Aprende todo sobre Adad en la mitología mesopotámica

Adad forma parte de una de las deidades que constituyen el museo de los dioses de la mitología mesopotámica, deidad de las lluvias de las personas que desarrollan el trabajo pastoral. En esta ocasión te enseñaremos la importancia y las ofrendas que hacían en honor del dios Adad.El dios Adad tiene una procedencia peculiar, porque se puede relacionar con otros dioses de otras culturas y se halla la similitud de estas deidades porque ejercen el mismo trabajo, sólo que tenían distintos nombres según la localidad.

Por lo general, los dioses suelen compararse y el dios Adad es comparado con diversos dioses, por ejemplo, con el reconocido dios Zeus, de igual manera se establecen similitudes con los dioses Set, Teshub y Júpiter que pertenecen a las culturas griegas, romanas y egipcias, respectivamente.

Antecedentes de Adad

Este reconocido dios era descendiente de Anu o An, reconocido por ser el dios celeste, el caballero de los astros y el soberano de las otras deidades. La dama que se casó con An, se llamaba Ki, era la soberana de las tierras y mamá de Adad. Nos encontramos que Adad también puede ser reconocido a través de las escrituras con el nombre de Ishkur.

Las personas veneraban al dios Adad en un periodo comprendido desde 3500 a.C. hasta 1750 a.C., aproximadamente en lo que se conoce como la remota Mesopotamia. Se conoce a la consorte de Adad, se llamaba Sala y era la soberana que se encargaba de las tierras, de la fecundidad y del desarrollo de las cosechas, es común encontrar que las mujeres tienden a ser la representación de la tierra en muchas tradiciones de otras culturas. (Ver artículo: Zababa)

Adad y Sala tuvieron un hijo que se llamaba Gibil o también se le encuentra como Girra, él se responsabilizaba por los incendios de las tierras, ya que era la deidad del fuego. Era un dios honorable por su gran saber.

Simbolismo del dios

Adad fue reconocido porque figuraba a un toro, según los antecedentes que hay de Adad, se muestra a un caballero que tiene unos cachos como los del toro, de igual manera presenta el cabello largo que llevaba consigo distintas armas, que eran el símbolo de las tormentas y de relámpagos. El dios Adad se relaciona con los astros celestes del cuervo. (Ver artículo: Pabilsag)

El dios Adad es llamado para que inicien grandes tormentas, con distintos objetivos, por ejemplo, en ocasiones Adad era invocado para provocar lluvias en los cultivos de los adversarios, como una muestra de poder. Por otro lado, Adad era solicitado cuando los cultivos necesitaban ser regados, para que las personas pudieran alcanzar los objetivos que se planteaban, cuando cosechaban.

Adoración al dios Adad

El reconocido monarca Hammurabi, la sexta persona en llegar al trono y fundador de la gran Civilización Babilónica y más tarde Mesopotámica, ordenó la construcción de un templo para poder venerar al dios Adad.

Adad tenía ubicado su santuario en la parte sur de Kakara, en el transcurso del mandato de Tiglath Pileser se le asignó un segundo templo al dios Adad, que se localizaba con el de Anun, el padre Adad. El hecho de la cercanía de ambos santuarios hacía que los fieles se confundieran al momento de entrar a los templos, porque sabían cuál elegir para entrar. (Ver artículo: Lahmu)

En otras culturas

Se le encuentra en escrituras religiosas y suelen nombrarlo como Baal o Hadad, es el caballero de los cielos que se encarga de las tormentas, por lo que el crecimiento de las plantas también está a su cuidado. Es el que se encarga de resguardar la vida y el desarrollo de las tierras agrícolas.

Cuando Adad falta, comienzan los problemas para las tierras, ya que los territorios se secan, no hay alimentos para las comunidades y les produce la muerte, ya que se desatan una gran cantidad de problemas. Adad cuando se relaciona con el territorio Ugarit, también se le conoce como el dios de las montañas y al parecer es una de las deidades máximas que mora en el museo de las deidades. (Ver artículo: Namtar)

Por otro lado, también se le conoce en las historias de Sanjuniatón, pero en esta ocasión con el nombre de Adodos, de igual manera también se le nombra como Demarus. Adad era la deidad celeste que tenía una compañera que más tarde se va hacia los brazos de otra deidad llamada Dagón, estando encinta. Pero es una historia que tiende a ser combinada porque Adad en la cultura de Ugarit es hijo de Dagón.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo Aprende todo sobre Adad en la mitología mesopotámica te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario