≡ Menu




Aprende todo sobre el Cadejo, un ser mitológico

El Cadejo es una criatura protectora que infringe daño a las personas que caminan solos en la noche o aquellos que estaban bebiendo, se considera que hay dos versiones de esta criatura: una buena y otra mala, debido a que son enviados tanto por Dios como por Satanás. Descubre más sobre estas misteriosas criaturas a lo largo del artículo.

el cadejo

¿Qué dice la leyenda?

El Cadejo es un personaje mitológico perteneciente al folclore centroamericano e incluyendo Argentina, normalmente se le describe como un perro grande, posee unos ojos brillantes de color negro, su pelaje es de color negro y unas largas garras que se oyen al caminar; su finalidad consiste en deambular por las noches para intimidar o arremeter e inclusive hasta matar sólo a aquellas personas que son malas o carecen de moralidad; existen versiones en las cuales aseguran que no se trata de un sólo perro fantasmal sino dos, en el caso de otras, es un perro de color blanco; a los cadejos de color blanco se les consideran buenos y en el caso de los malos son los cadejos de color negro.

Tambien Te Recomiendo Ver...

Los cadejos de color blanco se cree que son los encargados de proteger a las personas y velar por su bienestar, se les considera una sombra que aunque no se pueda ver, está presente, para vigilar a los borrachos y aquellas personas que están caminando a su casa a altas horas de la noche; inclusive, existen personas que han mencionado ver a los cadejos luchando entre sí.

Se dice que el cadejo blanco y el cadejo negro son enemigos jurados, puesto que siempre se pelean de una forma muy salvaje, por lo que ambos creen que las personas que salva su contraparte no lo merece.

Tambien Te Recomiendo Ver...

En la mayoría de los casos son los negros quienes aparecen, por lo que también se le puede llamar Perro Negro. Los cadejos llegan a habitar en los bosques, en los caminos oscuros o muelles. La leyenda del cadejo es escuchada tanto en las zonas rurales como en algunas urbanas de todo Centroamérica y su origen se deriva debido a que en el pasado se les considera a los animales como un compañero de los seres humanos.

Por la creencia May-Quiché, se decía que si una persona portaba una enfermedad o se está muriendo puede y va influir en la muerte o en la enfermedad del primero, a estos animales se les llaman nahual y quiere decir “espíritu-animal” ellos tenían el deber de proteger a las personas. (Ver artículo: La Tulevieja)

Por lo que según esta creencia, cuando una persona nace, junto con él surgía un animal quien iba ser un compañero, guía y protector. Hay una leyenda mexicana (una creencia de los Xoloitzcuintle) en la cual existe un animal parecido al perro quien lleva a las almas de los muertos al inframundo o como se conoce como Mictlán.

Tiempo después, cuando los españoles llegaron a América, empezaron a contar las leyendas de perros fantasmas para luego influir en las creencias cristianas en las cuales se mencionan a los ángeles que son los encargados de cuidar a las personas, además de contar que existen los demonios que están al acecho del ser humano y mencionar que las personas con sus malos comportamientos hacen que los ángeles se alejen.

Tambien Te Recomiendo Ver...

La transculturación propició que tanto las culturas nativas como las culturas europeas se fusionaran entre sí, un ejemplo de esto serían la lucha de los dioses Tezcatlipoca y Quetzalcóatl, o en la creencia cristiana como la lucha de los ángeles y los demonios, y como el caso de esta leyenda la lucha de los cadejos blancos contra los cadejos negros.

Existe una leyenda que cuenta que el cadejo antes era un humano (en algunas historias lo llaman Miguel Angel) pero que por culpa de la bebida murió su familia ya que no los cuidaba como lo necesitaban, estos lo maldijeron, transformándolo en un perro grande de color negro sentenciándolo a vagar hasta el fin de la Tierra, castigando a aquellas personas que son malas y que se embriagan; con respecto a esta leyenda se creía que era el hijo menor de la familia de tres hijos.

Los cadejos blancos son los protectores de los humanos quienes aparecen cuando caminan a altas horas de la noche y se encuentran solos por lo que si surge un mal espíritu o el cadejo negro le dará el tiempo al humano huir mientras el cadejo blanco lo defiende, por lo que se podría considerar al cadejo negro como un ser que lleva con él la muerte, encaminando a las personas. (Ver artículo: Kokabiel)

En El Salvador

La leyenda tiene su origen debido a que los animales son los que ayudaban a los indígenas a encaminar su paso hacia la muerte, pero como se menciona anteriormente, con la llegada de los europeos a América estas creencias se fueron derivando en la creencia del bien y el mal.

Cuenta la leyenda salvadoreña que Dios al querer cuidar a los seres humanos de los demonios y de las desgracias que estaban cayendo sobre la gente, creó a un personaje que representaría a un espíritu que velaría y protegería y los llamó cadejos blancos. Pero con el tiempo, Satanás al ver lo que había creado Dios, decidió frustrar su creación y creó al cadejo negro para infligir daño a las personas.

Por lo que según esta versión y como en las demás, los cadejos blancos son los que cuidan a las personas que caminan solas, y los cadejos negros son los encargados de atacar; cuando ambos se encuentran, surge una lucha completamente salvaje.

Se cuenta que cuando a los cadejos negros se le aparecen a las personas llegan a perseguirlos y atemorizarlos, para luego robar su alma hipnotizándolos con sus gigantes y brillosos ojos de color rojo, esto hace que se permanezcan en un estado catatónico por el resto de su vida, en El Salvador existe una frase que se le conoce como “haber quedado jugado por un mal espíritu”.

Además, en este país también existe otra variante de la leyenda, la cual consiste de que los cadejos negros no pueden robar el alma de todo el mundo, ya que son los cadejos blancos quienes se encargan de velar y proteger de los creyentes de este personaje y a los recién nacidos.

En el caso de aquellas personas que no creen que los cadejos blancos los protegen, pueden prender incienso o también conocido como Sahumerio ya que este humo logran ahuyentar al espíritu del cadejo negro. Por lo que según la creencia del El Salvador si alguien se encuentra en algún sitio de este país a altas horas de la noche y además va caminando solo, no se debe dejar de mirar hacia atrás porque podría estar caminando acompañado de un cadejo negro o uno blanco

En Guatemala

En el caso de Guatemala, se presenta la figura de un solo cadejo, el cual es descrito como un gran perro de color negro o de color blanco y sus ojos parecen como si salieran llamas. Este personaje mitológico cuida a las personas que están ebrias, cuando estos intentan llegar a sus casas (hasta que los efectos del alcohol desaparezcan) o los que duermen en la calle; lo que hace este cadejo es acercarse a estas personas y luego dormirse o sentarse cerca de ellos para cuidarlos de que los roben o también sirve de guía si la persona pierde su rumbo.

En algunas versiones de esta historia mencionan que el cadejo blanco también vigila el hogar de la familia de la persona ebria para vigilar y velar que a dicha familia no le ocurra nada malo mientras que no llega el hombre de la casa.

Aunque en Guatemala existen unas variaciones con respecto al color ya que si es negro se cree que este cuida a los hombres y los blancos son aquellos que cuidan a los niños y a las mujeres. Estos son los encargados de cuidar a las personas y de luchar contra espíritus para salvar el humano. (Ver artículo: Xtabay)

Unas versiones de la historia aseguran que los cadejos de color negro son más distantes por lo que si están cuidando estarán más lejos de la persona pero preparados para atacar en cualquier momento, pero en el caso de los cadejos blancos estos son más sociables ya que ellos caminarán junto a las personas quienes se encarguen de cuidar.

También existe la creencia de que si el cadejo negro lame la bota o el zapato de alguien lo seguirá por unos nueve días, no lo ataca sólo lo acosa y le proporciona terror, en cambio si la persona que es lamida es alcohólica, no podrá dejar su obsesión a la bebida; aquellos cadejos blancos que cuidan a los borrachos no se pueden ver, simplemente se siente su presencia, pero si la persona a la que cuida es mala de naturaleza puede que el cadejo blanco decida no protegerlo y como una curiosidad existe una canción del cadejo por el guatemalteco Ricardo Andrade.

Hay una versión de la historia que nos cuenta como un joven llamado Carlos Roberto cuidaba su terreno por lo que siempre llegaba tarde a su casa pero cuando por fin llegaba se encontraba con un enorme y peludo perro de color blanco quien se alejaba con cada intento de acercamiento, cuando Carlos entraba a su hogar el perro volteaba y se iba del lugar para luego desaparecer.

Esto era un evento que siempre sucedía cada vez que Carlos llegaba sumamente tarde a su casa, muchas veces intentó seguirlo, sin embargo, sus intentos fueron infructuosos porque siempre lo perdía. Fue una sorpresa cuando alguien le comentó que ese perro que siempre estaba en la puerta de su casa era el Cadejo quien se encargó de velar por su familia mientras él estaba trabajando.

En Nicaragua

En el caso del cadejo en Nicaragua, existen dos cadejos en negro, el cuales es descrito como un perro grande de color negro quien porta un collar de color blanco, quien está acechando a los que se pasean altas hora de la noche, quienes están borrachos o drogados; éste cuando ya tiene a su futura víctima en la vista, se dispone a colocarse en una actitud agresiva para luego abalanzarse sobre ellos para golpearlos y arañarlos.

El cadejo negro nunca mata a sus víctimas sino que cuando los termina de herir de gravedad los deja solos para que se desangren y deambulen hasta su muerte. Este personaje es muy reconocido por toda Nicaragua, ya que incontables personas aseguran haber visto al cadejo blanco y otras aseguran haber visto a los dos luchando.

Aunque el cadejo negro no muerda a sus víctimas son los cadejos blancos quienes logran enfrentarse a ellos para luego salir siempre victoriosos, los cadejos blancos son los encargados de velar y cuidar a las personas que caminan solas de noche acompañándolas de lejos hasta que lleguen seguras a sus casas.

Sin embargo, el cadejo blanco nunca mata al cadejo negro o viceversa, aunque el cadejo blanco siempre vence al negro lo único que pueden hacerse es lastimarse mutuamente, lo suficiente para que el ser humano el cual el cadejo blanco este protegiendo le dé el tiempo suficiente para huir.

Sin embargo, hay una ley con respecto a la leyenda de Nicaragua, que explica que siempre hay que tratar con sumo respeto al cadejo blanco y nunca despreciarlo puesto que si la persona no está cómoda con ellos o los tratan de alejar gritándoles y lanzándoles cosas, tratarán como si estos cadejos fueran negros por lo que terminará muriendo o como se le conoce en Nicaragua “jugada por el Cadejo”.

Según los indios de Monimbó mencionan que los ojos de estas criaturas mitológicas parecen una candela y que nunca se cansan de caminar, es decir, caminan toda la noche para cuando llegue el amanecer desaparezcan como si fueran espectros en vez de quemarse como si fueran unos vampiros.

En Costa Rica

En Costa Rica se describe al cadejo negro como un perro que tuviera cadenas, con unos ojos grandes de color rojo, enorme con una cola larga y con mucho pelo, en algunas versiones de la leyenda se le retrata como un perro con los dientes de un jaguar y las patas de cabra, pero que a pesar de cómo se le describe es un personaje que cuida de las personas borrachas cuando van de camino a su hogar.

Además, se queda vigilando la casa de su familia para evitar que ninguna desgracia ocurra mientras el jefe de la familia está ausente y en el caso de los niños que se portan mal y que salen a hurtadilla de su casa a altas horas de la noche los asusta sin atacarlos para que aprendan la lección.

En el caso del origen de esta criatura en Costa Rica se cree que se debió a un sacerdote que estaba abusando de su autoridad y estaba enseñando a las personas a irse por el mal camino y tergiversando la palabra de Dios. Por lo que Dios al ver lo que este hombre religioso estaba haciendo decidió sentenciarlo por 300 años (o en algunas versiones unos aproximadamente 100 años) a transformarse en un gigante perro de color negro y con unos ojos del color de la sangre, rojos.

Cuando por fin habían pasado los años en forma de perro y volvió a ser un humano común y corriente se desesperó y trastornado como estaba por todo lo que había vivido en forma de can, decidió poner fin a su existencia lanzándose en el cráter del volcán Poás, sin embargo, su espíritu no se quedó como un humano sino que adoptó la apariencia que tenía cuando se había transformado en perro y se quedó atrapado en el volcán junto al vapor, el magma y  las rocas, llegando incluso a considerarse su propio infierno; gracias a esta leyenda se cree que él es la razón por la que los volcanes tiemblan, debido a que está tratando de escapar.

https://www.youtube.com/watch?v=fMuXJa7fMMg

Otra versión de los hechos cuenta que el hijo menor de una familia religiosa, con mucho dinero y con un buen nombre era un hombre ególatra y arrogante, que no respetaba y no le hacía caso a sus mayores, como estaba acostumbrado a siempre tener dinero no conocía el significado de la palabra responsabilidad, por lo que era un borracho y mujeriego, además de que con el dinero que su padre le daba el los derrochaba con sus vicios.

Un día, su padre ya cansado de lo que el hijo les hacía pasar a su familia le comentó que ya no le iba a dejar nada de dinero hasta que no aprendiera a comportarse, sin embargo, en vez de tomar cartas en el asunto y cambiar decidió gastar todo el dinero que le quedaba por lo que empezó a endeudarse hasta que todos a los que le debía le pedía que les devolviera el dinero, siempre hostigándolo.

El hijo ya harto de todo lo que estaba pasando, en vez de recurrir a su padre en busca de ayuda o inclusive conseguir un trabajo para ahorrar, decidió entrar furtivamente en el cuarto de su padre en la noche para robarle un poco de dinero ya que él conocía el lugar en donde siempre lo colocaba, sin embargo, su padre se despertó y enfurecido llamó a las sirviente para que lo encadenaran y le dieran algunos azotes, para luego maldecirlo para que se convirtiera en un enorme perro de color negro diciéndole “¡Perro maldito, de cuatro patas seguirás toda la vida!”

El cadejo blanco

Al cadejo blanco se le describe con unos ojos de color azul el cual simboliza un espíritu del bien quien se encarga de cuidar a las mujeres y niños (según algunas leyendas), vigila el hogar de la familia mientras el jefe de ésta está ausente para evitar que suceda algo malo, o inclusive camina junto con los borrachos ayudándolos a llegar a su casa o si estos deciden dormir en la calle se quedan durmiendo cerca de ellos para evitar que se les acerque un cadejo negro.

Según la leyenda, el cadejo blanco nunca hace daño a las personas, por las razones que se mencionaron anteriormente, ya que él es el encargado de pelear con el cadejo negro (aunque sin matarlo) para que las personas consigan huir y salvarse de que el cadejo negro les robe el alma. Sin embargo, si las personas rechazan su ayuda, le gritan o le lanzan piedras, el cadejo blanco atacará como si fuera el un cadejo negro, hiriendo de gravedad.

Existe una versión de los cadejos blancos los cuales los comparan con los ángeles guardianes de la religión católica, sólo que estos no siempre estarán cuidando ya que si ellos son los que acompañan a las personas hasta sus casas pueden permanecer al lado de éstas, o pueden permanecer lejos pero preparados para atacar por si viene una persona peligrosa, un cadejo negro o si aparece otro espectro sobrenatural como la Siguanaba o la Llorona.

Según cuenta el origen el cadejo blanco lo creo Dios con el fin de ahuyentar a los demonios o a los malos espíritus que estaban corrompiendo a los seres humanos, pero cuando Satanás se dio cuenta de lo que Dios había creado, decidió vengarse y creó a los cadejos negros. Cuando les toca velar la morada del jefe de la familia mientras él no está, se queda esperando en la puerta hasta que llega y cuando llega se da la vuelta y se va.

Cuando terminan de guiar hasta las casas ellos tienden a irse y desaparecen. A los cadejos blancos les encanta caminar, no paran de hacerlo desde que aparecen en la noche hasta que empieza amanecer y ellos desaparecen como los fantasmas que son, estos personajes mitológicos no cuidan aquellos que no creen en ellos o los que no están seguros sobre si de verdad los están cuidando.

El cadejo negro

Al cadejo negro se le considera a veces un protector de los hombres, sin embargo, en la mayoría de las leyendas sobre estas criaturas, aseguran que es una criatura malignas, encargada de castigar a las personas malas, sin moral, los ebrios, los que caminan solos en la noche o inclusive a los niños que se portan mal y salen a hurtadilla en la noche cuando no deben.

En las diferentes versiones que existen del cadejo negro se le describe con un pelaje de color negro, gigante, con unos ojos como si fueran llamas y unas garras muy largas, en algunas versiones con un collar de color blanco. Es un personaje que siempre camina en la noche para buscar una víctima a la cual atacar, muchas veces se le dice que  “es el enemigo del trasnochador”, además que el tratará siempre de robarle el alma a las personas dejándolas atontadas.

Cuando consigue a una víctima y no se encuentra con el cadejo blanco para que proteja al humano se abalanza sobre él y lo empieza herir con sus garras y a golpear (sin matarlo), dejando a la víctima sola para que se vuelva loca, desesperada y sin sentido propiciando su muerte.

Se cuenta que existen dos versiones de cadejo negro, uno que es el más peligroso ya que a este cadejo lo toman como si fuera el mismísimo Satanás describiéndolo como un perro negro del tamaño de una vaca con unas patas como si fueran de cabra y unos dientes a los de un jaguar además de unos ojos que tiene relación a las llamas del infierno y están los cadejos negros más pequeños (estos son los que se encuentran normalmente) estos intenta robar el alma de las personas que son malas.

Se dice que si un cadejo negro lame el zapato o la boca (dependiendo de la versión) significa que seguirá a la persona por nueve días pero sin atacar, en cambio, si este personaje lame a una persona borracha lo convertirá en un adicto para siempre e incluso hay versiones que también mencionan que si la persona es drogadicta lo convertirá en un adicto también.

Uno de los primeros momentos en los que actúa en cadejo negro es cuando comienza a arañar el suelo con sus largas garras, en el caso de que el sonido se oiga cerca significa que se está acercando muy lentamente pero que todavía está lejos, en cambio, si dicha persona la oye lejos significa que lo tienes muy cerca, algunos consideran que en cualquier momento podría estar encima de ti, además de ser el último sonido que escucharías antes de que te empezara a atacar.

Según cuenta la leyenda si una persona ve al cadejo negro, el cadejo blanco es quien lo protege pero si dicha persona es mala de corazón no lo protege desencadenando su muerte. Siempre que el cadejo negro se encuentra con el cadejo blanco se genera una lucha, en donde el vencedor es el cadejo blanco. Si se desea evitar al cadejo negro lo mejor es colocar incienso esto hace que los cadejos negro no se le acerquen a las personas, incluso también los rosarios ayudan ahuyentar a la criatura.

Cadejo Gris

Hay versiones de las leyendas del cadejo que mencionan que no sólo existen los cadejos negros y gris, sino que hay uno tercero, y sería el caso del cadejo gris, este es producto de la unión de un cadejo con un perro cualquiera, pero al ser una criatura semi sobrenatural la hace vulnerable aquellas personas que lo puedan atacar y matarla (cosa que no pasa con los cadejos negro y blanco), cuando ya está muerta se disuelve como si fuera un fantasma pero deja una sustancia que hace que la tierra en donde pereció no vuelva a producirse vida.

Te dejamos algunas imágenes

El cadejo blanco

El cadejo gris

 

El cadejo negro

Dejar Comentario