Sísifo: su pasado, su castigo y todo lo que debes saber

Sísifo es uno de los personajes de la mitología griega más destacables, contando con una larga lista de leyendas y hechos que se le atribuyen a su nombre, volviéndolo un personaje de gran interés por su fama de ser el más astuto y sabio de los hombres.

Descripción

Sísifo según los relatos que lo nombran, fue fundador y rey de Éfira -antiguo nombre de Corinto-. Hijo Eolo y Enareta, contrajo matrimonio con Mérope. Un hombre sumamente ambicioso, deseando tanto el dinero que el hecho de ser un experto para usar cualquier forma de engaño que le rindiera frutos y esto nunca le quito el sueño. (Ver artículo Eolo)

Él fue quien fomento la navegación y el comercio, pero debido a sus características como hombre embustero y avaro, siempre recurrió a medios ilícitos, entre los que su cuentan los asesinatos de viajeros y caminantes, y la construcción de unas murallas alrededor de su ciudad para que todo viajero que debiera atravesar la ciudad, pagara un impuesto y todo para incrementar su riqueza.

Sísifo

Antecedentes

Se cuenta que el hombre contaba con muchísimos rebaños de ganado en su ciudad pero al tener vecino tenía a Autólico con su propio rebaño, siendo este el hombre al que Hermes le otorgo el poder de convertir los toros en vacas y cambiarles el color de blanco a rojo a su antojo, cualquiera pensaría que en caso de robo, nunca se lograría diferenciar cual era el rebaño de quien, a pesar de que el dueño del mismo estuviera frente a él. (Ver artículo Autólico)

Sísifo poco a poco comenzó a notar como su rebaño iba disminuyendo en gran medida y esto le hizo sospechar de que algo extraño pasaba, como solución a este problema y evitando hacer acusaciones sin argumentos, decidió grabar en las pezuñas de sus reses una frase y esta se dice que fue Me ha robado Autólico en tamaño muy pequeño, un detalle que demostraría si el rebaño fue robado o no.

Autólico reconociendo la gran astucia de su vecino, envió a su hija Anticlea a enamorar al hombre y lograr tener una descendencia que contara con la misma inteligencia y astucia, que le permitiría poder lucrarse por lo ingenioso de sus nietos.

Pero Sísifo no solamente demostró astucia en este caso en cuanto a los robos de reses, hizo algo que casi ningún mortal ha podido consiguió engañar a los dioses.

Mito de Sísifo

En un día como cualquier otro en el que estaba en su palacio, Sísifo vio una gran águila que portaba en sus garras una hermosa mujer. Resultaba que aquella águila, no era más que una imagen del mismísimo dios Zeus, quien había raptado a la ninfa Egina, hija de Asopo -dios de los ríos-. Poco tiempo después el dios al escuchar sobre la astucia del rey de Corinto, acudió a él por su ayuda.

Sísifo como todo oportunista que era, le dijo que conocía el nombre de quien había raptado a su hija y que solo se lo diría, si a cambio creaba un río en la colina donde estaba creciendo su ciudad, a lo que Asopo accedió sin dudarlo como todo padre preocupado. Sísifo le revelo la identidad del secuestrador, diciéndole que había sido Zeus, quien al advertir la presencia de Asopo se convirtió en una piedra para no poder ser detectado y así salir impune.

Al enterarse, Zeus entra en cólera y envía a Tánatos -dios de la muerte sin dolor- para que cobre la vida de Sísifo. La apariencia de Tánatos a pesar de ser intimidante, no inmuta ni un poco al rey, el cual lo recibe amablemente y lo invita a comer pero llevándolo a una celda, en la que lo encierra para su sorpresa, haciéndolo su prisionero de un momento a otro.

Debido a esto, nadie murió por una larga temporada y ahora el que se llenó de cólera fue Hades, dios del inframundo, terminando por exigirle a su hermano Zeus que se hiciera cargo de la situación. El gran dios, envió a su hijo Ares -dios de la guerra-, quien libera a Tánatos y conduce a Sísifo al inframundo al fin.

Pero como hombre astuto que era no se dejaría ganar tan fácil, ya que antes de morir le hizo prometer a su esposa que cuando él muriese no cumpliera con deber de rendirle honra fúnebre y esta con la promese en mente, no lo hizo.

Lo que le permitió ir a quejarse con Hades de que su esposa no estaba cumpliendo con sus deberes, tanta fue su insistencia que el dio luego de ignorarlo, le concede el permiso de volver al mundo de los mortales para castigar a su esposa por tal ofensa. Pero cuando estuvo de nuevo en su reino, se rehusó claramente a volver a morir y al inframundo, viviendo varios años más en la tierra hasta que lo devuelven a la fuerza.

Ante su osadía de querer ser más que los dioses, fue condenado a subir a lo alto de una colina empujando una enorme roca y cuando ésta estaba arriba se caía, y ese era su destino, repetir una y otra vez lo mismo durante la eternidad.

Relación entre Sísifo y tántalo

Ambos son parte importante de la mitología griega, siendo tan astutos que pensaron ser capaces de pasar por encimada a los dioses, lo cual los hizo ganarse castigos para la eternidad y ambos en relación con grandes rocas.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo Sísifo: su pasado, su castigo y todo lo que debes saber te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario