≡ Menu




¿Quieres saber todo sobre la Brujería Vasca? Apréndelo aquí

Brujería Vasca es el término que se usó en el pueblo vasco para definir las múltiples actividades sobrenaturales que ahí ocurrían, parte de esta creencia provenía de las brujas de Zugarramundi. Todo lo que necesitas saber acerca de estas prácticas vascas lo podrás encontrar aquí.

Brujería Vasca

La brujería vasca se creó bajo dos cuestiones  y acontecimientos fundamentales, siendo como primera consecuencia la aparición de las brujas de Zugarramundi que hicieron su aparición durante el año 1610. Estas se encargaron de la práctica de la magia negra, el uso de múltiples artefactos, para llevar a cabo sus maleficios.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Otro indicio que dio fama la brujería vasca fueron los escritos de Pierre de Lancre, quien fue visto como un juez en la tierra que se encargó de realizar la peor represión, mutilación y asesinato  por supersticiones, en la cual se definían muchas costumbres dentro de la sociedad francesa. Muchas de las prácticas de brujería eran penalizadas con múltiples muertes, en donde condenaban a las personas que ejercían o se mantenía la sospecha que practicaban la magia, los llevaban a la hoguera donde eran quemados vivos. (Ver articulo: Kamala)

En la purga que se realizó en Zugarramurdi fueron inculpadas trescientas personas, de las cuales más de la mitad fueron quemadas en las hogueras. Este proceso marcó un antes y un después de los procesos de visión sobre la brujería, fue esta la que dio inicio a la cacería de brujas, a la quema de personas y los asesinatos indefinidos.  Durante muchos años estas actividades fueron muy criticadas por las maneras ostentosas y agresivas de asesinar a las personas.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Se puede hablar de los primeros casos de brujería vasca hasta el momento de su desaparición, hubo mucho interés en la persecución por parte de los locales, más que la del propio gobierno en la matanza y cacería de las brujas. Fueron los locales los que se encargaron de fomentar el terror y el pánico entre la comunidad, haciendo que estos pueblos vivieran en mucha tensión por la constante acusación de muchas familias por practicar la magia negra, esto hacía que colisionara en un conflicto de intereses que muy pocas veces tenían que ver con las brujas. Muchas autoridades actuaron por su cuenta, haciéndole caso omiso a muchas de la leyes impuestas para conservar la paz. (Ver articulo: Caronte)

Orígenes

En los orígenes de la brujería vasca se encuentra la llegada junto con la peor situación social que pudo haber presenciado el país, y ésta, junto con la tradición de condenar a todo pagano y pecaminoso, abrió el camino a múltiples facetas nuevas y usos de la magia como escape ante esta situación crítica.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Las fuertes creencias religiosas sobre las prácticas de brujería en ese momento eran vistas como absolutas e irrefutables, las cuales merecían la pena de muerte en la hoguera. El catolicismo se comportó de manera extremista, volviéndose muy certero a la hora de anunciar algún veredicto de una persona. Durante este proceso se ve que el uso de la magia negra es considerada y vista como la forma de materialización de los malos pensamientos contra una persona.

La magia negra se caracteriza por el uso de sacrificios, pentagramas, uso de animales muertos, cadáveres e inclusos huesos; todo con la finalidad de adorar a una criatura que, según muchos, se encuentra en el mundo y puede solventar múltiples problemas. Estas entidades vistas como demonios u otros seres, según la creencia católica, eran los causantes de los males del mundo y el motivo por el cual los hombres pecaban contra ellos y su propia vida. (Ver articulo: Asura)

La llegada de la brujería vasca se inicia en la edad media, donde muchas personas, en especial mujeres, se les acusaban de la práctica de esta, con la cual conseguían poderes mágicos momentáneos o poderes dados para el uso personal o simplemente para lastimar a las personas del alrededor.  Durante el reinado del rey de Castilla Enrique IV, este en vista de la suma de múltiples personas que practicaban estas artes, autorizó a sus alcaldes para que fueran estos lo que se encargaran de impartir justicia a todas estas personas, les asignó el poder para sentenciarlas y ejecutarlas sin ningún tipo de apelación. Las brujas de estas épocas se encargaban de causar grandes daños y prejuicios a las diferentes provincias.

Casos de brujería

En el año de 1611 se presentó un caso donde muchos inocentes fueron asesinados de manera injusta por pensar que estos practicaban algún tipo de brujería o maleficio. En este caso los alcaldes, quienes era los únicos encargados de juzgar y sentenciar a las personas, acusaron a una niña de 13 años llamada Isabel García, que declaró ante los tribunales que al momento en el que ella se dirigía a lavar, una mujer adulta, llamada María de Illara, le ofreció una cantidad de monedas para que esta la acompañara a comprar, la niña inocente aceptó la propuesta de esta señora extraña. Esta señora se le presentó durante la noche y la despojó de su cama, poniendo a otra niña en su lugar para que la madre de esta no se diera cuenta que su hija había desaparecido.

Seguido de esto la niña fue llevada a la fuerza hasta el monte Jeziquibel, donde asistía una junta diabólica, en la que se dedicaban a la adoración del demonio. El cual era visto como una figura alta que mostraba sus ojos vivos, poseía tres cuernos y una cola. Este ser hizo que la muchacha renegara a la virgen y a Cristo, su forma de hablar era de antiguas lenguas. Esta criatura se encargó de conocer a todos y cada uno de las personas que estaban ahí presentes. (Ver articulo: Yokai nue)

Esta niña, junto a esas fuertes declaraciones, atestiguó también que en esa ceremonia se encontraba la mujer que la llevó, junto a tres vecinas que residían cerca de su comunidad, todas mujeres adultas que sobrepasaban los 40 años de edad. Sumado a esto, la niña vio que muchas de estas mujeres dictaban las misas diabolicas junto con el demonio encarnizado.

Muchos de los detalles dados por esta niña resultaron muy alarmantes para el pueblo y en especial para el alcalde, y así también junto con esta niña, otra pequeña atestiguó sobre todas estas prácticas que se llevaban en estos lugares. Resulta llamativo que muchos de los detalles que cuenta la niña parecen inspirados en la relación de Logroño, sobre el proceso de Zugarramurdi, publicada aquel año.

Para desgracia de María Echegaray, otra niña de la localidad, María Alzueta también de 13 años, hizo un testimonio parecido que la inculpaba también. Ante esto, las autoridades intervinieron.

Ante estas acusaciones las mujeres fueron arrestadas y las obligaron a confesar sobre su participación en estas actividades de brujería, por las cuales ninguna aceptó sus cargos, solo una confesó sobre todo ser bruja.

Luego de esto, las otras mujeres hablaron sobre todas las actividades y series de atrocidades que cometieron, esto, sumado al acoso de la gente hizo que estas mujeres fuera exiliadas del pueblo.  Este fue uno de los casos donde las brujas no fueron matadas de manera sanguinaria, sino que el pueblo prefirió dejar a estas criaturas libres y exiliarlas.

Lo increíble del caso es, la capacidad de poca friabilidad y acusaciones sin base sobre múltiples actividades que hacían que las personas quedaran marcadas como brujas y terminaran recibiendo castigos en donde su vida eran brutalmente arrebatada por las torturas que se les aplicaba a los practicantes de magia.

Magia negra

La práctica y creencia de magia negra durante estas épocas era vista como la realización de múltiples actividades que, junto a seres diabólicos, ocasionaban que muchas personas se incluyeran en la práctica y aprendizaje de estas artes. La brujería era vista desde el  punto religioso como la manifestación de lo pagano y pecaminoso, ya que creían que con esta actividad renegaban a Dios, a Cristo y a la virgen.

Muchas de estas enseñanzas se realizaban bajo la protección y guía de entidades demoníacas, los cuales eran vistos como los únicos seres capaces de conceder poderes mágicos a las personas que buscaban de ellos. En muchas ceremonias se veían la adoración de estas criaturas, en donde ellos buscaban que tal entidad se manifestara e impartiera sus conocimientos.  La mayoría de estas brujas se especializaban en la creación de pócimas y fórmulas mágicas para curar o causar algún tipo de daño, de ahí se viene la creencia que estas brujas eran capaces de causar cualquier tipo de actividad solo para lograr sus objetivos.

Muchas de las prácticas de la brujería vasca se genera por la unión de pequeños grupos de personas que buscaban beneficiarse del poder sólo para sí mismos, y daban uso a la magia negra en diferentes sitios solo para no ser descubiertos. Muchas de estas brujas descubrían muchos hechizos y encantamientos y estos fueron escritos en muchos libros los cuales se le conocía como diarios de bruja, grimorios o incluso por el nombre de enciclopedia de hechizos. Muchos fueron los grupos de personas que se especializaron en la creación de estos libros y el esparcirlos por el mundo. La práctica de la magia negra se extendía hasta el uso de animales y partes de humanas para llevar cabo sus ritos de invocación.

Dejar Comentario