Conozca todo sobre Sif, diosa nórdica de la mitología

Descubre la intensa leyenda de Sif, la diosa del trigo, la fertilidad y la familia, importante deidad de la mitología nórdica de la cual te hablaremos en este artículo.

Introducción

Sif es la diosa de la fertilidad en la mitología nórdica que, como sabemos, es una mitología compartida entre los pueblos escandinavos, germanos y sajones. En la Mitología egipcia encontramos diosas referidas también a la fecundidad.

Estuvo vinculada, asimismo, con lo todo lo referente a la familia y el cuidado maternal y se le representa asociada al serbal, árbol que brinda protección al que se le aproxime, por su carácter guardián. Su nombre significa “unión matrimonial” y fue una muy importante divinidad para los pueblos nórdicos por mucho tiempo, hasta principios de la Edad Media.

Su imagen de diosa estaba relacionada con el sol y el oro en virtud de que, según los estudiosos de la mitología, su radiante melena amarilla resplandecía con más fuerza que el mismo sol.

Ella era del clan de las Ásynjur, al que pertenecían todas las diosas del pueblo nórdico. Era además esposa de Thor, dios del trueno, a quien acompañaba silenciosa, pero intensamente en cada una de sus aventuras, enfrentando al enemigo con valentía. Es por ello que se le ha llamado también la guerrera dorada.

Sif

Era madre de cuatro hijos, llamados: Þrúðr, Ullr, Móði y Magni, aun cuando este último no era propio, pues era hijo Thor con Járnsaxa. En ella se encarnaban las cosechas de los campos de trigo, en virtud del color de su cabello. Por ello, se le representa con una hermosa y larga cabellera rubia, y con un cuerno que empleaba para hacer los anuncios cuando estaba en los campos de batalla.

Asimismo se ha dicho que tenía dotes de adivinadora, siendo reconocidas muchas de sus predicciones. Poseía cualidades conciliadoras, que la hacían ver como una de las mayores deidades al procurar ayuda a los humanos que requerían de sosiego y paz interior. La Mitología celta nos habla también de diosas con cualidades como Sif.

Muchos conocedores de la cultura nórdica cuentan que entre sus pobladores se creó la costumbre de hacer sus panes con varias clases de grano, como una manera de solicitar a esta diosa sus favores y honrarla al recibirlos.

La cabellera de Sif

Toda la historia de Sif es interesante y la leyenda de su cabellera muy entretenida y en cierto modo aleccionadora, ya que toca actitudes que en ocasiones asumimos inapropiadamente.

A continuación nos referiremos a la leyenda que nos habla de lo sucedido con el cabello de Sif, del cual ella estaba muy orgullosa. Era una cabellera que le llegaba hasta los pies y que resplandecía por su brillante color amarillo, similar al de los campos de trigo y que parecía un sol. Se esmeraba porque siempre estuviera impecable y así, de alguna manera complacer a su esposo Thor, quien también la admiraba mucho.

Leyenda

Cierto día mientras ella descansaba plácidamente en un lugar despejado, Loki, dios de los ladrones y aventureros, por maldad y envidia a su poder, le cortó su cabello dejándola casi calva.

Loki era ampliamente conocido en la región de Asgard por ser un embaucador astuto, muy mentiroso, con la habilidad de cambiar de forma y sexo. Formaba parte del clan de los Æsir, a pesar de que su padre fue el gigante Fárbauti, de otra clase.

Sif
Loki

Al Sif despertar y darse cuenta de lo ocurrido, comenzó a llorar desconsoladamente y así la encontró Thor cuando llegó, esto lo enfureció y lanzó amenazas de venganza contra los que perpetuaron dicho acto.

Prometió que castigaría cruelmente al que había hecho tal maldad. Se dio cuenta en ese momento que aún Loki se hallaba allí e inmediatamente supo que había sido él, por lo que lo atrapó para que pagara su afrenta.

Loki pidiendo clemencia y temeroso del castigo que le vendría, le prometió que lo resolvería con los enanos artesanos de Asgard y Smithelm. Thor aceptó el ofrecimiento y le dio un plazo corto para que resolviera el entuerto que había ocasionado.

Loki se dedicó a buscar a los duendes, para lo cual tuvo que recorrer muchos caminos, hasta dar con la morada donde estos vivían. Él sabía que solo ellos le podían ayudar a salir de este aprieto, pues son expertos en fabricar objetos y sabrían cómo hacer la cabellera de Sif. Además, les pediría que hicieran también algunos regalos para calmar ira de los dioses.

Cuando finalmente llegó a Syartálfaheim, según la mitología nórdica uno de los nueve mundos en que está dividido el cosmos, recurrió a los hijos de Ivaldi, un grupo de enanos expertos artesanos, a quienes retó diciéndoles que el duende Brokkr y su hermano Eitri, le habían ofrecido hacer unos regalos apropiados para los dioses, pues ellos eran los mejores en eso.

Los hijos de Ivaldi replicaron que ellos eran mejores artesanos de la zona y que podían hacerse cargo de ese pedido real. Loki, siempre buscando su provecho, les dijo que los fabricaran y que los dioses decidirían cuáles eran los mejores.

Les puso como condición que uno de los regalos debía ser una cabellera de oro. Ellos aceptaron y se pusieron a trabajar en fabricar una lanza especial, un barco que se podía llevar en el bolsillo y la cabellera de Sif.

Mientras tanto Loki se fue a buscar a otro enano artesano, Brokkr, y su hermano Eitri y le comentó sobre los mejores regalos que requería entregar a los dioses y que los Ivaldi habían alardeado que ellos eran los indicados para llevar a cabo este cometido, pues eran los mejores.

Brokkr aceptó el reto pues estaba seguro de que él y su hermano no tenían competencia en lo que a fabricar objetos se refería y podían cumplir con lo que los dioses pedían. Pero como él era muy sagaz y más inteligente y conociendo la fama tramposo de Loki, le dijo que él tenía que dar algo a cambio.

Así le propuso que si los dioses se decidían por sus regalos, Loki debería darle su cabeza e hicieron el trato. Así los hijos de Ivaldi fabricaron la cabellera de Sif, un barco especial para Freyr, dios de la fertilidad y la paz, y una potente lanza para Odín.

Por su parte, Brokkr y Eitri también se pusieron a trabajar en el primer regalo, para lo cual usaron una piel de cerdo. Sin embargo, tuvieron dificultad para trabajar, pues una mosca había entrado al lugar y los molestaba continuamente, entorpeciendo su labor y distrayéndolos de la tarea.

Esa mosca era evidentemente Loki, que se había transformado para entorpecer el trabajo de Brokkr y así no perder la apuesta. Sin embargo, los enanos pudieron terminar el primer regalo: un cerdo dorado que se podía usar para correr, pues tenía mucha fuerza y rapidez, incluso podía volar e iluminar todo el espacio.

Comenzaron a hacer el segundo trabajo, pero nuevamente se presentó la mosca zumbando fuertemente. Los enanos de igual manera pudieron finalizar el segundo regalo, que fue un anillo de oro con la facultad de multiplicarse.

Ya trabajando en el último de los pedidos, la mosca se posó entre los ojos de Brokkr haciendo que se equivocara en su tarea al fabricar el martillo que estaban haciendo para Thor, con la empuñadura más corta de lo que normalmente debería ser. Es por ello se dice que Thor tiene que usar unos guantes especiales para poder utilizar cómodamente el martillo.

Llegó entonces la hora de que los dioses decidieran con qué regalo se quedarían. Se presentaron ante Odín, Freyr y Thor. Odín recibió la lanza y el anillo de oro, a Freyr le dieron el barco y el cerdo de oro y Thor, por supuesto, recibió la cabellera para Sif y el martillo, que nunca falla y que por más lejos que lo lance, siempre volverá a él.

En virtud de estas características del martillo, los dioses decidieron que ese era el mejor regalo, lo que implicaba que el ganador era Brokkr y que Loki debía entregarle su cabeza.

Loki lo hizo, pero Brokkr como castigo le cosió la boca para que no siguiera engañando a más nadie, lo que implicó un destino cruel para él.

Poderes de Sif

Como todos los habitantes de Asgard, Sif poseía poderes que ponía en práctica cada vez que se encontraba en una situación de peligro. Así ella contaba con una gran fortaleza física, que le permitía llevar a cabo jornadas que implicaban mucho esfuerzo y resistencia, sin que se sintiera agotada.

Asimismo, contaba con el don de la longevidad, que le prolongaba la vida gracias a que había comido la manzana dorada que le confería esa cualidad. De todos es conocido que muchas mitologías usan las manzanas como un medio que le aporta poderes mágicos al que las consume.

La mitología nórdica no escapa de ello, allí también se emplean las manzanas, en este caso doradas, para dar inmortalidad a las deidades. Esta potestad de cultivar y entregar estas manzanas poderosas y maravillosas la tiene la diosa Iðunn, quien era oficialmente la guardiana de las manzanas que otorgan eterna juventud a los dioses.

En virtud de su gran fuerza muscular, a pesar de ser una mujer, Sif era experta en combate cuerpo a cuerpo, conocedora y hábil manipuladora de armas blancas. Por otra parte, un don muy particular que caracterizaba a Sif era que poseía las habilidades innatas de teletransportarse a sí misma y a sus coterráneos de Asgard, dentro de la misma comunidad en la que residía.

Luego ese poder fue transferido a su espada encantada y solo mediante ella podía trasladarse por teletransportación a otros destinos distintos a Asgard. Por otro lado, se dice que Sif era capaz de dominar la luz de los cielos, gracias al brillo que transmitían sus cabellos dorados que iluminaban todo el entorno en el que ella se encontraba, disipando la oscuridad.

Era una guerrera, siempre presta a luchar, gracias a las enseñanzas que había recibido para pelear solo con su potente espada, lo cual le valió ser reconocida como la mejor peleadora de Asgard.

No en balde su esposo Thor siempre se enorgullecía al decir que Sif era una de las mejores combatientes que existía en los Nueve Reinos del cosmos. Así fue gloriosa su participación en la batalla contra los Gigantes de Hielo y contra los Merodeadores, en las que en todo momento se mantuvo firme, sin flaquear, a pesar del inmenso tamaño de sus contrincantes.

Sif

Historia

Sif era la hermana de Heimdal, dios guardián e hijo de Odín, dios de la sabiduría, la muerte y la poesía, y de nueve mujeres gigantes que lo nutrieron con sangre de jabalí. Con él compartió muchas enseñanzas y estrategias que le ayudaron en el combate, tal como agudizar la vista en la noche, afinar el oído y aprender a estar sin dormir varios días, pero sin perder la percepción del entorno.

La diosa Sif fue desde la infancia la compañera constante de Thor y Balder, dios del amor, la paz y la justicia. Como la mayoría de los pobladores de Asgard, Sif nació con el pelo dorado, sin embargo comenzó a crecer negro después del incidente con Loki.

A temprana edad mostró gran destreza como guerrera y fue considerada la mejor en toda Asgard, sólo comparable con Brunilda o Brynhildr, quien era una doncella escudera y una valquiria, deidad femenina menor que servía a Odín.

Sif

En su historia se cuenta que fue dada a la diosa de la muerte Hela por un gigante, a cambio de alcanzar la inmortalidad, pero Thor la salvó ofreciéndose a sí mismo en su lugar. Hela quedó tan impresionada que dejó ir a los dos.

Sus leyendas están recopiladas en los manuales conocidos como la Edda poética y la Edda prosaica, así como en la poesía escáldica. En cada una de estas fuentes las leyendas son bastante similares, por ello es normal encontrar a Sif en distintos episodios de las mismas.

Fuentes mitológicas

Eran el acervo documental escrito en idioma nórdico antiguo, que contenía toda la información sobre esta mitología escandinava y sobre las leyendas heroicas germanas.

Había dos Eddas: la Edda Mayor y la Edda Menor. En ambas se incluían textos heroicos y religiosos, así como leyendas mitológicas y escritos poéticos, que se remontaban a la época medieval y que en su momento fueron compiladas en el famoso manuscrito islandés Codex Regius del siglo XIII, para preservarlos.

Sif

Como sabemos por experiencia de muchas civilizaciones, al comienzo los poemas eran aprendidos de memoria por los poetas, pues como no existía la lengua escrita, no había manera de preservarlos.

En muchas culturas, esa memorización formaba parte de los rituales de iniciación del adolescente en su paso a la edad adulta. En cuanto a los poemas nórdicos, el joven debía identificarse con la figura de un dios protagonista de alguna de las leyendas, por lo general Odín y cumplir con las pruebas impuestas por dicho dios.

Tanto la Edda prosaica como la Edda poética, conforman las fuentes fundamentales existentes más contundentes e importantes sobre mitología nórdica. Veamos brevemente qué contienen tanto la Edda poética como la prosaica y por supuesto el Codex Regius.

Edda mayor o poética

La Edda poética o Edda mayor, también llamada la Edda de Sædmund, se trata de un compendio de autor desconocido en el que se encuentran poemas islandeses populares, cuyo corpus de cantos procede del Codex Regius.

Posee treinta y cinco cantos y dos apuntes se relatan las historias de los dioses de esta misteriosa e interesante mitología. Se pueden encontrar en esta Edda las experiencias de vida del dios Odín y cómo alcanzó el nivel de sabiduría que tenía.

Así también se nos narran las aventuras de Thor, Loki, Sif, Helas, entre otros dioses prototipo de la mitología nórdica. En ella se hace una revisión de la cosmogonía de aquella civilización originaria de los países escandinavos, así como de la idea del Ragnarok o juicio final.

Esta Edda poética, o en versos, se ha constituido en la fuente literaria más importante referencialmente hablando, ya que es la más antigua en su género.

Los poemas mitológicos que contiene puede decirse que corresponden al siglo IX, mientras que los contenidos en la edda prosaica, como por ejemplo la Historia Danesa, se compusieron en el 1200, es decir unos 200 años después de la llegada del cristianismo en Islandia.

Edda menor o prosaica

Se trata de un manual de poética islandés, que además incluye leyendas mitológicas, una de esas leyendas es la referida a Sif.  Además, es la fuente más esencial existente sobre el folclore escandinavo y las leyendas caballerescas germánicas.

Se le denomina también como Edda menor o Edda de Snorri, porque fue escrita por el experto historiador islandés Snorri Sturluson, cerca del año 1220, quien también ejerció como poeta y cronista. Vivió entre 1179 y 1241.

El propósito del manual era ofrecer a poetas y lectores islandeses un recurso mediante el cual pudieran conocer y entender la sutileza del verso aliterativo, o sin rima, de manera que comprendieran el significado detrás de las muchas “kenningar” o teorías que eran usadas en la poesía escáldica, que era la poesía de las cortes reales islandesas.

Está compuesta de tres diferentes secciones con diversos poemas:

  • Gylfaginning (20.000 palabras aprox.).
  • Skáldskaparmál (50.000 palabras aprox.)
  • Háttatal (20.000 palabras aprox.).
  • Además de una introducción.

Codex Regius

Fue compuesto en el siglo XIII, pero fue finalmente descubierto en 1643 en Islandia y se le llamaba Edda Saemundi Multiscii, cuando pasó a manos de Brynjólfur Sveinsson, sacerdote de Skálholt.

Se trata de un pequeño manuscrito o códice de 19 por 13 cm, de unas 45 hojas, en las que se presenta el texto de manera apretujada. Se hace resaltar que en el manuscrito falta un cuadernillo de unas ocho hojas que se perdió, al cual se la ha catalogado como “la gran laguna” dentro del contenido.

En las pocas ediciones posteriores que se hicieron del manuscrito después de su hallazgo, se añadieron seis composiciones provenientes de otras fuentes que, luego de analizadas, se acordó que eran apropiadas para ser incluidas.

Las Eddas que formaron parte del manuscrito, son las principales fuentes literarias de información sobre la que se sustenta toda la poesía éddica antigua escandinava.

Tanto la Edda en verso, la mayor, como la Edda en prosa, la menor y una tercera fuente que es el Saxo Gramático, que nos aporta la Historia danesa en sus primeros nueve capítulos con sagas y poemas escáldicos, en conjunto forman la referencia más contundente que se tiene sobre los hombres del Norte.

Sif en nuestros días

Esta diosa protagonista de tantas vivencias en las leyendas escandinavas antiguas es tomada hoy también como personaje central de muchas series televisivas, películas y videojuegos por su fortaleza, belleza y persistencia.

Es una diosa del ayer que inspira a muchos hoy. Así la encontramos por ejemplo como un importante personaje de los Cómics Marvel y también aparece en la película ‘Thor’ de Marvel Studios.

Por otro lado, su nombre ha sido utilizado para denominar a un volcán descubierto recientemente en el planeta Venus: el Sif Mons y así mismo se le relaciona como elemento simbólico del sol, las artes y la pasión.

De allí proviene la celebración que cada año hace el pueblo de Islandia el primer día de verano al recibir los rayos solares con gran alegría y gratitud, convirtiéndose en una festividad de mucho colorido y acciones de gracia en honor a su diosa, por favores recibidos y por el calor que les concede.

También encontramos que han sido muchos los autores que han escrito sobre la diosa Sif en diversas disciplinas del arte, la literatura, las artes marciales y la cinematografía desde tiempo atrás. Tenemos por ejemplo a Jacob Green, conocido investigador del siglo XIX.

Green en su reciente trabajo sobre el folclor escandinavo, la menciona como la diosa de los cabellos dorados que encarna mitos y leyendas del pueblo nórdico. Tal mención hizo renacer su popularidad como fiel exponente de las antiguas creencias y tradiciones islandesas.

Cuando se llevó a cabo la transformación del templo de Thor, como renovación del dios del trueno, ello también trajo consigo un renacimiento de Sif como deidad popular por su directa relación con Thor.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO
(Visited 157 times, 1 visits today)


Si te ha gustado el artículo Conozca todo sobre Sif, diosa nórdica de la mitología te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario