≡ Menu




Babalú Ayé: oración, ofrendas, caminos y mucho más

Babalú Ayé es considerado el padre o el dios de la tierra, es el orisha, es decir, una divinidad, hijo y manifestación directa de Olóorun, encargado de la lepra, la viruela y todas las enfermedades venéreas y todo en general de las pestes y de la miseria.

Babalú Ayé

Historia de esta deidad

En la naturaleza del día, esta deidad se esconde entre la hiedra, y el coralillo y también en el cundeamor para así poder lograr protegerse del sol  ya que esta deidad solo sale de noche.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Este es un orisha muy respetado e incluso en ocasiones muy temido en Nigeria. El culto de esta deidad viene de Dahomey, en donde recibe el nombre de Azojuano, el rey de Nupe, un territorio de los Tapa. Su nombre (Babalú Ayé) viene directamente del Yoruba Babaluaiye (el padre del mundo), en África se lo conocía como la denominación de Samponá o Sakpatá, esto por ser la viruela y la lepra, dos enfermedades sumamente mortales.

Su nombre es un término que puede significar que es “Rey y el señor de la Tierra”. También es conocido por ser Babá Igbona, es decir, padre de la calentura. Existen otras definiciones que lo mencionan como Obaluaye: Obá-ilu; Aiye; rey, dueño, señor de la vida en la tierra; Omolu, Omo-ilu; rey, dueño, señor de la vida; cómo podemos ver, posee muchos términos pero los más conocidos es el de Babalú Ayé o Obaluaye.

Babalú Ayé

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esta deidad es identificada en el juego del merindilogun por los diferentes Odus Irosun Ossá y Éjilobon y es representado material e inmaterialmente en el candomblé a través del asentamiento sagrado denominado Igba Obaluaye. Se le considera que tiene la energía de diferentes pestes tales como la viruela, el sarampión, la varicela y otras diferentes enfermedades de la  piel.

Él logra representar el punto de contacto del hombre físico con el mundo o la tierra y también en la interfaz de piel y aire. En el aspecto positivo, esta deidad se encarga de regir y curar a través de la muerte y del renacimiento.

Es un hijo de territorio de Arará de Kehsson y Nyohwe Ananou, para el pueblo Lucumí es hijo de Naná Burukú, criado por Yemayá, hijo de Oshumaré elrokó. Es pareja de Oyá y de Yewá con quien no tuvo relaciones. Orisha es muy ligado a la muerte por haber criado a los 9 Eggún, es decir, a los hijos de Oyá.

Babalú Ayé

Tambien Te Recomiendo Ver...

Normalmente su receptáculo es como una freidora plana grande y se cubre con una jícara, güiro o una tapa en forma semicircular en la que lleva en su parte superior un orificio en donde recibe todas las inmolaciones, en sus laterales también lleva orificios.

En su regla Arará, esta tapa va sellada con cemento, está pintado en diferentes colores como el azul, rojo, blanco y morado y alrededor del orificio superior va decorado con cauries, una familia de corales pero según la regla Lucumí esta tapa no se sella.

Sus atributos son dos perros cachorros, un par de muletas y una campana triangular hecho de madera. Y sus elekes se confeccionan de cuentas blancas con una raya muy fina de color azul y otros los confeccionan intercalando las cuentas de Oyá, de colores rojas y negras.

Entre sus objetos de poderes posee un aja, una palma de corojo o de cocos y una rama con un pedazo de saco que está amarrado y adornado con cuentas y con caracoles y su traje esta hecho de saco cubiertos con caracoles.

Babalú Ayé

Esta deidad posee diferentes “Mensajeros” las cuales son los mosquitos, moscas y todo tipo de insectos que puedan ser vectores de enfermedades, también utiliza el viento. Cuando Babalú Ayé realiza bailes se sube y aparece como si estuviera enfermo, torcido y con las manos engarrotadas, cojea y se siente muy débil, tanto así que puede caerse.

Su hablar es de una manera fañosa y tiene la nariz llena de mucosidad. Sus movimientos hacer recuerdo a un enfermo que esté sufriendo un síndrome febril. En ocasiones hace como si estuviera espantando las moscas y demás insectos que se posan en sus llagas ya que anteriormente, esta deidad por hacer las cosas de malas maneras tuvo que sufrir teniendo llagas en su piel, que emanaba un olor apestoso.

También agita el ajá en el aire como si estuviera realizando un rito de limpieza, barriendo todo lo malo. Generalmente este baile afecta a todos los posesos quienes suelen lamer todas las pústulas o afecciones cutáneas de los espectadores. Mientras el Bakini Bakini se realiza, se derrama agua sobre el piso en donde allí todos deben mojar sus dedos y pasarlo por la frente y detrás del cuello.

Babalú Ayé

Luego deben besarse su mano para poder protegerse contra todo tipo de enfermedad. Y los danzantes se ponen en círculo y así bailan de una manera doblada y cojeando.

Esta divinidad también se encarga de proteger a todos sus seguidores de afecciones cutáneas como mencionamos anteriormente, entre ellos está la lepra, viruela, sífilis, cólera, problemas gástricos, úlceras, gangrenas, embolias, parálisis, erisipelas, amputaciones y todo tipo de afecciones cutáneas.

Todos aquellos que son seguidores de esta deidad son unas personas que demuestran preocupaciones por el bienestar físico, mental y espiritual de las personas que se encuentran a su alrededor.

Siempre intentan dar afecto, comprensión y también ayuda pero su pequeña dificultad es que les cuesta comunicarse con los demás, ya que se les conoce que son solitarios y con complejos. Son personas que instintivamente se convierten en puntal de enfermos tanto físicamente como de alma en la que se acercan para poder conseguir palabras de aliento. (Ver Articulo: Oke)

Oración que se le hace

Esta deidad es adorada como el orisha que reside en el cementerio responsable de la selección de los muertos.

Babalú Ayé

Cuando un médium o un hijo de santo lo incorpora en el terreiro, su cabeza debe estar cubierta por un paño de la costa para así poder demostrar su tradición y respeto ya que el orisha generalmente no muestra su rostro a causa de sus heridas, algo que es normalmente explicado por su mitología.

A esta deidad se le ha comparado en ocasiones con San Lázaro la cual conoceremos más sobre esta comparación al avanzar el artículo.

Existe una oración en la que se le pide a San Lázaro su ayuda y bendición para afrontar situaciones, esta menciona que la persona coloca toda su confianza en este santo y pedirle que le pueda conceder lo que desea conseguir siempre y cuando sean de corazón y que sea este santo quien se encargue de decidir lo que es mejor para la persona también junto con la mano de Jesucristo y luego se reza Tres Ave María, Tres Padrenuestros y Tres Glorias.

Todo sobre las ofrendas

A esta deidad se le da como ofrenda diferentes cosas tales como maíz tostado, ministras de diferentes granos, mazorcas de maíz asadas, pan quemado, agua de coco, vino seco, ajo desgranado, pescados y jutias ahumados, cocos, cocos verdes, cebolla, cogote de res, entre otros.

Babalú Ayé

Además también se les inmolan chivos con barba, gallinas de guinea, gallos y palomas y sus Ewew son el cundeamor, sargazo, sasafrás, alacrancillo, apasote ateje, piñón botija, bejuco ubí, caisimón, albahaca, zarzaparilla, alejo macho, artemisa, caguairán, cenizo, copaiba, chirimoya, bejuco amarillo, bejuco lombriz, cardosanto, cabolletas, ortiguilla, incienso, millo, pica pica, entre otros.

Babalú Ayé

Podemos ver que a esta deidad se le ofrecen diferentes ofrendas para así poder conseguir su bendición y protección de cualquier mal sea tanto física como espiritual.

Los caminos de este orisha

Esta deidad posee diferentes caminos, estos caminos se les puede mencionar que son títulos que se le asignó a esta deidad cuando fue asignado señor, las cuales están entre ellas:

Babalú Ayé Ajorotomi, Babalú Ayé Beluja, Babalú Ayé Bokú, Babalú Ayé Molú, Babalú Ayé Olode, Babalú Ayé Oloko, Babalú Ayé Sapata, Babalú Ayé Aberu Shaban, Babalú Ayé Abokun, Babalú Ayé Adan Wan, Babalú Ayé Adu Kake, Babalú Ayé Afisino Sanajui, Babalú Ayé Afrosan, Babalú Ayé Agdi, Babalú Ayé Agrozumeto, Babalú Ayé Ajidenudo, Babalú Ayé Alino, Babalú Ayé Alipret. Babalú Ayé Aloa, Babalú Ayé Amabo, Babalú Ayé Ano Yiwe, Babalú Ayé Apadado, Babalú Ayé Avidmaye, Babalú Ayé Avinuden, Babalú Ayé Azon Tuno, Babalú Ayé Bayanana, entre otros muchos más.

Entre todos sus caminos podemos describir algunos sobre que trataba ese camino que se le había asignado.

Babalú Ayé

El Babalú Ayé Ajorotomi indicaba que esta deidad traía consigo la peste y todos los males de las brujas de las aguas; Babalú Ayé Beluja indicaba que se encontraba asociado al mar y se le consideraba como el hijo adoptivo de Yemayá y pertenece al pueblo del pez, en su representación muestra que tiene en sus manos un machete y un bastón, actúa normalmente en los barcos en donde dispersa enfermedades tales como el escorbuto y otros

Babalú Ayé Bokú en donde se muestra que trabaja en los cementerios y en los montes sagrados, en donde se puede presenciar bajo la apariencia de un muerto vivo o conocido comúnmente como zombie, está de más decir que se le atribuyen poderes sobre la vida y la muerte; Babalú Ayé Molú es donde aparece que atrapa a la gente y a los animales, y los golpea con sus pestes no dejando absolutamente nada vivo a su paso

Babalú Ayé

Babalú Ayé Olode, este trabaja en los lugares abiertos, que se encuentres descampados, al aire libre y se encarga de atacar en las horas en donde el sol está en su punto más alto, provocando fiebres, insolaciones y virus que se esparcen con el aire cálido en el verano

Babalú Ayé Oloko vive en el campo y también cerca de los cultivos en donde logra ejercer su poder provocando pestes en las plantas en los labradores y finalmente Babalú Ayé Sapata que significa aquel que sus brazos son como la roca, puesto que cuando este golpea logra mata. Y ataca a todos los enemigos con diferentes enfermedades mortales y también enfermedades epidémicas.

Los hijos de Babalú Ayé

Esta deidad tenía 9 hijos, llamados Eggun en las que crió junto a su esposa en aquel momento llamada Oyá. Según la mitología yoruba no aparece los nombres de estos hijos, solo lo que aparece es la cantidad de hijos que tenía esta deidad la cual mencionamos anteriormente.

Sus collares

Esta deidad posee diferentes tipos de collares, la cual en la actualidad todos sus seguidores lo utilizan para así poder tener la bendición y mostrar respeto a Babalú Ayé. Entre sus collares se encuentran el collar Nanú, este collar muestra la misericordia de la madre de Babalú Ayé, este collar va con 17 negras, una blanca con rayas azules, una gloria de color negro o un azabache, una blanca con rallas azules y 17 negras y finalmente una serie de cuentas intercaladas de todos los colores de Azonajo

Collar Asoyí o Asojí que contiene 14 carmelitas, 7 blancas con rayas de color azul, uno azabache o gloria negra, 7 blancas con rayas azules y se repite; Collar Ayanó que contiene 17 blancas con rayas azules y 7 blancas y se vuelve a repetir; Collar Aguó que contiene 17 blancas con rayas azules, 3 negras, un azabache o gloria negra y luego se repite

Babalú Ayé

Collar Aliprete que contiene 17 blancas con rayas de color azul, una gloria negra, 7 de color azul oscuro transparente y se repite; Collar Afimayé que contiene 17 blancas con rayas de color azul, 6 carmelitas, una gloria negra y se repite; Collar Aluiyá que tiene 17 negras con una gloria negra o un azabache y se vuelve a repetir

Collar Aribó o Arubó que contiene 7 carmelitas, 7 negras y luego 7 negras intercaladas con 7 carmelitas y se vuelve a repetir; Collar Socuta que tiene 17 de color azul oscuro transparente, 7 blancas con rayas de color azul y se vuelve a repetir o también un collar de cuentas blancas con rayas azules; Collar Lokuón que tiene 17 carmelitas, 7 blancas con rayas de color azul y se vuelve a repetir

Collar Asudó que contiene 17 negras y 7 carmelitas y se repite; Collar Sujjú que tiene  7 blancas con rayas negras, 6 negras con una gloria negra y se repite; Collar Dakunambó que contiene 17 blancas con rayas negras, 3 blancas con rayas azules y una gloria negra; Collar Afrekereté que contiene 7 negras, 7 carmelitas y una gloria negra y se vuelve a repetir

Babalú Ayé

Collar Kaké que tiene 17 negras con rayas blancas, una gloria negra y se repite; Collar Mafí que contiene 17 blancas con rayas azules, 3 cuentas de color azul oscuro transparente y una gloria negra y se repite; Collar Negué que contiene 7 cuentas negras, 7 blancas con rayas de color azul, una gloria negra y se repite

Collar Sagbata que tiene 17 cuentas blancas con rayas azules, 7 carmelitas, 7 de color azul oscuro transparente, una gloria negra y se repite; Collar Obarileo tiene 17 cuentas azul oscuro transparente, 6 blancas con rayas azules, una gloria negra y se repite; Collar Lanwelosán que tiene 7 cuentas negras, 7 cuentas blancas con rayas de color azul, 7 azul oscuro transparente y una gloria roja y se repite

Collar Aluwa contiene 17 cuentas azul marino transparente, 7 cuentas blancas con rayas de color azul y se repite; Collar Akronika contiene 17 cuentas con rayas azules, 7 azul oscuro transparente y una gloria negra y se repite; Collar Yonkó contiene 17 cuentas negras, una cuenta carmelita que se encuentra intercalada entre 2 blancas con rayas de color azul y se repite

Babalú Ayé

Collar Osanlao que tiene 7 blancas con rayas azules, 7 azul oscuro y por gloria un caracol tipo ibo y se repite; Collar Odé que tiene 7 cuentas blancas con rayas rojas, dos cuentas negra con una roja intercalada y se vuelve a repetir; Collar Wueroato que tiene 7 cuentas negras, 3 blancas con rayas azules, una gloria negra y se repite

Collar Abosojún que tiene 7 azul oscuro transparente, 7 blancas con rayas azules, 7 carmelitas y una gloria negra y se repite; Collar Asojano que tiene 7 cuentas blancas con rayas azules, 3 azules oscuros transparentes, una blanca entre dos rojas y se vuelve a repetir; Collar Aldamakururu que contiene 7 cuentas blancas con rayas azules, una gloria de caracol y de ibo y se repite

Babalú Ayé

Collar Chakpuana que tiene 7 cuentas negras, 7 carmelitas, una blanca con rayas azules y se repite y finalmente el Collar Yesa que contiene 7 blancas con rayas azules y una gloria roja y se repite.

Relación entre Babalú Ayé y San Lázaro

A esta deidad se le compara con otra deidad también de la mitología yoruba llamado San Lázaro. San Lázaro ocupa en la santería el segundo lugar después de la Virgen de la Caridad.

Todos aquellos devotos de esta deidad le ofrecen grandes sacrificios entre los cuales está la flagelación corporal. Normalmente los 17 de Diciembre todos sus seguidores se visten con una tela de saco, casualmente a Babalú Ayé también se le realizan celebraciones y honores los 17 de Diciembre, es por ello que a estas dos deidades se les comparan.

El centro del culto a esta deidad es en el Santuario Nacional de San Lázaro que se ubica en el poblado de Rincón, el actual Municipio Boyeros en la Provincia de La Habana, Cuba, ya que en este país se veneran a este tipo de dioses. Esta efigie se coloca en las afueras de la iglesia ya que en la institución no reconocen a San Lázaro que veneran los devotos y delante hay una sábana blanca que sirve de alcancía en donde se arroja dinero.

Babalú Ayé

Muy cerca de la iglesia existe una fuente en donde emana un continuo chorro de agua que según las historias esta agua está bendecida por la deidad y es llevada por los creyentes. Normalmente a las 12 de la noche de los 16 de Diciembre la muchedumbre hace silencio por la llegada del Día de San Lázaro, y a esta hora se produce la misa más importante de la jornada y el resto del tiempo todos los párrocos se mantienen atendiendo a todos los penitentes, para así poder ayudarlos a aliviar su dolor tanto corporal como espiritual.

Cuando se realizan las peregrinaciones esta supera los 15.000 creyentes, la cual ocasiona todo el cierre oficial al trafico automotor de las carreteras de acceso hacia el Rincón, todas las rutas de ómnibus locales requieren de grandes refuerzos especiales para así pode evacuar a todos los pasajeros y ocurren incluso embotellamientos en todas las amplias avenidas que conducen hacia esa zona.

Babalú Ayé

Es común que en estas celebraciones se mantenga el secreto el milagro como parte de la mística que rodea todas sus acciones. Son múltiples todos los casos de familia en donde durante todo el año ahorran para poder hacerle ofrendas a San Lázaro en donde allí van a rezar y también meditar sus penas frente a la estatua del santo. En ocasiones a esta deidad se le llama como el otro dios yoruba Babalú Ayé.

A medida que nos encontramos leyendo cada una de las historias de San Lázaro y de Babalú Ayé podemos ver que siguen existiendo más relación entre estas dos divinidades.

La imagen que se asocia en el sincretismo de Babalú Ayé es la de San Lázaro, el mendigo y leproso ya que al igual que este, Babalú Ayé también tenía llagas como mencionamos anteriormente, se encontraba utilizando muletas y se hacía acompañar por perros para ayudarlo como guía y así para poder apartar a las personas para que no se acercaran a sus heridas purulentas.

De esta forma todos los esclavos que habían llegado a Cuba ocultaron todas sus creencias bajo las apariencias católicas y siguieron adorando a sus dioses bajo nombres católicos.

Y el hecho de haber sido un Santo que llego a sufrir en carne propia el dolor y la enfermedad y al que se le atribuyen curaciones y sanaciones milagrosas, ha favorecido que el pueblo lo venere y siempre le pida por su salud, una cualidad de sanador que aporta Babalú Ayé.

Babalú Ayé

Otra de la relación que existe entre estas dos divinidades es que sus collares son muy parecidos ya que en el caso de Babalú Ayé posee Cuentas Negras y el Matipó de San Lázaro posee Cuentas Rojas, la cual fue usada también por Babalú Ayé, estas se encuentran combinadas según el camino o los caminos que hayan escogido los santos.

El rol que cumple San Lázaro en el tema de la santería en varias ocasiones pasa desapercibido. No obstante esta adoración es uno de los cultos que necesita más cuidado.

Incluso en algunas reglas de esta santería no se hace ninguna coronación de este Orisha ya que sus propiedades son normalmente temidas y muchos prefieren esquivarlas.

La función de San Lázaro en la santería únicamente se puede comprender a partir de la noción del llamado Sincretismo, que ocurre en América en la Religión Yoruba que es reconocida como la Regla de Osha, y como tenemos bien claro, el sincretismo de esta deidad se asocia es con Babalú Ayé.

Babalú Ayé

Cuando se habla de estas dos deidades también se relacionan los que es la Santería y el Catolicismo ya que San Lázaro también se asocia a esta religión y además diferentes personajes que hay en el Catolicismo se unen junto a la Santería. Para poder entender mejor, a continuación vamos a asociar diferentes personajes que existen en ambas religiones.

Uno de ellos es el Santo Niño de Atocha en la que se identifica con Orisha Eleggua, el santo de los caminos; La Virgen de las Mercedes en donde se asocia con Obatalá, el orisha que rige en todas las cabezas

Santa Bárbara que es una nueva versión de Shangó, el dios de los truenos, rayos, justicia, virilidad, danza y el fuego; La Virgen de la Regla, que viene siendo el equivalente de Yemayá; La Virgen de la Caridad del Cobre, que representa a Oshun, el orisha de la sensualidad y finalmente San Lázaro que es la identidad del dios Babalú Ayé que mencionamos al principio en la que sus poderes hacen que se despierten las inquietudes.

Babalú Ayé y Yemayá

Yemayá es la descripción de la que es madre de todos los hijos. Según en algunas casas santorales se conoce que Babalú Ayé no se hace  a la cabeza de ningún iniciado, y esta deidad se hace Yemayá con oro para Babalú Ayé y allí recibe su receptáculo y atributos.

Babalú Ayé

En otras si se realiza la coronación, en donde en dicha ceremonia se realiza un tipo de awan con ministras en donde se le llama Oloshas Omo Azojuano para que así puedan montar en Orisha durante esta ceremonia, nacen sus atributos dentro del Kutú, es decir, la fosa que se realiza en la tierra y se recibe con Naná Burukú que casualmente fue criado por la principal Yemayá de todos.

Babalú Ayé

Otra relación que existe entre Babalú Ayé y Yemayá es que para que Babalú Ayé pueda ser coronado, primero debe haber recibido antes a todos los Orishas Guerreros. Luego en la coronación se debe recibir diferentes Oshas y Orishas en las que allí se incluye Yemayá.

Celia Cruz le canta

Celia Cruz, una de las más reconocidas y famosas cantantes nacida en Cuba, le dedico una canción a Babalú Ayé en donde puede expresar mediante su letra todos los rituales que se realizan a esta deidad para así poder obtener sus bendiciones y protección. Y es una manera de mostrar el respeto y la grandeza que posee esta divinidad. Celia Cruz normalmente en sus conciertos cantaba esta canción para así alabar a Babalú Ayé.

Babalú Ayé

Como pudimos observar en todo este análisis, Babalú Ayé es una de las deidades más reconocidas e importantes para la religión Yoruba, ya que brinda la protección de diferentes enfermedades mortales y además penosas. Es por ello que en la actualidad sus seguidores aún siguen rindiéndoles honores y alabanzas para así poder conseguir su bendición. (Ver Articulo: Orisha Ori)

Dejar Comentario