¿Quieres saber quien es Shu? todo lo que quieras saber descúbrelo aquí

Shu es el dios del aire en la mitología egipcia, es el hijo de Atum-Ra que surgió junto con su hermana gemela, Tefnut, diosa de la humedad, de la masturbación del dios creador. Aunque otras historias relatan que fueron concebidos por la unión de Atum-Ra y Iusaas. Era una deidad bondadosa, serena y pacífica.

shu

¿Qué significa Shu?

Shu era representado por una figura humana masculina, con un tocado o corona con plumas de avestruz, e una mano portaba un cetro uas o was, que era un bastón recto que finalizaba con la cabeza de un animal mítico o exótico, para los egipcios era un símbolo de fortalece, poder y dominio; y en la otra mano llevaba un anj, (☥) emblema que representaba la vida.

Podemos encontrar distintos significados del nombre Shu, sin embargo, todos se adaptan muy bien a la descripción de esta deidad. Shu significa “vacío” y también “aquel que se levanta”. Otras fuentes afirman que el significado exacto sería “estar vacío” y “luz”, dos conceptos que para los egipcios representan el origen de la vida. Algunos afirman que se traduce como simplemente “El Vacío”. Lo que nos lleva a concluir que el significado más certero es vacío.

Es el dios del aire, representando a la vez a la atmósfera y el aire contenido entre el cielo y la tierra, lo que es un soporte vital de oxígeno para los humanos, los animales y las plantas. Puedes aprender acerca de Satis, otra figura egipcia importante en su mitología.

Sobre su linaje.

Como habíamos mencionado proviene del dios creador Atum-Ra, lo que lo hace uno de las deidades pertenecientes a la gran enéada. Como mencionamos al principio, Shu es hermano gemelo de Tefnut, a quien convirtió luego en su esposa. Se dicen que compartían alma de nacimiento y sellaron esa unión a través del matrimonio.

Entre sus representaciones o esencias sagradas se encuentra el león, considerado un símbolo de protección y creación, además de ser la perfecta manifestación de un guerrero. Además, complementaba, junto a su hermana y esposa, Tefnut “La Leona”, la imagen y el concepto de la masculinidad y la femineidad. De esta alianza nacen los gemelos Nut, diosa que representa el cielo, creadora del universo y los astros, y Geb, considerado un dios creador, representa a la tierra, también es el protector de la vida.

Dice la leyenda, y esta descrito en el “Libro de los Muertos”, que debido al nacimiento de sus hijos, el deber principal de Shu, fue mantener separados a Nut, el cielo, y Geb, la tierra, pues de permanecer unidos se formaría un abominable caos en el universo. Sin embargo, otras historias cuentan que Shu separó a sus hijos por órdenes de Ra.

Con la separación que proveyó entre sus hijos, el cielo y la tierra, le garantizó un espacio a su padre, Atum-Ra, para que al irradiar la luz del Sol, el dios creador del universo y la vida, pudiese estar presente en este mundo todos los días. Puedes aprender acerca de Bennu, otra figura egipcia importante en su mitología.

Otra de las representaciones más comunes de Shu, lo describe con una rodilla apoyada en la tierra y sus brazos levantados, sosteniendo el cielo con sus manos, lo que fue interpretado como los cuatro puntos cardinales, conocidos como los “pilares de Shu”.

El príncipe del Mundo Subterráneo.

Además de todos los atributos que le han sido otorgados y las tareas y responsabilidades que tenía, y de las que hemos hablado, formaba parte del Tribunal del Juicio, en el cual contribuía y se desarrollaba activamente. Era considerado un dios funerario, y como tal ejercía el papel de “fiscal” en el Tribunal, se encargaba de juzgar y decidir su los actos de los difuntos habían sido los suficientemente valerosos, y si había sido correcto durante su estadía en la tierra como para merecer la vida eterna.

Se dice que eran un gran conocedor de las artes del envenenamiento y la intoxicación a través de pócimas que podían llegar a causar la muerte. Shu es “El Hijo de Ra”, pues su padre es Atum-Ra, y esto lo convierte en hermano del faraón, y fue quien sucedió a Re como regente, y luego renunció al trono para cederle su lugar a Geb, su hijo. Sin embargo, existe una leyenda que cuenta que la serpiente Apofis incitó a Shu a abandonar el trono y ascender al cielo para dejar el poder en manos de Geb.

EVALÚA ESTE ARTÍCULO


Si te ha gustado el artículo ¿Quieres saber quien es Shu? todo lo que quieras saber descúbrelo aquí te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario