Descubre todo sobre Oke en la mitología yoruba

Oke es un Orisha secundario, perteneciente al libro de los secretos yoruba. El cual simboliza a las montañas, las lomas y las elevaciones de la Tierra; representa el estado óptimo del hombre; la perfección que proviene de Olodumare; simboliza los misterios de Olofin, y es el cuidador y protector de la Tierra, aquí te enseñamos su historia. oke

Características.

Se presenta como un santo noble que pretender convertir espiritualmente al hombre a su máxima expresión a través de los mandatos de Orodumale. En la figura representativa contiene un orificio en la parte superior llamado jícara donde se inmolan los animales; representa la firmeza de la madre Tierra; es el guardián de Ibadán en la guerra con Ifa; se refugiaba en las montañas de Oshuntá. Su nombre proviene de la lengua Yoruba que significa altura elevación grandeza. (Ver articulo: Parvati)

Conforma una trilogía junto a Oggué y Oko, quienes son los que rigen los movimientos de la tierra, es hermano de Oshosi y amigo inseparable de Obatalá, es un Orisha de respeto. No se asienta ni es estático, es muy amplio en su conocimiento y sabiduría, de allí su alto volumen de personas que los adoran.

Se relaciona con la fertilidad, el progreso de la siembra y buenas cosechas, cuida de todos los Orishas. Está sincretizado con San Roberto, Santa Marta y Santiago Apóstol (Patrón de España), su adaptación se considera por ser ambos cuidadores y vigilantes, el primero de los Orishas y el segundo con la seguridad de Jesús cuando subió a la montaña, por lo tanto su fecha de celebración debería ser el 25 de julio.

Culto.

Proviene de Absoluta, la cual es una ciudad de Nigeria, capital del estado de Ogun, allí se le adora en el piso cubierto con una jícara o jarrón pintado de blanco, donde en su parte superior tiene un orificio, se utiliza únicamente cuando se le rinde tributo o culto a Oke.

El los pequeños altares dedicados a este santo, se coloca en la parte de adelante del canastillero, aunque en algunos lugares lo ubican dentro de las soperas, es recibido en la consagración de Osha donde los hijos de Yemaya lo montan sobre sus hombros, sobretodo el izquierdo.

Ofrendas a Oke.

Las ofrendas se colocan en el altar de los santos, su receptáculo es un sartén plano, de color blanco, negro o caramelo, cubierto de algodón, se le ofrenda lo mismo de Obatalá, otorgándole los mismos colores y prendas, los caracoles utilizados son los de Eyeunle Meyi, así como caracolillos, bejuco de guaro y candelilla.

Lo ofrecido a los santos es con el objetivo de que ellos disfruten, el devoto muchas veces no consume lo colocado en el altar, por ejemplo el sacrificio del chivo que es una de las ofrendas se hace con el objeto de sustituir una vida humana y como parte de pago que todo ser humano tiene con la muerte.

El sacrificio de la paloma se realiza con el objeto de utilizar sus plumas como resguardo  y protección contra la brujería y hechicería, el caldo de gallina o de gallina guinea, es usado para apaciguar la ira de los santos superiores, para alegrar las almas, curar ciertas enfermedades. Generalmente estas ceremonias se pueden realizar una vez al mes ya que Oke no tiene día de celebración, solo se incluye en las ceremonias

Pataki de Oke.

Estaba Oke pasando mucho trabajo y se encontró con Eshu quien le dijo: “Ve donde está Orula para que te mire y te haga tu Ebbo” (trabajo de santería), al encontrarse con Orula le salió el Ifá y lo marcó el Ebbo: frijoles, tierra de su casa, aro de corona y arroz, luego le dijo: “Como ya hiciste el ebbo pídele un pedazo de tierra a tu amo y siembra los frijoles”oke

Dicho esto , Oke procedió a realizar lo acordado, con el tiempo la cosecha de frijoles era maravillosa y abundante, pero como la cosecha del amo era inferior en calidad y cantidad, este comenzó a robarle la cosecha, al darse cuenta de lo que ocurría, se fue donde Orula y lo contó lo sucedido, este le dijo: “Coge el tambor con el cual hiciste el Ebbo y ponte a tocar y cantar”.

oke

Cuando el amo escuchó el canto, se acercó a Oke y le dijo: “Te voy a regalar la tierra que estás trabajando contar dejes de cantar”, pero Oke no dejó de cantar y las tierras pasaron a su posesión, así el amo lo mandó a buscar y le regaló otro lote de tierra, pero Oke no dejaba de cantar.

El amo no pudo dominar a Oke  ni tampoco pudo obligarlo a que dejara de cantar, así que le regaló su corona de amo y posteriormente murió abochornado.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo Descubre todo sobre Oke en la mitología yoruba te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario