Hefesto: todo lo que debes saber de este Dios y mucho más.

Hefesto: todo lo que debes saber, comienza por el hecho de ser el dios de la mitología griega relacionado con el fuego, elemento que solo lo usaba como herramienta de trabajo, para la realización de piezas de hierro única y exclusiva de los dioses del Olimpo.

Estas piezas que fabricaba se encuentran armas y armaduras especiales para la protección de otros dioses y mortales guerreros y héroes. Aunque lo describen siempre de mal humor, tenía la cualidad de hacer reír a los demás dioses Hefesto es considerado el dios protector de los herreros y artesanos. Sus creaciones eran únicas y muy famosas en tierras del Olimpo. De apariencia horrible y además cojo, el dios Hefesto, era uno de los 12 dioses del Olimpo que convivían con Zeus.

Fue expulsado del Olimpo por su padre Zeus cuando se le enfrento para defender a su madre, la diosa Hera, en medio de una pelea domestica que sostenían ambos dioses. Como castigo por el desafío, Zeus lo corrió.

Pero esta no era la primera vez que el dios debía dejar el imperio griego. Al nacer, su madre Hera, cuando lo ve feo y deforme, lo lanza al mar, presa de la vergüenza. A estas acciones de sus padres, se le atribuye su cojera. Aunque lo describen siempre de mal humor, tenía la cualidad de hacer reír a los demás dioses.

Mito de Hefesto

En varios relatos se pone de manifiesto el cómo fue el nacimiento del dios Hefesto, y aun cuando se cuenta que era un hijo del dios de dioses Zeus, y dios del rayo junto a su esposa y quien también era hermana, la diosa Hera, la fábula cuenta que fue engendrado solo por Hera, cuando esta descubrió que su hija, la diosa Atenea, había nacido de la frente de su esposo.

Debido a que Hefesto era muy feo y estaba deforme (cojo), su madre, la diosa Hera lo destierra del Olimpo, llena de vergüenza. Por esta razón es criado por Tetis, una ninfa de mar, criatura mitológica,  y por Eurinome,  diosa conocida por separar el mar del cielo.

Hefesto se comienza a interesar por la artesanía y a hacer todo tipo de joyas desde muy joven. Tiempo después castigó su madre diseñándole un hermoso trono de oro pero con cadenas invisibles para apresarla. Es engañado por Dioniso el dios del vino, dándole de tomar hasta quedar inconsciente, cosa que aprovecha para liberar a Hera.

Hefesto, aunque feo, era muy trabajador, un herrero muy listo, sagaz.  Sus hermosas creaciones eran solo piezas exclusivas para los dioses y mortales con fama y poder, entre ellos reyes y reinas. Realizo grandes obras en los palacios de los dioses del Olimpo y también en su propio hogar.

Su madre de crianza, Tetis le encargo realizar una armadura fabulosa para su hijo Aquiles, la cual llegó a manos de Héctor, el gran héroe de la defensa de Troya frente a los griegos durante la Guerra de Troya. Esta armadura era conocida por una belleza inigualable y una pieza única digna de un gran héroe.

Hefesto: todo lo que debes saber  

  • En sus representaciones siempre se pone de manifiesto la fealdad y su cojera.
  • Como todo hombre de trabajo, se presenta físicamente desaliñado, con barba crecida, pecho al descubierto, e inclinado en un yunque y trabajando en una caldera.
  • Entre sus atributos, se cuentan todas sus herramientas de trabajo como el martillo, el yunque y las tenazas.
  • Padecía de envenenamiento crónico, cuadro clínico que precisamente causaba su cojera.
  • Es considerado como el señor del elemento fuego
  • Sus talleres estaban ubicados dentro de volcanes
  • Sus ayudantes eran cíclopes (seres mitológicos y fantásticos que solo tenían un ojo en el centro de la cara)
  • Hizo las viviendas, muebles y armas de mortales e inmortales en el Olimpo
  • Era adorado en la ciudad de Atenas, donde tenía un templo.

La traición de Afrodita a Hefesto

Como el dios de dioses y gestor de todo el universo, Zeus decide casar a Hefesto con Afrodita, la diosa de la belleza, el amor y en su equivalente romano, conocida como Venus, la diosa del erotismo.

Hefesto se sentía feliz con esa unión y para agradar a su esposa le forjó hermosas joyas, que eran la envidia de todos por su originalidad y valor, incluyendo un cinturón que la hacía irresistible para los hombres llamado cesto, elaborado con un material delicado y que ella llevaba siempre a la cintura.

Pero las atenciones hacia su amada y rodearla de joyas no era suficiente para la hermosa Afrodita, quien no amaba a aquel dios cojo y malhumorado por lo que no tardó en traicionarlo  haciéndose amante de Ares, el dios de la guerra. (Ver articulo: La Diosa Afrodita)

Los amantes son descubiertos por el dios del sol, Apolo “el dios que todo lo ve”,  saliendo a contárselo a Hefestos. Lleno de ira, Hefestos  preparó una red de plata imposible de romper y que era invisible, colocándola en la cama de su esposa. Afrodita y Ares caen en la trampa y la red los atrapó, quedando al descubierto por todos los dioses del Olimpo aquella traición de amor. Al final, Hefestos los liberó tras la promesa de terminar aquellos idilios, pero no fue así.

Aunque la traición de Afrodita hacia Hefestos fue con Ares, valiéndose de su belleza, también tuvo otros amantes, como el caso de Adonis, un joven que era muy hermoso, tanto que la diosa posó sus ojos sobre él, enamorándose perdidamente. (Ver articulo:

Los Hijos del dios Hefesto  

El repudio de su esposa Afrodita hacia Hefesto fue evidente desde el mismo momento que se produjo la unión matrimonial obligada por Zeus, razón que hizo que la diosa del amor detestara aún más a su esposo. Debido a este rechazo, no se registra descendencia alguna producto de esta pareja.

Pero aunque el dios herrero era deforme y muy feo, siempre estuvo rodeado de hermosas mujeres. Se describe así un supuesto episodio donde Hefesto trató de violar a la diosa Atenea, la diosa de la sabiduría, cometido que no logra con éxito, cayendo su semen en la pierna de la diosa. Esta lo limpió con un pedazo de tela que lanzo al suelo, transformándose aquello en la figura de una niño, quien fue su hijo.

Algunas historias le atribuyen la paternidad a Hefesto de Etna de los Palicos, una ninfa Siciliana, de los cual no se tiene total acierto, puesto que en varios relatos señalan como padres de Etna al titán Urano y Gea, diosa de la tierra. Otros escritos mitológicos dicen que Etna, por orden de Zeus, fue madre de Palicos, dos gemelos que espíritus del inframundo, los cuales engendro con Hefesto.

Otros hijos de Hefesto se conocieron como Daimones, personajes que en la cultura griega eran concebidos como angeles o demonios. Esto los tuvo con la ninfa Cabiro, deidad de la fertilidad, quien habitaba la isla de Samotracia. De estos hijos no se registran los nombres. También se cuenta entre su linaje a Talía, una ninfa siciliana de la cual se enamoró Zeus, padre de Hefesto.

Junto a Aglaya, la menor de las Caris, y quien fue diosa de la naturaleza, la belleza y la fertilidad, fueron padres de Eukleia, la representación de la honorabilidad, de Eupheme, diosa del discurso y los buenos augurios; Euthenia, diosa de la prosperidad y abundancia, y Philophrosyne, diosa de la gentileza y la bienvenida, personificación de la amistad.

Los hijos mortales de Hefesto

Como muchos de los dioses del Olimpo, Hefesto tuvo amantes diosas y mortales, por ello los registros lo muestran como el padre Ardalos, hijo que tuvo con Aglaé la esplendorosa, un escultor amante de la música y a quien se le atribuye la invención del instrumento flauta. Caco el bárbaro, fue otro de los hijos, un gigante que era mitad hombre y mitad cabra. Era un ser malvado, quien murió a manos de Heracles en un enfrentamiento.  

Caca, hija de Hefesto, representó el hogar. Traicionó a su hermano Caco al revelarle a Heracles el lugar donde éste se escondía, siendo de alguna forma partícipe de su muerte. Dicha traición la hizo en nombre del amor que sintió hacia Heracles y delatar a su hermano fue de alguna forma una muestra de ello.

Cécrope, nació directamente de la Tierra, y era mitad humano y mitad serpiente. Gobernó medio siglo dejando un modelo a su pueblo en cuanto a gerencia adiestrándolos en cuanto a construcción de ciudades, ritos y costumbres sociales. Inventor de la escritura y promotor del matrimonio. Durante su gobierno prohibió los cultos y sacrificios humanos.

Cerción, era un hábil delincuente que provocaba a todos los viajeros y transeúntes a su paso. Le gustaba retarlos y a los perdedores los mataba cruelmente. Contaba con una fuerza superior llegando a doblar troncos arrojándolo sobre los  vencidos.

Filamón, es hijo de Quíone, una reina tan hermosa que todos los dioses se enamoraron de ella. Siempre se le vincula a la música, pues los relatos lo describen como músico y maestro de coros. Contaba con grandes dotes para la música los cuales dicen que perdió al enfrentarse a unas musas. También fue rey de Grecia.

Óleno, hijo de Hefesto y padre de Aex y Hélice, quienes dicen, fue una de las dos ninfas cuidadoras de Zeus. Fue rey de una ciudad griega que fue bautizada con su nombre “Óleno” en su honor. Otro de los hijos del dios cojo, es Palemón, fue uno de los héroes que acompañaron a Jasón, líder de los Argonutas, aventurados en el mar Negro, tras la búsqueda de carneros de oro (estatuas).

Perifetes, fue un gigante, bandido. Su símbolo era una maza de hierro, arma de la que nunca se separaba y con la que le gustaba golpear a viajeros. Fue otro de los hijos mortales de Hefesto el cual tuvo con Anticlea, una hermosa mujer hija de un argonauta. Pilio, héroe de la Guerra de Troya.

Servio Tulio, hijo que tuvo con Ocresia, una esclava capturada por los romanos tras la toma de la ciudad de Cornículo. Fue el sexto rey de Roma, y gobernó durante 44 años, hasta que fue traicionado y muerto por su hija Tulia, hecho en complicidad con el esposo de ésta, Tarquinio el Soberbio, todo para quedarse con su gobierno y poder.  Servio Tulio fue considerado uno de los reyes más admirados de Roma, reformó el ejército y la amplió la ciudad.

La historia nombra a otros dos hijos Filoto (Philottus) y Espínter (Spinther), pero de ellos no se tienen más detalles que sus nombres.

Hefesto y Heracles

En medio de un ataque de ira conducido por las intrigas de la diosa Hera, Heracles mata a su esposa e hijos, acto del cual se arrepiente y trata de enmendar para purificarse y consagrarse como semidios y lograr la inmortalidad. La penitencia que le fue impuesta fue servirle al rey Euristeo el cual le asigno doce labores.

 Espantar a los pájaros del lago Estinfalo

Dentro de las doce asignaciones del rey para con Heracles estaba la numero cinco, que consistía en espantar unos pájaros tipo monstruosos. Eran unas aves que tenían picos, alas y garras de bronce y sus desechos eran altamente venenosos y arruinaban los cultivos. También eran carnívoros.

Estas aves  habían huído de una invasión de lobos y se encontraban en una selva al lado del lago Estinfalo que se encontraba a los pies del monte Cilene, en la parte más baja del valle,  en la desembocadura de dos ríos por medio de canales. Ese lugar se llama hoy en día Valle de Zaraka.

Estas aves se habían convertido en una plaga devoradora no solo de las cosechas sino también del ganado. El trabajo de Heracles era acabar con estas aves y para conseguirlo debía hacerlas salir del bosque que era su refugio. Es aquí donde interviene Hefesto quien le construye unas castañuelas tipo campanas a Heracles con materia de bronce y que le regaló un de Atenea.

Con el ruido logro espantarlas y unas vez fuera de la guarida pudo derribarlos con su arco y flecha. Las mitológicas castañuelas no solo servían para hacer ruido sino también tenían el poder de multiplicar las flechas de Heracles.

Hefesto y Pandora

La relación entre Hefesto y Pandora nace con un episodio protagonizado por Prometeo, un titán de la historia mitológica griega, que robó el fuego de los talleres de Hefesto ubicados en grandes volcanes, para el uso de los hombres, ya que era considerado como el amigo de los mortales.

En consecuencia, Zeus le ordena a Hefesto que construya una cadena con la que fue encadenado Prometeo a la cima del monte Cáucaso, esto como por su falta. De igual manera, y también por orden de su padre, Hefesto creó con un bloque de arcilla mojada, la primera mujer que fue llamada Pandora. (ver artículo: Pandora en la mitología)

Zeus le ordenó a Hefesto que moldear una figura con una forma humana, femenina, joven y con una belleza propia de las diosas inmortales, contentiva de rasgos puros, a la cual le daría vida y así castigar a la raza humana. Esta joven vendría a sustituir la forma de ser de los mortales dentro de la tierra.En la religión es comparada con Eva la esposa de Adán.

El dios del rayo le hace un regalo a Pandora, una caja contentiva de todas las cuales que converge el bien y el mal. Esta no debía abrirla, pues desataría una tragedia que ni el mismo dios podría después controlar, pero su curiosidad fue mas grande y lo hizo, desobedeciendo a Zeus, tal como el episodio de la fruta prohibida en el paraíso terrenal de Adán y Eva.

Hefesto, el dios herrero  

Hefesto es la representación del fuego y de la formación de metales, creación de piezas con metal. Representaba a los herreros que trabajaban el metal, a los artesanos y los escultores que se dedicaban a trabajar con los metales y la metalurgia.

Varios objetos de metal con poderes importantes se le atribuyen su creación a Hefesto, como el cinturón de su esposa Afrodita, que la hacía llamar la atención de todos los hombres, el casco y las sandalias de Hermes, el dios mensajero, las flechas de Eros, quien en su equivalente romano es conocido como Cupido, el dios del amor, el sexo y la fertilidad.

También diseño las castañuelas de Heracles, las cuales eran de bronce y fue lo que utilizo el semidios para espantar Los pájaros del lago Estinfalo. El casco de invisibilidad de Hades, el dios del inframundo, con lo que se protegía de sus enemigos, también fue creado por el dios Hefestos, además de ser forjador de los rayos de su padre Zeus.

Nombre romano de Hefesto

El nombre Romano de Hefesto es Volcano, hijo de Júpiter y de Juno, y esposo de Venus. Vulcano es el dios del fuego, el hierro y los artesanos. Se le representa como un viejo, trabajando en herrería con un yunque y un martillo, rodeado por sus ayudantes los Cíclopes (seres mitológicos de un solo ojo), en las profundidades de los volcanes, de allí el nombre de Volcano.

El nombre de Volcano es relacionado con apodos como “el que acaricia el fuego”, o aquellos evocan acción destructiva del dios como los en los incendios. Ya que sus piezas eran únicas y exclusivas para los dioses o mortales importantes, fue considerado el herrero de la familia. Aunque su esposa era Venus, tuvo como amantes a la esclava Ocresia y las diosas Maia, Maiesta, Fortuna y Feronia.

Se dice que la forma de procrear a sus hijos, fue el encuentro con sus amantes en representación de fuego, en llamas y hogueras. Existen historias donde se señala que Vulcano habría sido el padre de Júpiter y no al revés.  Estos relatos mitológicos se resaltan un episodio donde Vulcano fecunda una diosa virgen y conciben a Júpiter, el dios supremo.

A Volcano se le considera en algunas culturas como el patrono de los oficios derivado de los hornos es decir de los panaderos y pasteleros. Tanto en el mito romano como en el griego se asocia a Vulcano con la violencia, la destrucción. Vulcano está vinculado a las divinidades Stata Mater, la diosa que detiene los incendios, y Maia, representada con las cosechas.

¿Hefesto o Volcano?

Volcano se identifica con la furia del fuego que quema los barcos​ o con las chispas que centellean enhttps://www.youtube.com/watch?v=n0mGqb_8GMc&t=16s las antorchas, siguiendo la tradición romana; y por otra, se identifica con el dios griego Hefesto cuando se le llama “el dios de Lemno”, llamado asi por la isla donde fue arrojado al nacer por su madre.

Su esposa, la diosa Venus, seduce a Volcano para convencerlo de proveer de armas a Enea, un guerrero hijo de la diosa del amor. El dios acepta y comienza a construirlas junto a sus ayudantes los cíclopes, realizando las armas más poderosas para los dioses, siendo la creación de estas armas su principal prioridad

Dentro de las armas que construye se hace importante mención a un escudo donde en forma de grabado, se describen los principales acontecimientos en la historia de Roma. ​Otra de las similitudes entre el mito romano y el griego, es donde Vulcano es asociado a la violencia del fuego y su carácter destructivo, así como las llamas igual a las que salían de la nariz de los toros diabólicos a los que Jasón, jefe de la expedición de los Argonautas, debía enfrentar al buscar los vellocinio de oro.(ver articulo: Atlas según la mitología griega)

Volcano o Vulcano como también se escribe, estaba ya totalmente identificado con Hefesto. Se compara otros episodios similares entre las dos historia con el descubrimiento de la traición de Venus, esposa de Vulcano, hecho que ocurre con Marte, el nombre romano de Ares, dios de la guerra. Se narran los sucesos tal cual como en el la historia griega, donde solo son cambiados los nombres de los dioses por los que eran conocidos en la evocación romana, en lugar de la griega.

Cambien se ve en las múltiples representaciones de Vulcano donde lo colocan con su mazo y esculpiendo piezas de hierro acompañado por ciclopes, tal cual como Hefesto. En todas las obras y pinturas realizadas por distintos artistas se encuentra presente las características de la divinidad del fuego con el nombre de Vulcano, pero que son del dios griego Hefesto.

Culto al dios Hefesto

Como todo dios, Hefesto disponía de una festividad denominada “las Calqueas”, una celebración que se desarrollaba en la ciudad de Atenas, el día número 30 cuarto mes en el antiguo calendario, llamado mes Pianepsión.

Era aproximadamente a medios de otoño y después de las “Hefestias”, otra de las conmemoraciones que se realizaban en honor a Hefesto y que podrían haber sido el preámbulo de las Calqueas. Este culto no era exclusivo al dios Hefesto, también le rendían honores a la diosa Atenea, y su organización estaba a cargo de los que artesanos y herreros.

Otro de los cultos correspondían al flamen vulcanalis, un homenaje que se rinde a los volcanes, y cuya festividad se fijaba en el día de las calendas, desde el 23 de agosto hasta el mes de septiembre, fecha en la que se festejan los Vulcanalia.

Santuarios en honor a Vulcano

Los adoradores del dios Vulcano, crearon muchos templos para rendir culto a su dios, entre ellos está El Volcanal, un templo antiguo dedicado al dios romano del fuego, Vulcano. Se encontraba ubicado en el Foro Romano, por encima del Comitium (Comicio Romano), arqueología para excavaciones en el Volcani, a los pies del Capitolio.

En dicho lugar se encontraba un altar que encerraba a un sagrado árbol, en honor al dios del fuego y una llama encendida de forma perenne. También lo conformaba como parte de las ofrendas, piezas de bronce tipo armas, parecidas a la que el dios herrero construía.

Este templo antiguo, Volcanal, es mencionado dos veces por Tito Livio, quien fue un historiador de Roma, cuando el prodigio una lluvia de sangre que tuvo lugar entre los años 183 y 181 antes de cristo. El lugar sirvió para realizar asambleas de reyes y altas investiduras de gobierno en el área política de Roma.

Cuentan los historiadores que al transcurrir los tiempos, se fueron construyendo otras edificaciones que fueron restando espacios geográficos al Vulcanal, rodeándolo de una forma que termino por cubrirlo completamente.(Ver articulo: Caribdis)

Hallazgos de excavadores de la zona han recopilado muestras de parte de las construcciones del Vulcanal, además que piezas como especies de tumbas, lo que crea la hipótesis de que en ese sitio sagrado eran quemados los cuerpos de los muertos (cremación).

También se fundó otro templo en honor a Vulcano antes del año 215 a.C. en el Campo Marzio, un terreno de grandes extensiones ubicado al norte de las Murallas Servianas y construidos por el sexto rey de Roma, Servio Tulio, hijo mortal del dios Volcano.

Allí estaba el Circo Flaminio, donde se realizaban juegos en honor al dios del fuego y en ocasiones, servía de espacio físico para las festividades de las Vulcanalia. De igual manera fueron construidos otros templos a Vulcano pero fuera de los límites de las ciudades, para evitar que el fuego llegara hasta las casas, ya que es el elemento más utilizado en todos los rituales de veneración al dios.

hefesto

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo Hefesto: todo lo que debes saber de este Dios y mucho más. te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario