≡ Menu




¿Quieres saber todo sobre guando? Apréndelo aquí

El guando se otorga en ciertas culturas latinoamericanas cuando se requiere cargar algo, en idioma quechua significa, cargar en una camilla, sin embargo en algunas regiones se le denomina de esta manera a los rituales funerarios, al entorno que genera todos los preparativos para la ceremonia funeraria;es el medio de transporte del fallecido. Sin embargo, en algunos lugares se aparece una ceremonia de entierro que lleva el nombre de “El Guando”. En este artículo conocerás más sobre este mito. guando

¿Qué es?

El guando es un medio de transporte que se utiliza para llevar cadáveres, es una especie de camilla rústica o andamio elaborada en bambú y otros materiales, se dice que es el precursor de los ataúdes, sirve para llevar al fallecido envuelto en una especie de túnica. Para los quechua es un símbolo de respeto hacia los muertos, y forma parte de toda la ceremonia previa que se realiza antes de llevar al difunto hacia su última morada; en las culturas precolombinas, se refiere a las actividades que se realizan durante los rituales funerarios.

Hablar del guando es confeccionar y planificar todo lo referente al sepelio, proviene de las culturas ancestrales donde se utilizaba la camilla como transporte de cadáveres, en algunos casos, cuando incineran, sirve de combustible y las llamas avivan el fuego un poco más. (Ver articulo: Mercy Brown)guando

Tambien Te Recomiendo Ver...

Historia del Guando

Es una palabra de origen andino, que se escucha sobretodo en las regiones de Perú y Ecuador, posteriormente se trasladó a Colombia, y es tomada como referencia para el traslado de los cadáveres,. Muchos historiadores han elaborado documentos, describiendo la importancia de este artefacto, Pedro José Ramírez Sendoya, importante historiador colombiano declara lo siguiente:

“Este artefacto representó para los quechua un importante medio para el traslado de los muertos hacia el  cementerio, su traducción al español significa, llevar pies y cabeza”.

Para Luis Alerto Camarena, el guando es un medio muy útil para llevar cadáveres, muy parecido a un andamio o camilla, se elabora de guada (especie de arbusto original de Colombia) y bambú, ademas el cadáver va cubierto con una mortaja que se hace con hojas de tallo o bijao, amarradas con bejuco o majagua.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Ceremonia

Se comienza colocando el cadáver en la camilla rústica  suspendido en el alto de los dos mástiles, estos llevan aferrados unas cerdas que permiten impulsar el guando hacia los lados, la idea es que pueda mecerse de un lado a otro, con  el objeto de distribuir el peso, también de simbolizar el paso de la persona fallecida por las nubes. Seguidamente, durante el trayecto se deben realizar oraciones y cantos religiosos, al finalizar se realiza una danza para animar el ambiente, se tiene en cuenta que el fallecido debe irse con su alma en paz y armonía, algunos tienden acompañar este ritual con algunos tragos de aguardiente.

Luego, en la casa del fallecido se reúnen muchas personas, invitadas a participar en el bunde (canto que forma parte del rito e invita a las personas a cantar), posteriormente llegan las llamadas lloranderas, nombre asignado por las hechiceras populares, quienes portan un tizón humeante y una escoba, que usan para ir limpiando los residuos de incienso que van quedando de la humeada, también van rezando oraciones y haciendo ademanes de espantar a los espíritus malignos.

 

El cadáver es colocado en el féretro sobre la mesa, o es colgado en el guando, entonces se realiza otro bunde más típico llamado “chigualo”. Acto final se procede a sepultar al cadáver realizando una danza libre que se acompaña con comidas y mucha bebida. (Ver articulo: La mano de Orula)

Tambien Te Recomiendo Ver...

guando

 

Tradición

La palabra fue muy utilizada por los clérigos después de la conquista, con la finalidad de inventar la presencia de un espanto, éste sería exportado a casi todas las colonias latinoamericanas. Los religiosos decían que después de la ceremonia de entierro, los espectros y almas llevados en el ataúd, se encargaban de pasear el alma por los bosques, algunos dicen haberlo visto, y que su aparición está relacionada con el sonido de unos pollos, que rodean al guando y comienzan a danzar.

El espanto siempre iba acompañado de cuatro personas, denominados los cargueros del cuerpo, quienes tenían la facilidad de aparecer cerca de las orillas de los ríos, un pantano o entre los bosques. Las apariciones conmovían a mucha gente, ya que aparte de ser considerado un espectáculo muy estrambótico, las personas comentaban que muchas veces dentro del guando no iba una persona, sino otras cosas.

Algunos creen que el guando es el precursor de los ataúdes, aunque ya venían de España algunas formas, estos se fusionaron y conformaron los que ahora conocemos, sin embargo durante la colonia llegaron a ser nombrados como Barbacoa.

Algunas historias

Hace muchos años, vivía un hombre muy avaro, grosero y de mal carácter, no le gustaba hacer obras de caridad, ni tenía compasión con quien le solicitaba ayuda, ya que tenía algunas propiedades y ademas poseía algo de dinero. Por eso, los pobres acudían con el objeto de solicitar que los ayudara cuando un vecino fallecía, y así poder cubrir los gastos del entierro; el hombre siempre contestaba que no tenía dinero y que no era su obligación correr con los gastos del entierro, incluso les decía que cuando muriera lo echaran al río o lanzaran a una zanja donde los gallinazos se ocuparan de él.

Tomada la palabra por un ángel, el hombre falleció, solo y sin el consuelo de recibir una oración, los vecinos sin embargo tuvieron consideración con el hombre y reunieron dinero para cubrir los gastos del entierro, con lo recaudado compraron los materiales y construyeron una camilla para colocarlo en ella, sin embargo cuando intentaron subirlo el peso era tal, que no pudieron ni siquiera levantarlo, tuvieron que llamar a muchos hombres para poderlo pasar hacia la camilla.

Después de un rato pudieron montarlo, y cuando lo llevaban hacia el cementerio tenían que turnarse cada cuadra, debido a lo pesado que era el difunto. Sin embargo a medida que iban acercándose al cementerio el peso del cadáver era cada vez mayor, tanto que cuando pasaron por el puente de madera la camilla se rompió y el difunto cayó a las aguas de río, los hombres bajaron con la finalidad de rescatar el cadáver, sin embargo ni siquiera pudieron verlo, porque la fuerte corriente ya se lo había llevado.. Desde ese momento, las personas comenzaron a decir que sobre el puente se escucha una voz que susurra algo, así como el rechinar de la madera indicando que el alma del hombre se encuentra presente en ese lugar.

Lo denominaron el hombre de guando, y resulta que las personas evitan pasar en las noche por ese lugar a fin de evitar un susto, algunos dicen que las apariciones solamente las realiza el día de los muertos y las fiestas de las ánimas, otros dicen que en el cementerio se ha llegado a escuchar una voz que dice “Meta el hombro compañero”, creyendo que es la aparición del hombre más avaro que había en el pueblo.

El Guando se les aparece a los trasnochados, a los borrachos, a los avaros y crueles así como a los mezquinos, a los enemigos de lo bueno. Su aparición es precedida porque el ambiente se torna oscuro, frío y con mucha neblina, generalmente asusta pero no lograr dañar a sus víctimas. (Ver articulo: Libro de los Muertos)

Otros datos

La forma de elaboración del guando no especifica unas características especiales, su conformación puede ser ajustada al tamaño del cadáver, sin embargo siempre es elaborado en buena madera con el objeto de evitar que el peso de la persona pueda partirla. En las ceremonias fúnebres cuando se lleva al difunto hacia el cementerio, la carroza debe ir acompañada siempre con 4 personas, si son hombres mejor, las personas creen que con esto se evita lo que ocurrió hace años en el puente de madera.

En algunas poblados cerca de Belén de los Andaquies, Colombia, los lugareños dicen que en ciertas ocasiones, muy cerca de la plaza, se escuchan voces que asemejan un cortejo fúnebre llevando un muerto, otros incluso han llegado a decir que lo han observado dirigiéndose hacia la entrada del cementerio, además dicen que en el trayecto se escucha cuando van rezando el rosario y haciendo un réquiem por su alma.

En Antioquia

Los campesino de las regiones más alejadas de la capital colombiana, sobretodo en Viejo Caldas y Antioquia, alegan que en ciertas ocasiones se observa una espantosa procesión, donde se puede observar al cadáver encima del guando, cargado como siempre por tres fantasmas. Ellos dicen que generalmente se aparecen cuando está cerca del día de los muertos, y que recuerdan a un hombre que el día de su entierro cayó al río; el hombre apodado “El Guando”, aparece justamente después que una persona ha fallecido, acompañado con sus cuatro fantasmas y llevando la carroza y rezando al mismo tiempo. (Ver articulo: La Reencarnación)

Dejar Comentario