≡ Menu




Laguna del Inca: leyenda, profundidad, cómo llegar y más

La laguna del Inca es una laguna mágica en donde se pueden oír los lamentos del joven inca quien está esperando a su amada o quien sabe que no la volverá a ver. Es un lugar con espectaculares vistas ubicado en Santiago de Chile, Chile. Si quieres conocer más de este lugar, sigue leyendo este artículo.

Laguna del Inca

¿Dónde queda?

Uno de los lugares turísticos más maravillosos de Chile es la ciudad de Portillo puesto que tiene un paisaje maravilloso y donde se puede realizar ski, sin embargo, no es lo único que esta ciudad tiene en su repertorio ya que posee una laguna con una increíble y misteriosa historia.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La Laguna del Inca queda ubicada a unas 2 horas al norte de Santiago utilizando la ruta de los libertadores, queda localizado la ciudad llamada Portillo, en este lugar está la provincia de los Andes en la cordillera de los Andes y su región es conocida como Valparaíso todo esto ubicado en Chile, en América del Sur. En este lugar existe una laguna que se le conoce como “La Laguna del inca” quedando muy cerca del límite entre Argentina y Chile.

Queda a unos 65 kilómetros de los Andes y para poder acceder a esta laguna tendrías que ser huésped del hotel Portillo (cerca de sus canchas de ski) porque si no el acceso está cerrado; la Laguna del Inca está en medio el medio de una montaña muy alta.

Sus coordenadas son al sur: 33º 10´00” y por el oeste 71º 27´00”, teniendo una superficie de unos 4 km², las orillas de la laguna no son de arena sino que son rocas que tienen cumbres montañosas que muchas veces están congeladas puesto que como las rocas tiene diferentes densidades y grosores estos tienden a convertirse en una zona con hielo delicada y resbaladiza que normalmente se suelen esconder por las capas de nieve y hielo en periodos de invierno, teniendo una altitud de unos 2.800 m.s.n.m. (metros sobre el nivel del mar).

Tambien Te Recomiendo Ver...

Esta laguna es de un color azul turquesa, y en lo que respecta al clima tiene dos estaciones, una que dura entre unos 6 y 7 meses que es una estación seca que normalmente precipitaciones de unos 398 mm, y otra cálida y estepárico. En el caso de la temperatura se puede apreciar unos 15 ºC que es la temperatura media de Los Andes.

Cuando existe la posibilidad de insolación la temperatura puede aumentar a unos 35ºC, y cuando se está en periodos de invierno la temperatura baja a unos 0 ºC. En la Laguna del Inca se puede realizar muchas cosas puesto que al ser un entorno natural esto lo permite, una de las cosas que se pueden realizar es el kayak (deporte náutico), caminatas por los alrededores.

En periodos de invierno se puede realizar patinaje sobre hielo, el ecoturismo (una nueva modalidad la cual consiste en observar y apreciar los paisajes naturales que se están visitando sin perturbar la paz y promoviendo la conservación) o simplemente si se desea se puede caminar por los alrededores y admirar el paisaje que la flora y fauna nos presentan.

Tambien Te Recomiendo Ver...

El mejor momento para poder apreciar este maravilloso lugar es ir entre los meses de noviembre y abril o incluso a comienzos de mayo, porque cuando empiezan los periodos de invierno el hielo es sumamente frágil por lo que la ruta para poder llegar la vuelve muy riesgosa. (Ver artículo: El dios Ares)

¿Cómo llegar?

Para poder llegar a la laguna del Inca se puede acceder por dos medios, el primero consiste en un transporte público y el segundo en carro, en el primero utilizando los autobuses que se dirigen a Mendoza que te pueden llevar cómodamente hasta el Hotel Portillo, otros autobuses que se podrían tomar serían El Rápido, Andesmar, Van Ahumada, Tur Bus, Cata y Bus, la mayoría de los autobuses que se mencionaron anteriormente  salen desde el terminal de Los Héroes, estos cobran cerca de unos 12.000 dólares por persona.

La segunda, que sería en carro, consiste en ir desde Santiago por el camino pavimentado que son unos 70 km para poder llegar a Los Andes para luego cuando ya lleguen a la ciudad de los Andes deben de tomar un by pass que conduce hasta Terrapuerto, luego, llevaría a la ruta Internacional hasta Mendoza y de allí dirigirse a la derecha para luego a unos 59 km se llegaría hasta Portillo que queda a unos 2.840 m. s. n. m., llegado a el río Aconcagua.

Otra forma de llegar es ir a unos aproximadamente 80 km antes de llegar a la ciudad de Santiago se tiene que ir por el oriente, es decir, a la derecha, lo cual le permite ir por la ruta 60 que lo llevaría al centro de esquí ubicado en Portillo para luego ir a la intersección del Cristo Redentor para ir al complejo fronterizo de Los Libertadores.

Si se desea se puede dejar el auto en los carabineros del complejo fronterizo o en el estacionamiento del Hotel Portillo. Desde ahí se toma el kilómetro 114 que en periodos de invierno o verano tiene un horario y estos horarios pueden variar dependiendo del año y de la época.

Cuando ya se llegue ahí, es decir, al hotel Portillo, se tiene que caminar en dirección oeste utilizando un camino vehicular, cuando ya se esté en la base de los andariveles se tiene que ir en dirección norte siguiendo el sendero, lo primero que se encontraran ahí sería un ascenso no tan largo que permitirá acercarse a la laguna del Inca ya que hay una abrupta caída que guía directamente ahí, para luego bajar.

Luego, se tiene que seguir un camino rocoso que tiene unas chapas de escaladas usualmente utilizadas como un pasamanos aunque para algunas personas no la tendrán que usar puesto que esa zona es un poco ancha permitiendo al turista que camine con suma tranquilidad, sin embargo, no está de más tener precauciones, en este momento el paisaje de la laguna del Inca es espectacular, sigue otro camino tranquilo.

En ese momento, se llegará a una zona áspera rocosa, en donde en este punto se tiene que ir con sumo cuidado porque es un paso delicado, tiene además un leve ascenso, lo difícil de esta zona es que si hay hielo es posible que se resbalen pero si no lo hay se podría caminar tranquilamente aunque teniendo el mayor cuidado posible apoyándose una que otra vez con las manos. (Ver artículo: Leyendas venezolanas)

Ya después de cruzar unos 40 m hay una quebrada pequeña, ascender un poco para continuar con el sendero, lo que la hace más fácil es que se puede apreciar a unos pocos metros más arriba, aquí también se tiene que tener cuidado para poder evitar deslizarse por la ladera de tierra, ya pasado está quebrada se tiene una zona de tierra que tiene algunos arbustos, ya caminado un poco más se puede observar un pequeño curso de agua.

En este punto es fácil salirse del sendero pero es muy fácil recobrar el sendero, para luego dirigirse a otro curso de agua que comienza a bajar a una zona que es arenosa localizada al norte de la laguna del Inca, al pasar esta zona y ya estar al norte de la laguna se tiene que prestar atención porque el sendero es difícil de seguir.

Aunque el sendero sigue continuando en dirección oeste para luego subir otros metros más en donde se llega a una zona en donde se tiene una vista increíble del cerro Tres Hermanos, el cual es un macizo que tiene tres cumbres, la mayor tiene unos 4.751 m de altitud, la central que tiene unos 4.595 m y la de su que tiene unos 4.274 m.

Cerro Tres Hermanos

El tiempo que transcurre el recorrido es de unas dos horas y media aproximadamente, teniendo un tiempo de recorrido similar de vuelta. Una de las recomendaciones que se pueden hacer para este recorrido es revisar que se tenga¿ todo lo necesario para el viaje mínimo dos veces, otra cosa que también se podría hacer es realizar la caminata temprana para que cuando ya sea la tarde el sol iluminará la laguna del Inca, creando así una impresionante vista, y por último y no menos importante tener cuidado cuando se recorra el sendero puesto que si se está yendo en periodos de invierno tiene a convertirse en resbaladizo y frágil. (Ver artículo: Odín)

Profundidad

No se sabe con exactitud la profundidad de la Laguna del Inca ya que se tiene la creencia que es un ojo que está conectado con el mar puesto que no se le puede observar el fondo y se considera que no lo tiene, sin embargo, hay personas que navegan por la laguna del inca a unos 2.800 m. s. n. m. y establecen una profundidad de unos 180 m.

 

Conoce la leyenda de la laguna del Inca

Según cuenta la leyenda, hubo un vez el inca Illi Yupanqui (era un poderoso guerrero del imperio inca) quien ahogó sus penas en una laguna, ya que la princesa inca Kora-lle, el amor de su vida, mientras estaba cumpliendo una tradición después de consumar su matrimonio sufrió un accidente que le quitó la vida, ya que en la tradición del monteria real o nascu, se resbaló en un precipicio.

El dolor del joven inca fue tan desgarrador que se cuenta que movió hasta las montañas. Por lo que le hicieron una sepultura digna ya que en la laguna que se encontraba cerca de esos parajes la envolvieron en los más finos linos y bajo los ojos de los seguidores reales descendió su cuerpo en las profundidades de la laguna cambiando su color a un verde esmeralda debido a que ese era el color de los ojos de su amada que ya no los volverán a ver.

Se dice que con el pasar del tiempo en periodos de invierno se puede escuchar el llanto del inca que perdió a su amor, otros que en periodos de luna llena o plenilunio se le puede ver al ánima del inca Illi Yupanqui llorando por la muerte de su amada. Se cree que esta laguna es conformada por lo que hoy se conoce como la Laguna del Inca ubicada en la cordillera de Los Andes.

Todo esto comienza antes de que los españoles llegaran a colonizar estas tierras, en su momento era gobernada por el grandioso imperio inca, considerado el imperio más grande de la época de la América precolombina, sus orígenes datan entre los siglos XV y XVI, extendiéndose entre la Selva Amazónica y el Océano Pacífico, más específicamente entre el río Maule ubicado al sur y por el norte las cercanías de Pasto, ubicado en Colombia, siendo nominado por los españoles en el año 1572 cuando pudieron asesinar al último de los monarcas Túpac Amaru I, abarcando países como Perú (casi en su totalidad), Colombia (en su frontera suroccidental), Ecuador (en la frontera), Bolivia (por el oeste), Chile (por el noroeste) y Argentina (por el oeste).

El imperio inca, como se dijo antes, extendió su poderío cerca de la ribera del río Maule que es una cuenca hidrográfica de unos 20.300 km², teniendo un carácter montañoso y una zona delimitada por nieve, de los cuales pasa por la Cordillera de los Andes, llegando a la laguna del inca.

Cuando uno de los guerreros más importantes del imperio inca llamado Illi Yupanqui quiso buscarse una esposa, y lo consiguió, puesto que se iba a casar con una de las mujeres más hermosas de todo el imperio sumado a que ella tenía uno de los atributos más espectaculares que se habían visto en esos parajes y su nombre era Kora-llé, y era una princesa del imperio inca.

Ellos para poder casarse tenían que cumplir una serie de ritos y uno de ellos consistía en que la novia debía de bajar por un acantilado con su vestido de novia y las joyas concernientes, cuando ya estaban a punto de realizar este acto ellos suben a uno de los cerros más grandes de todo el lugar, ya que tenían la creencia que si estaban más alto era posible acercarse al padre Sol, al lado de este cerro quedaba ubicado una laguna que era en ese entonces muy aclamada por los incas ya que la consideraban muy hermosa.

Cuando ya la joven estaba lista con su vestido y joyas, caminaba por una zona estrecha y resbaladiza del cerro en conjunto de su séquito imperial, pero mientras caminaba se resbaló, cayendo al vacío. Illi Yupanqui al escuchar los gritos de su amada bajó el cerro rápidamente con ayuda del séquito imperial para poder rescatar a la joven princesa y su esposa, sin embargo, llegó muy tarde puesto que la princesa inca ya había perecido.

El guerrero, ahora príncipe, muy triste de perder a su amada le quiso dar una sepultura digna debido a su belleza y a su personalidad que eran tan queridos en el imperio, por lo que se decidió colocar el cuerpo de Kora-llé en las profundidades de esa laguna, pero mágicamente en el día de la sepultura y cuando ella ya estaba siendo tragada por el agua, el río cambió de color, el agua se había convertido en un color esmeralda parecido a los ojos de la princesa inca.

Aunque en esta parte de la historia varía un poco ya que otros establecen que cuando apenas su cuerpo tocó el agua, se cambió inmediatamente el color a un verde esmeralda, para luego el joven inca destrozado por su pérdida se tiró a la laguna para reunirse con su amada.

Pesca en laguna del Inca

Esta actividad turística no se puede realizar puesto que no es de acceso público porque esos derechos los tiene el Hotel Portilla, aunque muchos han intentado que la laguna del Inca sea de acceso público como el concejal Benigno Retamal, sin embargo para los huéspedes del Hotel Portillo sí pueden realizar la pesca recreativa, teniendo zonas deportivas para aquellos amantes de la pesca.

Uno de los peces que se pueden conseguir en la laguna del Inca es la trucha, ésta está distribuida en toda la zona de Los Andes, aunque en periodos de invierno la pesca se dificulta un poco al congelarse el agua, debido a que esto sucede el Hotel Portilla toma medidas preventivas porque también se vuelve peligroso por lo que tienden a restringir la entrada a la laguna.

En el pasado, por la época de los incas este era un lugar muy importante debido a que la pesca era una actividad muy importante y significativa para ellos, teniendo una riqueza importante. Los Andes se volvió una zona muy trascendental porque ellos tenían una capacidad importante para sobrellevar el frío como también a los caminos rocosos y difíciles por lo tanto podían haber establecido viviendas por la laguna del Inca.

Leyenda de la laguna del Inca para los niños

Hoy en día existe una laguna que está escondida, es una laguna bellísima que tiene una historia muy romántica, todo comienza hace muchísimo tiempo cuando los españoles no habían descubierto América, en ese tiempo existió un joven muy valiente guerrero llamado Illi Yupanqui, este joven un día decidió buscarse una joven con la quien casarse puesto que se sentía muy solo.

Por lo que mientras caminaba por las riberas de la laguna que se encontraba por donde vivía, vio a una joven muy hermosa, ella tenía unos ojos de un color turquesa  y un cabello negro hermoso, el joven al verla quedó enamorado, pero sin darse cuenta que ella era la princesa del imperio Inca por lo que cuando solicitó casarse con ella, aceptó puesto que también estaba enamorada del joven, sin embargo, ella había pensado que no le haría caso. Para poder casarse tenían que cumplir varios ritos y ceremonias, ellos escogieron un lugar muy cerca del Sol, ya que los Incas se consideraban hijos del dios del Sol por lo que para éste viera y estuviera feliz con sus hijos, decidieron hacer la ceremonia en uno de los cerros que estaban en la región, teniendo al lado del cerro la laguna en donde se vieron por primera vez, la joven princesa se llamaba Kora-llé. (Ver artículo: La Tunda)

Cuando ya el matrimonio estaba consagrado, ella tenía que realizar un último rito el cual consistía en bajar utilizando el vestido y las joyas por el cerro para demostrar el amor que sentía por el guerrero, en conjunto de la ayuda de su escolta, sin embargo, como el camino era muy estrecho y resbaladizo.

Mientras bajaba, se despistó un tiempo y terminó cayendo por el cerro, los gritos se escucharon por todo el cerro, el marido al oírlos, corrió cuesta abajo sin importarle si le costaba su vida él solo quería ver si su amada se encontraba bien, pero al llegar abaja se dio cuenta de que su amada había muerto.

Illi Yupanqui sumamente triste por ver que su amada no le volvería a dirigir otra palabra o mirarlo con esos ojos que tanto le encantaban decidió darle una sepultura digna de su belleza y personalidad que a todos los habitantes del imperio inca alumbraban, así que envolviéndola en el más fino de los linos la colocó en la laguna, su cuerpo fue descendiendo poco a poco, ocultándose en las profundidades del agua.

Se dice que cuando el cuerpo de Korá – llé tocó el agua, mágicamente el agua cambió de color a un azul turquesa el mismo que se veía en los ojos de la joven princesa. Al pasar los años la laguna se volvió mágica y ya no se llamó laguna sino que esta pasó a ser la laguna del Inca debido a que en las noches de luna llena se pueden escuchar los lamentos del joven guerrero quien había perdido al amor de su vida como si el alma de Illi Yupanqui todavía continuara allí esperando reencontrarse con su amada.

Recomendaciones para su viaje

Para poder visitar la laguna del Inca es recomendable no visitarla en la noche, puesto que al estar en la noche no se puede observar nada por lo que se dificulta su caminata, además, durante la noche el camino se vuelve sinuoso y se pueden perder en éste, también es estrecho y resbaladizo. Tampoco es recomendable ir en épocas de invierno porque el  hielo y la nieve no permiten ver en dónde están las rocas volviendo el suelo inestable, riesgoso y resbaladizo.

También se recomienda siempre llevar un ropa adecuada para la caminata como unos zapatos cómodos de caña alta o trekkinmg, unos bastones aunque esto no es necesario si ya antes ha realizado caminatas así, pero si no lo ha hecho con la ayuda de los bastones se pueden apoyar.

Si se desea visitar por más de un día la laguna del Inca sería bueno que tuviera el equipo completo de campamento para evitar contratiempo, llevar mucha agua porque el camino es largo o si le gusta tomar mucha agua, otra cosa sería que si le hace falta algo lo mejor sería que se abasteciera en Santiago o Valparaíso ya que solo existe una estación en donde podría comprar aunque ésta es muy básica, y por último pero no menos importante revisar siempre que todo lo que vaya a usar lo tenga, hacer una lista incluso es más cómodo para no olvidar nada.

Restricciones de la laguna

Una de las restricciones que se pueden nombrar es el acceso a la orilla en los periodos de invierno por cuestiones de seguridad, aunque esto ocasionó que muchos se molestaran puesto que las lagunas son de acceso público y no privado, pero fue colocado así debido a que en invierno el hielo se congela pero hay zonas muy frágiles y en el caso de las orillas estas no son como de las típicas orillas de las playas que tienen arena, en estas la orilla está compuesta por rocas que tiene pendientes inestables que se llegan a esconder por la nieve y por las capas de hielo.

Otra de las restricciones que solo aquellos que estén hospedados en el Hotel Portillo pueden realizar el sendero hasta la Laguna del Inca, puesto que ellos señalan que se debe a medidas de seguridad en épocas de invierno, sin embargo, la junta municipal de Los Andes realizo una denuncia al Ministerio de Bienes Nacionales.

El Ministerio está recogiendo y analizando la cuestión para ver si el Hotel Portilla ha infringido una ley, sin embargo, lo que se tiene que saber que es que uno de los terrenos que le pertenecen al Hotel Portillo desde año 1963 es la Laguna del Inca. Tampoco se puede navegar un buque de más de 100 toneladas que no sea para el beneficio de las aguas.

La laguna del Inca un lugar que a todo el mundo le gustaría visitar a unos por su caminata o a otros por su historia mágica que a todos los dejara encantados, pero para poder ir se tiene que tener mucho cuidado y no ir en periodos de invierno porque el hielo lo vuelve riesgoso y resbaladizo.

Dejar Comentario