Descubre todo sobre el Curupira, guardián amazónico

Curupira es uno de los seres fantásticos más populares y a la vez espantosos que habita dentro de las selvas brasileñas. El Curupira es representado por una criatura de estatura corta, una cabellera de color roja y con los pies en forma invertida, con los talones al frente, una característica muy distintiva de este personaje.

¿Quién es?

Con el nombre de Curupira​, que en el idioma portugués se pronuncia como kuɾuˈpiɾɐ,  se identifica a un ser sobrenatural, quien ejerce el rol de guardián de los bosques dentro de la mitología Tupi, contextualizada dentro de la selva Amazónica brasileña, siendo parte importante del folclor y las tradiciones de Brasil. (Ver articulo: duendes)

Tomando una base etimológica podemos determinar que su nombre es originario del idioma Tupí partiendo del término kuru’pir, que significa “cubierto de pústulas”. Según los investigadores y otros letrados han señalado que el nombre procede de curu, siendo esta una contracción de corumi, que significa “niño”, mientras que pira significa “cuerpo”. El complemento de la palabra completa es “cuerpo de niño” haciendo referencia al aspecto que porta este místico personaje.

Generalmente, su apariencia es la de un jovencito con el cabello de un color rojo radiante y encendido, destacando entre sus características más relevantes el hecho de que tiene los pies invertidos hacia atrás. Como protector de los bosques tiene la misión de resguardarlos enfrentado los hábitos destructivos que el hombre adopta frente a la naturaleza.

El Curupira justifica la acción de las personas que cazan en los bosques buscando alimentarse, pero se enfrenta con gran furia ante aquellos que solo lo hacen por deporte o placer. Una de las maneras de atacarlos es desarmando sus trampas y confundiéndolos con la intención de que se desorienten y terminen perdidos en el bosque.

La posición de sus pies orientados hacia atrás, pueden causar confusión entre los cazadores que intenten ir tras sus huellas. El Curupira es una criatura mitológica contentiva de muchas de las características de las hadas del oeste africano y de las procedentes de Europa, las cuales le dan una apariencia mezclada, aunque generalmente es considerado como un demonio dentro de su región de procedencia.

Características

Curupira es una de las criaturas mitológicas más populares dentro de las leyendas que se han generado en torno a las selvas brasileñas. Este personaje se ve representado por un joven pequeño casi un niño, con cabellos rojizos y despeinados, teniendo los talones al frente y la posición de sus pies invertidos(Ver articulo: Alberich)

Existen escritos muy antiguos que datan del año 1.560 donde se habla sobre la existencia de ciertos demonios y cuya divulgación del mito se realiza en una primera fase de boca a boca. Uno de estos demonios a los que se referían era el popular  Curupira, a quien se le adjudicaban muchas veces los indios quemados de manera accidental en el monte, lo cual se presumía hacía con su cabellera flamante.

Estos testimonios eran recogidos por los pobladores de aquellos años quienes además daban fe de haberlo visto. Esta criatura de pelo brillante con un intenso color rojo que pasaba a naranja seria el causante de aquellos incendios, hechos que le valieron su fama. Entre otros datos que se puede aportar de la criatura denominada Curupira está que vive en las selvas de Brasil y luego se hizo el guardián de la selva amazónica.

Una característica que distingue a este personaje es que usa los pies al revés, esto con la intención de hacer huellas en el camino que desorienten a las personas, utilizando este método como un arma de defensa con el cual termina confundiendo a posibles cazadores y viajeros.

Además de esto, tiene entre sus cualidades el poder de crear ilusiones y producir varios sonidos de los cuales muchos son parecidos a un silbido de frecuencia muy aguda con el cual somete a sus víctimas hasta el punto de llevarlos a la locura. Es común representar al Curupira montando un pecarí de collar, que es un tipo de cerdo de monte, aspecto en el cual se asemeja  al otro personaje de la cultura brasileña conocido con el nombre de Caipora.

Esta criatura Curupira asumiendo su rol de protector de la selva se enfrenta a los cazadores y otras personas que intenten dañar los bosques, así como ejerce un control sobre animales que atacan otros animales ya que siente el deber de preservar las descendencias. Entre sus hábitos se encuentra que le gusta comer frutas de los árboles. Es un gran observador y al sentirse amenazado por alguna circunstancia, emprende una veloz huida con una rapidez que no es posible ser captada por el ojo humano.

La leyenda del Curupira

Existe una leyenda que cuenta que el Curupira se lleva a los niños recién nacidos y los mantiene con él en la selva hasta que cumplen siete años de edad y es cuando les permite regresar con sus familias. A pesar de ello, se dice que muchos de estos niños regresan a la selva porque desarrollan un gran amor por la naturaleza.

Otro de los poderes que tiene este ser místico para escapar de sus captores es ejerciendo un hechizo sobre ellos, haciendo que caminen en círculos sin parar, lo que le da a él suficiente tiempo para retirarse. Cuentan que existe una manera de liberarse de su ataque la cual consiste en agarrar un cipó o tierra de muerto, y formar con ello una especie de pelotita la cual tendrá que compactarse bien para dificultar la posibilidad de ser desenrollada.

Después la persona arroja la pelota lo más lejos posible y reta a Curupira a encontrarla. Llevado por su curiosidad, Curupira acepta el reto de encontrar la pelotita para desenrollarla, olvidando por un momento al cazador quien aprovecha el momento para salir del bosque.

Curiosidades

  • La leyenda del Curupira es conocida y contada en diversos lugares de Brasil siendo así uno de los más destacados personajes del folclore brasileño.
  • Se debe tener cuidado pues muchas veces puede llegar a confundirse con otra leyenda, la del Caipora ya que ambos tienen los mismos gustos y desempeñan roles similares.
  • A los dos personajes (Curupira y Caipora) les gusta beber, fumar, son muy rápidos, y se dedican a cuidar los bosques.
  • Otra de las coincidencias es que ambos nombres (Curupira y Caipora) son de origen Tupí Guaraní, teniendo que por su parte Caipora se pronuncia en portugués como caapora, y significa “habitante del bosque”, mientras que en el caso de Curupira, cuya pronunciación es kuru’pir, significa “cuerpo de niño”.
  • La leyenda del Curupira varía de acuerdo a la región donde sea adoptada, por lo que existen lugares donde lo representan con la imagen de un duende de características orejas grandes y puntiagudas y en otras regiones, no tiene cabello y aparece portando un hacha.
  • En el Huerto Forestal ubicado en São Paulo, se le construyó un monumento al Curupira, y este fue inaugurado el 21 de septiembre que es la fecha donde los brasileños conmemoran el Día del Árbol.
  • El personaje de Curupira también cuenta con su propio día, el 17 de julio donde es homenajeado como el protector de bosques.

Curupira

Descubre todo sobre el Curupira, guardián amazónico
5 (100%) 1 voto


Si te ha gustado el artículo Descubre todo sobre el Curupira, guardián amazónico te recomendamos los siguientes artículos relacionados:

Deja un comentario