Mnemósine, la diosa de la memoria, conócela aquí

En este post conocerás la fascinante leyenda de la poderosa Mnemósine, la diosa griega de la memoria. Te sorprenderá su historia.

Mnemósine

Acerca de Mnemósine

El nombre Mnemósine, en muchos textos referida también como Mnemosina, es traducido del vocablo griego Μνημοσύνη, que, a su vez, proviene de μνήμη, que significa memoria y todo lo que tenga que ver recuerdos, retentiva, evocaciones y procesos mentales.

Era, pues, esta diosa, en la mitología griega, la encarnación de la memoria, así como de las palabras y el lenguaje.  No obstante, el término “memoria” aquí no se refiere simplemente a la capacidad de retener en la mente una información o evento pasado.

Ella nos remite a un proceso más profundo de un hecho acontecido en el pasado pero con repercusión futura.  En otras palabras, nos habla de un pensamiento que ya está pensado con anticipación para ejecutarlo o considerarlo en un futuro inmediato. En la mitología nórdica encontramos a la diosa Sif que se asemeja en algunas cualidades a Mnemósine.

Tal era el poder que caracterizaba a esta diosa de la memoria, pues provenía de dioses primigenios. Ya que fue una de las seis hijas engendradas por Gea, diosa de la tierra y por Urano, dios del cielo, padres de la primera generación de titanes y titánides.

Mnemósine
Gea

Mnemósine perteneció a ese grupo de las titánides, término femenino de titán, que, como sabemos, era aplicado a la casta de divinidades mitológicas que gobernaron durante la mítica Edad de Oro.

Esta fue la época en la que vivió la diosa Mnemósine, quien influyó en gran medida en lo que a acontecimientos importantes en la mitología griega se refiere. Esta Edad de Oro fue registrada por primera vez por el poeta griego Hesíodo en su poema Los Trabajos y Días, que data de mediados del siglo VIII a. C.

Fue la época inicial que se correspondería con las eras de existencia de la humanidad sobre la tierra. En esta Edad de Oro los hombres vivían en una especie de utopía o estado ideal en la que eran seres puros e inmortales, invocando y confiando en la ayuda que le proveían los dioses, como Mnemósine.

Mnemósine y todas las deidades griegas gozaban, así, de la veneración de los seres humanos formando parte de sus costumbres religiosas de la Antigua Grecia, que se remonta al año 1200 a. C. hasta poco antes del inicio de la era cristiana.

Mnemósine fue una diosa de mucho poder, que incluso, según la obra Teogonía de Hesíodo, los reyes y los poetas habrían recibido los dones fundamentales de  poder expresar pensamientos y sentimientos, gracias a la posesión que sobre ellos ejercía Mnemósine.

Mnemósine

Leyenda de Mnemósine

Se conocen muy pocas historias sobre Mnemósine y las conocidas son casi todas de antiguos poetas que relataban los aportes que esta diosa le proveía a la humanidad.

No obstante, en la mitología griega Mnemósine fue considerada una de las diosas con más sorprendente poder porque sabía:

todo lo que ha sido, todo lo que es y lo que será”.

Por tal motivo, tenía la autoridad para controlar sobre la memoria de todos los seres, que de acuerdo con la creencia popular, era lo que diferenciaba a los humanos de los otros seres vivientes, pues, gracias a esa habilidad, podían razonar y analizar, así como prever y anticipar situaciones.

Cuenta la leyenda de esta diosa que, luego de la caída de los Titanes, cuando Zeus, padre de los dioses, les ganó la guerra, proclamándose líder de los dioses del Olimpo, hogar de las deidades, este quiso que sus victorias y hazañas perduraran en el tiempo, aun cuando ya él era inmortal.

Sin embargo, quería dejar plasmadas su hazaña. Por ello buscó una manera de que no se olvidaran de sus proezas y se mantuvieran las memorias. Igualmente, quiso responder a un pedido de los dioses olímpicos que le habían solicitado que buscara la forma de fomentar la música, teatro y demás artes entre las divinidades.

Mnemósine

De esos deseos, surgió la idea de acudir a la diosa de la memoria Mnemósine para lograr su preciado anhelo, el cual consistía en procrear unas musas o criaturas mágicas para que sirvieran de inspiración a músicos y poetas, desarrollaran todo lo asociado a las artes y las ciencias y, además, prodigaran entretenimiento y placer a las deidades olímpicas.

Procedió Zeus con su idea y se vistió como un atractivo y cautivador pastor con el fin de seducir a Mnemósine y, así, cumplir con su deseo. Ya de acuerdo con la diosa, se dirigieron a un lugar apartado de los inmortales en el que se unió a Mnemósine durante nueve noches consecutivas para engendrar a las Musas.

Finalmente, Zeus consiguió lo que buscaba, ya que meses después, estando en el Monte Pierus, en el sur de Macedonia Central, Mnemósine dio a luz durante nueve días a las Musas, entregando una hija por día en un parto múltiple. Además, estas Musas recibieron de parte de Zeus el don de poder de dar nombre a todas las cosas de la tierra.

El mito nos relata, también, que, en cierta medida, Mnemósine encarnó en las Musas la habilidad de la memorización y la composición poética que ella poseía con la finalidad última de transmitir el saber mitológico.

Mnemósine

Ahora bien, siendo la madre de las Musas, la diosa lograba por medio de ellas establecer una conexión de ese saber memorizado de las distintas disciplinas para hacerlo llegar a los mortales.

Muchos historiadores han señalado que para los griegos antiguos, el poeta era considerado como una suerte de guardián de un saber tradicional, que procedía de los seres divinos para ponerlo a la disposición de la humanidad.

De allí que en la leyenda se resalte la relevancia del rol que desempeñaba esta diosa, pues gracias a ella se facilitaba el ese saber, que no era inventado por el poeta, sino que era de carácter divino, simplemente se traspasara, se reprodujera y se hiciera accesible a los demás seres humanos. La Mitología celta incluye entre sus deidades a diosas como Mnemósine.

Las Musas como esas figuras heroicas que debían ejecutar esos designios y como buenas hijas de la memoria, ayudaban esa labor mediante la inspiración que proporcionaban en cada una de las disciplinas artísticas y científicas.

Mnemósine

Por este motivo, los poetas solían invocar la ayuda de las Musas al comienzo de cada uno de sus poemas a fin obtener la iluminación necesaria para materializar la tradición poética verdadera y, por medio de ella, reflejar el aura de la diosa de la memoria.

Por otra parte, está el mito que dice que existía en la población de Lebadía o Levadia, ciudad mitológica de Grecia Central, el Oráculo de Trofonio, quien fuera famoso arquitecto de esa época, constructor del templo en Delfos de Apolo, dios del sol y la belleza. Al frente de este oráculo había una fuente dedicada a Mnemósine.

Cuenta el mito que todo el que acudía a consultar el oráculo, debía, luego, elegir si quería mantener su memoria y todo lo que ello implicaba, debía beber de la fuente de Mnemósine, o, caso contrario, si deseaba olvidarlo todo, debía, entonces, beber de la otra fuente que había allí que era la de Leteo, diosa del olvido, que haría que se borrara todo el pasado, lo cual, según creencias de entonces, era importante si se quería pasar a la siguiente vida.

No obstante, se hizo práctica común entre muchos de los griegos antiguos invocar a Mnemósine, para que les estimulara el recuerdo y la memoria y así poder acceder a las reminiscencias de sus antepasados y aprender de sus enseñanzas.

Sin embargo, el mito también señala que al final esta diosa resultó paradójicamente olvidada como la divinidad de la memoria, pues su invocación se fue perdiendo con el devenir de los años, cayendo en el olvido, siendo solo recordada como la madre de las Musas.

 Mnemósine

Sin embargo, es oportuno rescatar que en nuestros días prevalece su nombre en sustantivos como la mnemotecnia o nemotecnia, que es el conjunto de técnicas que ayudan a memorizar y rememorar datos mediante la asociación mental de ideas.

Las Musas

Mnemósine fue la quinta esposa de Zeus, con quien engendró las nueve Musas, también llamadas Mnemónidas, que fueron las divinidades inspiradoras de las artes y las ciencias, tal como las mencionó Hesíodo en sus escritos. En la Mitología Romana encontramos deidades con similares atributos.

Desde que estas Musas nacieron, las celebraciones en el monte el Olimpo ya no fueron lo mismo, pues esta geniales criaturas se convirtieron en el complemento esencial para la diversión y entretenimiento, siempre cantando, bailando y contando todos los hechos y grandes hazañas de Zeus y de los héroes griegos.

Asimismo, en esos banquetes las Musas solían sentarse junto al trono de su padre para contar también sobre la creación de los cielos y de la tierra y sobre todos los prodigiosos seres que la habitaban, entreteniendo, así, a los invitados. Estas Musas eran seres divinos, pero no contaban con tanto poder como las diosas.

Las musas fueron parte esencial del desarrollo de las artes, como la música, la poesía, las artes plásticas, así como de las ciencias, especialmente en tiempos en que estos aspectos eran verdaderamente apreciados por la sociedad.

Estas musas fueron:

  • Calíope era la Musa de la elocuencia, poesía y la belleza y se le simboliza con un estilete y una tabla de escritura.
  • Euterpe estaba dedicada a la música, representada por una flauta doble.
  • Terpsícore se encargaba todo lo concerniente a la danza y la poesía y, según la leyenda, era madre de las sirenas.
  • Clío se asociaba a la historia. El mito dice que ella trajo el alfabeto a Grecia, por lo que se le representa con un pergamino.
  • Melpómene era la musa de la tragedia y se simboliza con un cuchillo en una mano y una máscara tragicómica en la otra.
  • Erato estaba dedicada a la poesía lírica amorosa, por lo que se le representa con una lira.
  • Urania se encargaba de aspectos relativos a la astronomía, las ciencias exactas y la poesía didáctica entre otras disciplinas. De allí que aparece con un manto cubierto de estrellas, una esfera en la mano izquierda y una espiga en la mano derecha.
  • Talía era la Musa de la comedia y también de la poesía bucólica. Se simboliza mediante la máscara de la comedia en una mano y en otra un bastón de pastor.
  • Polimnia era la que se encargaba de la poesía sacra y los cantos sagrados, por lo que se la ilustra con un dedo levantado o sobre la boca, indicando que se debía mantener silencio durante la ejecución de estos actos y guardar la debida compostura y discreción.
Mnemósine
Polimnia

Titanes y Titánides

Tal como se ha señalado, Mnemósine formó parte de la primera generación de dioses, por lo que tuvo como hermanos a Titanes y Titánides, que en total, junto con ella, fueron doce y que gobernaron durante la legendaria Edad de Oro, constituyendo el primer panteón de deidades griegas.

Así , tenemos que fue hermana de los Titanes:

  • Océano. Titán de todas las aguas.
  • Ceo. Titán de la sabiduría y la profecía.
  • Crío. Dios de los rebaños y las manadas.
  • Jápeto. Padre de Prometeo quien sería ancestro de la raza humana.
  • Hiperion. Padre del sol, la luna y la aurora.
  • Crono. Fue el que destronó a su padre Urano, posteriormente él seria destronado por uno de sus hijos, Zeus.

y de las Titánides:

  • Febe. Diosa del intelecto y del oráculo de Delfos.
  • Tea. Madre del sol, luna y amanecer.
  • Rea. Reina de los titanes y diosa de la fertilidad femenina.
  • Témis. Diosa del orden natural, la ley divina y la tradición.
  • Tetis. Madre de los ríos y manantiales y diosa de la enfermería y las fuentes subterráneas de agua dulce.

Cualidades de Mnemósine

Por la misión y los dones que le fueron concedidos a esta diosa, Mnemósine se destacaba por la capacidad de poder controlar y manejar los pensamientos de los seres a conveniencia, así como desarrollar en ellos juicios, reflexiones y sentimientos que debían retener en sus mentes como remembranzas.

Tenía también la cualidad de que, siendo hija del dios del cielo, Urano, podía dominar el tiempo de manera de que se pudieran preservar los relatos.

Para llevar a cabo su misión, se dice que se hizo inventora de las palabras y el lenguaje e incentivó en las personas la memorización, sobre todo en esa época previa a la introducción de la escritura, de manera tal de evitar que se perdieran las leyendas y mitos, estimulando la tradición oral de las sagas.

Urano

Otras de las cualidades que se percibe de esta deidad en los relatos era que siempre fue misteriosa en su proceder, como si hubiera algo oculto o enigmático en ella. Se le presentaba como una diosa callada que estuviera siempre absorta en un profundo pensamiento que va surgiendo de la oscuridad y del sueño, hasta que emerge a la conciencia.

Es, sin embargo, una de las fuentes que daba vida, que brotaba de manera silenciosa y serena.

En Mnemósine se producía como un constante retorno mental, pues como señora de la memoria y de las remembranzas, administraba esa capacidad de la mente humana de volver a recurrir y rememorar mensajes y pensamientos de manera que, gracias al recuerdo, los hacía regresar del pasado en forma de imágenes o sentimientos.

Todo ello se materializaba por la condición que le brindaba el ser un ente de esencia titánide.

La leyenda también nos dice que Mnemósine se comportaba como una genuina hermana de Crono, porque tal como este Titán, ella podía proporcionar una ilimitada existencia a cualquier acontecimiento del devenir titánico.

Ello se evidenciaba en esa cualidad de hacer repetitivo en el pensamiento algo que ya había pasado, pero que regresaba a la memoria.

De manera que por esta diosa de la memoria era posible que, gracias a la experiencia, se lograra la repetición mental de los hechos, según la conveniencia, lo que presuponía que se volvería a experimentar el acontecimiento. Se establecía así la periodicidad de la memoria.

Muchos mitólogos han acotado que Mnemósine no era diosa de una memoria mecánica y lógica, ya que resaltaban en ella mas bien la característica de ser ingeniosa, pues sus dones mentales se manifestaban en una especie de estructuras rítmicas creativas e innovadoras.

Destacan, por ello, que tenía el poder de mantener el ritmo en los pensamientos para que se produjeran de manera regular según lo dictaminara Mnemósine, de allí que de ella dependiera el lenguaje rítmico mental.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO
(Visited 58 times, 1 visits today)


Si te ha gustado el artículo Mnemósine, la diosa de la memoria, conócela aquí te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario