≡ Menu




Aprende todo sobre Trentren y Caicai Vilu, seres mitológicos

La cultura mapuche del país chileno, cuenta con la leyenda de dos reptiles conocidas como Trentren que representa la serpiente que habita en la tierra y de buenos sentimientos que busca la salvación del hombre trasladándolos a la cima de las montañas, mientras que la serpiente conocida como Caicai Vilu habita en los mares, es de malos sentimientos y detesta al hombre por lo que pretende con sus hazañas inundar de agua la tierra y, a todo ser viviente que esté dentro de ella, ahogarlos. Te  invitamos a descubrir con la lectura de este interesante artículo quienes eran Trentren y Caicai Vilu para esta cultura chilota.

Trentren y Caicai Vilu 1

¡Quiénes son Trentren  y Caicai Vilu?

Estos son dos personajes de la mitología mapuche que corresponde tanto a Chile como a Argentina, estas dos criaturas son reptiles a quien se les da los nombre de  Trentren o Tenten que es la serpiente que representa la tierra, mientras que la serpiente de agua se conoce como Caicai Vilu. Son de tamaños gigantes y potentes seres marinos que pueden llegar a provocar enormes movimientos de tierra, así como explosiones volcánicas, y tsunamis causando desastrosas inundaciones. Estas criaturas mitológicas se encuentran en un pueblo indígena al sur de Chile y Argentina donde se autodenominan Mapudungun, que quiere decir tierra. (Ver Artículo: Kuyen)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Origen

Las palabras provenientes de la mitología mapuche Trengtreng Filu, Kaykay Filu son criaturas que en los últimos tiempos del siglo XX fueron incluidos en la mitología chilota. Según manifiesta esta mitología, estas serpientes se originan luego de que sucedió una catástrofe natural y todos los habitantes de la zona continuaron con su vida normal, y Trentren observando la indiferencia de los hombres se levantó enfurecida y le ordenó a los volcanes que iniciaran el proceso de erupción para castigarlos, lo que causó que todos los pobladores migraran a otro territorio que les parecía más seguro. A partir de ese entonces Tenten sigue haciéndose sentir a través de temblores de la tierra, terremotos y con las explosiones volcánicas, mientras tanto Caicai en  sus dulces sueños se mueve, ocasionando maremotos y desbordamientos de los mares.

A raíz de las acciones de las serpientes Trentren y Caicai Vilu, los ancestros de estas culturas han encerrado dentro de sus creencias que los fenómenos naturales forman parte de los orígenes y geografía de estos países, asentando que estos hechos los asisten desde las épocas remotas donde las creencias predominan sobre los estudios científicos.

Características

Estas dos serpientes conocidas como Trentren  y Caicai Vilu son criaturas que poseen grandes poderes: la primera tiene el dominio sobre la tierra y las erupciones de los volcanes; y la segunda tiene el dominio de las acciones que ejerce el mar. La serpiente Caicai Vilu tiene una forma de serpiente con una parte que es una culebra y la otra parte es un pez, y la forma que tiene Trentren es de enorme y benigna serpiente. (Ver Artículo: Pincoy)

Tambien Te Recomiendo Ver...

¿Por qué estas criaturas pertenecen al territorio chileno?

La cultura mapuche proveniente de Arauco, la provincia del sur de Chile, manifiesta que antiguamente el territorio insular de Chiloé fue una sola franja de tierra como una llanura que estaba unida plenamente a las tierras continentales de Chile, y en un momento surgió una gigantesca serpiente que parecía un monstruo conocida como Caicai Vilu, ocasionando que las tierras de las llanuras, montañas y bosques anegara la flora, la vegetación y los animales se hundieran dentro del agua.

Trentren y Caicai Vilu 2

Fue en ese momento, cuando Trentren se molestó por lo que le estaba causando Caicai Vilu a las tierras, y se enfrentó con su contrincante; procedió a subir la tierra para proteger a los habitantes de la calamidad natural. El enfrentamiento continuó por largo tiempo, Trentren logró ganar la lucha haciéndose victoriosa ante este hecho, pero una vez que finalizara la batalla, no tuvo la iniciativa de arreglar la tierra como estaba originalmente, por lo que quedó desarreglada, tal como está en la actualidad.

