Descubre todo sobre el dios del viento Ehécatl

Dentro de la mitología mexicana podemos encontrar a Ehécatl, el cual es conocido por ser el dios del viento. Es también conocido como otra de las formas que toma el dios Quetzalcóatl, caracterizado por ser la serpiente emplumada. Este dios es de los más antiguos dentro de la cultura mexicana y permite conocer más sobre el origen del mundo y la evolución de los dioses.

¿Cuál es su significado?

Ehécatl es conocido como el dios del viento entre los mexicanos y otras partes de Mesoamérica que se relacionaban con la cultura de la mitología mexicana. Este nombre fue adoptado en realidad por el dios Quetzalcōātl, quien se representa como una serpiente de plumas y es conocido por ser uno de los dioses primordiales en la creación del mundo.

A la unión de Ehécatl-Quetzalcoatl, ambas formas del dios en una, se le conoce como el aliento de los seres humanos y el viento que puede transportar las nubes cargadas de lluvia para regar y cosechar las siembras de los hombres.

Esta directamente relacionado con el Sol y la lluvia, puesto que según los creyentes el viento puede darles movimiento a estos. Puede con un único soplido dar vida a lo que no la tenía. La mitología cuenta como Ehécatl durante la creación vio como todo estaba inerte en el mundo, sin ningún movimiento. El Sol y la Luna no se movían y por ello tras un soplido creó el viento, dándole así movimiento a todo.

Ehécatl suele ser relacionado también con los conocidos cuatro puntos cardinales debido a que como dios del viento, este se mueve por todas partes, yendo en distintas direcciones por el mundo.

Ehécatl como deidad.

El dios Ehécatl suele representarse entre la cultura Azteca con una mascara que tiene forma de embudo o pico, la cual esta coloreada de rojo. La mitología explica que daba uno de esta mascara para poder limpiar los senderos abriendo el paso para el dios de la lluvia, Tláloc.

Otra cosa característica en el dios es un caracol que cruza su pecho, el mismo tiene una función de molino que al encontrarse con el viento recrea el sonido del mismo, el cual es el sonido que escuchan los seres humanos.

Entre su representación se puede resaltar que contaba con una figura un tanto gruesa que generalmente va acompañada de al menos una máscara, además de eso cuenta con una cabeza grande y un poco con características alargadas que le permiten generar los vientos. Este dios suele habitar en cuevas circulares.

Ehécatl

Ehécatl (Quetzalcoatl) suele conocerse por ser el dios del viento y a su vez uno de los dioses principales de la creación, sin embargo, también es adorado por los seres humanos por haberles regalado el don del amor, el poder amar y enamorarse.

Su mitología cuenta como al llegar a la Tierra, Ehécatl conoció a una hermosa joven mortal llamada Mayáhuel y sin poder evitarlo se enamoró de ella, pero la misma no conocía lo que era el amor. Por ello, Ehécatl entregó a los seres humanos el don de amar y sentir pasión por otros, así la joven podría enamorarse de él.

Este amor que el dios desarrollo hacia la joven fue representado como un árbol que nació en el primer lugar que tocó Ehécatl cuando llegó a la Tierra. Así, este árbol crecería como símbolo del regalo que el dios entregó a los seres humanos.

Templo de Ehécatl.

Ehécatl como dios del viento cuenta con unos templos con ciertas particularidades, puesto que estos suelen tener una forma más bien circular procurando así no generar resistencia a los vientos, permitiendo que estos puedan fluir de manera más cómoda que permita una buena circulación del aire.

Los humanos que le adoraban crearon estos templos como una forma de respeto al dios, para poder adorarle sin interrumpir su labor en la naturaleza.

Sobre sacrificios o rituales realizados no se conoce mucho, puesto que estos primeros dioses de la mitología mexicana eran adorados de formas distintas y no solían realizárseles los mismos tratos que a los demás conocidos. Esto también se debe a que como dioses de la naturaleza el regalo de los dioses a los mortales era ayudarles en las cosechas y a cambio los mortales realizaban labores correctas en relación a esto.

Estos templos eran una representación de la misma relación directa que tenia con los puntos cardinales. Ya que permitían la entrada del viento sin el choque de sus ondas, este podía circular libremente como lo haría en la naturaleza.

Aquí un video sobre un templo de Ehécatl encontrado:

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo Descubre todo sobre el dios del viento Ehécatl te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario