Aprende todo sobre el Yokai Kasha, de la mitología japonesa

Al Yokai Kasha se le conoce como uno de los demonios japoneses que se encuentran en los crematorios y se alimenta de los cadáveres humanos. Todo lo que necesitas saber acerca de este personaje característico de la mitología y cultura japonesa lo podrás encontrar aquí.

¿Quién es Yokai Kasha?

Yokai Kasha es conocido como la espiritualidad de los gatos caseros que viven durante mucho tiempo, se dice que los gatos cuando envejecen sus colas se agrandan y estos con el tiempo van adquiriendo los poderes mágicos. Muchas veces estos espíritus se trasforman en Bakeneko, que son otro tipo de yokai que se forman a partir de la espiritualidad de los gatos, otros de estos espíritus se trasforman en Nekomata siendo los diferentes demonios que nacen a partir del espíritu de los gatos fallecidos. Yokai Kasha es considerado el más temido por su forma sangrienta de desenvolverse y porque este solo se alimenta de los cadáveres de los humanos.

Los japoneses de tiempos inmemoriales les han temido a los demonios japoneses, muchos de estos antiguos dicen que no hay que dejar a los gatos cerca de los cadáveres y creen también que si un gato salta sobre un ataúd, el cadáver dentro de este se levantará de nuevo. Estos miedos infundidos por muchas generaciones han dado paso a la tradición de la superstición, así como también las leyendas que dicen que a los gatos si se les corta la cola estos no podrán desarrollar poderes mágicos.(ver articulo: Chaac)

Para evitar al Yokai Kasha, las familias japonesas han tomado la tradición a la hora de velar a los muertos mediante el toque de sonidos fuertes como campanas, gong y tambores para mantener protegido el cuerpo de los difuntos de los yokais que desean alimentarse de su cuerpo. También dicen que si la persona durante su vida fue una mala persona, cuando este muera el Yokai Kasha aparece en carruaje de fuego en donde llevará el alma de la persona al infierno donde podrá consumir su alma.

Un Yokai Kasha siendo un demonio tipo Bake-neko, que es un demonio que posee rasgos humanoides teniendo el aspecto de un gato. Muchos de estos demonios viven y conviven con los seres humanos. Disfrazados como gatos caseros comunes o vagabundos, estos muestran su verdadera forma cuando hay un funeral. Estos saltan por los tejados de las casas para buscar los cadáveres de los ataúdes, este demonio se mueve por las sombras y saca los cadáveres y se los lleva por los techos para luego devorarlos.

Yokai Kasha se manifiesta también como mensajero o sirviente del infierno, siendo este el único capaz de andar por los dos mundos y transportarse entre estos, en la mayoría de los casos se encarga de recolectar los cadáveres de los seres humanos que fueron malos durante su vida y buscar el alma de las personas para castigarlos por todos su pecados. Muchas veces roban los cadáveres para hacer de ellos sus propios decesos personales, ya que los utilizan como marionetas para divertirse con ellos o para comérselos. (Ver articulo: Medicina Tradicional China)

Es imposible recuperar el cuerpo de una persona si es robada por los Yokai Kasha, esto perjudica a ese cadáver ya que su alma no puede ascender a la próxima etapa, sino que queda vagando por el mundo terrenal lo que se le hace imposible volver a la vida. Muchos templos antiguos poseen protecciones contra estos demonios ya que la llegada de estos a los templos es considerado de mala suerte y mal augurio.

Muchos sacerdotes inteligentemente han llevado la tradición de las practicas funerarias en donde se realizan dos ceremonias para el difunto. La primera es hecha de manera falsa, ya que el ataúd se encuentra lleno de rocas, piedras, metales u otros objetos, esto para evitar que venga un Yokai Kasha y se lleva el cuerpo. Y luego la verdadera ceremonia se hace días después cuando las posibilidades de que aparezca este demonio son escasas.

En otros lugares de Japón las ceremonias fúnebres son llevadas a cabo en sitios completamente cerrados, sólo con los familiares y amigos más allegados al difunto, estos colocan encima de la urna una navaja y recitan una serie de palabras sagradas repetidas varias veces, todo para mantener alejados a estos malos espíritus y evitar que el Yokai Kasha encuentre al difunto.

Historia

Yokai Kasha usa el kanji ka que se traduce como fuego y sha como carro, este se lee como carruaje de fuego durante el periodo de Kamakura, el shogun más importante en la cultura japonesa. Durante esta época existía una creencia apocalíptica que hablaba que en los últimos días del rey sería visitado por un demonio el cual sería el encargado de juzgar a este rey y sería este el que lo llevaría al infierno si no pasaba la prueba. En este pueblo vivían creyendo que con la muerte de su rey se acabaría la tierra y su mundo siendo el final de los tiempos. (Ver articulo: Menreiki)

Y no tendría lugar, tiempo ni espacio donde redimir todas las almas y que estas serían llevadas al infierno. Cuando el rey está en sus últimos momentos de su vida, él le dice a sus sirvientes que el vivirá y con el continuará la vida y todo lo que se conoce hasta ahora. Este decide que al momento de su muerte, su funeral fuera realizado dentro de lo profundo del templo, en el cuarto más oscuro y completamente oculto con la finalidad que el demonio que lo perseguiría no lo encontrara y de esa manera el pudiera evitar ir al infierno y ascender en un plano espiritual mucho mas allá.

Muchas son las ilustraciones que cuentan esta historia, donde el rey huyÓ del demonio para evitar que su alma fuera juzgada y llevada al infierno, muchas de estas ilustraciones muestran a Oni (guardián del infierno), el cual desgarra a todas sus víctimas y disfrutando el comer de ellos. Este guardián hacía vivir a las almas del infierno múltiples muertes de diferentes tipos, todo con el propósito de divertirse y condenar a todas esas personas que se encuentran en este lugar. Muchas de estas múltiples muertes sangrientos choques de carros, caídas de grandes rascacielos, muerte por armas entre otros. (ver articulo: Pomba Gira)

En el folklore japonés se ve la imagen del carro de fuego como símbolo de mala suerte, ya que Yokai Kasha es el único capaz de convertir su cuerpo en un carruaje quemándose que lleva a las personas al infierno. Durante un tiempo esta creencia se calmó durante la llegada del periodo Sengoku, en donde la aparición de los múltiples yokais disminuyó de forma gradual. Pero luego de este periodo la creencia de este demonio apareció de nuevo en las colecciones de Kaidan Shu (libro que relata las múltiples experiencias son todos los yokais), donde se ve a Yokai Kasha como un carruaje en llamas que defiende del cielo buscando a la persona para llevar a las puertas del cielo o el infierno, ya que este el único capaz de juzgar el alma humana.

Cuando este carro descendía del cielo llegaba junto con múltiples rayos y truenos, hacía en las noches tormentas lluviosas. Este demonio durante mucho tiempo adoptó múltiples formas pero en todo este aparece solo para llevarse el cadáver y el alma del difunto. En la actualidad los relatos sobre las visitas de este demonio son vistas como un ser que se muestra como un gato capaz de entrar en las casas y apropiarse del difunto.

Apariencia del Yokai Kasha

Este demonio se muestra con la forma de un gato con rasgos humanos, posee piernas y brazos y una cola larga, se pasea entre los techos de las casa caminando en cuatro patas, su apariencia es agresiva, posee ojos negros y penetrantes, grandes colmillos y orejas largas y puntiagudas. Se dice que cuando habla lleva una voz ronca y desgarrada, muchos asocian su voz con el rugir de un gran tigre. Posee un pelaje grueso de color negro y otras veces rojo, junto con sus grandes garras, las cuales son capaces de arrancar la cabeza del cuerpo de una persona con un sólo movimiento. Muchos japoneses temen a la forma real de este demonio ya que estas infunden un gran terror y pánico capaz de movilizar al más valiente.

Este también se manifiesta como un carruaje que se encuentra en llamas, de esta manera este demonio se manifiesta para llevarse al difunto de ahí transporta el alma de este a las diferentes puertas del infierno o el cielo. Este aparece en medio de la noche, desciende de las nubes y cuando se va desaparece de forma invisible sin dejar rastro. De esta manera, este demonio es muy conocido en la cultura japonesa por su versatilidad a la hora de servir como sirviente directo del infierno, ya que, este trabaja como mensajero y busca llevar los mensajes de todos los yokais a otros, ya que este es capaz de moverse en diferentes planos y dimensiones pasando del mundo de los vivos al espiritual.

El miedo de los japoneses a que sus gatos devoren sus difuntos cuerpos es muy común, ya que los gatos pueden comer a sus dueños muertos, a este fenómeno se le conoce como “depredación postmorten” aptitud que realizan los perros de igual forma, es una conducta natural ya que el gato instintivamente busca mordisquear el cadáver de su amo y termina alimentándose de él. Aquí un vídeo de cómo ha influido Yokai Kasha en el animé.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo Aprende todo sobre el Yokai Kasha, de la mitología japonesa te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario