≡ Menu




La leyenda de los volcanes, lo que no sabías de esta historia

Los volcanes son formaciones  de la naturaleza y están representados como gigantescas montañas, en este artículo le vamos a dar a conocer las distintas leyendas de los volcanes, sobretodo en la zona andina donde se narran curiosas historias acerca de su existencia y que de las profundidades de los mismos, además de emerger humo y fuego, se escuchan gritos que dan fuerza y valor a los pobladores, así como sus cúspides están bañadas de hermosa nieve.

La Leyenda de los volcanes 1

¿Cuál es la leyenda de los volcanes?

El vocablo volcán en distintos idiomas y culturas, quiere expresar “montaña que humea”. En el lenguaje castellano la palabra volcán, se origina del latín Vulcano, que lo traduce como al Dios del Fuego y de los metales, que según proviene las creencias romanas, y que contrajo nupcias con Venus y padre de Júpiter y Juno que era una diosa griega; a Vulcano se le atañe la creación de las armas y armaduras para los vencedores. Existe una suposición que los volcanes proceden del Dios Hefesto de la cultura griega. (Ver Artículo: Etna)

La expresión volcán igualmente se le designa a la composición que tiene una figura de montículo o montaña que se produce de una grieta en donde se aglomeran los distintos materiales nocivos. Normalmente, los volcanes poseen en su cima, así como en laterales, grandes cráteres, formados con el tiempo producto de erupciones, en el fondo se puede visualizar la forma de una chimenea.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Leyenda de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl

Nos referimos a las leyendas de los volcanes de una historia de la cultura mexicana que tiene numerosos escritos, y todas persiguen en dar a conocer la existencia de volcanes, entre los que vamos a contarles está Popocatépetl e Iztaccíhuatl en el Centro de México, que durante muchas épocas han sido los protagonistas principales en materia de volcanes, para los habitantes de la zona y para quienes llegan de visita.

Todos los que arriban al valle de México quedan prendados por la imagen que se desprende de las dos montañas nevadas, y su sentir es casi el mismo de quienes se han desarrollado junto a tan hermosa vista, que pudieran llegar a pensar que son maravillas de la naturaleza, pero también piensan que puede ser hasta la imaginación.

La Leyenda de los Volcanes 2

Tambien Te Recomiendo Ver...

El vocablo Popocatépetl se origina del verbo náhuatl “Popoa”, que quiere decir “Humo” y del sustantivo “Tepetl”, que quiere expresar “Cerro”, por lo que se conoce popularmente con el apodo “El Popo” y sus faldas que cariñosamente le llaman el monte de “Don Goyo”. El vocablo Iztaccíhuatl, se origina de las palabras nahuátl “Iztac”, que quieren expresar “Blanco” y “Cíahuatl” que simboliza a la “Mujer”, y significa “Mujer Blanca”. (Ver Artículo: Cerro del Muerto)

Esta es una leyenda que ha sido narrada de generación en generación desde los tiempos del Mando Azteca, su florecimiento comienza en el siglo XIV, y el valor que se les otorgaba era claro, debido que desde esa época se les designó los nombres que poseen hasta la actualidad. Cuenta la leyenda que hace muchos años, cuando el Imperio Azteca estaba en su grandiosidad y conquistaba el Valle de México, y que eran las tradiciones de someter a los pueblos que estaban alrededor. Sucedió que el cacique conocido como Tlaxcaltecas era intransigente y contrario de los aztecas, y ya hastiado de los pavorosos comportamientos y dominio, resolvió librar una batalla para liberar a su pueblo.

Cuenta la leyenda que el cacique tenía una hija de nombre Iztaccíhuatl, era una joven princesa y hermosa que se enamoró y confió su amor en un joven de nombre Popocatépetl, para el momento era un guapo y fuerte guerrero que habitaba en el pueblo. Estos dos jóvenes se prometían un sincero y puro amor. El joven Popocatépetl antes de irse a batallar, habló con el cacique padre de su novia para pedirle la mano de su princesa amada; el cacique aceptó con gusto y le prometió que cuando regresara victorioso de la guerra, haría una gran fiesta en su honor para darle la bienvenida. El valeroso joven y guerrero accedió a la promesa de su suegro, se preparó para ir a la batalla, y se llevó guardado en su corazón el juramento de que su princesa lo aguardaba para cumplir su amor.

La Leyenda de los Volcanes 3

Tambien Te Recomiendo Ver...

Con el paso del tiempo, un adversario de Popocatépetl, envidioso del amor que los jóvenes se profesaban, fue donde la princesa Iztaccíhuatl para comunicarle que su enamorado había fallecido durante el acontecimiento. La princesa al conocer tan espantosa noticia fue embriagada por el desconsuelo, a no sabiendas que era falso, y esto le causó la muerte.

Llegó el momento en que el joven guerrero Popocatépetl retornó triunfante y con gran esperanza y deseo de ver a su amada princesa. Al llegar al pueblo, recibió la aterradora noticia que su novia Iztaccíhuatl había fallecido. La noticia le impactó de tal manera que lo colmó la tristeza, y comenzó a andar por todas las calle días y noches, hasta que un buen día pensó que podría actuar de alguna forma para honrar su amor y la presencia de la princesa para que se mantuviera presente en la memoria de los pueblos.

Fue cuando tuvo la idea de ordenar que construyeran un gigante panteón en frente del Sol, colocando juntos 10 lomas que formaran una gran montaña. Se llevó entre sus brazos el cuerpo de su amada princesa, lo transportó y lo reclinó inactivo en la cumbre de la gigante montaña. El joven procedió a dar el último beso en la boca de la princesa, seguidamente agarró una antorcha encendida y se inclinó frente a su amada para guardar su sueño durante la eternidad. Cuenta la leyenda de los volcanes, que a partir de ese momento se mantienen juntos y de frente el uno con el otro. Con el pasar del tiempo, la naturaleza y la nieve han arropado sus cuerpos, transformándolos en dos grandes volcanes que permanecen en compañía hasta el final del mundo.

La Leyenda de los Volcanes 4

Según narra la leyenda, cuando el guerrero Popocatépetl se le viene a la memoria la imagen de su amada princesa, en su corazón se conserva el fuego de la pasión eterna, comienza a temblar y emana de la antorcha un enorme humareda. Se mantiene la creencia que hasta hoy en día el volcán Popocatépetl sigue arrojando humo.

Es importante dar a conocer en esta leyenda de volcanes, que el cobarde y mentiroso hombre perteneciente a la raza tlaxcalteca, que tuvo la mala intención de darle la noticia falsa a Iztaccíhuatl, sintió remordimiento por la desdicha que desató, y también falleció alrededor del valle, transformándose en montaña, igualmente es otro popular volcán de la zona, conocido como el Pico de Orizaba, que cuenta la leyenda que desde la distancia observa el sueño eterno de los amantes enamorados que no se volverán a distanciar.

Según narran los habitantes que viven en las faldas del volcán, existe un anciano llamado don José, que le gustaba que le dijeran Gregorio, y que al parecer es la propia encarnación del volcán, por lo que éste se lo pasa recorriendo las laderas invitando al culto y obediencia a la gigante montaña, anunciando que si las personas actúan de buena fe y que si le honra con admiración al volcán, éste en agradecimiento les aportará agua y salud a los terrenos para que obtengan unos cultivos prósperos de manera frondosa.

Esta es una leyenda que indica don Rafa, es simple y no se sabe si es verdadera o no, pero que esta antiquísima costumbre se viene desarrollando desde hace muchos años, de concederle al volcán el nombre de Don Gregorio o sencillamente Don Goyo. Durante mucho tiempo, las personas que habitaban a las faldas del Popo habían permanecido de forma tranquila, sembrando y cultivando los terrenos, eran reservados y estaban siempre en armonía con la naturaleza, mientras Don Goyo, estaba sosegado fumando su pipa.

Finalmente, esta leyenda cuenta que los habitantes del pueblo conocido como Santiago Xalitzintla, que es una pequeña comunidad que está a distancia de 12 km del volcán, cuando escucharon el nombre de Gregorio Chino Popocatépetl comenzaron a llamarlo “Goyo”, y por lo que cada 12 de marzo en honor a San Gregorio Magno, los habitantes asisten al volcán para ofrendarle flores y manjares, para que siempre se mantenga alegre.

Conoce la leyenda del volcán Malinche

Las leyendas de volcanes mexicanas tienen unas cuantiosas historias, por lo que también dentro de ellas caben los variados y nutridos relatos sobre este volcán denominado como Malinche, también conocido como Malintzin o Matlalcueye, que se encuentra ubicado ente los estados de Puebla y Tlaxcala, es un volcán activo que tiene unas medidas aproximadamente de 4,420 metros de altura. En el año 1838 fue nombrado como Parque Nacional, es un lugar hermoso, que desde el siglo XVII es conocido con el nombre Malinche o Malitzin en honor a Doña Marina o Malinalli quien fue una esclava traductora del lenguaje de Hernán Cortés.

Según cuenta la leyenda del volcán Malinche de la cultura mexicana, se trata de una mujer llamada Doña Marina que viene a ser la misma Malintzin a Malinche, su nombre eran tan cambiante como su propia imagen, su vida era tan enigmática como paradójica; decían que era una mujer víctima como traicionera, era nativa y al mismo tiempo extranjera. Pues se referían a Malinche, una mujer nahua, que quiere decir persona que proviene de un pueblo indígena mexicano que nació en el año 1502, en el casco central del país. Era hija de una familia que pertenecía los caciques y luego de la muerte de su padre, la vendieron como esclava a un especulador de origen maya, donde aprendió la cultura y el idioma de estos, así como de su nativo náhuatl la malinche Tlaxcala.

La Leyenda de los Volcanes 5

Cuenta la leyenda que fue obsequiada al señor Hernán Cortés quien fuera un conquistador español que a inicios del siglo XVI, lideró la expedición para conquistar a México, y luego éste se la regaló a Alonso Hernández, uno de sus capitanes. Una vez que Hernández regresó a España, Malinche o Malinalli, fue bautizada como Doña Marina y se dedicó a la tarea de ser la intérprete de maya y náhuatl, y con el pasar de los tiempos también aprendió el castellano.

Según narra la leyenda sobre Malinche, por sus conocimientos como traductora, y amante de Cortés, la hizo famosa entre la vida de los españoles, porque se propuso a enseñarles tradiciones y estrategias de orden militar que conocía de los nativos de su pueblo. Fortuitamente, la famosa dama actuaba como quien le daba buenos consejos, y representó un símbolo clave para la conquista por su gran cultura y saber sobre los pueblos mexicanos.

Cuenta la historia sobre esta mujer que su presencia generó gran importancia en la alta sociedad de la época, llegando a plasmarla en el Lienzo de Tlaxcala y en la auténtica Historia de la Conquista de la Nueva España, según la describe el cronista Bernal Díaz del Castillo. De hecho, existen algunas imágenes de Malinche dirigiendo eventos sin que estuviera presente Cortés.

Más tarde, en 1521, Doña Marina trajo al mundo a su primogénito llamado Martín, quien fuera hijo de Cortés, y unos de los primeros mestizos que nacieran en el país, lo que le dio origen a que la denominarán actualmente como la madre del pueblo mexicano.

La leyenda de Malinche reza que su fallecimiento ocurre cuando tenía aproximadamente 27 años de edad, y no es del todo transparente, aunque se maneja la creencia que fue a causa de una epidemia de viruela que afectó a la región.

Con el paso del tiempo el símbolo de Malinche fue generando una imagen de censura, ya que su nombre dio el nacimiento al vocablo “malinchismo,” que en la actualidad es usado de forma despectiva para calificar a quienes distinguen las culturas no propias de su región sino a las de tierras extranjeras.

La Leyendas de los volcanes 6

Cuentan que por sus acciones se logró la caída de los aztecas, así como apoyo a liberar a varios pueblos que permanecían bajo el dominio del imperio, y que tuvo gran influencia sobre Cortés para hacerlo desistir de sus actos de maldad que cometía contra los indígenas.

Finalmente, la Malinche, Malintzin o Marina fue una mujer que estuvo presa entre dos culturas distintas la que una dio el nacimiento al mestizaje, y la otra que desertó a sus propias raíces indígenas.

Su nombre se menciona en honor al arte, la cultura y la historia como las más significativa del país mexicano como es el volcán Malinche ubicado entre Tlaxcala y Puebla, es un territorio sagrado para los otomíes que se quiere decir en el lenguaje de los arcaicos mexicas quien marcha con flechas, y su nombre nativo era Matlalcuéyetl, que era el nombre con que denominaban a una doncella que falleció de amor, y que luego del arribo de los españoles, se inició a que la denominaran Malintzin en distinción a la inexplicable mujer.

Conoce la leyenda de Tungurahua

Tungurahua es una de las 24 provincias que componen la República de Ecuador, está ubicada en la cordillera de Ecuador a 140 kilómetros al sur de Quito, y sobrepasa los 5.000 metros de alto, es un territorio geográficamente conocido como una región interandina, que está sobre la hoya de Patate. El Tungurahua forma parte del conocido Parque nacional Sangay.

Según cuentan los investigadores sobre los volcanes, que su nombre verdadero es Shuar y Tungura  que en su lenguaje traduce “diablo”. Dicen que desde tiempos antiquísimos, el Tungurahua se refiere a la cueva donde vive el diablo, por lo siempre está emanando humo y fuego de su interior, esto lo aseguran los shuares que eran los pobladores indígenas que habitaban en la selva. Cuentan que los indígenas e inclusive los mestizos originarios de las provincias de Tungurahua y Chimborazo, tienen la fuerte creencia que el volcán es un arcaico espíritu, siendo la esposa del nevado Chimborazo, y lo que dio origen a que lo denominaran Mama Tungurahua.

La Leyenda de los volcanes 7

Según las narraciones de los pobladores nativos de las Amazonia, el volcán Tungurahua es un demonio maléfico, y para los indígenas tungurahuenses y chimboracenses se refiere al espíritu de una diosa, que escarmienta a las entidades de sus demonios cuando están en ira, lanzando el estiércol de sus evacuaciones en forma de erupción. Este volcán denominado como Tungurahua y que también fue bautizado con el nombre de la Mama Tungurahua, tiene otra versión en su leyenda, que también se la vamos a contar.

Según la leyenda del volcán mama Tungurahua narra sobre el adulterio que cometió con el cerro conocido Altar. Así como también relata que el señor Chimborazo los colocó en su sitio, gracias a su soberanía. Cuentan los habitantes del pueblo conocido como kichwas ubicado en Ecuador, que las colinas son entidades divinas que tienen en su característica personalidades diferentes, lo que proporciona el nacimiento a leyendas de los cerros.

Cuentan los legendarios habitantes del pueblo que estas montañas algunas son inteligentes y arcaicos; otros jóvenes y mujeriegos; otros egoístas y valientes. Así como tienen la creencia que cuando las nubes se amontonan en su cumbre es porque los volcanes están reflexivos, pero que cuando oyen un estruendo trueno quiere decir que los volcanes están enfadados. Mientras que si llueve están contentos y proveen favores a los seres humanos.

De acuerdo a la leyenda de mama Tungurahua, relatan que había contraído matrimonio con el Taita del Chimborazo, que se trata de un majestuoso cerro. Pero, sucedió que Tungurahua traicionó por varios años a su esposo con otro cerro conocido como Altar. Los dos amantes se amaban secretamente por mucho tiempo, un buen día el Chimborazo, los observó desde lo más alto que estaban en sus andanzas, esta situación hizo que su marido celoso sintiera furia y golpeó con fuerza al amante Altar. El Chimborazo gozaba de fuerte energía y le dio una salvaje golpiza. La rabia que sintió el esposo fue de tal magnitud que el tercer cerro llamado Carihuairazo buscó defender al mujeriego Altar. Pero cuenta la leyenda que no encontraban fuerzas para detenerlo.

Leyenda del volcán Misti

El volcán Misti se refiere a un gigantesco cerro que está situado a 12 kilómetros de Arequipa, una ciudad que cuenta aproximadamente un millón de habitantes, y está muy cerca de la represa conocida como Aguada Blanca y la hidroeléctrica Charcani V en el sur de Perú, y representa un símbolo para la cultura peruana.

El vocablo Misti quiere decir “criollo u hombre de raza blanca” en el lenguaje quechua. Es posible que lo bautizaran con este nombre en honor a la ciudad de Arequipa que en su época se trató de una ciudad estilo colonial, donde vivieron los primeros colonizadores españoles, incluyendo el fraile combatiente conocido con el nombre de Fray Martín de Murúa.

Cuenta la leyenda que en esa época legendaria, habitaba en las zonas de Arequipa un guapo y fuerte agricultor que tenía su piel de color blanca, poseía un carácter regio y fuerzas bravías, pero en el fondo de su ser le agradaba sembrar y cultivar las tierras productivas que existían en los valles arequipeños.

La Leyenda de los Volcanes 8

Narra su historia que cuando su padre fallece comenzó la situación de conflicto con sus tíos, con respecto a la propiedad y administración de incontables hectáreas de terreno, por lo que sus tíos con los arrebatos de la ambición, planificaron su muerte; ordenaron excavar un profundo y gran hueco al lado del río llamado Chili. Una vez que terminaron de cavar la gigantesca fosa, aglomeraron a más de 100 agricultores de la zona que se involucraron, y utilizaron cadenas para poder dominarlo, lo ataron y transportaron cerca de la profunda fosa. El fuerte y rudo agricultor desesperado comienza a gritar a todo pulmón en las profundidades de las montañas, se ensordecieron con el eco y comenzaron a desprenderse piedras de todos los tamaños que caían al piso, hasta que provocó un pavoroso terremoto que abrió la tierra y se engulló al fuerte agricultor y a muchos agricultores que estaban rodeándolo. (Ver Artículo: Cherufe)

Una vez que había sido tragado por la tierra y desde la profundidad el fuerte agricultor no paraba de gritar insultos y amenazas:

“Mis tierras, no le pertenecerán a más nadie!, sólo serán mías”

“Mis tíos no volverán a vivir tranquilos por el resto de su vida, lo juro que me la pagarán”

Con el paso del tiempo, se dieron cuenta que en ese lugar estaba naciendo una  pequeña montaña que cada día se formaba en un gigante cerro. El fuerte agricultor invadido por rabia y que gracias a su poder sobrenatural lidiaba por salir de la profundidad, pero no alcanzó a lograrlo. Los otros agricultores que no fueron arrojados dentro del hueco corrían despavoridos para salvarse, pero tampoco les fue posible, también fallecieron enterrados por grandes cantidades de tierra, rocas y arena.

Según cuenta la leyenda, los habitantes que vivían en la ciudad escucharon los estrepitosos sonido que produjo la evolución de este nueva montaña, sólo les quedó inclinar sus rodillas y orar a Dios para que el nuevo cerro apaciguara su furia. El ruego a Dios fue de tal magnitud que se originó una enérgica tempestad acompañada de truenos y relámpagos que lo hicieron calmar la rabia. Al terminar la tormenta, los habitantes se sorprendieron que la nueva montaña estaba rodeada de color blanco que era la nieve.

La Leyenda de los Volcanes 9

Finalmente, la leyenda concluye que el nuevo apu, refiriéndose a la montaña, la bautizaron con el nombre Misti, siendo tan fuerte que desde la profundidad gritaba las palabras “Mis tierras..:” y “Mis tíos…”.

Desde ese entonces, desde lo más alto protege con recelo la ciudad arequipeña, lo que generó un misterio grande con esta población, que se cree tuvo gran influencia en la personalidad de los habitantes, por lo que cuando tienen que ser amables lo son, y cuando deben de luchar por lo justo también lo hacen hasta que lo logran.

La leyenda de los volcanes para niños

Érase una vez hace mucho tiempo, habían unos volcanes que caminaban y paseaban como mejor les parecía por toda la tierra y sobretodo en el altiplano andino, en ese momento solamente había un volcán que era mujer llamada Tunupa. Los otros volcanes como eran varones se proponían a conquistarla. Un buen día, Tunupa se dio cuenta que estaba embarazada y no sabía quien era el padre de la criatura que llevaba en su vientre, aunque les suene un poco extraño todos los volcanes querían ser el papá del bebé.

 

Como todos los volcanes deseaban ser el padre, un buen día comenzaron a batallar y  arrancaron de los brazos de Tunupa a la criatura para esconderla. Tunupa al darse cuenta que su hijo no estaba con ella y que no podía movilizarse, comenzó a llorar desconsoladamente sobre el terreno que estaba estéril, fueron tantas las lágrimas derramadas que la tierra bebió sus lagrimas y quedó blanca y salada hasta que se formó el conocido Salar de Ayuni, que es un desierto de sal ubicado en Bolivia.

Dejar Comentario