≡ Menu




Aprende todo sobre Basajaun, el señor del bosque

En las espesas montañas vascas, donde moran los espíritus, se encuentra Basajaun, el señor y amo del bosque y el gran protector de los rebaños de ovejas, y quien alerta sobre las tormentas. Los invitamos a conocer de este enigmático personaje que parece un ser terrorífico, pero en realidad se refiere a un gran maestro de la metalurgia y agricultura.

Basajaun 1

¿Quién es Basajaun?

Es un personaje primitivo de las montañas de Euskal Herria, que quiere decir Vasconia o País Vasco, posee gran tamaño, es corpulento y aunque pareciera feroz es un ser amable. Es un hombre muy trabajador de la agricultura y protector de los rebaños de ovejas. Se conoce como el amo de los bosques, que habita en las cavernas ocultas dentro de los espesos y oscuros bosques.

En la cultura vasca se le otorga a Basajaun la tarea de enseñarles a los seres humanos todo lo oculto que pueda tener la agricultura, el trabajo en hierro y la elaboración de distintas herramientas entre las que se conocen la sierra y los molinos. Este personaje primitivo corresponde a una especie que está extinguida, dentro de sus características posee poderes sobrenaturales y una fuerza única, también se puede decir que es un genio. Este personaje se hacía acompañar de su pareja conocida como Basandere con gran similitud a Basajaun.

Basajaun 2

Su aspecto físico es de un humano, forrado todo su cuerpo con una enorme y larga cabellera de color rojo oscuro que le llega hasta los pies y le cubre toda su cara, sus pies son de forma humana, sin embargo, uno de sus pies tiene una característica muy especial, ya que es circular con una enorme pezuña, posee una altura aproximadamente entre 2 ó 3 metros. Tiene una personalidad audaz y dispuesto a ayudar a las personas.

Basajaun pareciera que tuviera mal carácter, pero es el guardián de las ovejas que cuando venían hacia ellos las manadas de lobos a comérselos, emitía grandes ruidos y silbidos desde la profundidad de la montaña, con lo que alertaba a sus pastores, así como de anunciar a tiempo si venían grandes tempestades. Los pastores podían dormir y descansar confiadamente en que los rebaños de ovejas estaban protegidos por los Basajaun. Cuando esto sucedía se les premiaba ofreciéndoles trozos de pan y trozos de queso.

En la cultura vasca, el Basajaun igualmente es conocido como Yeti Vasco, y es quien instruyó para la época a los humanos en todo lo relacionado con la metalúrgica y la agricultura, y cómo cultivar los cereales, además que quien dio origen a actividades de herrería y leñador. El ser humano aprendió muchas actividades que este señor tuvo a bien de enseñarles sobre cómo cultivar el trigo, la fabricación, como se utilizaba la sierra, y además les enseñó de soldadura.

Muchas de las personas le tenían terror quizás por su presencia física, sin embargo,  si era el caso de que se llegaban a extraviar dentro de tupidas montañas, acudían a Basajaun quien les prestaba el apoyo de guiarlos el camino correcto que los llevaba para abandonar los bosques. También podía ubicar y devolverle al pastor una oveja que se perdiera.

Origen

En el lenguaje vasco el vocablo Basajaun quiere decir “el señor de los bosques”. Este personaje primitivo conocido con el nombre de Basajaun, tiene sus orígenes en el país Vasco, que es una comunidad independiente y radicada en el norte de España con sus arraigadas y propias culturas, que dan el nacimiento a este personaje como amo y dueño de los bosques o señor salvaje dentro de la mitología vasca y aragonesa, que le da vida y fuerza a los primeros que poblaron estas tierras y seguros que moraban en las montañas y bosques más lejanos como Gorbea en Vizcaya, Irati en Navarra y la zona de Ataun en Guipuzcoa. Así como en la mitología aragonesa en los valles de Tena, Ansó y Broto, conocidos también con el nombre de Basajarau, Bonjarau o Bosnerau.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Basajaun 3

Basajaun es una especie de ser muy parecida a los hallados en el resto del continente euroasiático con formas de ogros, troll, yetis y otros hombres del bosque o montañas, que algunos profesionales de la antropología y los etnógrafos los asocian a la memoria de la coexistencia con el ser humano de Neandertal quien le ha dado con sus escrituras forma de leyendas. Posiblemente los Basajaun sean el último de la especie de los yeti.

Seres similares en España

En otras zonas del territorio ibérico, existen otras criaturas con parecidos similares a los Basajaun, les contamos que en Asturias existe un ser conocido como este personaje, con características de genio y quien resguarda los bosques y a los seres humanos que pudieran vivir o visitar los bosques o montañas. La forma de esta criatura es como si fuera un ser mitológico conocido como fauno, que posee una cabellera larga y cuida los bosques.

Igualmente en Cantabria, existe la costumbre de hablar de esta especie de seres, pero en esta zona lo conocen como un ser mítico que tiene el aspecto de duende. También debemos tener presente del Basajaun aragonés, que se refiere a un entidad de los bosques pirenaicos, parecido al vasco, que auxilia a los pastores a resguardar los rebaños.

Podemos resaltar que las características de estas criaturas cualquiera que sea la zona donde se haya desarrollado especialmente en el norte de España, y en los territorios más selváticos y menos accesibles, tienen la creencia en un género de hombre primitivo que mora dentro de las selvas y que de alguna manera provee apoyo al ser humano en sus labores más elementales.

Leyenda

Vamos a narrar esta interesante y llamativa leyenda que habla sobre esta criatura conocida como Basajaun, en el territorio vasco, que aún posee un 65% de su espacio está formada por bosques, por lo que dan fuerza a que aparecieran leyendas relativas a la presencia de seres y entidades fabulosas que habitaran escondidas en las entrañas de las oscuras selvas.

Según cuenta la leyenda, Basajaun personifica el dogma de un espíritu del bosque a quien se le concedió un aspecto que tiene forma de la mitad de humano y la otra mitad de animal. Entonces tenemos que este personaje, amo y señor del bosque, tiene parecido con Prometeo, que se refiere a aquel humano quien le robó el fuego a los dioses en el tallo de una cañaheja; al igual que San Martinico con el secreto de la agricultura y la fusión del hierro, por lo que todos las criaturas son imaginadas como defensores del ser humano.

Sin embargo, el último neandertal, pudiera ser la imagen del Basajaun que no está fundada solamente en la mente de los arcaicos pobladores de la cultura vasca. Su descripción tan precisa y su semejanza a los descendientes del ser humano han promovido a algunos disidentes a razonar que es probable que esta leyenda sea tan verdadera y que contenga fundamentos reales. Con lo que queremos expresar, que en un pasado lejano hubo alguna especie de “yeti” que vivió acompañando a los hombres en aquellos lugares.

Una de las probabilidades pensadas es que el Basajaun en verdad es una evocación remota a los tiempos en los que se hallaban neandertales por los territorios vascos. Cuentan que estos seres convivieron aproximadamente unos 10.000 años junto con los homo sapiens, que se refieren a nuestra descendencia. Aunque suena como una fantasía, no es irracional que los antiquísimos seres vivientes que moraron en la cima de estos territorios ibéricos tuvieran la oportunidad de ver y convivir con esta especie que eran como genios, y que hoy en día es una raza en extinción. Con el pasar de las épocas e historias dentro de la imaginación del hombre plasmaron la imagen del Basajaun, cuya leyenda ha permanecido hasta nuestros días, y que continuamos narrando más de este personaje vasco. (Ver artículo: Akerbeltz)

Los estudios en la investigación en cuanto a los fósiles han encontrado los más antiguos neandertales que comprueban su presencia en la tierra hace aproximadamente unos 150.000 años, y que sus características eran de seres regordetes parecidos a los homo sapiens, sólo que sus extremidades y estatura eran más pequeñas, poseían enormes cabellos que cubrían todo su cuerpo, y su enorme estructura muscular les hacía tener una fuerza gigantesca.

Los aspectos de estas criaturas pueden comprobar que la representación de esta especie coincide con la personificación mítica del mencionado yeti vasco. En aquellos lejanos tiempos los homo sapiens visualizaban a los neandertales como una raza de conocimiento alto, por la fuerza que poseían y sus destrezas manuales, inclusive a los que tenían nuestros antepasados. Estos neandertales tenían la habilidad de elaborar herramientas y productos en madera y rocas, con lo que pudieron mejorar sus capacidades para la caza. Eran grandes agricultores, cazadores y recolectores, por las fuerzas y energías que tenían, vivían en cavernas sobretodo en las épocas de invierno que le construían cabañas y muros para resguardarse internamente, lo que quiere decir que tienen características parecidas a los Basajaun.

Por lo que se tiene la creencia que luego del arribo de los vascos en el 40.000 a.C., los primeros seres vascos se relacionaron con el hombre neandertal del territorio, y a raíz de esta comunicación se dio el origen de este ser mítico Basajaun, asociado a sus aspectos físicos. Según narra la leyenda acerca de los Basajaun eran seres que les gustaba sembrar, cosechar y cultivar el trigo que luego lo convertían en harina. Se dice que los Basajaun en materia de cómo elaborar la harina de trigo era sólo para su conocimiento; pero se cuenta que había un hombre de origen vasco, que planificó una estrategia de cómo robarles su secreto y entregárselo a los demás seres humanos. (Ver artículo: Características de mito y leyenda)

En torno a esta leyenda, les contamos el relato en cuanto al robo de la semilla de trigo, que cuentan que los Basajaun sembraban secretamente el trigo en la montaña denominada Muskia, sita Ataun. Un amigo de estos, conocido con el nombre de San Martinico, ideó el plan de visitarlos a la caverna a donde habitan, luego, maliciosamente se colocó unos gigantes y holgados zapatos, con toda su intención que por donde viera los montones de trigo caminaría para que se le llenaran los zapatos de las semillas; en eso pensó que la mejor manera era hacer una apuesta y competir con los Basajaun de quien saltaba más alto y lejos sin tocar un sólo grano de las semillas del tan ansiado cereal. Por supuesto, que los Basajaunes lo atravesaron con gran facilidad, pero San Martinico no tenía la misma destreza y al brincar cayó aplastado en el centro del montículo, logrando que se le abarrotaran sus enormes zapatos con la semilla de trigo.

Basajaun 5

De inmediato, San Martinico al darse cuenta, astutamente se despide de los hombres del bosque, y sale en estampida hacia el valle; pero igualmente los genios que eran sabios y maliciosos observan que San Martinico les había robado disimuladamente los granos de trigo dentro de sus enormes zapatos, por lo que lo atacaron lanzándole su herramienta de protección que era una filosa y enorme hacha, San Martinico se escondió detrás de un árbol, y el hacha quedó clavada en el tronco de un árbol de castaño, por lo que no alcanzó el cuerpo de San Martinico porque estaba bien lejos, esto sucedió a un kilómetro de la caverna de Muskia en San Gregorio Ataun.

El hombre vasco ya había logrado su objetivo de conseguir la semilla del trigo, pero no tenía conocimiento de cómo sembrarla, y planeó regresar sigilosamente a la caverna de los Basajaunes para descubrir la manera en que la cultivaban; estando oculto escucha cuando entonaban la canción, donde cantaban la forma de sembrar y cultivar los granos de trigo.

“Si los hombres supieran esta canción, bien se aprovecharían de ella: al brotar la hoja, siémbrese el maíz; al caer la hoja, siémbrese el trigo; al caer la hoja, siémbrese el trigo”

 San Martinico, regresó a su casa, procedió a sembrar y cultivar la semilla de trigo, en la época de otoño y cuando ya era la primavera recogió la cosecha de este famoso cereal, que más tarde su cultivo trajo la elaboración del pan en todas sus formas que se expandió en distintas culturas del mundo entero.

Basajaun 6

La astucia de San Martinico era muy grande,ya  que también ideó de como conseguir el secreto bien guardado que tenían los Basajaun sobre la elaboración de la sierra. Estas geniales criaturas fabricaban en su taller estas fabulosas herramientas de trabajo de las que San Martinico no sabía cómo copiar un modelo, y anhelando tener el secreto, conversa con su empleado para decirle el plan que tenía, y le dice que divulgue en todo el pueblo que San Martinico ya había elaborado una gran y útil sierra. Así fue, el muchacho obedeciendo las órdenes de su jefe, comienza a decir por todas las zonas a donde iba de la hazaña de San Martinico. Este comentario en el pueblo le llamó la atención a los Basajuan, por lo que de inmediato, se van al encuentro del empleado y comienzan a interrogarlo para ver si es verdad la noticia.

Le preguntaron: “¿tu amo alguna vez ha conocido y visto la hoja del árbol castaño?”

El empleado que ya conocía la astucia y lo que deseaba su jefe, le contesta pícaramente: “no, nunca la ha visto, pero algún día tendrá la oportunidad de conocerla”

El empleado fielmente se va a donde su amo y le cuenta que lo que está sucediendo, y San Martinico corrió a buscar una hoja del árbol de castaño con lo que fabricó a su manera una lámina de hierro.

El Basajaun esperó que se hiciera de noche y cuando era muy tarde y todos dormían y descansaban se fue silenciosamente a la herrería propiedad de San Martinico para evidenciar si era verdad que había elaborado una sierra. Efectivamente halló en el taller una sierra recién elaborada, a la cual el Basajaun maliciosamente le dobló los dientes de manera que quedaron uno para un lado y el otro en posición opuesta, para que no funcionara. Pero con su acción lo que logró fue mejorar la herramienta, por lo que los dientes le quedaron ordenados y cuando la usaban no se atascaba como les sucedía antes y les ocurría a los mismos Basajaun.

Cuenta la leyenda de los Basajaun que a partir de este hecho la utilización de la sierra como herramienta útil de trabajo se extendió por el mundo.

Igualmente, narra la leyenda que en la región conocida como Sara, el eje del molino propiedad de San Martinico, estaba hecho de madera de roble y cuando la usaba se achicharraba muy rápido por lo que no la siguió utilizando en sus quehaceres. Mientras que el molino del Basajaun tenía gran duración y mejor calidad. Como siempre, el astuto San Martinico ordenó informar que su molino funcionaba a la perfección. Y los Basajaun ya conociendo al hombre vasco, pronunciaron: “eso significa que le ha puesto el eje liso”, contestando el empleado: “se lo colocará”.

Basajaun 7

Este trabajo como consecuencia, y gracias a la astucia del señor Martinico, que los seres humanos hoy en día se benefician de los molinos para efectuar con facilidad sus trabajos en el resto del mundo.

Finalmente, y con eventualidad se escuchan testimonios de algunas personas que afirman que en algún momento de su vida se tropezaron con seres de aspectos extraños que habitan en las profundidades de los bosques. Siendo en el año 1968, que sucedió cuando un trabajador que conduce máquinas de tractores visualizó justamente en un lugar conocido como Hostalric en Girona a un animal que tenía el cuerpo lleno de cabellos, era extremadamente peludo, y atravesaba la vía con aires como si fuera un perezoso. La imagen de este animal, también la describía otro testigo del pueblo barcelonés de Vilobí; al parecer no son relatos ni encuentros separados unos del otro. También en los años 80 surgieron comentarios de animales descritos con las mismas características, en este momento de un Pirineo. Como se puede ver los encuentros no fueron en el mismo territorio donde se mantiene la creencia de criaturas similares al Basajaun.

Basajaun y las lindes de los bosques 

Este legendario personaje que conserva la cultura vasca conocido como Basajaun, que para no perder sus raíces y continuar divulgando su leyenda de generación en generación, el director Sergio Morillo, se dio a la tarea de realizar una producción dedicada a este hombre del bosque que por demás se trata de un ser pacífico y noble que resguarda las montañas, rebaños de ovejas y alerta cuando vienen y depredadores de estos inocentes animales y fuertes tormentas.

La trama de ese film comienza con la interpretación de un hombre que tenía maquinarias y se adentra en los bosques para destruir hasta el último árbol que existiera en el territorio. El señor de los bosques Basajaun comienza su lucha para proteger y hacer valer su objetivo que no se le hará maldad al ser humano. Entonces, al ver la destrucción del bosque, esta criatura comienza con su ataque en defensa de la vegetación; los trabajadores que intervenían en la exterminación del bosque sienten temor ante la presencia de gigante hombre, por lo que se negaron a continuar avanzando con lo que el propietario de las maquinarias les ordenaba. Entre los personajes estaban por supuesto Basajaun, y uno que representaba un insecto que de alguna manera simbolizaba “el estado de la conciencia”. La producción tenía una duración de 15 minutos, y su género es de  animación.

Basajaun 8

En cuanto se refiere a los temas relacionados al arte, también este personaje del bosque Basajaun posee una obra donde se proyecta la música y la danzas folclóricas propias de la cultura vasca, en este caso nos referimos al denominado “El último canto del Basajaun / Basajaunaren asken katua”, la cual es una obra multidisciplinaria compuesta por obras de teatros, proyección de videos, músicas y bailes, muy especialmente danzas, que se asocian a la leyenda del Basajaun como el personaje legendario propio de la tierra y la naturaleza. Este maravilloso y colorido espectáculo se inicia con música alegóricas en vivo, percusión, piano y txalaparta, además los participantes realizan una coreografía, dramatizaciones y cuentan con la escenografía renovadoras en cuanto se refiere a la existencia del hombre del bosque.

Los sonidos musicales están compuestos por dos obras que tienen gran vigor rítmico que narran sobre el sacrificio primitivo, de las costumbres y leyendas, que vienen a ser: un canto pequeño denominado “falaun” que quiere decir en la aldea de Belá Bartok, y la espectacular canción “Basajaunaren azken kantua”,que significa “El último canto del Basajaun”, ésta a cargo de la Agrupación Coral de Cámara de Pamplona, el compositor navarro Koldo Pastor Arriazu, el tema recae sobre la responsabilidad del poeta Leitza Patziku Perurena. Todo este cúmulo de artistas dan vistosidad a la inolvidable escena que dirige  la artista Cristina Fernández, donde personifican y simbolizan los orígenes de su cultura vasca con el hombre del bosque Basajaun.

Continuando con lo referente al tema de producciones cinematográficas en donde interviene este mítico personaje conocido como Basajuan, también es importante reseñar que existe una película llamada Basajuan El Guardián Invisible, que siempre mantuvo vivo en la memoria lo que contaban los antepasados de este personaje.

La producción se realizó en base a una historia de un hombre que habitaba en una caverna, y que era el señor de los bosques Basajuan, y que estaba acompañado con unos carboneros de Ataun, y uno de estos apertura un orificio en un árbol con un hacha, y le dijo al señor del bosque que introdujera sus manos con el hacha y la sostuviera dentro del árbol, la criatura obedeció a lo que le decían; sucedió que el carbonero extrajo el hacha cerrando el orificio del árbol, pero las manos del señor del bosque quedaron atrapadas dentro del tronco. Los carboneros se valieron del señor del bosque que tenía las manos inmovilizadas y se lo llevaron al pueblo para que toda la gente lo viera, y luego lo dejaron libre, narran que al pasar el tiempo el carbonero desapareció del lugar sin que nadie se diera cuenta.

Su imagen usada como  disfraz

Como este personaje es tan famoso en la cultura vasca, y conocido en sus habitantes de alguna manera inolvidable, también tienen la creatividad de elaborar distintos disfraces alusivos a Basajaun. Las personas que se atreven a lucir un disfraz de esta criatura por lo general es para asistir a un festival que realizan en la plaza del ayuntamiento donde participan integrantes de varios lugares como de Álava, Bizkaia, Madrid, Valladolid y Cataluña, y hasta personas provenientes de Francia.

Basajaun 9

Se pueden observar a los asistentes disfrazados que se sientan en la plaza donde está la iglesia de Murgia, y allí inician sus actividades todos los que llegan vestidos con motivos del hombre del bosque, se colocan ramas, hojas y materiales alegóricos a este personaje, que se preparan para concursar dando una distinción importante a esta criatura legendaria e inolvidable para sus regiones y habitantes.

Dejar Comentario