Kuchisake-onna: leyenda, maquillaje y mucho más

Dentro de la mitología japonesa, Kuchisake-onna aparece como una maligna mujer perteneciente a los yokai-demonios- que pagó con su vida el alto precio de la vanidad e infidelidad que la llevaron a la muerte; su boca rasgada, su rostro desfigurado es el rostro conocido del terror dentro de la cultura nipona.

 

Los yokai dentro de la cultura japonesa

Hablar de Kuchisake-onna, nos remite necesariamente a conocer la existencia dentro de la tradición cultural japonesa de los yokai -o demonios- que hace referencia al grupo de demonios y entidades malévolas que actúan siempre en perjuicio de los seres humanos.

En el caso de Kuchisake-onna efectivamente se trata de una entidad del mal, demoníaca, maligna, que desata su ira irrefrenable contra sus víctimas de sexo masculino como una manera de saciar su sed de venganza.

Su arraigo dentro de la cultura japonesa es de muy vieja data, de hecho es posible encontrar su presencia en antiguos relatos del Japón imperial, conocida como una mujer que sufrió una terrible transformación, quien víctima de oscuros sentimientos como los celos, la ira y la venganza, adoptó esta demoníaca representación como entidad del mal.

Sin embargo, pese a sus oscuras connotaciones espirituales, estos oscuros personajes siguen siendo una referencia fundamental dentro de la tradición y cultura japonesa, tal y como se evidencia del hecho que éstos encuentren concreción en medios de difusión cultural moderna, como el cine, el anime y la televisión.

Conociendo el arraigo de los yokai dentro de la historia de Japón, pasemos entonces a conocer la historia de una de las más temidas y demoníacas mujeres nacidas de la cultura japonesa: Kuchisake-onna.

¡No dejes de leer acerca de los kamis de la creación dentro de la mitología japonesa en el siguiente artículo! Izanagi

De los celos al infierno: Su leyenda.

Kuchisake-onna resalta dentro de la mitología japonesa como una aterradora leyenda que tiene como origen el matrimonio entre una bella y encantadora mujer y un samurai, perteneciente a la castas de valientes guerreros, que gozaba de gran prestigio y reputación social, debido a sus excelentes habilidades y destrezas para la guerra, como a su privilegiada posición económica.

 

Sin embargo no todo pintaba color de rosa en esta unión matrimonial, puesto que Kuchisake-onna se presentaba ante la sociedad como una mujer de moral ligera, que se aprovechaba de su belleza para entablar diversas aventuras extramaritales, por lo que su promiscuidad la llevaba siempre a ser objeto de diversas habladurías por parte de las personas.

Las andanzas de Kuchisake-onna eran desconocidas ante su flamante esposo, quien sin embargo, era considerado un fantoche por sus vecinos quienes no entendían como no podía enterarse de las aventuras de su bella esposa. Cierto día, el esposo se percató de la infidelidad de Kuchisake-onna y entró en una crisis de cólera terrible que evidentemente no terminó bien para la joven mujer.

Cuenta la leyenda que el esposo, preso de los celos y enceguecido de la rabia por la magnitud de la traición de su esposa, entró al hogar donde hacían vida en común y la encaró por sus reiteradas infidelidades, y buscando la manera de vengarse de ella por el daño que había causado a su reputación como excelso samurai, procedió a herirla en su bien más preciado: su belleza.

Kuchisake-onna pagó un alto precio por sus deslices amorosos, puesto que debió enfrentar que su esposo arremetiera contra ella y con el único fin de lesionar su ego femenino procedió a realizar una profunda y notoria herida en su rostro, específicamente en su boca, que procedió a rajar de lado a lado, acabando de esta manera con la belleza física de la mujer.

Esta herida profunda le causó la muerte a Kuchisake-onna, quien murió ante la mirada rabiosa e irracional de quien hasta ese momento fuera su esposo, quien no pudo perdonar nunca su traición, pero que, al ver que le había causado la muerte, comenzó a sentirse culpable, por todo lo que a raíz de este hecho, debería enfrentar.

Pero la historia no acaba allí, como toda alma atormentada, debido a las fatídicas circunstancias que rodearon su muerte, Kuchisake-onna no logró alcanzar jamás el anhelado descanso eterno que aspiran quienes abandonan este plano terrenal, sino que quedó en una especie de pena eterna, pero adoptando la figura de un espíritu demoníaco -yokai-, en torno al cual se creó una aterradora leyenda.

Lo peor resulta que este espíritu demoníaco pretendía saciar su sed de venganza dirigiendo sus ataques precisamente hacia los hombres, no solo porque un hombre le había dado muerte sin tener misericordia; sino porque fue su gusto por el género masculino, en su inmensa variedad, la causa principal de su desgracia y muerte.

Siendo así, Kuchisake-onna se presenta vagando por las calles de Tokio, en las noches oscuras, siempre vigilante, silente, de captar una víctima masculina para saciar sus deseos de venganza; pero tratando de conservar y mantener su gracia femenina, lo hace ocultando su cicatriz, su boca rota, bajo el uso de una mascarilla, que si bien es una práctica usual dentro de la sociedad japonesa, ésta la usa para ocultar la horrible cicatriz que tanto la avergüenza y la atormenta.

Por lo que, aún convertida en un espíritu demoníaco, las aventuras de Kuchisake-onna no cesaron, ya que, al momento de captar un joven y apuesto hombre que llame poderosamente su atención, lo aborda a través de una sugerente pregunta: ¿Te parezco hermosa? Ante la mirada impávida de los hombres, quienes ven en la aparentemente bella mujer una conquista segura.

Lo que los incautos hombres no se llegan a imaginar es que al permitir el acercamiento de la mujer, ésta se transforma totalmente, dejando a la luz su ira, violencia y naturaleza demoníaca, decidiendo despojarse de la máscara y dejar a la luz su enorme cicatriz y el estado de su rostro, que está muy lejos de la belleza que esperaban los casanovas.

¿Y ahora? Esta es la pregunta con la Kuchisake-onna infunde en los hombres el mayor terror, pues éstos, al ver el estado de la mujer, con suerte huyen despavoridos tratando de escapar de tan amarga impresión. Y digo con suerte, porque es un espíritu tan maligno que produce la muerte de sus conquistas a través de cruentos métodos de violencia.

Cuenta la leyenda que Kuchisake-onna asesina a los hombres incautos arráncandoles la cabeza, pues una vez que ésta hace acto de presencia en el mundo terrenal, nada logra aplacar su ira y solo la sangre saciará su sed de venganza, pues no tolera que cuestionen su belleza y menos sentirse rechazada.

Ante el encuentro con el espíritu de Kuchisake-onna, el hombre tiene dos opciones, intentar persuadirla del temor y terror que produce su horrenda cicatriz, lo que producirá en el espíritu una duda razonable acerca de su aparente belleza, lo que juega a favor del hombre, quien utilizará esta posibilidad para emprender la huida; o bien, rehusarse a entablar conversación con esta entidad femenina alegando no tener tiempo y tener mucha prisa, y ¿saben que? Esta respuesta es aceptada por el maligno espíritu, haciendo gala de los refinados modales que caracterizan a los japoneses.

Esta macabra y terrorífica leyenda japonesa, pareciera tener visos de veracidad y de realidad, lo que no deja de resultar alarmante dada la naturaleza demoníaca del espíritu; esto debido a que se han encontrado diversos reportes policiales que dan fe de la existencia de una mujer que cubría su rostro con un tapabocas y que se dedicaba a infundir terror en los niños que encontraba a su paso.

El origen de este hecho se remonta al año 1979, donde al momento de realizar el levantamiento de un cadáver que fue encontrado en la vía pública, víctima de un arrollamiento, la mujer presentaba características físicas similares a las de Kuchisake-onna, incluyendo su espantosa cicatriz, por lo que el temor a éste maligno espíritu demoníaco es real y difundido dentro de la sociedad japonesa.

Sobre uno de los dioses más importantes dentro de la mitología japonesa, no dejes de leer: Amanojaku

Otras versiones de esta terrorífica leyenda.

La presencia de Kuchisake-onna dentro de la milenaria cultura japonesa es de vieja data, de hecho se ha llegado a determinar su presencia desde el antiguo período Edo, y en textos antiguos como el Nihonshoki, en la sección de demonios y espíritus malignos, referencia común dentro de la mitología oriental.

Sin embargo, con el paso del tiempo esta leyenda fue dejada de lado e incluso ignorada hasta el año 1979, fecha en la cual, como señalamos anteriormente, se comenzaron a producir una serie de extraños ataques a niños que debido a sus características y a los elementos encontrados como evidencias fueron relacionados con la temible Kuchisake-onna.

Sin embargo, versiones actuales de la historia de la maligna mujer, distan mucho de la versión tradicional acerca del ataque y la muerte producida por los celos de quien fuera su esposo, sino que dicen que la temida cicatriz en su boca fue producto de una cirugía mal practicada, un aparatoso accidente automovilístico que dejó esas importantes secuelas en su rostro, llegándose incluso a considerar que Kuchisake-onna, padecía graves trastornos psiquiátricos que la llevaron a infringirse estas heridas en su rostro.

Como se puede observar, la leyenda de Kuchisake-onna resulta espeluznante y aterradora, debido que ha gozado de un gran arraigo dentro de la cultura japonesa, quienes realmente creen que este maligno espíritu hace acto de presencia en las calles de Tokio para saciar su sed de venganza, causándole daño a todo aquel que encuentre a su paso.

Representación gráfica de la maligna entidad.

Fiel a la leyenda urbana que surgió en torno a su figura, que resalta su rasgo más terrorífico, puesto que en lenguaje japonés Kuchi significa boca; sake proviene del verbo rasgar, cortar, dividir y, onna significa mujer, por lo que en estricto apego al significado de su nombre, éste espíritu maligno es conocido como: La mujer de la boca rota.

 

Y tal cual es presentada en todas las imágenes y representaciones alusivas a esta entidad del mal, ya que Kuchisake-onna es representada por una mujer japonesa, con los rasgos fenotípicos característicos de esta raza oriental de piel muy blanca y cabellos muy negros y finos, que presenta una notoria y espeluznante cicatriz en sus labios, pues su boca es rasgada de extremo a extremo, otorgándole un aspecto terrorífico.

Pese a eso, al momento de su aparición e interacción con sus potenciales víctimas, esta se acerca como una dócil y elegante mujer, llena de gracia y encanto, que logra de esta manera captar la atención del sexo masculino y una vez que lo logra, lleva a cabo su ataque cruel, brutal y desmedido, que cobra la vida de sus víctimas.

Caracterización occidental de Kuchisake-onna.

La figura de Kuchisake-onna, resulta atractiva para el mundo occidental, siempre atraídos por las películas de terror japonesas que alcanzan niveles elevados de terror y suspenso, que mantienen siempre vivo el interés en adoptar la personificación de estas entidades demoníacas.

Siendo así, la caracterización de Kuchisake-onna no puede faltar en alguna celebración de Halloween, o en una fiesta de disfraces, por lo que es usual que muchas mujeres aspiran adoptar su maquillaje para lograr captar la máxima atención.

A continuación te enseñaré cómo realizar el espeluznante maquillaje de Kuchisake-onna, ¡Veamos!

En primer lugar deberás elaborar una especie de pasta -en poca cantidad- a colocar sobre tu rostro, compuesta de gelatina, glicerina, agua en pocas cantidades y un tono de maquillaje blanco, muy blanco, que refleje una piel pálida, propia de los japoneses.

 

Esta mezcla la utilizarás alrededor de tus labios, con el fin de asemejar la cicatriz en la boca, por lo que una vez aplicadas, esperarás unos minutos a que esta seque, una vez que esto suceda, se procederá a realizar la figura de los cortes o aperturas que asemejarán la boca cortada que caracteriza a Kuchisake-onna.

Estos cortes debes pintarlos con pincel y acuarela roja, donde se podrá apreciar el detalle de heridas a carne viva, que dará el toque sangriento y aterrador a tu maquillaje.

No centres tu maquillaje solo es la rajadura de la boca, ya que tambien puedes lograr un efecto impactante agregando a éste un profundo smoke eyes en negro, con la inclusión de pestañas postizas, que agregará profundidad a tu mirada, otorgándole a tu maquillaje ese toque dark que caracteriza Kuchisake-onna.

¿Has oído hablar del alisado japonés? Este es el toque final que le falta a tu caracterización de Kuchisake-onna, por lo tanto procede a alaciar tu cabello, el cual usaba esta malévola negro, largo y listo y prepárate a impactar a todos con tu look demoníaco.

Una vez que tengas preparado tu maquillaje diabólico y tu look de terror debes conocer entonces los eventos más famosos de Japón, donde éste disfraz resalta cada año como uno de los más utilizados por los asistentes.

Culto al terror dentro de la sociedad japonesa.

En sintonía con su creencia en los demonios -yokai- que es difundido a través de los diversos medios, no es de extrañar que el Halloween japonés sea una celebración de talla mundial que compite por resaltar y mostrar las caracterizaciones más atrevidas de sus demonios, entre las que no puede faltar, por supuesto la figura de Kuchisake-onna.

 

En las grandes ciudades de Japón como Tokio, Nagoya y Osaka se realizan importantes eventos de trascendencia mundial cuyo fin es rendir culto precisamente al terror inspirado por los demonios japoneses, debido a ello es usual encontrar la presencia de mujeres que adoptan la caracterización de Kuchisake-onna, utilizando tanto la mascarilla con la que cubre la horrenda cicatriz, como espectaculares maquillajes tridimensionales, donde resalta el arte del maquillaje para rendir culto al horror a través de esta demoníaca mujer.

Kuchisake-onna y su recepción en la cultura japonesa

Su acogida en el anime japonés.

El anime es considerado actualmente uno de los medios de difusión cultural más extendidos dentro de la cultura japonesa, llegando a alcanzar un lugar representativo más allá de sus fronteras que le ha permitido consolidarse dentro del mercado mundial como un excepcional arte caricaturesco.

Siendo así, es usual que personajes representativos de la historia del Japón, hayan quedado caracterizado en famosos manga y anime que permitieron dar a conocer su influencia e importancia en la cultura Japonesa, tal es el caso de Izanagi o Amanojaku, cuyas figuras aparecen no solo plasmadas en el Nihonshoki, sino que sus personajes han protagonizado episodios de anime que exaltan las virtudes y heroicidad de estos personajes.

Lo mismo aplica a la terrorífica leyenda de Kuchisake-onna, pues esta adopta la figura de una siniestra niña en el anime Gakkō no Kaidan (Historias de Fantasmas) que incluyó en el año 2000, en uno de sus 21 capítulos, un episodio censurado dedicado a la terrorífica leyenda de Kuchisake-onna, recopilando así parte de la tradición cultural japonesa a través del arte del anime.

En la industria de los videojuegos.

La corporación industrial de los videojuegos, tiene su cuna en Japón, tiendas donde las grandes multinacionales como Nintendo, tienen sus principales sedes de operaciones para lograr su expansión comercial en este mercado, que junto con los animes, constituyen medio de difusión y expansión cultural de las tradiciones nipones.

Allí también tuvo su concreción el personaje de Kuchisake-onna, pues en la serie de videojuegos Yo-Kai Watch, en el año 2013, fue incluido un personaje, de esencia malévolo que caracterizaba a esta demoníaca y temida mujer.

 

Kuchisake-onna más allá de sus fronteras: su recepción en Occidente.

La terrorífica leyenda de esta entidad del mal, ha trascendido las fronteras del archipiélago japonés y su temida figura dentro de la cultura nipona despertó gran interés en Occidente, quien vió en este personaje un punto de interés para captar la atención de sus televidentes.

Siendo así, vemos cómo es posible encontrar la figura de Kuchisake-onna dentro de conocidas series de terror americana como American Horror Story, quien en el año 2014 centró uno de sus episodios en la historia de esta nativa demonio japonesa, plasmando a la perfección su caracterización mediante el maquillaje y la adopción de características propias de Kuchisake-onna.

Igualmente la conocida cadena televisiva NBC, en su famosa serie Constantine, quien destaca como un conocido cazador de demonios debe, en uno de sus episodios, enfrentar a la bella y enigmática mujer, que esconde tras su lacia cabellera negra, la enorme cicatriz de su boca mutilada, que causa una terrorífica impresión y que al sentirse rechazada desata su ira contra sus víctimas del sexo masculino.

El terror llevado al séptimo arte: Kuchisake-onna en la gran pantalla.

El cine japonés, desde la década de los 90, destaca por la producción de impactantes películas de terror, siendo el género más expandido dentro de su industria cinematográfica, pues el culto a los demonios constituye el eje central de gran parte de las películas con sello nipón.

Se suele hablar de un boom del cine japonés, el cual comenzó en el año 1998, cuando la película Ringu, conocida en Occidente como El Aro, que destaca hasta los momentos como una de las películas más taquilleras de todos los géneros dentro del séptimo arte japonés.

No es de extrañar que un personaje tan famoso como la malévola Kuchisake-Onna tuviera un espacio en el séptimo arte, por lo que son varias las películas realizadas para narrar con lujo de detalles la historia de este personaje.

