Akenatón, faraón que realizó reformas en su reinado

Akenatón fue el décimo faraón de Egipto, es recordado por ser un faraón revolucionario, ya que introdujo el culto monoteísta con la adoración de un solo dios Atón, esta acción le permitió recuperar el poder como supremo gobernante,  ya que erradicó la adoración a diferentes ídolos. A través de este artículo te invitamos a conocer un poco más de su vida, su esposa Nefertiti, sus hijos, y sus reformas religiosas y su aporte al arte.

AKENATÓN

¿Quién era Akenatón?

Akenatón, al cual se le conoce también como Amenhotep IV o Amenofis IV, fue el faraón número décimo de la dinastía XVIII de Egipto, periodo que  corresponde a la etapa de los faraones que gobernaron entre los años 1500 a 1295 antes de Cristo – a.C, y la misma se  caracterizó por ser la época de mayor esplendor de la cultura faraónica.

Akenatón reinó aproximadamente entre los años 1353 a 1336 a.C. y su reinado se ubica en el denominado Imperio Nuevo, que fue cuando se efectuó la reunificación de Egipto bajo el gobierno de Amosis I; en el cuarto año del reinado de Akenatón, este faraón se cambió el nombre a Neferjeperura Amenhotep o Ajenatón.

Sus orígenes como faraón se iniciaron con el denominado Período de Amarna, esta fue la etapa en la cual Akenatón, gobernó en su nueva capital, en la ciudad de Ajetatón, cuyo significado es Horizonte de Atón, en la actualidad esta región se conoce como Amarna.

En este periodo del reinado el faraón, impulsó la  Reforma religiosa de Akenatón, así como otras reformas sociales de la cultura egipcia, convirtió al dios Atón, representado por el disco solar y cuyo significado estaba relacionado con la prosperidad de la vida en la Tierra, como la única deidad de adoración, convirtiendo al imperio egipcio en un estado monoteísta y eliminando a más de 2000 dioses, incluyendo al dios Amón, el dios de la creación.

Akenatón se le representó con una figura diferente a los faraones previos y posteriores a su periodo, éstos eran representados de una forma varonil, fornidos y bien parecido, por el contrario, Akenatón, está representado con un rostro estirado, con una nariz larga, cuya punta está dirigida hacia la barbilla, poseedor de unos labios carnosos y caderas anchas que se asemejan a una figura femenina, no posee grandes pectorales y posee una barriga abultada que se posa por encima de su cinturón.

Historia de Akenatón

La historia de Akenatón, se inicia con la muerte de su hermano mayor, no hay registros de él antes de esa época, convirtiendo de esta manera en el príncipe heredero de Egipto, a continuación, vamos a indagar un poco más sobre su vida:

Árbol genealógico

El árbol genealógico de Akenatón, es el que a continuación se señala:

Padres

El padre de Akenatón, fue Amenhotep III y su madre la reina Tiy, la cual poseía el título de Gran Esposa Real.

Hermanos:

El hermano mayor de Akenatón fue Tutmose, sus hermanas fueron: Sitamón, Henuttaneb, Isis, Nebetta y Baketatón, igualmente tuvo varios medios hermanos, que fueron los hijos de las diferentes esposas secundarias de su padre Amenhotep III.

Un dato curioso es que Akenatón no era el príncipe heredero, el cargo real era para  Tutmose, el primogénito, que tenía el rango de Príncipe de la Corona y dentro de sus  responsabilidades ejercía cargos oficiales como preparación a su futuro real, no existen evidencias, ni imágenes de él, los arqueólogos presumen que su fallecimiento ocurrió, en los primeros años del reinado de su padre Amenhotep III.

Esposas:

Nefertiti, fue la Gran Esposa Real de Akenatón, ella se caracterizaba por poseer una belleza física sinigual y grandes cualidades como gobernante, los egiptólogos han encontrado evidencias en registros reales donde se señala los nombres de Akenatón y Nefertiti, esta situación en la que se realzaba la figura de  la consorte femenina, no era usual en aquellos tiempos.

Kiya, es mencionada en los registros arqueológicos como La amada esposa, fue la esposa secundaria de Akenatón, se presumía que de esta relación se procreó un hijo varón, el príncipe Tut-anj-Atón, sin embargo, los análisis a las pruebas genéticas de ácido desoxirribonucleico – ADN, establecieron que era hijo del Akenatón y una de sus hermanas.

Akenatón heredó de su padre el Harén Real, en la cual se encontraban entre otras esposas: Meritatón, Anjesenpaatón y la princesa Taduhepa, cuya relación fue el fruto de un tratado diplomático entre Egipto y la población de Mitanni.

AKENATÓN

Hijos:

Los hijos que Akenatón tuvo con sus diferentes esposas fueron:

Con Nefertiti, la  Gran Esposa Real, procreó solo niñas y estas fueron:

  • Meritatón: nació durante el año 1 o 2 de su reinado.
  • Meketatón: nació durante el año 2 o 3 y falleció en el año 14 de su reinado.
  • Anjesenpaatón: nació aproximadamente durante el año 4 o 5 de su reinado.
  • Neferneferuatón-Tasherit: nació en el año 7 u 8 y falleció entre el año 14 y el 17.
  • Neferjeperura: nació entre los años 8 y 10 y falleció entre el 12 y el 17.
  • Setepenra: nació entre los años 10 y 12 y falleció entre el año 12 y el 17.

Con las esposas secundarias procreó los siguientes hijos:

  • Con Meritatón, procreó a su hija Meritatón -Tasherit, nació entre los años 14 al 17 de su reinado y falleció cercana a las fechas antes mencionadas.
  • Con Anjesenpaatón, procreó a su hija Anjesenpaatón-Tasherit, nació entre los años 14 al 17 de su reinado y falleció cercana a las fechas antes mencionadas.

Con Kiya, procreó a su hija Kiya-Tasherit.

Akenatón procreó con una de sus hermanas, la misma no ha podido ser identificada,  a su  hijo Tut-anj-Amón o Tutankamón, el cual fue posteriormente el faraón de Egipto.

Ascensión al reino

Akenatón ascendió al reino de Egipto con el nombre de Neferjeperura Uaenra, cuyo significado es Hermosas son las manifestaciones de Ra, aproximadamente en el año 1553 a.C.

Su reinado

La dinastía monárquica egipcia se desarrolló del siglo XVIII, periodo en el cual se vivió su máxima plenitud, la dinastía egipcia se había independizado de los gobernantes Hicsos, los cuales eran procedentes del Oriente Próximo y tenían el control de las tierras de Egipto.

Luego de la Independencia,  Egipto se convirtió en una fortaleza militar que dominó todos los territorios adyacentes, los cuales estaban dotadas de abundantes recursos naturales, como, por ejemplo: al sur se encontraba la población de Nubia, poseedora de recursos como el oro e igualmente poseía el acceso fluvial hacia el África negra, cuya región  poseía riquezas en los rubros de la madera, pieles y marfil; al norte se encontraban las tierras de Siria, Canaán, Gaza y Fenicia, donde Egipto se abastecía de telas, maderas y otros minerales.

Esta situación hizo de Kemet  la antigua capital de Egipto, se estableciera como un país desarrollado y sus autoridades procedieron a realizar espléndidas construcciones. Los arqueólogos estiman que durante el reinado Amenhotep III, el padre de Akenatón, Egipto alcanzó su mayor rango en la economía; posteriormente Akenatón heredó un estado fortalecido en los puntos de vista económico, social, cultural y militarmente.

Akenatón no estaba destinado a ser el sucesor de Amenhotep III, por esa razón no hay evidencias ni registros relacionados con su preparación al trono, por lo que se supone que su hermano el heredero Tutmose, falleció de manera repentina.

Se estima que Akenatón realizó un reinado de corregente con su padre, en los últimos años del reinado de su progenitor. Los estudios realizados indican que su domicilio se hallaba en la ciudad de Tebas, en lo que hoy es la ciudad de Lúxor, allí Akenatón construyó varios templos.

AKENATÓN

I Etapa del reinado

Los arqueólogos establecieron que la primera etapa del reinado de Akenatón, tuvo una duración de cinco años. En esta etapa la participación  de Nefertiti, en los asuntos reales fue de vital importancia con su  rol de Gran Esposa Real, se cree que para este periodo ya tendrían dos hijas.

En esta etapa no hubo un cambio radical sobre los aspectos de orden cultural y social  establecidos hasta ese momento, sin embargo, ya se iniciaban los primeros pasos para un cambio relacionado con el culto a Atón.

Amenhotep III, el padre de Akenatón, realizó varios eventos, entre los que se encontraban el Heb Sed o la fiesta de la renovación real, la cual tenía por objetivo el restablecimiento de las fuerzas físicas y la energía sobrenatural del faraón, las ceremonias se realizaron en la localidad de Malkata, en las inmediaciones del río Nilo y Tebas, en donde se hallaba un palacio real, denominado Palacio del Deslumbramiento de Atón, lo que hace admitir los primeros intereses por el culto  hacia  el dios Atón.

Amenhotep III, tenía al dios Atón, como una de las deidades más veneradas, igualmente este hecho se repetía en los reinos de Mitani e Hititas, donde se podía apreciar la veneración a la figura del Sol. Akenatón mandó a realizar varias obras de infraestructura dedicadas al dios  Atón, representado por un disco solar. Esta situación de adoración de manera enfática a un solo dios,  no era del todo bienvenida por los sacerdotes  de la época,  ya que éstos no estaban de acuerdo con la abolición de los diferentes dioses de Egipto.

La  etapa de consolidación de Akenatón como rey de Egipto, se le conoce como el periodo de Amarna, que comprende los 12 años siguientes, después de la muerte de Amenhotep III. 

AKENATÓN

Periodo Amarna

Después de 5 años reinando junto con su padre, Akenatón se vio fortalecido, inició su rompimiento con el pasado, le otorgó a Nefertiti igualdad de poderes a los que poseía el faraón, esta condición nunca se había visto en aquella cultura.

La pareja se trasladó a la actual ciudad de Amarna, a unos 320 kilómetros de Egipto y allí construyeron una ciudad y se inicia un intenso redimensionamiento religioso, cambió radicalmente el culto a más de 2000 dioses a solo el culto por el dios  Atón, en este periodo se le consideró como un rey que deshonró a los dioses de Amón, por lo cual se le tildó de rey hereje, ya que prohibió los ritos religiosos tradicionales e instauró la primera religión monoteísta.

Reformas Políticas

Akenatón realizó reformas políticas, para el fortalecimiento del poder real, se encontraron evidencias en las ciudades de Tebas y Ajetatón, que establecen el poder del faraón sobre el aparato burocrático del Estado.

En su periodo los sacerdotes, los virreyes, supervisores del tesoro y otros funcionarios del gobierno, les fueron minimizados en sus funciones. Estableció su centro de poder en la ciudad de  Amarna, lo que trajo como consecuencia el abandono de las principales ciudades de Menfis y Tebas, la primera era el lugar donde residían los faraones y la segunda el lugar donde se había consolidado en el pasado la religión politeísta con la adoración de diversas deidades.

Reformas artísticas

El cambio de adoración de varios dioses a un solo dios, también se reflejó en los aspectos artísticos, el arte se transformó del hieratismo a un naturalismo, en el cual se representaban aspectos humanos como la ternura, tal como se personifica en los dibujos de Nefertiti con sus hijas, se excluyen las representaciones idealizadas y se sustituyen por rasgos naturales que inclusive pueden representar defectos físicos, momentos trágicos, y momentos de alegría con la familia, entre otros, así como la eliminación total de motivos religiosos.

AKENATÓN

Reforma religiosa de Akenatón

Los gobernantes de Egipto, pertenecientes a la Dinastía XVIII, establecieron un gran imperio, con cada nueva batalla ganada, como agradecimiento al dios Amón la deidad de la creación, se le construía en su honor grandes templos, igualmente los sacerdotes obtenían nuevas dotes y beneficios económicos, esta clase social recibió un trato especial, lo que se tradujo en mayores cuotas de poder.

Durante el gobierno de Amenhotep III, esta situación se revirtió progresivamente, debido a que el clero de Amón, estaba siendo desplazado por el clero al dios Ra,  que representaba al sol y a la creación de la vida, esta situación hizo que se introdujera un nuevo culto a Atón, cuya filosofía estaba relacionada con los símbolos de las bases originarias del panteón egipcio, ya que con cada nuevo faraón se creaban nuevos ídolos secundarios, por lo que Amenhotep III y Akenatón, rescataron el culto a los tres dioses originarios de la cultura egipcia y fueron postergando las celebraciones de los otros dioses.

Cuando Akenatón gobernó de manera individual, después del quinto año de su reinado, la reforma religiosa se radicalizó y se enfocó en la reverencia solamente para el dios Atón, sobre el resto de los dioses, igualmente prohibió por decreto el culto al dios Amón. Esta situación se trasladó igualmente a la disminución de los poderes de los sacerdotes y del clero de Amón, estatus que habían obtenido con el paso de los  siglos.

El faraón se autonombró como el único representante en la Tierra de los designios de dios Atón, por lo que ya no fue necesario la actividad de la clase sacerdotal, a través de Akenatón y Nefertiti, se realizaban los oficios religiosos entre el pueblo y Atón. Akenatón, abolió la autoridad del máximo sacerdote de Amón, a quien se le había otorgado el estatus de jefe de los sacerdotes de todos los dioses, así como un enorme poder político

En el año 10 de su reinado, Akenatón estableció que se debía borrar en nombre de Amón y el de su esposa Mut  de los monumentos y de las piedras reales. Esta nueva representación religiosa era abstracta, se adoraba solo en momentos determinados como, por ejemplo, en el solsticio o en el equinoccio, por lo que Akenatón no se aprovechó de la deidad del dios Atón para relacionar y fortalecer los aspectos religiosos.

Esta situación se puede observar ya que las nuevas edificaciones no estaban relacionadas con ningún esquema solar o cósmico, como se construían en el pasado, las nuevas edificaciones  se ajustaban a la topografía del terreno.

Este escenario también originó un problema en el modo de las creencias, ya que los egipcios no aceptaban dioses sin formas, ellos materializaron sus deidades, a través de una imagen antropomorfa donde estaban presente características humanas y de animales.

La reforma religiosa de Akenatón, prohibió el establecimiento de figuras que representaran dioses en cualquier pieza, sea en esculturas, en relieves, muebles, entre otros elementos y enfatizó las representaciones artísticas de la familia real, encontrándose sus imágenes en los altares, templos, en donde se puede apreciar a la pareja real con sus hijas y adicionalmente la representación del dios Atón, a través del disco solar, como protector y dador de la vida.

En la reforma religiosa de Akenatón, también se caracterizó con el cambio radical de cómo guiar las ceremonias religiosas,  los antiguos templos se caracterizaban por ser cerrados y oscuros, sus accesos estaban restringidos, ya que el principal objetivo era el ocultamiento asociado con el misterio a la divinidad.

Por el contrario, los templos construidos por Akenatón, eran abiertos, donde se podía observar las imágenes reales de Akenatón, de manera solitaria o con su la familia con la representación del dios Atón, sin ningún tipo de restricción.

No se tiene registros sobre el tipo de culto religioso que se efectuaba, ya que no se tienen evidencias si el culto se realizaba de forma familiar, individual o si estaba relacionado con el más allá. Sin embargo, los estudios realizados por los egiptólogos, indican que las razones que impulsaron a Akenatón a realizar estas reformas religiosas, están relacionadas específicamente con las causas políticos – espirituales.

Atón, el único Dios 

El dios Atón, el  único dios establecido  por Akenatón, estaba representado por un disco solar, en el cielo el cual disponía de rayos o brazos en una disposición radial,  los cuales se dirigían hacia sus creyentes y simbolizaba la sujeción de los signos de la vida.

Atón se le consideraba como una deidad de misericordia eterna, era la representación de la justicia y el orden cósmico, por lo que favorecía a todos por igual, y se comunicaba, a través de su enviado y único profeta terrenal Akenatón.

El culto a Atón se generó en el imperio gobernado por el octavo faraón Tutmosis IV, el cual gobernó entre los años 1400 a 1390 a.C., su principal centro de adoración se encontraba en la ciudad de Ajetatón cuyo significado se refiere con El Horizonte de Atón, en la actual ciudad de Amarna.

Crisis económica

Las reformas llevadas a cabo por Akenatón, provocaron una profunda crisis económica en su reinado, ya que al perturbar las actividades rutinarias que se realizaban en torno a los templos locales, se requirió una mayor cantidad de recursos para la construcción de nuevas ciudades como por ejemplo,  una ciudad consagrada dedicada al dios Atón y que se convirtió en la capital político y religiosa de Egipto, la misma llegó a albergar  a la familia real, así como la construcción de otros templos en honor a Atón.

Adicionalmente el modelo de centralización de la economía, producto de las expropiaciones de los templos, estuvo acompañada de las actividades de corrupción, descontrol y caos en la administración del gobierno, igualmente hubo un descuido en las relaciones exteriores, lo que provocó que se desarrollará en el Oriente Medio las influencias militares, culturales y sociales del imperio de los hititas en menoscabos de los objetivos de Egipto.

La tumba de Akenatón

La tumba de Akenatón, se ubica en el Valles de los Reyes, en la zona de la necrópolis en Egipto, está identificada con las siglas KV55, fue descubierta en enero del año de 1907 por egiptólogo inglés Edward Ayrton, los restos estaban en una terrible condición, por lo que fue muy difícil realizar los trabajos investigativos.

Los estudios realizados a la momia arrojaron la siguiente información:

  • Es un varón de aproximadamente unos 35 años de edad.
  • El grupo sanguíneo es el mismo de Tutankamón, el hijo que procreó con su hermana.
  • La tipología del cráneo es proporcionalmente más grande que el cuerpo y guarda cierta relación con las imágenes y estatuas relacionadas con Akenatón.

En la actualidad el sarcófago destinado para Akenatón, fue destruido, a causa de un mal manejo en los exploradores, sin embargo, el mismo se encuentra reconstruido y se exhibe en el Museo de El Cairo en Egipto.

Con esta información, hemos terminado el tema relacionado con el faraón Akenatón y su reforma  cultural,  social y religiosa en Egipto. Sí este artículo fue de tu agrado, te invito a conocer otros temas de interés a través de los siguientes enlaces:

 

EVALÚA ESTE ARTÍCULO
(Visited 149 times, 1 visits today)


Si te ha gustado el artículo Akenatón, faraón que realizó reformas en su reinado te recomendamos los siguientes artículos relacionados: