≡ Menu




Mercy Brown, lo que no sabías sobre este mito urbano

Mercy Brown fue una joven que murió a causa de a tuberculosis, su leyenda está basada en hechos reales, en esa época se creyó que ella, después de haber muerto, estaba vagando por las calles, tomando vidas y es por ello que ésta es una de las más famosas tumbas que fueron profanadas en el siglo XIX. Si te gusta el tema de la transformación de personas en vampiros, no dejes de leer sobre Mercy Brown.

MERCY BROWN

La tuberculosis

La historia de Mercy Brown comienza, lamentándolo mucho, con la propagación de la tuberculosis y es que para el año de 1892, ésta fue una de las principales causas de muerte porque se convirtió en una de las enfermedades más temidas, ya que no había explicación a su propagación.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los síntomas de la tuberculosis eran fatiga, sudores nocturnos y la tos de flema blanca o incluso sangre espumosa, para estos síntomas no había una cura o tratamiento que ayudara a mejorarlos.

Por lo general, se recetaba descanso, comer sano y tratar de caminar al aire libre, este tratamiento tuvo poco éxito, ya que existen estadísticas que afirman que el 80% de las personas que padecían tuberculosis morían a causa de la enfermedad. (Ver articulo: Hati)

Basados en estos datos, muchas eran las personas que sentían terror al ver que a su alrededor rondaba esta enfermedad mortal y esto fue lo que ocurrió en la pequeña ciudad de Exeter, Rhode Island, a finales del siglo XIX, cuando una familia fue asesinada en rápida sucesión por la tuberculosis.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La historia de Mercy Brown

Comienza cuando muere su madre Mary Eliza, en el año de 1884 por tuberculosis y posteriormente dos años después de la muerte de su madre, muere su hermana mayor a causa de la misma enfermedad.

El resto de la familia parecía gozar de buena salud, hasta que su hermano Edwin se enfermó gravemente en 1891 y se retiró a Colorado Springs con la esperanza de que se recuperara en un clima mejor. Un año después regresa a Exeter en un estado muy deplorable y en ese año es que muere Mercy por tuberculosis.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Un dato importante que hay que mencionar, es que debido a que Mercy murió en época de frió, ésta no pudo ser enterrada, por lo que el ataúd se almacenó sobre el suelo con la intención de ser enterrado una vez que el suelo se descongelara.

El padre de Mercy, al ver que su hijo Edwin seguía empeorando y al ver cómo había perdido a su familia, decidió hacerle caso a los cuentos populares que afirman, que existía la posibilidad “inexplicable e irrazonable” que en alguna parte del cuerpo de algún familiar fallecido se puede encontrar carne y sangre y de esta forma esto hacía que él se alimentara de los vivos que tienen una salud débil. (Ver articulo: El Galipote)

Según estos cuentos, se creía que cuando fallecía un familiar y una de las personas que estaban vivas comenzaba a enfermarse y debilitarse, podría ser que el fallecido estuviera consumiendo la vitalidad de su familiar vivo. Es por esta creencia, que el 17 de Marzo de 1892 algunas personas que habitaban en el pueblo junto a un médico, exhumaron los cuerpos de cada uno de los miembros de la familia Brown, cuando abrieron la tumba de la mamá y de la hermana sólo consiguieron esqueletos.

Mercy ya tenía nueve semanas de fallecida, pero cuando abrieron su tumba se sorprendieron al ver que su cuerpo lucía normal y además para sorpresa de todos no habían signos de decaimiento, algunas fuentes dicen que su cuerpo no estaba en la posición en que lo habían enterrado y que sus uñas y cabello habían crecido significativamente.

Cuando el médico revisó el cuerpo de Mercy Brown con mayor detenimiento, los temores se hicieron realidad y es que se encontró sangre en el corazón y en el hígado, todo esto hacía que la teoría de que ella era una especie de vampiro, que había estado chupando la vida a sus parientes vivos, se hizo real para los presentes.

El pánico reinó en el lugar y esto a pesar de lo que informaba el médico, quien aseguró a los presentes que el estado de conservación de Mercy Brown no era inusual, en particular porque la habían enterrado en los fríos meses de invierno. Pero esto no detuvo a las personas, quienes cegados por su miedo decidieron arrancarle el corazón y el hígado para quemarlos en una especie de ritual supersticioso y posteriormente se tomaron las cenizas y se mezclaron con agua y se lo dieron de tomar a Edwin. (Ver articulo: Leyenda de la Candileja)

A pesar de haber hecho el ritual y haberse tomado el brebaje preparado, Edwin no mejoró como la gente esperaba y murió dos meses después. Posterior a este hecho, fueron muchas las historias que se contaban acerca del vampiro Mercy Brown y es que hasta habían personas que afirmaban haber visto a Mercy caminando por el cementerio y los campos vecinos por la noche.

Para la época en la que acontecen los hechos narrados anteriormente, era común las prácticas de desenterrar y quemar a los difuntos y esto se hacía por el miedo que existía de que estos se convirtiesen en vampiros.

Lo cierto es que existen pruebas de que estas prácticas se hacían en muchos países occidentales y se hicieron hasta principios del siglo XX. Una de la exhumaciones más populares y conocidas, todavía en la actualidad, es la de la tumba de Mercy Brown y es que hay historiadores que mencionan que su exhumación llegó al final de una era para estos rituales inspirados en vampiros.

La tuberculosis fue una enfermedad generalmente fatal para las víctimas en el siglo XIX y uno de los principales síntomas fue la pérdida de peso significativa, lo cual daba la impresión de que la vida estaba siendo succionada lentamente y a esto se le suma la poca información médica precisa sobre la enfermedad; se obtuvo una ola de rumores y miedos que decían que los muertos se convertían en vampiros y se alimentaban de sus familiares vivos.

A pesar de que el descubrimiento de la bacteria que causaba la tuberculosis fue realizada por el científico alemán Robert Koch en 1882, la teoría de los gérmenes sólo comenzó a afianzarse una década más tarde a medida que se entendía mejor el contagio.

Mientras esto no llegó a suceder, las personas solían recurrir a diversas tácticas para atacar y acabar con los posibles vampiros que existían.

Explicación científica

El caso de Mercy Brown fue muy popular y en la actualidad también es conocido, este caso despertó la curiosidad de la ciencia moderna, tanto que se hicieron algunos análisis basados en que los restos de Mercy se encontraban sobre el suelo en las heladas temperaturas invernales, concluyen que esto podría explicar la falta de deterioro del mismo y es que ellos mencionan que esto sería el equivalente a mantener su cadáver en un congelador.

Aunque esto explica el por qué no se descompuso el cuerpo, no explica el movimiento del cuerpo o el crecimiento del cabello y las uñas, pero como esto no es mencionado en todas las historias, se puede decir, que es sólo una parte del folclore que se agrega a la historia posteriormente.

La tumba de Mercy Brown

La historia de Mercy Brown cuenta que luego de quitarle el corazón, sus restos fueron enterrados en un cementerio local, por lo que en la actualidad la tumba de Mercy existe y está en el cementerio Chestnut Hill, un pequeño cementerio que queda detrás de una pequeña iglesia bautista blanca junto a Ten Rod Road, a solo un par de millas de la I-95.

El cementerio se encuentra dividido por un camino y aproximadamente a la mitad del camino, en el lado izquierdo de este cementerio, está la parcela de la familia Brown y más específicamente debajo de un árbol está la tumba de Mercy, la cual debido a la cantidad de personas que van a verla, se encuentra reforzada con una banda de metal conectada a un poste incrustado en el suelo, para así poder evitar que la tumba sea robada. En el cementerio está un pequeño edificio con una cripta que cita la historia. (Ver articulo: Leyenda de el Padre sin cabeza)

La capital de vampiros de América

A partir de la misteriosa historia de Mercy Brown, Rhode Island se comenzó a conocer como la “capital de los vampiros de América” y es que entre los años de 1870 y  1900, el Condado del Sur, cuyas aldeas aisladas se parecían a las aldeas solitarias de Transilvania, era un foco de rumores de vampiros.

Todavía en la actualidad, en el Cementerio de Rhode Island se encuentra la lápida de algunos presuntos vampiros, como el de Nelly L. Vaughn, de West Greenwich, quien murió en 1889 a los 19 años de edad y según se cuenta esta tumba fue maldita.

Existen personas de la localidad que afirman, que por ejemplo, en la Tumba de Nelly no crece ningún tipo de vegetación o plantas y esto a pesar de los numerosos intentos de plantar allí. Además son muchos los turistas que visitan esta tumba y se sorprenden con la inscripción que aparece en la parte inferior de la lápida y es que ésta dice “Te estoy esperando y vigilando”.

Mercy Brown y la Fiebre de Vampiro en Nueva Inglaterra

La historia cuenta que los llamados vampiros escapan de la tumba y es que hasta los mismos familiares sobrevivientes de Mercy Brown, guardaron recortes de periódicos locales en álbumes familiares y es que para su momento, los familiares nunca se imaginaron lo mucho que se conocería su historia.

La realidad es que la historia de Mercy Brown se extendió mucho más lejos de lo que se puede imaginar y en ese momento desató lo que se conoció como “La Fiebre de Vampiro” en Nueva Inglaterra y es que su historia causó el pánico, dejando a la mayoría de las personas aterrorizadas.

Esta fiebre hizo que a finales del siglo XIX se hubiesen realizado muchas exhumaciones, las cuales se hicieron en Rhode Island a menos de 20 millas de Newport.

Al principio, sólo las personas que habían vivido o visitado las comunidades plagadas de vampiros conocían el escándalo y es que según las versiones de algunos, parecía que se transportaran a una era oscura y llena de ignorancia por una superstición ciega.

Pero la exhumación de Mercy Brown fue noticia, tanto que un reportero del Providence Journal fue testigo de su desenterramiento y posterior a ello, un conocido antropólogo llamado George Stetson, se trasladó hasta Rhode Island para investigar la superstición que existía en el área.

El estudio que hizo este antropólogo fue publicado en el diario American Anthropologist y en él se cuenta como fueron vistos los vampiros de Nueva Inglaterra. Dicho articulo pudo llegar a diversas partes del mundo, logrando con el tiempo, que algunos miembros de la prensa extranjera se interesara en el tema y además, trataran de ofrecer algunas explicaciones creíbles a este fenómeno.

Hay quienes comentan que quizá la novela moderna llamada “Neurótica” estaba inspirada en la locura de Nueva Inglaterra. Por otro lado, un recorte de prensa del New York World del año 1896 incluso llegó a los papeles de un director de escena de Londres y aspirante a novelista llamado Bram Stoker, cuya compañía de teatro estaba de gira por los Estados Unidos ese mismo año.

Algunos estudiosos han dicho, que en su obra maestra gótica “Drácula” que fue publicada en 1897, tiene algunas características de la historia de Mercy y es que hay quienes afirman, que el personaje de Lucy, la cual es una adolescente de apariencia consumida convertida en vampiro, que es exhumada en una de las escenas más memorables de la novela, hace referencia específica a la historia de Mercy Brown.

Ya sea que las raíces de Mercy estén o no en Rhode Island, se hace referencia a la exhumación histórica de ella en “The Shunned House” de HP Lovecraft, una historia corta sobre un hombre que está siendo perseguido por parientes muertos que incluye un personaje vivo llamado Mercy.

Es importante destacar que los familiares de los Browns todavía viven en Exeter y están recostados en Chestnut Hill y es que algunos visitan con frecuencia la tumba de Mercy y cada vez que asisten llevan envueltos en sábanas viejas, un tesoro familiar, una colcha que Mercy cosió, la colcha es de algodón y es de color rosa, azul y crema.

Hay algunos de estos familiares que dicen que Mercy no se ha ido por completo y es que se dice también que con frecuencia se la ve en un puente y que ésta se manifiesta con el olor de las rosas.

Hay quienes por su parte aseguran, que ésta murmura en el cementerio, los más atrevidos dicen haber dejado una grabadora allí para capturar su voz, además se rumorea que visita a los enfermos terminales y les dice que morir no es tan malo.

Mercy Brown en la actualidad

La historia de Mercy Brown es muy popular en la actualidad y es que ésta no puede faltar en ningún Halloween, son muchas las historias que se cuentan, como por ejemplo, que si visitas su tumba en esta fecha y le llevas alguna ofrenda de flores o alguna calabaza, ella te premiará con algún fenómeno paranormal.

En el año de 1897, el escritor irlandés Bram Stoker visitó los Estados Unidos y en este viaje conoció la historia de Mercy Brown y hay quienes aseguran, que estos hechos fueron inspiración para su famosa novela Drácula.

También el escritor de Providence, Howard Phillips Lovecraft, en su obra llamada “The Shunned House” hace referencia a esta conocida historia.

Mercy Brown es parte de muchos libros infantiles y de algunos especiales de televisión que hablan de acontecimientos paranormales y es que lo realmente cierto, es que los vampiros han pasado de una fuente de miedo a una fuente de entretenimiento.

Mercy Brown como vampiro

En la actualidad, cuando nos hablan de los vampiros, por lo general pensamos que son personas con grandes colmillos, que no se reflejan en el espejo y que se alimentan con sangre humana, pero la realidad es que los vampiros inicialmente no eran vistos de esa forma.

La concepción actual que se tienen de los vampiros ha ido evolucionando con el pasar de los tiempos y con las diversas leyendas e historias que han ido surgiendo en la cultura popular.

MERCY BROWN

Inicialmente, los vampiros eran una concepción por lo general basada en el miedo y el desconocimiento a lo que sucedía con una persona cuando ésta moría y es que se cuenta, que cuando una persona muere y su cuerpo va a comenzar a descomponerse, la piel de la persona se contrae y esto hace que tanto los dientes como las uñas den la idea de estar más largos y esto causaba que las personas pensaran que los muertos se podían convertir en vampiros.

Otro factor que influyó en que las personas creyeran en los vampiros, fueron las enfermedades que para la época no tenían un diagnóstico, como en el caso de la historia de Mercy Brown, cuando la tuberculosis comenzó a descomponer de manera progresiva la salud de muchas personas en una misma comunidad, por lo que las personas imaginaban que los vampiros eran las fuerzas ocultas que buscaban acabar poco a poco con todas las comunidades.

Son muchos los historiadores que mencionan que existe una constante en la mayoría de las historias de vampiros y ésta es su asociación estrecha con alguna enfermedad, por lo que las personas pensaban que si mataban a los vampiros, estos iban a dejar de alimentarse de las personas y así aquellas podrían salir de la enfermedad.

Por esa razón, el miedo y la furia de los vampiros solía estar relacionada de forma directa con algún brote epidémico o alguna plaga y es que existen pruebas que hacen referencia al miedo que tenían las personas a que los vampiros volviesen a la vida para acabar con ellos.

En el año 2006, se consiguió Venecia, Italia un cráneo, que según los estudios data de siglo XVI, éste estaba sepultado con diversos cuerpos, por lo que se asocia que fueron víctimas de la plaga. Lo extraño es que el cráneo tenía un ladrillo en su boca, los arqueólogos concluyeron que esto se debía a una táctica que usaban las personas de la época para evitar los vampiros.

Habían lugares en donde no se pensaba que los vampiros iban a abandonar su tumbas y es que por ejemplo, en Alemania se creía que estos permanecían enterrados carcomiendo sus mortajas; y es que en el año de 1679, se propuso que para poder detener a los vampiros, era necesario exhumar los cuerpos y llenar sus bocas con tierra, piedras o monedas, esto con el fin de que aquello no pudiesen seguir atacando a las personas.

Fueron muchas las historias de vampiros que surgieron en las naciones del sur y oriente de Europa durante los siglos XVII y XVIII, lo que hizo que diversas autoridades se pronunciaran para así calmar el temor de las personas y es que hasta el papa Benedicto XIV declaró que los vampiros eran ficciones, eran creaciones de la fantasía humana, también María Teresa la reina de Habsburgo, condenó las creencias sobre vampiros y las tildó de falacias.

Pese a la manifestación de las diversas figuras públicas en contra de los vampiros, estos continuaron asustando a muchas personas, tanto, que a fines del siglo XIX se creó el mayor pánico de vampiros que ocurrió en Nueva Inglaterra, Estados Unidos.

El pánico aumentó cuando en el año de 1892 la joven de 19 años Mercy Brown que vivía en Exeter, Rhode Island, murió de tuberculosis y tanto su madre como su hermana, habían muerto de lo mismo mientras su hermano para el momento que ella muere estaba enfermo.

Los vecinos estaban muy preocupados y pensaron que alguna de las mujeres Brown era la que estaba acabando con la vida de Edwin desde la tumba, por lo que decidieron exhumar las tumbas de la familia Brown. El pánico se hizo presente cuando abrieron la tumba de Mercy Brown, ya que consiguieron su cuerpo intacto y el mismo todavía tenía sangre en la boca y en el corazón.

Este hecho causó un miedo increíble entre la población, ya que ellos consideraron que esto era una señal de que ella era una vampiro. En este caso para prevenir los próximos ataques, los vecinos quemaron el corazón de Mercy y las cenizas se las dieron de beber a Edwin como un antídoto, las personas pensaron que el brebaje lo sanaría, pero éste murió meses después.

El caso de Mercy Brown no fue el único que se registró en esa época y es que se calcula que un aproximado de 60 casos se conocen, por lo que se hicieron rituales contra los vampiros en la Nueva Inglaterra de los siglos XVIII y XIX y varios más en otras partes de Estados Unidos.

Los rituales anti vampiros eran muy comunes en la región oriental de Connecticut y también al oeste de Rhode Island; hay quienes aseguran que estos rituales fueron introducidos como una especie de procedimiento médico, hay otros que van más allá y aseguran que estos fueron introducidos por doctores alemanes.

Como vemos, la creencia de los vampiros de Nueva Inglaterra no tiene nada que ver con los tradicionales vampiros chupa sangre, los vampiros de Nueva Inglaterra permanecían en sus tumbas y dañaban a los vivos desde lejos a través de una especie de magia.

Hay otros historiadores que mencionan que las prácticas anti-vampíricas de Nueva Inglaterra procedían de muchos lugares, estos también comentan que los vampiros de Nueva Inglaterra sí buscaban sangre, pero no de la forma ficticia que nos han hecho creer en las películas, estos les absorbían la sangre en los órganos vitales.

Hay quienes creen que los rituales anti vampiros simplemente se crearon por el miedo de la sociedad de morir en manos de una de estas criaturas y es por ellos que tomaban las pociones con la esperanza de sanar.

El pánico por los vampiros fue desapareciendo poco a poco en el siglo XX y esto se debió principalmente a que los monstruos de ficción reemplazaron a las creencias folclóricas, además por supuesto, que los avances médicos dieron respuestas a muchas de las interrogantes que tenían las personas. Aunque más adelante en el año de 1960, se hizo creer que un vampiro estaba en las inmediaciones del cementerio Highgate de Londres, haciendo que las personas vieran cosas extrañas; se llegó hasta a publicar en los periódicos locales y se describía la figura del vampiro como un hombre alto, con ojos brillantes y una silueta espectral.

El fulgor por el vampiro creció hasta tal punto que en el año de 1970, la noche de un viernes 13 se iba a realizar un exorcismo para acabar con este vampiro, muchas fueron las personas que se acercaron al cementerio para ver el exorcismo, pero éste no se hizo. Con el tiempo esto se olvidó y las personas se acostumbraron a ver a los vampiros en una pantalla, ya sea de televisión o de cine.

Dejar Comentario