A causa de estas oposiciones, la serpiente Caicai Vilu designa como rey, dueño y regente de todos los océanos a Millalobo, que se refiere a una significativa criatura marina muy poderosa en forma de lobo, designado para gobernar los mares, quien fue concebido en el momento de la inundación, mientras que una espectacular mujer que se estaba ahogando durante la tormenta fue salvada por un lobo marino. (Ver Artículo: Cuchivilu)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Trentren Vilu y su relación con los desastres naturales

En los territorios mapuches existe la presencia de colinas que se le llaman Trengtreng, que se refiere a los lugares donde habitaba la gigante serpiente encargada de resguardar todo lo relacionado con la tierra, y a donde se fue a resguardar su existencia, mientras que permanecía el cataclismo. Por esta razón los lugareños asocian a esta serpiente con catástrofes.

Leyenda Trentren Vilu y Caicai Vilu

La nación chilena viene a ser unos de los países que presentan continuamente movimientos telúricos en el mundo, debido a que se encuentra entre dos placas sismológicas fusionadas que tienen actividad conocidas como la Placa de Nazca y la Placa Continental Sudamericana. En su cultura, los sismos viene a formar parte de la idiosincrasia que caracteriza a sus habitantes y a la nación.

Chiloé es un archipiélago chileno, que se encuentra situado a 1.106 kilómetros de la ciudad de Santiago de Chile. Goza de muchos lugares que atraen a la mayoría de turistas que visitan a ese país, con sus hermosos paisajes, las más exquisitas comidas basadas en los mariscos y la gastronomía que puede tener un país en el mundo.

Entre las tristezas y alegrías que puede tener Chile, su  historia es agitada así como la de otros países latinoamericanos, pero también cuenta con sus mitos y leyendas que representan ser uno de sus atractivos. Los habitantes que permanecen en la Isla de Chiloé tienen conocimiento que cuando los visita la oscuridad de la noche, se sumen junto hasta el amanecer todas las criaturas mitológicas que existen y aquellas que dejaron de existir. Una vez que despiertan, observan la belleza y el colorido de su naturaleza, con el verdor mágico de sus montañas, que se convierte al transcurrir el día en cristalina agua, los habitantes con sus manos fuertes y trabajadoras, espaldas pintadas con el roce del pasar de los años y con sus miradas enérgicas y orgullosas de pertenecer a los Chilotes.

Trentren y Caicai Vilu 4

Estas dos serpientes, una terrestre y la otra marina, tienen muchas versiones en sus leyendas, algunas cuentan que se refieren a serpientes que fueron transformadas por escarmiento que impusieron a los primogénitos de los Pillanes, quienes eran los espíritus más poderosos de la religión mapuche; el hijo de Antu que quiere decir los pueblos mapuches, y que fue transformado en Trentren para apoyar al hombre y el hijo de Peipillán cambiado en Caicai Vilu para resguardar los océanos.

Igualmente, existe otra leyenda que narra que Caicai Vilu pretendió vengarse del hombre porque una joven despreció a su propio hijo llamado el Trauco, que se cuenta era un muchacho de estatura pequeña que medía 80 centímetros, con su cara varonil y poco agraciada. Cuenta la leyenda de estas serpientes que Trentren  es el dios encargado de resguardar la tierra, y que posee grandes poderes para apoderarse del planeta tierra y de todos los volcanes, además de ser una entidad espléndida y defensora de todo lo que habita en la tierra. La serpiente Caicai Vilu es el dios del agua, además es el regente de los océanos y de todo lo que contiene dentro de él.

Según la leyenda de los mapuches, estas dos culebras originariamente eran los hijos de los pillanes valientes que existían, y por escarmiento fueron transformados en estas extrañas criaturas. Fue cuando el hijo de Peripillán fue reformado en una enorme serpiente acuática llamada Caicai, y el hijo de Antu fue transformado en otra gigantesca serpiente terrestre llamada Trentren. Estas dos serpientes eran contrarias la una de la otra, así como lo fueron Antu y Peripillán.

Caicai recibió la orden que se fuera habitar al océano para que cuidará de él en compañía de los Ngen-ko, que se refiere a los propietarios de las aguas, mientras que a Trentren se le dio la orden que fuera a habitar en la tierra para que apoyara a custodiar a los otros Ngen, a la tierra y a colaborar con el ser humano. Por lo que estas dos serpientes son destinadas como unas entidades para cumplir lo ordenado por las antiquísimas deidades mapuches.

También relata la leyenda que una vez que la serpiente de agua, conocida como Caicai Vilu, despertó del sueño que mantenía por muchos años, a causa de la deslealtad que mantenían los seres humanos por todo lo recibido que les había otorgado el mar, ésta se indignó y con su enorme y fuerte cola que tenía en forma de pescado comenzó a sacudir con fuerza el agua. Esta serpiente con su proeza produjo una gran catástrofe lo que dio inicio a un gran diluvio que inundó todo el pueblo, acompañada con el empeño de sancionar al ser humano y que toda la existencia en la tierra estuviera bajo su dominio. La serpiente Caicai le dio instrucciones a las aguas para que ahogaran sin piedad las llanuras y montañas, que se llevaran consigo todo los seres humanos que estaban en el lugar a las profundidades del océano.

Trentren y Caicai Vilu 5

Es cuando la serpiente terrestre conocida como Trentren observa que los pobladores y los distintos animales se sentían desesperados y los hombres lo invocaron pidiendo auxilio, y de acuerdo a las enseñanzas que había recibido de su padre, que les debería de proveer al hombre protección y conocimiento, enseguida se sintió comprometida para salvar a los seres humanos. Entonces, Trentren comenzó a proveer ayuda a todos los seres vivos, tanto a los hombres como a los animales, accedió a que se subieran encima de ella y los trasladó hasta las cimas de las montañas, y a todos aquellos que no podían subir porque estaban enganchando por los troncos y otros obstáculos que tenía el agua, procedió a convertirlos en enérgicas aves para que abandonaran el lugar volando, a los otros que se ahogaban dentro de las bravías aguas los convirtió en fuertes especies y mamíferos marinos, lo que dio origen al Cachuelche. Muchos de los seres humanos que no se movían a causa del terror que sentían, se convirtieron en mankial que se refiere a una mágica criatura acuática.

Como Trentren veía que el mar continuaba incesantemente subiendo el nivel del agua, enseguida les dijo a las montañas con voz de mando que incrementaran su altura con la intención que el agua no los alcanzara, y así poder exterminar a la serpiente Caicai Vilu. Esta serpiente, viendo la acción de Trentren, se encolerizó y comenzó la terrible batalla entre las dos culebras, esta lucha duró mucho tiempo, hasta que las serpientes estaban extenuadas, esto ayudó a Trentren porque pudo vencer temporalmente a su contrincante y con lo que logró que la tierra no se inundara. Aún con esta acción, las aguas no regresaron a ser como eran antes, lo que causó que Chile obtuviera actualmente la geografía que mantiene, contando con sus variadas y bellas islas y distintos canales que se encuentran al sur de Chile.

Luego de la fuerte batalla, la agotada y extenuada Caicai, regresó a dormir entre las aguas de los océanos, y le entregó su poder como líder a Millalobo. La serpiente Trentren también se fue a descansar plácidamente entre las entrañas de la tierra. Cuenta la leyenda que al pasar los años, los hombres echaron al olvido las hazañas de ambas serpientes, y retornaron a ellos su particular ingratitud, induciendo el desagrado de Trentren, por lo que siempre en su sueño causa terremotos y erupciones volcánicas, mientras que la serpiente Caicai al zarandear su enorme cola ocasiona los tusunamis.

Trentren y Caicai Vilu 7

Cuentan otras versiones acerca de las serpientes Trentren y Caicai Vilu, que para la época antiquísima existían dos entidades con mucha fuerza y valientes que estaban incorporados dentro de unas enormes serpientes: que se llamaban Caicai Vilu que representaba el espíritu del agua que tenía la condición de remover las aguas del océano y que además detestaba al ser humano; y la otra la serpiente Trentren que representaba el espíritu de la tierra, que habitaba en la cima de una loma y sentía cariño hacia el ser humano.

Un buen día, Caicai, descontrolada por la maldad, se empeña en exterminar a todos los seres vivos que estaban sobre la tierra, y pensó que la manera más fácil era que las aguas del mar se desbordaran e inundaran todas las tierras que se encontraba a su paso, con tan sólo hacer enormes y fuertes movimientos con su cola.

Trentren que estaba en la cima de la montaña, comienza a visualizar como comenzaba tan semejante cataclismo que acabaría con todo lo que estaba en la tierra, se conmovió de los hombres y los invitó a que emigraran rápidamente que agarraran a sus animales y que subieran a la cumbre del cerro para que pudieran salvar, de inmediato realzó las montañas para que la serpiente marina no los alcanzará, mientras que Caicai se igualaba haciendo lo mismo con las aguas del mar.

Muchos de los animales existentes en el territorio eran ágiles y lograron salvarse, sin embargo algunas de las personas a causa del susto se volvieron lentas, porque no deseaban dejar abandonadas sus tierras y pertenencias buscando la manera de como llevárselas consigo; otros de los hombres no podían creer que la inundación fuera a ser un hecho verdadero. Fue tanto lo que sucedió que las turbulentas aguas empezaron a elevar sus niveles devastando todo lo que conseguían en su camino. Pero finalmente, y gracias a la intervención de Trentren unos pocos hombres pudieron llegar a la cima que se cuenta que son los ancestros de los mapuches.

Para concluir, existen algunas otras versiones de leyendas sobre estas dos serpientes, que igualmente se les aplicó otro escarmiento como era el de consagrar a unos de sus primogénitos lanzándolo a las aguas del mar, para conseguir que se apaciguaran la violencia que poseía Caicai Vilu, lo que hizo que las aguas se replegaran paulatinamente hasta llegar a sus niveles normales.

Fábula de Trentren  y Caicai Vilu para niños

De las famosas serpientes Trentren y Caicai Vilu, pertenecientes a la cultura chilote, se creó una fábula especialmente creada para niños debido al interés de ser difundida para que los más pequeños tengan la posibilidad de conocer sus tradiciones y raíces. A continuación presentamos el relato:

“Había una vez una gigante y hermosa isla de aguas tan cristalinas que se parecían a un espejo, y estaba rodeada de hermosas y verdes montañas donde habitaban bellos y coloridos animales, y seres humanos dentro de un paisaje parecido a un paraíso.

Trentren y Caicai Vilu 6

Cuentan los aborígenes del lugar que todos compartían con alegría de su naturaleza y de los espíritus de dioses o pillanes que los custodiaban con esmero. Uno de los dioses más bueno y que sentía cariño a los hombres y animales, se trataba de la serpiente buena llamada Trentren Vilu, que proviene de la palabra Mapudungun trentren que quiere decir tierra y la palabra Vilu quiere decir culebra que figura la tierra. La serpiente TrenTren como sentía especial querer por los seres vivos les dice a los hombres que llegaría un día que deberían estar alertas, porque pudiera ser que la serpiente llamada Caicai Vilu se despertaría de sus sueños y que ella vivía dentro de las aguas del mar.

Y así fue, llegó el día que les había advertido a los mapuches la serpiente Trentren, la culebra Caicai Vilu se despertó de las profundidades del océano y estaba tan brava que venía con gran fuerza a destruir a los humanos que ella no quería y estaban en la tierra. Comenzó con su gran furia incitando a las aguas del mar que se salieran poco a poco y se apostaran todas a las orillas del mar. Los hombres que habitaban cerca del mar al ver esto que nunca antes habían visto salieron corriendo despavoridos buscando ayuda y a otros lugares seguros para salvarse. En su desespero se acordaron de su amigo Trentren y lo invocaron para que viniera a ayudarlos.

La serpiente amiga y buena Trentren escucha el clamor de los hombres y corre en su auxilio, y viendo la perversidad de lo que hacía Caicai con el pueblo, se agacha para que los seres humanos se montaran en su lomo y los lleva hasta la cima del cerro para que no fueran ser alcanzados por las fuerzas de las aguas, y a muchos de los hombres los convirtió en fuertes peces, y le ordenó a la colinas que se hicieran más altas para poder salvar a los hombres y a algunos animales.

A partir de ese momento, las dos fuerzas opuestas de las enormes serpientes Trentren y Caicai Vilu chocaron entre sí en un aterrador combate que en su gran batalla demolieron pueblos, caseríos, bosques y todo lo que se hallaba a su alrededor. Como las energías y el poder de Trentren eran de buenas intenciones  salió victoriosa en la fuerte lucha, y destituyendo a Caicai que la mandó a las profundidades del océano.

Los hombres que estaban en la cima de la montaña estaban muy agradecidos por lo que había hecho Trentren por ellos, y ésta les hizo dar su palabra de que no se dejarían arrastrar por la maldad ni por las ambiciones que les presentaría el mundo, y que siempre estuvieran presentes en apoyar y cuidar la naturaleza y que tomaran de ella lo estrictamente necesario para vivir, porque si se les ocurría dejarse tentar por la ambición, pueden ocasionar que Caicai Vilu se despierte del sueño que vive en los profundos mares, y volvería para castigar más fuerte por venganza y para derrotar al hombre, buscando eliminar la existencia de la vida humana en la tierra.

Finalmente, cuentan que Trentren se aparece en una montaña mitológica que eleva cuando vienen las fuertes aguas para huir de su roce, por lo que es normal conseguir montañas en Chiloé y en sus entornos que los habitantes le llaman Trentren. Es importante que los infantes a través de esta leyenda conozcan que a consecuencia de la violenta batalla que tuvieron estas dos serpientes, una marina y la otra terrestre, dio el nacimiento a muchas islas que actualmente posee el archipiélago de Chiloé.

Canción en honor de la serpiente Caicai Vilu

El cantautor de origen chileno conocido como Víctor Jara, le compuso una canción a la serpiente marina denominada como Caicaivilu Doncellaa encantada o la serpiente luminosa. Se refirió a una canción chilena de un movimiento músico social de Chile que se desarrolló formalmente durante la época de los años 1960 hasta la primera mitad del siguiente año. Se adaptó firmemente al momento político que era desde el gobierno del democristiano conocido como Eduardo Frei Montal. Fue exclusivamente una canción de protesta que hablaba sobre la situación social y política, que tenía como misión manifestar las injusticias cometidas en el orden político y social.

Arte para mostrar imágenes de Trentren y Caicai Vilu

En la actualidad existe una asociación denominada Crea, que se refiere a una organización que pretende obtener a través de la elaboración y exhibición del arte en murales, formando modelos que permitan incluir a sociedades o grupos de personas discapacitados. Estos grupos han participado con su arte en distintos y variados lugares, donde tienen el objetivo de romper paradigmas de exclusión que forma el sistema capitalista. Por tal motivo, buscan difundir efusivamente el trabajo compuesto por jóvenes artistas, estas personas elaboraron un enorme mural en la población. Con lo que intentan rescatar la mitología y su cultura mapuche y chilota, por lo que proyecto un símbolo significativo de las serpientes Trentren y Caicai Vilu en un enorme muro situado en los Papayos con la Avenida Palo Neruda.

Resumen

En la cultura chilota los mapuches le atañen el nacimiento del mundo al desafío que tuvieron las dos gigantescas culebras, conocidas como Caicai Vilu que era quien dominaba las aguas de los océanos, y Trentren quien era la encargada de controlar la tierra y sus habitantes. Un día, Caicai se molestó fuertemente porque los seres humanos eran malagradecidos con los tesoros y alimentos que les proveía el mar, y con su enorme cola en forma de pez, agitó las aguas de los mares para que la tierra se inundara. Trentren, siendo una serpiente de buenos sentimientos y viendo como los seres  humanos corrían aterrados con la inundación, autorizó a las colinas que levantaran más alto sus cimas para quitarle fuerza a la enfurecida Caicai. Desde entonces comenzó una terrible batalla entre los reptiles que ha dado como resultado que la tierra haya sido devastada con fuertes terremotos y maremotos que le dieron forma al territorio chileno. El combate entre las dos serpientes personifican dos fuerzas presentes al transcurrir la historia de la  nación chilena.

Trentren y Caicai Vilu 8

Dejar Comentario