Una de las últimas películas realizadas, en el año 2007, que resaltó por su magnífica producción, fue Carved, que si bien presenta una versión moderna de la historia, que presenta tramas novedosas para los espectadores, mantiene la esencia de Kuchisake-onna, es una manifestación de respeto a las tradiciones japonesas.

También es posible encontrar la historia de este oscuro personaje plasmado en películas como: La masacre de las tijeras en la cual se narran los hechos ocurridos en el año 1979, donde fue encontrado el cuerpo de una mujer con las características físicas del demonio de Kuchisake, incluída su enorme cicatriz labial, lo que hizo creer a las autoridades policiales japonesas, que había mucha veracidad en la existencia de este demoníaco espíritu.

Kuchisake-onna en la literatura.

La historia de Kuchisake-onna quedó plasmada en la literatura a través de la excelente obra de Arabella Wyatt, quien narra a través de su pluma la aparición de ésta maligna mujer dentro de los hombres que vagan en las noches de Tokio y que deben hacer frente a la irrefrenable ira de esta demoníaca mujer que capta incautos hombres que se sienten atraídos hacia la enigmática mujer, que cubre su rostro con un tapabocas que oculta su terrorífico sello: su boca rasgada, despertando así repulsión, terror e innumerables deseos de huir de tan maligna presencia… Sólo si tienen suerte de salir con vida de este encuentro.

¿Demonio japonés o coreano?: Kuchisake-onna en Corea.

La notoriedad alcanzada en Japón por la leyenda de Kuchisake-onna, sobre todo a raíz de los hechos ocurridos en el año 1979, donde se pudo constatar que los hechos atribuidos a este demonio cobraban cada día mayor veracidad transcendió las fronteras, puesto que en Corea del Sur comenzó a hablarse de una entidad equivalente a Kuchisake-onna, conocida en coreano como: Ppalgan maseukeu yeoja, que se dio a conocer a partir del año 2004.

Pese a que la esencia demoníaca y malévola de ambos personajes se mantiene, las historias que se han tejido en torno a ambas mujeres difieren notablemente; en su versión coreana, Kuchisake-onna sufre la mutilación en su rostro debido a una mala praxis de cirugía estética, ésta al ver el estado en el que había quedado su cara, presa del trastorno que esto le produjo, acabó con su vida, convirtiéndose a partir de ese momento es un espíritu en pena, ávido de venganza.

El proceder en cuanto a su interacción con los seres humanos es el mismo, pues se les acerca para interrogarlos acerca de su belleza, sólo que su cara es cubierta por un tapabocas de color rojo; es importante destacar que a partir de las primeras reseñas de la aparición de esta entidad en Corea, comenzaron a suceder extraños casos de muerte de mujeres mutiladas en su rostro a través de la boca rasgada.

Kuchisake-onna es el rostro del terror y del horror que ha trascendido las fronteras culturales de Japón. Una víctima de su propia vanidad que pagó con su tormento eterno el precio de la traición. Su belleza la condenó al infierno, viviendo la agonía de ver su rostro desfigurado con la mutilación que sufrió su -hasta ese momento- hermoso rostro.

La esencia de este maligno personaje ha sido conservada a través de las diversas expresiones culturales japonesas, tanto el anime, como el cine, como la televisión permanecen fieles al rasgo que caracteriza a este personaje: el terror que infunde su boca rota.

Su condena será entonces vagar eternamente bajo las sombrías y lluviosas noches de Tokio, siempre a la espera de saciar su sed de venganza en uno de sus gustos más preciados: los hombres; la causa de su destrucción, a quienes ahora solo infunde terror y repulsión, sentimientos tan lejos de la pasión y deseo que despertaba con su belleza, aún a costa de la traición a su esposo.

Debido a las investigaciones recientes donde surgen ciertas evidencias de su existencia, la recomendación a los caballeros sería que tuvieran la mayor precaución a la tentación de sucumbir frente al coqueteo de una hermosa mujer japonesa, no vayan a correr con la mala suerte de tener un encuentro cercano con la temible, malévola y demoníaca Kuchisake-onna.

¿Estas interesado en la mitología japonesa? Te invito a leer: Kagutsuchi

Kuchisake-onna: leyenda, maquillaje y mucho más
4 (80%) 1 voto


Si te ha gustado el artículo Kuchisake-onna: leyenda, maquillaje y mucho más te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario