perdió la vida asfixiado con su propia correa que llevaba en su cuello.

Finalmente, el diamante Hope termina exhibido en el pabellón Harry Winston, donde es visto por millones de personas que asisten al lugar. Igualmente se ha expuesto en el Museo de Louvre y en Sudáfrica.

Por primera vez en el año 2009, se le extrae la montura para exhibirlo desnudo para conmemorar los 50 años de su donación. Fue cuando el sello Harry Winston mostró tres nuevos y distintos diseños de una montura eventual, donde muchas personas votaron a través de Internet, eligiendo a su favorita que resultó ser: una pieza de platino y diamantes baguette, que pareciera que a la joya la aguantan dos manos, actualmente permanece en exhibición, y cuentan que próximamente le será colocada su montura original.

Conclusiones

La majestuosa y fascinante joya conocida como Diamante Hope fue descubierta en el siglo XVII, ha cruzado los mares y ha estado en las manos de muchos Reyes y nobles que han quedado encantados ante la presencia de tan maravillosa piedra. Los relatos de su origen lo encierra un cumulo e infinito viaje que se inició en la India a principios de 1600, recorriendo Europa a la Corte del Rey de Francia, el conocido Luis XIV.

El diamante Hope tuvo la suerte de pasearse entre muchas manos de distintos comerciantes afamados de la época que eran especialistas y conocedores de gemas espectaculares que llegaban de la India hasta Francia. En 1792 se le desconoce el rastro a este diamante aproximadamente por un tiempo de 20 años, fue entonces hasta el año 1812 que la encuentra y la recupera un hombre de negocios londinense conocido como John Francillon, y en el año 1922 se lo vende al Rey Jorge IV de Inglaterra.

Diamante Hope 9

Al pasar los años, los miembros de la corona británica toman la decisión de vender la gema, por lo que acuden al gemólogo Henry Philip Hope quien la obtiene, y en un viaje la transporta a Estados Unidos. Esta preciosa y enigmática joya le pertenece a la familia Hope hasta el año 1901, quienes la dan en venta a unos coleccionistas ingleses, y retornan a Nueva York en 1912 por la insistencia de Evalyn Walsh McLean quien era heredera minera y miembro de la comunidad estadounidense que tenía fama por ser la última dueña del Diamante Hope, y encarga a Cartier que le esboce uno exclusivo para ostentar de él.

Diamante Hope en el Titanic

Este precioso y singular diamante fue la inspiración de joya que luciera la actriz Kate Winslet en la famosa película denominada Titanic, junto con el actor Leonardo Di Caprio. Esta película desarrolla su trama fundamentada en un collar que posee un enorme diamante con forma de corazón, quien su propietario era el Rey Luis XVI; a este collar le dan el nombre de “El corazón del océano” y fue creado a través de un diamante. (Ver artículo: Octavius)

El desarrollo de la película Titanic comienza con la historia de un caza tesoros que va en busca desesperada de la preciosa joya, y este hecho lo conlleva a que conozca a su nueva propietaria y protagonista principal llamada Rose.

La protagonista Rose narra la historia que vivió en el Titanic, donde su prometido Cal, le demuestra su amor obsequiándole el collar, este amor no es correspondido a Cal por parte de Rose. La película Titanic contiene una escena si se quiere la más famosa donde Rose le solicita a Jack que le diseñe “el diamante”. Luego de que le tendieran un engaño, Cal le atribuye a Jack que se robó el diamante por lo que es preso.

Diamante Hope 10

Cuando la protagonista arriba a la ciudad de Nueva York, observa que en el bolsillo de la chaqueta de Cal se encuentra el collar, esto sucedió en la inmersión del buque. Pero Rose de ninguna manera le divulga esto a los caza tesoros. Una vez que la protagonista culmina con su relato, va hasta la popa del barco y arroja el collar al océano, donde se pierde para siempre.

Resumen

La famosa película del Titanic es una mezcla de ficción con realidad, así como sus protagonistas y la presencia del diamante por supuesto forma parte de la espectacular saga. Lo que no le venía a la mente al productor y director cinematográfico James Cameron, es que cuando se refería a la película Titanic, que la envolvía la ficción y realidad, existía un collar de diamante azul a bordo del buque, pero el director no conocía de su existencia durante el rodaje de la saga.

Varias prensas de información han comunicado que Cameron tuvo la inspiración para la producción de la película fundamentada en el diamante Hope, pero realmente cuentan que esas publicaciones no tienen veracidad, debido a que el director no conocía de la historia del diamante hope para ese momento.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo Diamante Hope, lo que no sabías sobre la leyenda que le rodea te recomendamos los siguientes artículos relacionados: