Cibeles, la Diosa Frigia de la Madre Tierra, conócela aquí

Déjese llevar por la fascinante historia de La Diosa Cibeles, una interesante deidad de la mitología griega, cuyos valores y tradiciones culturales persisten desde la antigüedad. Sin duda alguna, este será un artículo que le cautivará, por tan solo descubrir que su simbolismo y culto sigue activo en pleno siglo XXI.

cibeles

La Diosa Cibeles

Es muy probable que al observar las imágenes que ofrecemos de entrada en este apartado, se haya dado cuenta que ha visto por referencia o fotografías esta escultura tipo fuente. Permítanos informarle que no es una representación arquitectónica cualquiera, de hecho casi ninguna lo es. Recordemos que la mayoría de estas majestuosas y bien elaboradas piezas artísticas, simbolizan un pasaje histórico del hombre.

En esta oportunidad hablaremos enfáticamente sobre la dama que se aprecia en estas imágenes. Esta es la diosa Cibeles, perteneciente a la mitología griega, época llena de leyendas afianzadas sobre la cultura de los habitantes de la península de Anatolia, conocida hoy en día como la región de Turquía.

El nombre Cibeles tiene origen griego, cuyo significado es “abuela de los dioses”, progenitora de todas las deidades. Obviamente tras este magnánimo simbolismo, es lógico pensar que su poder es enorme, detalle que no es errado. Cibeles es considerada con una diosa con un poder supremo y muy extenso, en todo el sentido de la palabra: gigantescamente exagerado.

cibeles

Historia de la Diosa Cibeles

Su poder y representación se define como grande, por estar vinculada con todas las diosas y madres de la mitología. Un hallazgo dado por los hombres y mujeres que se han esmerado en desempolvar la vida de nuestros antepasados, descubriendo que Cibeles en su historia representa la fertilidad y protección de todos sobre la tierra. Una cualidad que al ser analizada, es posible hallarla en todas las mujeres que son vistas como diosas, procreadoras de la vida y la abundancia.

Ahora bien, entremos de lleno con la historia de la diosa Cibeles, denominación que en griego se escribe Κυβέλη Kybélê. También se le puede conseguir bajo el término de Rea, madre de los dioses. Una expresión muy usada para mencionarla entre las diversas culturas. Para los romanos era vista como Magna Mater, que se traduce como madre del Ida; equivalente a la gran madre.

Raíces paleolíticas que la develan como una deidad de la vida, muerte y resurrección. Llevándonos a muchos pero muchos años atrás, al momento en que Cibeles llegó a la tierra. Cuenta la leyenda que primeramente era un meteorito, una piedra negra que cae desde los cielos a la tierra. Adorada por quienes fueron testigos de su descenso, considerada con una señal y bendición del universo.

Los lugareños levantan un altar en su honor, rindiéndole culto a esta piedra en la provincia de frigia, una localidad muy antigua ubicada en la montaña de Pesinunte, en la región de Anatolia, Turquía. Encontrando textos donde su presencia está descrita desde el período neolítico entre los años 8.000 y 4.000 antes de cristo, en todos ellos aparece como la personificación de la fértil tierra. Dominando la vida y procreación en cavernas, montañas, murallas, la flora y la fauna.

cibeles

Su traslado

Para el año 204 antes de Cristo, en pleno desarrollo de la segunda guerra púnica, conflicto entre Roma y Cartago por los territorios del norte de África, los monarcas romanos creyentes y devotos de los libros de sibilino (textos mitológicos y proféticos) y el oráculo de Delfos (un recinto donde los dioses ordenaban y guiaban a los griego), toman la decisión de trasladar la piedra sagrada Cibeles desde el monte Frida hasta la propia Roma.

Es escoltada por unos de los embajadores romanos llamado Marco Valerio Faltón, hombre y líder de fuerza política y militar, un leal servidor de las fuerzas del imperio, junto a cinco imponentes barcos de guerra. En un primer momento es colocada en el templo de la Victoria, edificación creada tiempo atrás en honor al emperador Caracalla, quien gobernó hasta el año 217, en la ciudad de Pomoerium.

Luego se edifica hacia el suroeste de esta ciudad el Monte Palatino, sitio donde quedaría en definitiva resguardada la piedra sagrada Cibeles, ingresando a sus recintos y lugar consagrado el 9 de abril de 191 antes de Cristo, allí permanecería momentáneamente mientras se le construía su templo. Se le siguió rindiendo culto, hasta la aparición del período republicano: año 27 antes de Cristo, expulsando toda la monarquía romana  y creando conflictos entre las tradiciones, culturas y políticas que venían desarrollándose.    

Este cambio de líderes trajo consigo diferencias a la hora de rendirle culto a Cibeles, una nueva doctrina que deja normas como por ejemplo que los habitantes de Roma tenían prohibido participar en los rituales. Sin embargo, todos eran invitados a festividad realizada en su honor, evento que denominaron como Megalasia, de él hablaremos más adelante.

Origen de Cibeles

Los sacerdotes que ingresaban al templo de Cibeles tenían que estar castrados, un acto que se llevaba a cabo en un ritual ante Atis: el dios amante de Cibeles. Es justo acá donde la historia de la diosa Cibeles comienza a tener forma, llevándonos a un mundo mitológico, la historia propia de esta deidad.   

Según los registros de su leyenda, se sabe que el dios Agtad, deidad del universo y Zeus, titán del Olimpo; llegaron a concebir un monstruo. Un ser hermafrodita llamado Agditi: el primer nombre de Cibeles. Con poderes inimaginables y hasta envidiado por todos los dioses. Una situación que los alertó, por lo cual prefirieron castrarle y nombrarle Cibeles, transformado como mujer.

Para luego continuar con una historia de amor y traición, donde Cibeles une su vida sentimentalmente a Atis, quien le engaña con una ninfa: un ser espiritual de menor rango y poder, un hecho de desamor que quiebra el corazón de Cibeles, a quien le cuesta perdonar a Atis, a lo que este se castra y muere desangrado. Es por esto que se puede leer en varios libros cómo los sacerdotes pasean por la localidad a la diosa, bebiendo la sangre de los toros que sacrificaban.

Culto

Continuó el tiempo y la adoración hacia su representación no cesaba, festividades, rituales y peticiones eran empleadas con mucha frecuencia, en la mayoría de los casos se evidenciaba una entrega total al implorar su protección como madre. Gracias a su simbología fuerte hacia la fertilidad, vida y prosperidad de la naturaleza y todo en ella, incluyendo al hombre.

En la actualidad ya no existen los sacrificios de animales, ni mucho menos la castración entre sus feligreses. Pero en ella se afianzan muchas peticiones y celebraciones gracias a sus dotes como madre de la tierra, próspera y fértil. Desde un aspecto mitológico, todos los seres vivos y los diferentes elementos de la tierra están estrechamente vinculados en ella.

Festividad de Megalesia

Una festividad dada en honor a la diosa Cibeles, llevada a cabo en Roma desde el año 204 antes de Cristo. Justo al inicio de la primavera, específicamente entre el 4 y 10 de abril de cada año. El tema central de este evento es conmemorar la llegada de la roca, que con el tiempo empezaron a llamar Kybele, para después quedar como Cibeles.

Los galos eunucos, nombre otorgado a los súbditos romanos castrados, se visten de morado y ejecutan una procesión, tomando instrumentos musicales y danzando alrededor de la imagen de la diosa Cibeles. Una actividad que con el tiempo pasó a ser patrimonio cultural de Roma. Quedando prohibida obviamente ante la llegada del cristianismo, cuando surge la religión donde la humanidad conoce a Jesús, a mediados del siglo IV para ser más exactos.

Fuente de Cibeles

En la actualidad es la imagen más representativa de la diosa Cibeles. Una escultura muy bien detallada, ubicada en todo el centro de la Plaza Cibeles. En pleno casco central de Madrid, España, luce majestuosa personificando el poder y dominio de esta deidad mitológica. Una mujer con vestimenta de la antigua Roma, con una corona sobre su cabeza, dentro de un carro que es tirado por dos leones, apuntando hacia el oeste.

Esta figura se encuentra rodeada de una fuente de agua potable, todo tallado en mármol cárdeno, un material duradero, con aspecto liso y brillante; el cual fue trasladado para su construcción desde el pueblo Montesclaros, ubicado en la región de Toledo. Y piedra Redueña, extraída del subsuelo de sierra la Cabrera, a 53 kilómetros de la ciudad de Madrid.

Entre 1777 y 1782, esta obra arquitectónica fue cuidadosamente elaborada por Francisco Ventura Rodríguez, un notable arquitecto español de la época. Según los soportes documentados, en principio su objetivo era levantar una fuente en los jardines de la Granja de San Ildelfonso en Segovia, parte del enorme Palacio de la Realeza española. Pero ocurrió un percance, por error construyeron muy cerca el Cuartel General del Ejército de España.

Además de limitar el espacio para las dimensiones y partes que ya estaban en ejecución, en 1780 ya se encontraba lista, pero se incendiaron todos los edificios que se encontraban en el entorno del lugar pautado para ser instalada. Por lo que en 1782 toman la iniciativa se llevar todas las piezas de la estructura que se habían construido al casco central de Madrid, una pausa de muchos años por conflictos y decisiones ante su nuevo sitio entre el ayuntamiento y la biblioteca nacional.

Un lugar definitivo

La disputa legal concluye en 1895, fecha en que es llevada a su sitio definitivo y es colocada para comenzar a funcionar su fuente en el año 1792. Sobre una piedra que se impone ante varios pilones, dentro de un carro romano antiguo, llevando en una mano un cetro y en la otra una llave. Con dos leones que simulan halar el carruaje. Detallados bajo sus pies se encuentran una rana, una serpiente y una pieza figurativa que expulsa el agua de la fuente sobre los felinos.

Una vez puesta, es hasta la fecha su único lugar, la estatua de la diosa Cibeles recibió pinceladas esculpidas por Roberto Michel, artista francés que se encargó de darle vida y valor a esos pequeños detalles.

Secretos que esconde la fuente de Cibeles

Luego de haberle narrado sobre la diosa Cibeles y su valor mitológico, nos parece oportuno compartir una información que de seguro le resultará muy interesante. Pues resulta que en su representación estructural existen los siguientes secretos:

  • La fuente de la diosa Cibeles es la fiel guardiana de las reservas oro que reposan en las Bóvedas del Banco de España. Serena, soberbia, bajo sus pies, a 35 metros de profundidad, existe un elaborado sistema de ingeniería, que se activa ante un intento de robo, liberando el agua de la fuente e inundando los túneles donde se custodia este apreciado mineral.
  • Todos los años se lleva a cabo una tradición, conocida como merengue; celebrando el triunfo de los partidos de fútbol del equipo del Atlético y del Real Madrid, ambos equipos de la localidad. Hasta 1991, que el último equipo mencionado reclama su territorio y decreta a la diosa Cibeles como suya.
  • Existe una fuente gemela de la diosa Cibeles, donada a los locales en la ciudad de México el 5 de septiembre de 1980, con todos los detalles estructurales. Una réplica dada como símbolo de hermandad entre los gobiernos de España y México.
  • Ante los estragos vividos por la Guerra Civil Española: sublevación y golpe de estado a un régimen dictador. Todo lo que comprendía a la estructura de la fuente de la diosa Cibeles fue protegido con una pared en forma de pirámide. Con sacos llenos de arena y tierra, que se apilaron uno sobre otro, para protegerla. Posteriormente con el apoyo y colaboración de muchos madrileños, el 2 de abril de 1939 fue descubierta, quedando intacta tras el conflicto.
  • En los 230 años de vida que posee la estatua de la diosa Cibeles, su fuerza simbólica sigue siendo la misma. Presente en muchas fotografías, estampillas y tradiciones, así como en peticiones de fecundidad para la agricultura.

Su valor actual

Es más que claro que Cibeles es una de las deidades mitológicas con mayor remembranza. Convertida en la madre de todos los dioses, la fertilidad y sobreprotectora matriarca. Dejó huellas en el pasado y en el presente podría decirse que es de igual manera venerada. Un misterio si se analiza desde el aspecto espiritual y una imponente representación cultural.

Para complementar la información proporcionada en este artículo sobre su vida como diosa, ofrecemos un interesante vídeo en donde se abordarán nuevamente sus orígenes y el poder que representa su nombre en la civilización española.

A continuación le invitamos a ingresar a los siguientes enlaces, para leer otros artículos que le resultarán igualmente interesantes:

EVALÚA ESTE ARTÍCULO
(Visited 29 times, 1 visits today)


Si te ha gustado el artículo Cibeles, la Diosa Frigia de la Madre Tierra, conócela aquí te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario