≡ Menu




¿Conoces las leyendas de Bolivia? Descúbrelas aquí

El territorio boliviano, perteneciente a Latinoamérica, se encuentra colmado de innumerables leyendas propias de cada región, y que muchas de éstas se refieren a cuentos de terror, historias de agricultura y hasta de duendes. En este espectacular artículo del país andino Bolivia le invitamos a descubrir algunas de sus interesantes fabulas.

Leyendas de Bolivia 1

Las Leyendas de Bolivia

La cultura boliviana tiene diversas y fascinantes leyendas acerca de su cultura y tradiciones, que se componen entre elementos indígenas, así como distintas creencias religiosas, de terror, de supersticiones y hasta de cultura general. Bolivia es un país que lo caracteriza sus variadas leyendas y mitos, sus tradiciones están compuestas por las intervenciones de gran cantidad de grupos étnicos que vivieron en su tierras, y la participación de la cultura europea que les dejo marcada la colonia española.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En la actualidad esta región cuenta con una cultura tan exquisita, complicada y muy particular. Este país de la zona andina tiene en su historia leyendas de sus ancestros como fenómenos naturales a saber cómo es la lluvia y la sequía, y también de la existencia en las minas. En estas leyendas se puede descubrir la armonía que los identifica como región, inclusive se presume en creencias indígenas y personajes de la vida católica.

¿Cuáles leyendas de Bolivia son de terror?

El país boliviano también cuenta con sus incontables leyendas de terror que se vienen gestando desde el nacimiento de estas tierras, y que se van contando de generación en generación. Entre las leyendas de terror propias de esta cultura urbana se pueden mencionar las siguientes:

La casa de la Moneda

En la ciudad de Potosí, en el altiplano del sur de Bolivia, siendo en la época colonial, se fundó una fábrica exclusiva para elaborar moneda que tenía por nombre “La Casa de la Moneda”, en esta edificación colocaron un símbolo que rodeaba la fachada, inclusive hasta la parte del sótano, conocida como “Mascarón”; en esta fábrica trabajaban hombres esclavos que eran traídos de África.

Justo al frente de la edificación existía un convento de religiosas que no eran muy fervorosas en las creencias cristianas y se dedicaban a los rituales del espiritismo, cuenta la leyenda que tenían alianza con el demonio y espíritus diabólicos, así como que tenían coito con los sacerdotes que asistían al convento, y entre esos menesteres las monjas quedaban embarazadas y no les importaba su gravidez y seguían con sus acciones inmorales. (Ver artículo: Características de Mito y Leyenda)

Cuenta la leyenda que los bebés al momento del alumbramiento se veían con malformaciones, y que las monjas muy atemorizadas los mandaban a arrojar al sótano de la Casa de la Moneda, que tenía unas grandes medidas de aproximadamente de 2 kilómetros.

Leyendas de Bolivia 2

Los hombres esclavos que trabajaban en este lugar, afirmaban que en el sótano también existían otras criaturas que realizaban experimentos con ellos, muchos aseguraban que parecían duendes, mientras otros decían que eran monstruos. Muchos de los que habitaban en el lugar, comentaban que por la noche se escuchaban como arrastraban cadenas y emitían fuertes gritos, y que ninguna persona intentaba de recurrir al sótano para indagar lo que estaba sucediendo.

En la actualidad, esta construcción conocida como La Casa de la Moneda, es un lugar turístico, en donde se exhiben esculturas de barro, maquinarias de hierro y de madera, se muestran animales y momias infantiles disecados. Esta casa posee algunas habitaciones, sin embargo, las puertas permanecen secretamente cerradas y no son abiertas al público, así como el sótano tampoco tiene acceso a los turistas que acuden al lugar.

El Condenado

Cuenta la leyenda que en un pueblito existía una humilde casa pequeña, en donde convivía felizmente una pareja que para ese momento no estaban esposados, pero un buen día, al hombre que trabaja la minería, se le ocurrió la idea de obsequiarle a su mujer un anillo, prometiéndole que contraerían matrimonio porque ya contaba con el dinero para efectuar una gran boda. Su mujer al escuchar estas palabras de los labios de su amado, lo abrazó fuertemente, le aceptó la idea y felizmente lo colmó de besos.

El hombre minero estaba muy contento con haberle dado la noticia a su mujer quien la aceptó con gran alegría, y salió de su casa cantando y se fue a trabajar. Durante la faena del hombre trabajador, se desprendió una gigante roca que cayó y le aplastó su cuerpo. El hombre gritaba fuertemente “Auxilio, auxilio!!!”, con lo que su voz cada vez se escuchaba más fuerte y tenebrosa.

Cuando ya eran aproximadamente las ocho de la noche, en la humilde casita se encontraba la mujer muy contenta y alegre preparando la cena para cuando llegara su marido, repentinamente entra el hombre y de forma muy inesperada le dice a su mujer que deben de preparar las maletas ya, es hora de encaminarse para contraer nupcias. Su mujer muy obediente a lo que le decía su futuro esposo hace todo lo que le dice y se marchan. (Ver artículo: Tunupa)

Leyendas Bolivianas 3

Cuando iban rumbo a la iglesia donde contraerían matrimonio, al hombre le da hambre y ella amorosamente le pregunta si quería comer lo que ella le había preparado; él le contesta que le provocaba comer cordero, ella muy atenta va a un negocio de comida para complacer a su marido, y el dueño la atiende cordialmente y a su vez le pregunta si el acompañante es su marido, a lo que ella enseguida le contesta:

Sí es mi marido, y vamos a contraer nupcias”

El señor entonces le respondió:

“no temas, pero tu marido es un condenado, estoy casi seguro que te prometió algo que debe de cumplir, y es la razón por la que están aquí, debes irte caminando al otro lado del río, y al atravesarlo mirarás que él no logrará cruzarlo, lo que debes de hacer es correr rápido, no vayas a ver hacia atrás y bota el anillo que te obsequió, con lo que le regresas las promesa y no te volverá a fastidiar más”

Luego que el señor del negocio le dijo esto, ella se atemorizó y sintió desconfianza de regresar con el marido, y muy asustada le comunica: “vámonos por este lado, llegamos más rápido”. El hombre obedeció y una vez que llegan a la orilla del río, el sintió mucho miedo y se asustó diciéndole que no podía cruzar el río. De inmediato ella agarró las maletas con las que cruzó el río, y desde la orilla arrojó el anillo pronunciando las palabras: “Te regreso tu promesa”, y salió en estampida sin mirar atrás.

El hombre minero se quedó al otro lado de la orilla del río, gritando con fuerte voz “No te vayas, no me abandones”, y no logró atravesar el río. A partir de este momento cuenta la leyenda del Condenado que no se puede andar por ese lugar a las 3 de la madrugada porque se escuchan gritos y gemidos de lamento.

Puente de Melgarejo

Este puente fue construido en su época en honor a un General conocido como Melgarejo y se edificó sobre el río Pilimayu, y tiene muy cerca un legendario árbol de ceibo; en este lugar se realizaban grandes celebraciones propiciadas por este General  dando tributo a sus distintos triunfos y éxitos. Con el pasar de los años y en distintas épocas llegó otro General quien también celebraba sus triunfos en este lugar, bailando y tomando una exquisita chicha acompañado de sus amigos, contando con la presencia de mujeres hermosas indígenas con quienes festejaba.

Según narra la leyenda de este Puente de Melgarejo, cuando ya caía la noche y las celebraciones continuaban, el General quien era el promotor de estas fiestas, sentía duda por los comentarios que escuchaba sobre los relatos del puente, por lo que se atrevió con cierta duda a preguntar: ¿“Es cierto que a don Jacinto se le apareció Melgarejo en persona y que lo acompañaba una bella cholita (mujer indígena)?”

Muchos de los presentes que festejaban junto a él le contestaron que eso era falso, asegurando que no existían apariciones en esos tiempos. Cuando llega la medianoche, ya muy cerca de la madrugada, entre copas, uno de los presentes, se levanta de donde estaba sentado y se va para su casa. Era una noche friolenta y oscura, había un silencio sepulcral, solamente se escuchaban al pasar por los callejones algunos cantos de grillos y otros animales, caminaba con su paso lento pero seguro, mientras el hombre va en marcha escucha muy lejano el canto de gallo que anunciaba el amanecer.

Leyendas de Bolivia 4

La luz de la luna alumbraba escasamente el sendero, que le era suficiente para que visualizara el camino que lo llevaba al puente de Melgarejo, cuando se propone a atravesarlo, sintió que sus pies eran enmarañados con algo, se para y se inclina para revisar y en eso se da cuenta que es un ovillo de lana que lo había enredado, este hecho lo pone incómodo, por lo que pretende desprenderse de los hilos de lana cuando siente la apariencia de un individuo.

Con la ayuda de la luz de la luna que era un poco tenue, levanta sus ojos, y ve junto al árbol de ceibo, una hermosa mujer de ojos grandes y llamativos, sus labios carnosos y apasionados; prominentes y fortificados senos, envueltos en un manto transparente de color negro que la acompañaba sentada el General Melgarejo, en el fondo del árbol, ataviado con su capa y espada toledana, y con su elegante sombrero de ala ancha.

El hombre no podía creer lo que sus ojos estaban viendo, por lo que trata de limpiarlos y vuelve a visualizar la imagen que continuaba presente. Fue tan fuerte la impresión que sus piernas se desmayaron y no podía dar un paso porque las tenía paralizadas del susto; en el instante la imagen se va esfumando, quedando el lugar como si no hubiese pasado nada y con el acompañamiento de un gran silencio.

Regresó a su casa y no logró conciliar el sueño, tenía viva y presente la imagen en su mente que se repetía constantemente, porque el mismo conoce que ninguna persona le va a creer lo que presenció.

Existen muchas personas que atestiguan que algunas veces han visto con sus propios ojos la figura de Melgarejo descansando al pie del árbol de ceibo, y en otras ocasiones han visto su imagen montado en un caballo blanco junto con una hermosa mujer. Desde entonces a ninguna persona se le ocurre transitar por la noche por ese lugar, evitando encontrase a Melgarejo con la mujer, que según cuentan los legendarios, estos deben estar juntos para siempre.

Niño sordo

Se desarrolla la leyenda en la ciudad de Carana, donde había un niño sordo que era maltratado por su padrastro, éste lo maltrataba continuamente con fuertes golpes, hasta que llegó el día que el niño huyó de la casa. Su malvado padrastro pensó que el niño había fallecido, y no se preocupó en buscarlo.

El niño se encontraba abandonado en la calle y una noche se encontró con un perro de la calle, quien fue su compañía desde ese momento y andaba junto a él todas las noches. El niño no tenía ni idea a dónde se dirigía, pero al mes de escaparse de la casa supo que tenía un don especial, el cual era que podía oír los sentimientos negativos que habían en el mundo. Lo que quiere decir que tenía la capacidad de saber cuando algo no iba bien en un lugar específico, lo encontraba y paralizaba.

El pueblo donde llegó, existía un señor de avanzada edad que se sentaba en la plaza del pueblo cerca de la fuente, quien estaba desesperado porque los niños del pueblo le arrojaban piedras que le caían en su rostro y le ponía de color blanco del polvo y arena. La acción de los infantes ya era una costumbre en el pueblo, pero los otros ancianos en vez de salvarlo se burlaban de él junto con los niños, le cantaban canciones, tocaban instrumentos musicales y danzaban a su alrededor mientras lo atosigaban.

Leyendas Bolivianas 5

Cuenta la leyenda que el niño sordo con tan sólo 8 años de edad, viendo la injusticia y el maltrato que le hacían al anciano, propició un grito tan estruendoso que el sonido estremeció el ambiente como un terremoto. El grito le salió del alma, los demás habitantes huyeron del anciano y éste se encimó a donde estaba el niño sordo y le agradeció. A partir de ese momento el anciano que maltrataban fue el compañero inseparable del niño sordo, lo acompañaba siempre.

El niño y el anciano siguieron viajando juntos por todos los lugares, en uno de esos viajes hallaron a un hombre que tenia su rostro desfigurado por tanto maltrato y golpes que recibía de algunos conductores de vehículos.  Este hombre con el rostro desfigurado se trataba de una celebridad de la ciudad.  El niño sordo viendo la injusticia que cometían con este hombre, emite un grito de tan magnitud que el rostro del hombre le quedo como un elefante, cuenta la leyenda que este hombre poseía condiciones especiales; aseguraba que era un profeta que fue condenado por un denomino llamado El Tío, este demonio es una cabra que tiene algunas formas de humano.

El hombre que tenía su rostro y cuerpo deforme les dijo a donde podían ubicar al demonio y se convido para llevarlos hasta él. Fue entonces cuando el hombre elefante, el niño sordo, el anciano y el perro comenzaron su travesía hasta la caverna donde se escondía el demonio, que era en un desierto muy cerca de un pueblito que estaba abandonado. Según cuenta la leyenda, en ese pueblo habitaban personas dementes y que se mataban entre sí en medio de la oscuridad de la noche; ciertos días eran personas normales, educadas y alegres, y a los siguientes días amanecieron decapitando a sus propios vecinos, tenían relaciones sexuales entre ellos en el centro de la ciudad, y se comían a su hijos.

Contaba los relatos que el demonio se lo pasaba sentado dentro de la cueva solo susurrando maldades para el mundo, era el promulgador de sentimientos malos y negativos, sus pensamientos eran impuros, su deseo era matar y hacer maldad. Los susurros que emitía eran tan fuertes que se escuchaban en la entrada de la caverna.

El hombre elefante y el anciano deseaban averiguar más de lo que sucedía, no comprendían lo que hablaba el diablo, pero su lenguaje era muy antiguo, eran unas palabras desconocidas y perdidas a través del tiempo. Los cabellos se le erizaban de una manera cuando les hablaba de asquerosos y horrendos actos, el perro que también los acompañaba se rehusaba a entrar. (Ver artículo: Muqui)

El anciano se sintió tan congestionado emocionalmente que comenzó a vomitar y le llegó desde su interior una risa incontenible. Fue cuando el hombre elefante y el anciano se despidieron del niño sordo quien tuvo la valentía de ingresar a la caverna para enfrentar al demonio. Cualquier otra persona que tuviera el sentido del oído bueno podía oír las maldiciones que decía el demonio, sin embargo, el niño sordo comenzó a gritar tan fuerte que interrumpió al demonio que pronunciara maldiciones a otras personas.

Finalmente, cuenta la leyenda que es probable que el niño sordo permanezca dentro de la caverna, porque en la actualidad las personas que pasan cerca escuchan los gritos ensordecedores. Como curiosidad de la leyenda relata que a partir del 18 de abril, día que se estrenó el vídeo musical conocido como “La La La by Naughty Boy ft Sam Smith” basado en esta leyenda, los gritos dejaron de oírse.

Cochabamba

Este pueblo también tiene sus propias leyendas, como es la Virgen de Urk’upiña, cuenta el relato que cuando Quillacollo era sólo un pueblito pequeño, existía una niña que era una pastorcita de un mínimo rebaño que durante días y más días se pasaba pastando sus ovejas a la orilla de una montaña conocida como “El Calvario” que estaba ubicado al frente de un caserío de Cota. Un buen día llegó una hermosa señora con un bebé en sus brazos que se dirigió hacia donde estaba la niña, y así pasaban los días la señora conversando con la niña varias veces seguidas.

En la inocencia de la niña le parecía este hecho muy normal, sin embargo a sus padres les llamaba la atención lo que les contaba la niña que hablaba y jugaba con la señora y el niño en su regazo, sus padres se fueron a visitar al párroco del pueblo a quien llamaban doctrinero, de hecho la parroquia se llamaba Doctrina según se relataba en los textos sagrados, y los vecinos del pueblo también quienes asombrados por la noticia, le solicitaron al campesino que cuando llegara la señora y el niño les avisara enseguida para verificar si era verdad.

Leyendas Bolivianas 6

Llegó el día de la celebración de la fiesta de la virgen el 15 de agosto, para darle honor a la Santidad del Cielo, y la señora volvió a ir donde su niña predilecta, y la niña salió corriendo alegre a comentarle a sus padres, quienes acudieron hacia el Calvario y se cercioran con sus propios ojos ante semejante aparición, visualizan desde lejos a la Virgen con el niño en sus brazos. Los habitantes del pueblo se juntaron y señalaban a la señora, ella se levanta del lugar donde estaba sentada posiblemente encima de una roca,  y que se posa en la cumbre que en la actualidad se encuentran las ruinas de una vieja capilla, mientras que los asistentes exclamaban: “allí, allí está, ya está en la montaña”.

La Quinua

Con el nombre de Quinua o Quinoa, se conoce a una planta de origen andino, que se encuentra con mayor variedad en Potosí, Bolivia. Cuenta la leyenda sobre la Quinua, que los habitantes del pueblo conocido como Aymara tenían la posibilidad de conversar con las estrellas, un día una de éstas descendió a la tierra hipnotizada por un jovencito de este pueblo.

En su encuentro conversaron por largo tiempo, pero la estrella, siendo hija del firmamento, tuvo que regresarse con gran tristeza. El jovencito de Aymara también quedó afligido, por lo que sale volando por los cielos con el apoyo de su mejor amigo que eran inseparable, conocido como: el cóndor de los Andes.

Cuando la estrella y el joven se reencontraron compartieron varios días juntos, ella le daba de comer un grano dorado con sabor exquisito y que lo nutría, era el famoso grano de los dioses conocido como la quinua.

Leyendas de Bolivia 7

El jovencito quería regresar a la tierra para visitar a sus parientes ya que los extrañaba, ella lo expulsó y le obsequió el grano prodigioso para que la gente del pueblo lo sembrara en la tierra.

A partir de este momento la Quinua ha formado parte de los alimentos de los habitantes de esas regiones, siendo un grano con grandes nutrientes para que cualquier persona pueda existir.

Leyendas urbanas 

Las leyendas de Bolivia se pueden clasificar en dos grupos predominantes, las leyendas de índole terrorífico y aquellas urbanas, de las que hablaremos a continuacuon:

Zona de la Paz

Aún no eran la doce la noche, cuando una señora y su esposo regresaban de compartir una cena con unos embajadores, el compartir se celebró en un lugar conocido como Sopocachi, y para acortar camino se fueron por un sendero llamado kantutani, cuando pasaban por el camposanto jardín observan a una distancia prudencial que había una dama elegante vestida con traje de color negro que se veía que tenía frío.

Al ver a la mujer, el esposo ordena que paren el vehículo y que recojan a la señora, mientras más se acercaban a la señora, se percataron que no tenía mirada, sus ojos eran blanquecinos, y el ambiente se tornaba helado; el esposo se asustó tanto que temblaba su corazón, pararon el vehículo y observaron que la señora no tenía pie, traspasaba la reja que guardaba el camposanto jardín y nada se interponía a su paso.

Zona de Santa Cruz

En esta zona se rompe la imagen del duende como una pequeña entidad de color verde con baja estatura y sombrero, aquí se relaciona la palabra “duende” con aquellos niños que murieron sin ser bautizados.

Los abuelos cuentan sobre estas leyendas que estas criaturas se originaban por el fallecimiento de un bebé que estaba recién nacido y no lo bautizaron. El espíritu de este niño se quedaba apresado en un cuerpo diferente al que había llegado a mundo.

La descripción de los duendes los narran como infantes que poseen ojos brillantes como si no pertenecieran a este mundo, sus pies están volteados hacia atrás, se dice que esto sucede con la intención de engañar a las personas, ya que al dejar sus marcas de los pies en el pantano de la orilla del río se creía que marchaban en sentido contrario; usualmente engañan con su cara preciosa y perfecta para aquellos que pudieran llegar a verlos, siendo un demonio. (Ver artículo: Trasgus)

El símbolo más grandioso de estas criaturas es que llevan colocado en su cabeza un particular sombrero que no cubre su cara totalmente, muchos piensan que su rostro no lo dejan ver, sin embargo, la realidad es que su fisonomía son demoniacamente bellas.

Leyendas de Bolivia 8

Estas criaturas buscan atrapar niños para luego llevarlos con ellos hasta la profundidad y oscuridad de las montañas, donde les obsequian juguetes, les entonan canciones que los atraen y les ofrecen distintas variedades de dulces y frutas; en esencia, no se conoce lo que le hacen a los niños, sólo se sabe que les agrada jugar y disfrutar como si fueran niños por lo que comparten con otros infantes.

Estas leyendas no solamente son narradas por los abuelos de la época, también cuentan de como hacerlos huir, una forma normal y menos exclusiva, es que a la madera se debía de rociar agua bendita, igualmente pudiera utilizar otro tipo de agua que aún no estuviera bendita. La otra forma para correrlos del lugar, es simular que se están limpiando el trasero como si estuvieras en el baño.

Las criaturas como son los duendes suelen ser inescrupulosos, es tanto así que si raptan a un bebé y lo llevan entre sus brazos a las montañas, y éste llegara a hacer su necesidad fisiología en el pañal, lo dejan abandonado con la intención de que otro ser humano lo encuentre. Sabemos que un duende es una entidad tanto alegre como espantosa.