≡ Menu




¿Quieres conocer la leyenda del lago Titicaca? Descúbrela aquí

En este artículo les invitamos a conocer la leyenda del Lago Titicaca donde se tiene la creencia de que aparecen hermosas sirenas, y de su profundidad emergen pumas grises, y que es una cultura donde no existía la maldad ni tampoco conocían la civilización y que más tarde fueron educados por el dios Inti. No dejen de entusiasmarse en saber el verdadero contenido del lago Titicaca.

Leyenda del Lago Titicaca 1

¿Cuál es el origen de la leyenda del Lago Titicaca?

El conocido Lago de Titicaca es un afluente de agua que permite su navegación y es el más alto que pudiera existir en el mundo. Este lago está ubicado en la meseta del Collao, en la cordillera que bordea los andes entre Perú y Bolivia.

Antiguamente, el mundo estaba sumido en la oscuridad, sólo lo alumbraba la luz de la luna cuando estaba en sus fases resplandecientes, de lo contrario su tenue luz escasamente alcanzaba el ambiente. Un buen día, el astro solar amaneció en su más brillante y vigoroso calor sobre una fuerte piedra que se hallaba en una isla. (Ver artículo: Hawaiki)

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los habitantes cercanos a la isla tuvieron la oportunidad de descubrir un enorme lago que ocupaba el gran valle, y desde ese momento lo bautizaron con el nombre del Lago de Titicaca, que también traduce su nombre lago del Puma o Piedra. A la isla la llamaron como isla del Sol, porque fue en ese lugar donde el rey de los astros apareció con su calor y luz.

Cuenta la leyenda que hace muchos años en esta isla habitaron unos hombres que eran de color blanco y eran barbudos, entre ellos existía uno que era el más despiadado y bárbaro y lo nombraron jefe de los lupacas, que es el nombre que se da a los oriundos del lago Titicaca. Este hombre de malos sentimientos ordenó que asesinaran a todos los habitantes que tenían el color de su piel diferente a la de él, pensaba que éstos eran hechiceros que poseían poderes maléficos. (Ver articulo: La Quintrala)

Igualmente, en relación a la leyenda del lago Titicaca cuentan que los Incas en esa época, tenían un majestuoso santuario forrado en oro, un monasterio para los jóvenes, y un convento para las jóvenes vírgenes, que una vez al año todos estos juntos realizaban obras teatrales en el lago Titicaca a la luz de la Luna y a la luz del Sol.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Leyenda del Lago Titicaca 2

El lago de Titicaca lo envuelve otro relato que hace mención al origen, que también se lo vamos a dar a conocer, según en las llanuras que estaban cerca de la ciudad de Chucuito, que en la actualidad están revestidas de las aguas del lago Titicaca, había un próspero pueblo, que en algún momento arribó una mujer extranjera que llevaba sobre su espalda una enorme tinaja o huakulla elaborada en arcilla que tenía una tapa que la sellaba secretamente. Esta mujer le suplicó a los dueños de una casa del pueblo que le dieran posada, porque estaba cansada y dominada por el sueño, se quedó durante esa noche para pernoctar, solamente le recordaron las reglas de educación que debería de cumplir durante su estadía.

Al día siguiente por la mañana la mujer deseaba continuar con su viaje, pero no se sentía muy bien porque pasó mala noche, no le ofrecieron una cama cómoda para descansar, ni tampoco le dieron comida, los dueños de la casa la dejaron que se recostara en un rincón de la cocina. A causa de esto la mujer se sentía débil y aún permanecía con cansancio, no pudiéndose llevar en sus espaldas las tinaja que cargaba, por lo que le pide a los dueños de la casa que le guarden ésta hasta que regresara a buscarla, y así fue, le aceptaron que dejara la tinaja mientras que estaba ausente. La mujer les advirtió que no debían abrirla y que deberían de tratarla con mucho cuidado. (Ver artículo: Mamacuna)

A muchos de los habitantes del pueblo, unas extrañas hormigas les picaban y se preguntaban si sería que saldrían de la tinaja, porque no se debería de abrir la tapa. Los dueños de la casa no aguantaban la curiosidad de abrir la tinaja con la fe que podrían hallar algo muy importante; al abrirla brotó un fuerte chorro de agua, que era tan enorme y fuerte que inundó todo el pueblo, a los habitantes no les dio tiempo de protegerse de tan fuerte corriente de agua. Al compás del chorro de agua lo acompañaban diversos animales como las gaviotas, flamencos, patos y muchas clases de aves y otras criaturas que en la actualidad moran en las aguas del lago de Titicaca.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Igualmente, se dice que en algunas horas por la noche y en ciertos momentos, se visualiza en las cristalinas aguas de la profundidad del lago Titicaca una ciudad que se esfumó exclusivamente en esa época, que se le conoce como el mal momento.

Autor

La famosa leyenda del Lago Titicaca se le atribuye al famoso y conocido cronista de origen inca llamado Garcilaso de La Vega, quien se dio a la tarea de recabar información y anécdotas del linaje materno y de la nobleza inca. Éste colocó como protagonista de la leyenda a Manco Cápac.

Este personaje tuvo su familia quien su esposa se conocía como Mama Ocllo, con quien engendró a su sucesor Sinchi Roca, y luego más tarde también tuvo a otras esposas conocidas como Mama Huaco, que cuentan era una mujer de carácter fuerte y estudiada. Existen algunos investigadores en la materia de historia que razonan a Manco Cápac como un personaje mítico, lo que hace que pongan en duda su verdadera existencia como un personaje de la historia inca. No obstante, muchos de los autores lo mantienen y respetan como un personaje real y auténtico y que se fundamenta en evidencias como la descendencia de su raza llamada Chima Panaca, la que conservó su espacio en la realeza inca hasta la época de la conquista.

Leyenda del Lago Titicaca 3

Igualmente, se fundamentan en hechos arqueológicos como es su propio templo, conocido como el Inticancha, que en la actualidad se llama Coricancha, estos dos lugares permanecen en el Cuzco moderno y de acuerdo a las crónicas fueron construidas por Manco Cápac.

El autor de la leyenda del lago de Titicaca redactó además muchas leyes de carácter humanas y sabias, castigando con fuerte condena a quienes cometían suicidios, el adulterio, el hurto, ordenó que cada hombre hiciera a su mujer de su propia raza, pero no fuera antes de cumplir los 20 años de edad, planteó que realizaran ritos al sol por ser la primera deidad, y le construyó un gran santuario en el Cuzco, y muy cerca una vivienda para las mujeres vírgenes que se consagrarán al sol, quienes deberían de cumplir con el único requisito que su sangre real provenía de los dioses incas.

Los pumas grises

La palabra Titicaca, quiere decir en lengua aymará Pumas Grises, teniendo esto en consideración, se cree que en la profundidad del lago Titicaca habitaban unas feroces pumas. También cuenta la leyenda que Apu Qullana Awki, el creador del mundo, la tierra, el firmamento, los animales y los seres humanos, al culminar sus labores subió a la cima de las lomas cubiertas por la nieve para vivir en este lugar. Contaba con una fuerte y poderosa voz y le manifestó a todos los seres que vivían “sean felices, estén siempre tranquilos en este paraíso que he formado para todos ustedes, y vivan en paz y armonía”. Apu Qullana Awki, les prohibió a los hombres que habitaban en el pueblo, el acceso a la montaña donde él tenía su vivienda.

Para esa época las personas vivían en perfecta armonía; y disfrutaban de un hermoso paisaje que les proporcionaba un valle espectacular, donde luego yace el lago.

Un hombre le dijo: “¿Y por qué no vamos a subir?  Queremos ser poderosos como tu”, y procedieron a desobedecer el mandamiento que habían pautado entre si.  Los hombres desobedientes comenzaron a subir el cerro, y escucharon unos tormentosos y crueles rugidos por lo que todos los que marchaban quedaron ensordecidos y embriagados por el terror.

Leyenda Lago Titicaca 4

Entonces, Apu Qullana Awki, procedió a ordenar que emergieran de su cavernas cantidades de pumas grises para que devoraran a todas las personas que encontraran en el camino, no quedando ni uno solo vivo. El padre Sol tata Inti, al observar el atroz escenario, comenzó a llorar desconsoladamente por un tiempo de cuarenta días y cuarenta noches. Las lágrimas que brotaban de la tristeza del Sol fueron llenando el hermoso valle hasta que se formó una profundo lago, llegando incluso a ahogar a los pumas grises en sus aguas. Pocas personas sobrevivieron a estos hechos, éstas exclamaban: “Qaqa titinakawa…” que traduce, “ahí,ahí están los pumas grises… Titi-caca”

De esta manera,los aymarás cuenta su leyenda sobre el origen de su pueblo, quienes están muy agradecidos y le dan inmensas gracias al Sol, tata Inti o Wiracocha, y son devotos fieles de la la Pachamama o Madre Tierra.

Los hermanos Ayar

Esta leyenda relata la historia de los hermanos que tenían por nombre: Ayar Manco y su mujer Mama Ocllo; Ayar Cachi y Mama Cora; Ayar Uchu y Mama Rahua y finalmente, Ayar Auca y su esposa Mama Huaco. Se trataba de un grupo de hermanos que existían en el lago Titicaca y que fueron enviados por su padre el dios Inti, con la intención de reprender las actitudes erradas que estaban cometiendo los hombres que vivían en el lago de Titicaca.

Los  cuatro hermanos con sus respectivas esposas se asoman a una ventana que la llamaban Capatoco, la ventana principal del Templo, y las otras tres ventanas estaban dentro de un lugar llamado Tamputoco, que estaba situado en el pueblo conocido como Paucartambo en Perú, y que fueron enviados por su padre el dios Inti, que quiere decir Sol, para que civilizaran a las personas porque actuaban sin educación y de forma salvaje.

Al observar el pésimo estado en el que se encontraban las tierras, y que ésto era lo que ocasiona la pobreza a las personas que habitaban en el lago Titicaca, que decidieron emprender la búsqueda para encontrar un terreno que fuera fértil y útil para situarse. Los hermanos Ayar se llevaron con ellos a diez miembros que pertenecían a los Ayllus que se refiere a la organización inca, que agrupaba a diez familias, que se marchaban hacia el sudoeste.

Pero lamentablemente tuvieron una disputa que sucedió entre Ayar Cachi, quien tenía un carácter fuerte y regio, y las otras personas. Sus propios hermanos sentían celos y querían aniquilarlo. Planificaron esa maldad, y lo mandaron a que regresara a las cuevas de Pacarina, que se refiere a un lugar origen de quechua, para que fuera a recoger granos y agua.

Los otros siete hermanos y hermanas, acompañados por los ayllus, continuaron su marcha y llegaron a la montaña Huanacauri, allí evidenciaron una enorme deidad hecha en piedra que tenía el mismo nombre. La presencia de semejante ídolo los hizo llenar sus cuerpos y espíritus de admiración, respeto y hasta temor que ingresaron al templo a donde se le veneraba.

Leyenda del Lago Titicaca 5

El hermano Ayar Uchu, se encima sobre la espalda del símbolo que era una estatua y quedando de manera instantánea solidificado, formando parte de la escultura. Éste les sugirió a sus otros hermanos que continuaran con el viaje, así como les rogó que en su memoria se festeje la ceremonia del Huarachico, o “iniciación de los jóvenes”.

En el transcurso del camino, el hermano Ayar Auca, también fue transformado en una roca, esto sucedió en la Pampa del Sol. Ayar Manco, seguido por sus otro cuatro hermanos, llegaron a la ciudad de Cuzco donde se encontraron con tierras fértiles y buenas, que hasta su cayado se enterró fácilmente en el terreno, pero lo pudo extraer sin hacer fuerza, esto daba un gran signo de prosperidad. Se encantaron con la zona por lo que decidieron instalarse y quedarse para continuar con su existencia.

También cuenta la leyenda que dos de los hermanos que continuaron su camino con tristeza, y Ayar Uchu quiso investigar un territorio que estaba alrededor, y para su asombro se vio que le salían una grandes alas que le permitieron salir volando a  la pampa del Sol, pero una vez que se paró en este lugar su cuerpo también quedó  transformado en piedra. Entonces fue cuando Ayar Manco procedió a fundar una hermosa y próspera ciudad, en honor al creador Viracocha y en nombre del Sol. Esta ciudad es conocida como Cuzco que es el corazón en quechua, la capital del Tahuantinsuyo que actualmente es el Imperio de las cuatro provincias.

Existe otra leyenda que hace mención de los Hermanos Ayar, y que también se lo vamos a dar a conocer, según cuenta esta leyenda antiquísima que en Perú hubo en esos tiempos un gran diluvio universal que destruyó al mundo, y que cuando el diluvio terminó, hubo cuatro personas que eran hermanos y que salieron con sus esposas de las cuevas a donde estaban resguardados. Cuando vieron la destrucción del mundo, y que eran los únicos sobrevivientes del diluvio, se fueron con dirección al sur en busca de tierras idóneas para instalarse.

Leyenda del Lago Titicaca 6

Mientras que viajaban Ayar Cachi que era un hombre de carácter fuerte, tuvo problemas seguidamente con sus otros hermanos, y éstos para no continuar con impases con su hermano le dicen que vaya a buscar alimentos en una cueva, cuando este ingresa dentro de ella le cierran la puerta y le colocan una enorme y fuerte roca para que no volviera a salir y quedara atrapado para siempre. Pero gritaba tan fuerte con ira y desesperado que sus gritos agrietaban las montañas, temblaba la tierra y hasta el cielo.

Los otros hermanos salieron del lugar y continuaron la marcha hacia el sur, y hallaron un símbolo de piedra de los lugareños la idolatraban. Pero Ayar Auca quería salta desafiando sobre la roca, pero no lo hizo de buena manera y quedó transformado en piedra para siempre junto con la escultura.

Las sirenas del lago Titicaca

Se cree que el lago Titicaca cuenta con la presencia de sirenas, esto se basa en los relatos de algunos turistas que acudieron a este lugar a pasar unos días de distracción y esparcimiento. Un día, mientras observaban la belleza del lago, de las aguas de éste salieron saltando unas hermosas sirenas, dejando a los turistas completamente anonadados.

Según cuentan los pescadores y personas que habitan en estas zonas,  las sirenas que se ven en el lago vienen de la antigüedad. También los abuelos que son conocedores de las historias del lago Titicaca atestiguan que existieron muchas personas que fallecieron dentro del lago, o salieron de su agua como si estuvieran dementes a causa de los encantamientos que allí surgen. Dicen muchos de los habitantes que por las noches no se les ocurre salir a ir a ninguna parte porque temen a que se les aparezca alguna sirena, ya los pobladores conocen la hora y el momento en que están enérgicas.

Leyenda del Lago Titicaca 7

En cuanto a la presencia de sirenas en las leyendas del lago Titicaca, en el año 2013 se realizó un programa de televisión exclusivamente dedicado a testimonios verdaderos de los pescadores que evidenciaron alguna sirena en este lago. Suena un poco gracioso y como una comedia la leyenda de sirenas en el lago de Titicaca que fue mostrada en televisión, pero de hecho hasta se conversó de unos profesionales antropólogos que explicaban la probabilidad ecológica de la existencia de este mito.

Finalmente, en el año 2014 en Perú realizaron un reportaje que se fundamentaba en la historia de un joven a quien las sirenas habían secuestrado y llevado a Pucallpa. Se presume que este tipo de trabajos televisivos, aunque muestra ser serios y responsables, están hechos para llamar la atención de las personas supersticiosas que viven en los campos, y que no se encuentra otra explicación.

Cuento para niños sobre el lago Titicaca

Era una vez, un pueblito con un valle muy hermoso donde vivían personas felices, sin embargo, estas personas parecían más bien animales salvajes, ya que vivían en frías cuevas, comían de la caza y recolectaban animales que preparaban para alimentarse.

El dios Inti, al observar su estilo de vida, siente compasión por estos seres humanos, de ver como vivían en el lago de Titicaca,  por lo que le pide el favor a su hijo Ayar Manco que fuera al lago en compañía de su hija Mama Ocllo, para que enseñara a la población costumbres y a comportarse socialmente, y  que luego construyera un mandato que lo honrara.

Su hijo conocido como Ayar Manco que también era llamado Manco Capac, poseía la orden de construir una bella ciudad para que representara el centro del mundo, y su padre le entregó una vara mágica de oro para que lo ayudara a encontrar la tierra deseada. Les dijo que viajaran por el noroeste del lago Titicaca y que enterrara la punta del cayado de oro por las distintas tierras por donde caminaban, hasta que hallaran una tierra donde la vara de oro se hundiera sin problemas y quedara firme, y en ese lugar es donde debería de construir la ciudad del Cuzco, que sería el lugar para edificar su majestuoso imperio.

Leyenda del Lago Titicaca 8

Los hermanos esperanzados, dejaron atrás las aguas del lago Titicaca, pero la travesía se hacía tediosa y larga, así iba pasando el tiempo y Manco Capac, no era posible que hallara el terreno apropiado donde el bastón de oro se quedara clavado fácilmente. En su recorrido, ya agotados de tanto caminar, llegaron a un valle con presencia hermosa rodeado de majestuosas montañas, y la vara de oro que le había entregado su padre, saltó y quedó clavada en el suelo, por lo que causó gran admiración y sorpresa a Manco Capac y Mama Ocllo, enseguida entendieron que era el lugar apropiado para transformarlo en Cuzco, la capital del Imperio de los Incas.

De inmediato, el obediente hijo inició la recomendación y labor que le había dado su padre de civilizar esa tierra. En este valle donde estaba el lago de Titicaca  les enseñó a los habitantes la agricultura, la pesca, la edificación de sus casas, y como cuidar y mantener a los animales. Mientras que la actividad de Mama Ocllo era de educar y enseñar a las mujeres las tareas del hogar, y les enseñó el arte de tejer. Así fue como Manco Capac y Mama Ocllo, fueron los pioneros en construir el imperio del que más tarde se sentirían orgullosos por sus orígenes y por pertenecer a esta hermosa y maravillosa cultura.

Para estas culturas, la leyenda del lago Titicaca es muy importante y famoso, también tiene otra fábula sobre su aparición y que las vamos a contar.

Había una vez, un hermoso valle que estaba cercado de gigantescas y altas montañas, ubicado en el territorio entre el norte de Bolivia y el sur de Perú. Los hombres y mujeres vivían tan contentos que no sabían lo que era preocuparse por comida, vestimenta ni por nada, que resulto ser el famoso lago deTiticaca.

Habían unos dioses de las montañas que se llamaban Apus, y se mostraban interesados para que estos habitantes tuvieran todo lo que necesitaban para su existencia, desde la comida hasta la vestimenta. Así como también los resguardaban de los riesgos y sacrificios. Los dioses Apus le entregaron todos elementos para que la vida en este lago de Titicaca se les hiciera mas cómoda y fácil, y lo único que le pedían a cambio es que ninguno de los hombres se le ocurriera subir las montañas donde permanecía encendido el fuego sagrado.

Los hombres siempre estaban atentos y  eran obedientes a lo que les ordenaban sus dioses, hasta que llegó el malévolo diablo, y viendo tanta paz y armonía empezó a intrigar a los hombres para que hicieran competencia de quien era el más valiente, con lo que pretendía retar a los dioses.

Leyenda Lago Titicaca 9

Los hombres motivados por el diablo, deciden escalar la montaña para ver cual era el fuego sagrado que estaba encendido, pero para su sorpresa los Apus fueron al encuentro de los hombres a mitad del camino, y al darse cuenta que habían desobedecido procedieron a eliminarlos. Pidieron autorización a los dioses mayores para soltar de las cuevas a los pumas grises que habitaban en lo más profundo del lago Titicaca para que se los comieran y no quedaran vivos.

Los hombres en medio de su desesperación y angustia le ruegan al diablo, pero éste los rechazó, porque ya había conseguido lo que quería. Desde el firmamento, el dios  Inti lloraba amargamente por lo que estaba viendo, que de tantas lagrimas que salían de sus ojos colmo el valle de agua.  En esta masacre solamente quedó un hombre y una mujer vivos porque se hallaban juntos dentro de una embarcación.

Cuando volvió a salir el sol, gracias a la claridad, observaron una cantidad de pumas muertos entre las aguas del lago Titicaca que fueron convertidos en piedras como estatuas. Finalmente la pareja bautizó el lago como Titicaca que quiere expresar el lago de los Pumas de Piedra.

Dejar Comentario