Ayalga, lo que no sabías sobre esta mujer encantada

Ayalga es una diosa que vive en las ruinas de los bosques, esta deidad es capaz de comunicarse con los animales y las plantas. Todo lo que necesitas saber acerca de este personaje emblemático de la mitología asturiana lo podrás encontrar aquí.

¿Quién es Ayalga?

Ayalga es una diosa que se asemeja mucho a los seres humanos, esta posee la apariencia física de una mujer con rasgos perfilados y pronunciados, es conocida por ser una diosa que camina con los seres humanos;es de origen asturiano. Es comparadas muchas veces a las hadas y las Xanas, las cuales son criaturas mitológicas de diferentes culturas; posee cualidades únicas que son difíciles de entender para los seres humanos. Ayalga es una criatura que posee la capacidad de comunicarse con los animales y las plantas, volviéndola una deidad completamente del bosque. (Ver articulo: Los 5 elementos)

La misión de Ayalga es proteger los diferentes tesoros que se encuentran resguardados en las grutas o pasos de la montaña, ha sido venerada por los religiosos en donde se le ponían ofrendas en los diferentes santuarios donde se podía encontrar una figura representativa de esta deidad.

Muchas leyendas hablan que esta diosa posee una voz capaz de endulzar y engañar a los hombres y canta hermosamente, dándole la capacidad de hipnotizar a todo tipo de criatura que se encuentre a su alrededor, el canto tenía el poder de atraer a los pastores, campesinos e incluso a los viajeros que lograban escuchar su voz. Estas canciones se pueden escuchar en los templos donde reside ella o en lo profundo de las cuevas donde, leyendas aseguran, que habita en esos lugares.

Esta diosa se manifestaba frente a los humanos para avecinarle sobre diferentes catástrofes que le fueran a suceder a estos, muchas historias antiguas de la cultura asturiana aseguran que esta deidad es capaz de encantar y enamorar a los hombres perdidos y llevarlos a lo profundo de las montañas donde los dejaba y hacía que se perdieran entre la vegetación extensa de esta como una forma de enseñarlos y encaminarlos. (Ver articulo: Guan yin)

Ayalga es la protectora de los secretos y tesoros de las montañas y las grutas de las mismas, esta se transformaba en una joven mujer que llevaba a los visitantes a las cuevas que contenían los grandes tesoros y hay los guiaba hasta estos donde ella misma juzgaba si eran merecedores de esas riquezas o si no lo eran.

Historia

Según muchos escritos antiguos asturianos aseguran que Ayalga es una mujer encantada que habita dentro de las ruinas de los viejos palacios o cavernas oscuras, esta deidad vivía aprisionada en esta ruinas y no podían escapar de ellas, esto hacía que Ayalga se envolviera en grandes tristezas volviéndose víctima de varios encantamientos que ella misma conjuraba para poder escapar de esas cuevas.

Esta diosa se encuentra ligada con las tradiciones de la noche de San Juan, ésta aprovechaba esta festividad para aparecerse frente a los hombres en formas de luces o llama, con esto conseguía llevar aquel hombre a las riquezas que las ruinas mantenían en lo más profundo, siendo la única oportunidad donde esta diosa se podría mostrar con su aspecto real de mujer y, sólo en estas festividades, el hechizo que encadenaba a Ayalga se rompería, permitiéndole escapar de las ruinas y vivir como una humana.

Poderes

A esta diosa se le atribuía los dones de poder entenderse con los animales y plantas, también se manifestaba como una deidad que convivía directamente con los humanos, sólo que ésta se resguardaba en las montañas.

Muchas otras leyendas de diferentes culturas aseguran que la diosa Ayalga es en realidad una criatura mitológica muy parecida a las hadas, en estas historias se mostraba como Ayalga se transformaba en un ser humano y hacía de su vida como si de una mortal se tratara; con su bella voz endulzaba y enamoraba a los hombres para que estos se pudieran casar con ella.  (Ver articulo: Ritos africanos)

Cuando Ayalga conseguía que un hombre la desposara, le pedía a la naturaleza que le retirara todos sus poderes mágicos, entre estos, la capacidad de hablar con los animales y plantas, además, perdía su hermoso canto. Por último, esta criatura tendría que olvidar todos los recuerdos de cuando era una deidad del bosque, esto lo hacían para poder disfrutar de una vida como ser humano, pero esto no duraba para siempre, ya que la única facultad que no perdía la Ayalga era su inmortalidad, haciendo que esta tuviera que observar la muerte por enviciamiento de su acompañante, ya que las Ayalga no morirían, por ser inmortales y esto hacía que deportaran de nuevo sus poderes y repitiera ese proceso durante toda la eternidad.

Ayalga, lo que no sabías sobre esta mujer encantada
5 (100%) 1 voto


Si te ha gustado el artículo Ayalga, lo que no sabías sobre esta mujer encantada te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario