≡ Menu




La Quintrala: biografía, leyenda y mucho más

La Quintrala es una mujer despiadada y temible que vivió en Chile, se le conoce como una leyenda urbana debido al miedo que sienten las personas en la actualidad, nació a principios del siglo XVII y tiene relación con el Cristo de Mayo. Conoce más a este personaje que le gustaba torturar a los esclavos, indios y mulatos.

Todo sobre su biografía

El nombre de la Quintrala es Catalina de los Ríos y Lisperguer. Este personaje nace en Santiago de Chile alrededor de 1604, es hija del él señor Gonzalo de los Ríos y de la señora Catalina Lisperguer y Flores, siendo nieta de Agueda Flores, quien siguiendo el hilo sería hija de la Cacique Elvira de Talagante y de Don Bartolomé Bluenthal, con esto se quiere llegar a que posee descendencia de dos de los linajes nobles de Los Andes y Europa.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Se cree que los orígenes de sus deseos sanguinarios se debe a que su abuela la crió ya que su madre había muerto, en lo que respecta a su nombre se cree que fue porque su padre le decía “Catrala” cuando era un niña, y según otras versiones sus instintos sanguinarios comenzaron no por su abuela sino desde su juventud.

No se sabe si era una mujer con una apariencia atractiva o no, ya que con respecto a la Quintrala, ella es un personaje reconocido debido a que asesinó a muchas personas, entre ellas nos encontramos con mujeres, hombre, indios y amantes. Cometiendo sacrilegio y deshonra con el Señor de Mayo (también conocido como Cristo de Mayo), el poder que la Quintrala obtuvo hacía que tuviera el poder de desafiar a la autoridad.

Los cuerpos de los esclavos indígenas se le entregaban a la Quintrala libremente por el Valle de la Ligua, en una de las actas encontradas alrededor del año 1660, se le denunciaba entre muchos más delitos la muerte de una india auca llamada Isabel, la cual tenía un problema en el pie y dormía en el cepo, como trabajo tenía que lavar la ropa con agua fría, en un sólo pie y utilizando poca ropa pero más que todo se encontraba desnuda.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En cualquier momento aprovechaban la ocasión de azotarla, todos los días realizaba los mismos quehaceres y dio a luz al negro Lorenzo, para luego por una orden de la Quintrala mandaron a azotar a su pequeña criatura, muriendo al segundo día, para tristeza de Isabela que al pasar otros dos días ella también falleció sin ninguna confesión.

Según cuenta la leyenda, ella envenenó la comida de su padre en el año 1623 y a un amante quien lo invitó a su alcoba en secreto, también asesinando a los mulatos (mezcla entre una persona negra y una persona blanca), como intentar asesinar a unos de los frailes le reprendían por la forma en la que se estaba comportando.

Comprando la ayuda de Meneses con una suma gigantesca de dinero para que fuera acusada de todos los crímenes que se les adjudicaban y ser llevada a la justicia, como cargos se encontraban crímenes y sádicos abusos a los esclavos e indígenas que trabajaban en su hacienda de la Ligua.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Una de las leyendas más famosas que se cuentan de la Quintrala es que desde su casa tiró a un Cristo tallado con madera, ya se dice que mientras estaba azotando a un esclavo sintió la mirada de lástima de Cristo por lo que decidió arrojarlo, en lo que respecta al Cristo, fue esculpido por Fray Pedro de Figuero en el año 1640; cuando la Quintrala arrojó al Cristo fueron los padres agustinos quienes lo recogieron, ellos tenían su iglesia al lado de la casa de Catalina.

Otras de las muertes que se le adjudican es la del caballero de la Orden de San Juan llamado Enrique Enríquez de Guzmán, quien le propuso matrimonio, sin embargo, como la Quintrala no quería casarse con él mandó a uno de sus esclavos a matarlo a palos, pero alguien vio al esclavo por lo que lo acusaron encontrándolo culpable y a ella se le impuso un pago en metálico por ser la ama del esclavo.

Está también el soldado Alfonso Campofrío y Carvajal, en esta historia se había comprometido en matrimonio con la Quintrala, pero a pesar de que el soldado no poseía bienes había recibido un dote muy grande, el cual incluía una hacienda en La Ligua. Después de casarse vivieron en ese lugar en donde la Quintrala cometió todos los crímenes, su marido también fue cómplice, un ejemplo de esto sería el cura de los indios quien tratando de defender a los otros esclavos e indios que recibían continuamente los maltratos de sus amos. (Ver artículo: Asmodeo)

Sin embargo, no lo consiguió, otros le siguieron como la servidumbre, escogiendo diferentes métodos como el cepo, los azotes entre otras más torturas, y no tenía predilección por ningún sexo y edad en específico, en otras palabras, a la Quintrala no le importaba la edad y el sexo de quien torturaba.

Muchos años la Quintrala realizó todos sus crímenes y perversiones libremente, sin tomar en cuenta las súplicas y demandas propuestas por el obispo Salcedo quien tenía un deseo de justicia por las muchas personas que morían en manos de ella, por lo que enviaron en una misión secreta quienes se encargaron de investigar, encontrando suficiente información para juzgarla y enjuiciarla.

 

Cuando la Real Audiencia de Santiago comenzó su proceso en el año 1660, durando un aproximado de 4 años, ya la Quintrala utilizó todas las influencias que tenía para poder revocar sus cargos, sin embargo, de los 39 casos que se investigaron fue hallada culpable de 14 de ellos, sujeta a pagar unos 500 pesos por cada indio y unos 1.000 pesos por cada negro que mató.

Fallece el 15 de enero de 1665 (a los 61 años de edad), un año después de encontrarla culpable, enterrándola en la iglesia que quedaba al lado de su casa, es decir, la iglesia de San Agustín, a petición de ella puesto que en su testamento había pedido ser enterrada en ese lugar utilizando una vestimenta de los hábitos agustinos, además de que donó unos 6.000 pesos para que se pudiera realizar una procesión anual del 13 de Mayo.

Realizó esto como si fuera un perdón por sus pecados, tomando en cuenta otras donaciones de dinero para poder celebrar misas en oración por el alma de aquellas personas a quienes había matado de forma cruel, como también por su alma. En la actualidad sus crímenes y acciones son muy reconocidas, incluso algunos la usan como símbolo para realizar perversiones como también la opresión colonial, creando muchas películas, novelas y obras teatrales.

Conoce su leyenda

En la época colonial a principios del siglo XVII, nació una joven de familia adinerada llamada Catalina de los Ríos y Lisperguer, ella era hija de Don Gonzalo de los Ríos y Encio y la Doña Catalina Lisperguer y Flores, esta familia era adinerada porque representaba a una de las familias entrelazadas de Europa y de Los Andes haciendo que estos tuvieran muchas relaciones de la época.

A Catalina también se le conocía como la Quintrala puesto que su cabello era de un rojo brillante, con una altura envidiable, con una mirada que te veía el alma pero ante todo una mujer muy hermosa. Esta mujer al crecer se convirtió en una persona muy influyente teniendo muchos terrenos distribuidos por todo Santiago, en otra versión nos cuenta cómo ella cuando vivía con el resto de sus hermanas en su casa habían duendes que le enseñaron varios artes mágicas.

Según cuenta la leyenda la Quintrala, ésta hizo pactos con el Diablo en muchísimas ocasiones, tanto así que se convirtió en una mujer muy mala ya que realizaba actos horribles desde muy temprana edad, porque su madre y su abuela le enseñaron porque ellas también eran unas asesinas, aunque su madre murió cuando la Quintrala era muy joven su abuela se convirtió en su tutora siguiéndole enseñando esos caminos. (Ver artículo: Akelarres)

En el caso de la familia materna de la Quintrala, muchas de ellas influyeron en que ella realizara pactos con el diablo y magia negra, como sería el caso de su abuela, su madre y su tía María ya que a esta última se le acusaría también por brujería y de envenenar al Gobernador Alonso de Ribera en el año 1604, pero ninguna de ellas le enseñó la realización de venenos, la que lo hizo fue una machi araucana, quien era su nana de pequeña y con su instrucción se dice que envenenó a su Padre.

Tiempo después, mientras la Quintrala iba caminando por los caminos de sus terrenos, observó un árbol, mientras lo veía se dio cuenta que tenía la cara de Cristo por lo que lo mandó a cortar y a tallar una versión de Cristo para colocarlo en su sala de estar. Cristo se convirtió en el testigo de todos los atroces crímenes que se realizaron en ese lugar como muertes, torturas, brujería, entre otras, por lo cual se le apodó “El Cristo de la Agonía”.

Sin embargo, un día mientras ella torturaba a alguien sintió la mirada de Cristo posarse en ella, teniendo un ataque de ira lo mandó para la iglesia de San Agustín ya que según decía “la seguía con la mirada”. El Cristo hoy en día sigue en la iglesia aunque actualmente se le conoce como “Cristo de Mayo”, ya que según cuenta la historia hubo un terremoto en ese pueblo y a pesar todo se destruyó lo único que quedó en pie fue Cristo, aunque su corona de espinas descendió hasta el cuello; en el presente nadie se atreve a tocar el Cristo de Mayo.

Cristo de Mayo

Según cuenta la leyenda, un día la Quintrala se dio cuenta de que unos indios que trabajaban para ella, se habían escapado por lo cual ella mandó a un mayordomo a encontrarlos para luego traerlos para ser juzgados y castigados, ese castigo consistía en prenderles fuego para que murieran tanto dolorosa como lentamente.

Otra historia nos cuenta que había tomado la decisión de envenenar a su padre utilizando pollo, ya que ella estaba enamorada de un padre de una iglesia que quedaba cerca de donde vivía pero su padre la presionó y la obligó a casarse con un completo desconocido, pero antes de realizar este acto él huyó hacia Perú, para luego volver y jactarse de que ella estaba encerrada en la prisión pero debido a que ella todavía tenía mucha influencia su padre recibió un castigo.

En lo referente a su esposo, estos tuvieron un hijo, pero falleció antes de los 10 años porque estaba muy enfermo, la Quintrala había hecho un pacto con el diablo para que se curara, sin embargo, sus plegarias no fueron escuchadas. Cuando fue juzgada logró conseguir la prisión ya que según los parámetros de justicia de esa época y con todos los crímenes y atrocidades que había cometido lo que le esperaría sería la muerte, pero debido a que tenía muchos contactos logró bajar su condena con su poder económico.

Existe una leyenda que dice que en la casa en donde ella vivió podían escucharse ruidos extraños, y los que pasaban por esos lugares decían que sentían malas energías correr por ahí recordando cuando la Quintrala los miraba ya que los hacía vibrar y tener escalofríos.

A pesar de ser una mujer analfabeta se convirtió en una de las mujeres más influyentes y más malignas de la historia chilena puesto que ella siempre se salía con la suya puesto que aunque la religión estaba en unos de sus grandes apogeos la realidad económica y la influencia valía más.

En otra versión nos dice que se enamoró de una persona de quien no se debía enamorar, y ese es un sacerdote de la iglesia de Nuestra Señora de Gracia, llamado Pedro Figueroa, quien acosó y trató de muchas formas de hacer que perdiera su fe para que tuviera una relación con ella, sin embargo, todas sus ideas no funcionaron, ya que él estaba muy inmerso en su fe. (Ver artículo: Sugaar)

Muchas de las torturas que realizó se debieron a un acto que no le pareció o que estaban impidiendo sus demás asesinatos, y con todos estos crímenes siempre tenía a alguien que los pagara por ella, un ejemplo de esto sería en 1624 conquistó a un aristócrata de mucho renombre de Santiago quien luego decidió apuñalar muchas veces culpando a una de las sirvientes del aristócrata que era muda.

¿Por qué es considerada una leyenda urbana?

La leyenda se desarrolla en Chile a principios del siglo XVII, y sus lugares principales eran en sus terrenos o en su casa en la Ligua, se empezó a ser más conocida la Quintrala debido a que el escritor Benjamín Vicuña Maquena escribió en el año 1997 una crónica en donde narra que es un personaje maligno y lamentable, contando sus comienzos con el pacto del diablo, comentando que sus familia ya tenía inicios en lo referente a la brujería.

Testamento de Catalina de los Ríos y Lispenguer

Muchos de los testigos que vieron los actos crueles de la Quintrala están muertos, el único que hoy sobrevive es el Cristo de la iglesia de San Agustín, pero todavía se genera la pregunta del por qué la Quintrala se le conoce como una leyenda urbana, esto es debido a que hoy en día se le conoce por ser una mujer muy tenebrosa, además que tampoco se le consiguió mucha evidencia de sus crímenes porque nunca dejaba rastro de sus huellas en todos los actos que cometió; como también está el hecho de que con ella se han hecho muchas películas y libros, variando su versión debido al tiempo que esta tiene, inclusive existe una historia que dice que vendió su alma por el amor.

Relación entre la Quintrala y el Cristo de Mayo

El terremoto ocurrió una noche de lunes 13 de mayo de 1647, se cuenta que temblaba todos los suelos, muchos estudiosos le acreditan 8,5 grados en la escala Richter, conocido también como el terremoto Magno; en ese momento Catalina de los Ríos y Lisperguer, también conocida como la Quintrala, tenía la edad de aproximadamente unos 40 años de edad, esto quiere decir, que ya estaba muy sumida en la brujería y ya era una mujer que daba pavor y muy independiente, en ese momento ya había botado al Cristo porque la había mirado con pena por lo que lo manda a la Iglesia de San Agustín, aunque se cuenta que antes de entregarlo lo azotó ya que como estaba intimidada eso era lo que hacía con los hombres que le producían ese sentimiento.

Según cuenta la historia, se dice que el Cristo es la primera figura religiosa hecha en diferentes colores tallada en madera con un autor conocido llamado Fraile Pedro de Figueroa, quien nació en Perú, pero quien viajó a Chile y viendo que al lugar le hacían falta varias figuras religiosas decidió hacer una policromada haciendo alusión al Cristo de la Agonía.

Entregándola a la Iglesia de Nuestra Señora de Gracia, conocida actualmente como San Agustín, instalada en el año 1614, sigue en pie después del terremoto que azotó Santiago, el terremoto mató a un 25% de la población que consistía de unas aproximadamente 4.000 personas. Lo curioso del Cristo de Mayo fue que a pesar del terremoto la corona de espinas se bajó hasta el cuello siendo muy difícil que eso sucediera por los materiales con los que está hecho.

Leyendas

Existen dos versiones que giran en torno a el Cristo de Mayo con la Quintrala, el primero nos cuenta cómo en una ocasión, Catalina estaba torturando a un esclavo, pero al sentir una mirada se volteó y se percató que era el Cristo de la Agonía que había pedido a construir, pero éste la miraba con lástima y mucha tristeza.

Por lo que muy consternada mandó a que sus sirvientes la tiraran por la ventana puesto a que ella no le gustaba que ningún hombre la mirara mal en su propia casa, por lo que luego de que la tiraran varios de los religiosos agustinos lo recogieron y lo llevaron a la iglesia de Nuestra Señora de Gracias, el cual quedaba al lado del hogar de la Quintrala, colocándola en uno de sus altares laterales.

Cristo de Mayo

La otra versión de la historia nos cuenta como la Quintrala, acusada por uno de los tantos crímenes que cometió, le rogó y solicitó a Cristo que si éste la salvaba de la condena de la prisión ella le prendería unas dos velas de una libra todos los días. Tiempo después ella fue liberada de los cargos y no fue prisionera por lo que la Quintrala cumplió al pie de la letra su promesa. (Ver artículo: Murumendi)

Libros

Magdalena Petit Marfán (19903 – 1968) escribió una novela llamada “La Quintrala”, ambientada a comienzos del siglo XVII (periodo comprendido entre los años 1600 a 1699). En esta novela se narra la historia de la doña Catalina de los Ríos y Lisperguer, inspirándose de la obra titulada “Los Lisperguer y la Quintrala” realizado por Benjamín Vicuña Mackenna, ya que ésta fue la primera obra realizada de este personaje.

Pero a diferencia de Benjamín Vicuña, Petit Marfán no le colocó a su novela aspectos como el erotismo como también siguió utilizando una relación que tiene Catalina de los Ríos y Lisperguer con el obispo Fray Pedro, como también mencionar las imposiciones religiosas que no le permitieron tener una relación amorosa con un sacerdote de la iglesia que quedaba cerca de donde ella vivía.

Haciendo que ella se enojara y que provocara todos los acontecimientos de la historia, aunque también se debe a que ésta se sentía aprisionada en un mundo dominado por hombres, por lo cual esa fue otra de sus razones para romper el paradigma de que las mujeres sólo están para cuidar de los niños y esperar el marido que vuelva de la guerra, puesto que ella es todo lo contrario porque tenía muchos terreno antes de casarse, la mayoría de los hombres le tenían mucho miedo porque con su mirada podía verles hasta el alma, torturaba a sus esclavos (mulatos e indios) entre otras cosas.

Muchos autores siguieron escribiendo sobre este personaje, aportándole diferentes puntos de vista, como que la Quintrala era muy erótica y hermosa entre otras más estos escritores fueron: Joaquín Edwards Bello  con “La Quintrala, Portales y algo más”, Gustavo Frías con “Tres Nombres para Catalina: Cantrala” y Mercedes Valdivieso con “Maldita yo entre las mujeres”.

También hay una película

Una de las películas más famosas que fue dirigida por Hugo del Carril es sobre la Quintrala, estrenada el 26 de mayo de 1995 llamada “La Quintrala, doña Catalina de los Ríos y Lisperguer”, teniendo un guión producido por Eduardo Borrás, y con la participación de los protagonistas Antonio Vilar, Milagros de la Vega, Ana María Lynch y Francisco de Paula, en el caso de los acontecimiento producidos en la parte histórica como en la religiosa tuvieron  a Jorge Inostroza y Gustavo Franceschi.

Este film es a blanco y negro y trata de que en el siglo XVII en Chile existió una mujer de la alta sociedad llamada Catalina de los Ríos y Lisperguer, conocida también como la Quintrala y que esta era una mujer sumamente cruel y despiadada pero que se enamora de un sacerdote que vivía en su pueblo.

Después su estreno en el año 1955 fue muy aclamada inclusive llegando a ganar un premio a la mejor película del Premio Cóndor de Plata, sin embargo, en los años posteriores se les perdió las copias por lo que no pudieron volver a pasarle, pero ya en el año 2002 la Asociación de Apoyo al Patrimonio Audiovisual logró recuperar negativos y con estos se pudieron generar una nueva copia, que se exhibió en julio y en agosto de ese mismo año.

Letra

La Quintrala tiene una canción y si letra fue compuesta por María Jimena Pereyra y dice:

“Arriba!
Arriba la desatada
Abajo!
Abajo la reprimida
Es la circulación primaveral del sexo
E la energía que quiere vivir de adentro

Laralaralailaralara
Laralaralailaralaralaira

Déjala que se mueva desnuda si lo prefiere
Déjala que libere bailando su pensamiento
Abrázala así revienta el silencio que le vigila

Laralaralailaralara
Laralaralailaralaralaira
Laralaralailaralara
Laralaralailaralaralaira

Se escuchan
ardientes los resoplidos
de una, de una hembra tan engrifada
Con rifles y un ardiente resoplar
que mando se van arisca como yegua se lo bailaaaaaaaan
Laralaralailaralara
Laralaralailaralaralaira

Déjala que se mueva desnuda si lo prefiere
Déjala que libere bailando su pensamiento
Abrázala así revienta el silencio que le vigila

Laralaralailaralara
Laralaralailaralaralaira

Arriba!”

La Quintrala un personaje que bien puede ser ficción o realidad, una mujer de indudable belleza pero que dentro de ella se esconde algo muy macabro, algunas personas decían que realizaba pactos con el diablo, otras que en su hogar vivían duendes, pero ante todo una mujer que escondió muy bien sus huellas y quien tenían mucho poder económico puesto que de los tantos crímenes que se le acusaron solo fueron 14 en los que la encontraron culpable.

Dejar Comentario